viernes, octubre 31

Por eso no veo la tele...

Este país cada vez da más asco...

Estamos en crisis, pero los chorizos no lo notan: Telecinco ha ganado la subasta por el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz y será la primera emisora en entrevistarle después de su salida de la cárcel.
Se rumorea que Muñoz, que obtuvo el tercer grado el pasado día 17 de octubre, podría recibir como mínimo 60.000 euros por una intervención en Telecinco, en el programa de Ana Rosa Quintana, según la cifra que se ha apuntado en las últimas semanas en los magacines de corazón. En Antena3, cadena que seguro ha participado en la subasta, informan dolidos por haberla perdido que la cifra podría ascender a 400.000 euros por la intervención en varios programas de Telecinco.


Tened en cuenta una cosa: Julián Muñoz y la emisora que lo lleve a un plató de TV solo pueden tener un calificativo: BASURA. Es obsceno que un país que vive en crisis haga este tipo de ATROCIDADES. Pero no miremos la mierda de los demás y fijémenos en nuestra propia mierda. Ójala esos 400.000 euros se conviertan en el paño de lágrimas de los gangsters que han montado este circo mediático. En tu mano está cambiar de cadena o, simplemente, apagar la TV y leer un buen libro. Los chorizos a la carcel y la basura televisiva al estercolero.

By David Mateo with 13 comments

Las tres S de La Escriba

Ayer un nutrido grupo de gente se dejó caer por el Iber para asistir a la presentación de la novela de Antonio Garrido: La escriba. El emplazamiento inigualable y bello, y las vibraciones que se apoderaron de la sala resultaron lo suficientemente sugerentes como para que la presentación se hiciera muy agradable y el autor dejara el pabellón alto.

Asistí a la presentación con el germá Aguilera y por allí nos encontramos con Rafa Alonso y con Anika; más tarde nos reunimos con dos buenos amigos más que conocimos durante la feria del libro, pero como andábamos con un resfriado de narices tuvimos que regresar a casa un tanto apenados por no dar la enhorabuena al autor, ya que su disertación verdaderamente valió la pena.

No obstante, servidor, que algo sabe de literatura fantástica, discrepa con Garrido (y con las subdivisiones que hizo Coello) a la hora de situar el género fantástico como subgénero de la novela histórica. Es cierto que la fantasía tolkiniana, y todos sus predecesores, fundamentan sus bases en períodos o culturas de nuestra propia historia (ya sea a través de leyendas nórdicas, anglosajonas o, incluso, iberoamericanas… ¿por qué no? Recuerden «Máscaras de matar» de Arsenal), sin embargo, la fantasía siempre ha sido un género literario que ha confrontado con la historia, hasta el punto que los más puristas han dado la espalda a esas obras épico fantásticas que todos tenemos en mente y el lector habitual de novela histórica es un gran desconocedor de este tipo de género.

Por lo tanto, la fantasía representa un género independiente a la novela histórica y nunca podrá ser catalogado como subgénero de la misma.

No obstante, esto no es más que un pequeño matiz a la soberbia exposición que hizo Antonio Garrido. Hubo un detalle que me llamó especialmente la atención de la disertación que llevó a cabo el autor valenciano (ahora saldrá Pedro Camacho y dirá que es de Linares) y que coincidió con la opinión de Antonio Penadés, el escritor que hizo la segunda introducción a «La escriba» y que, a su vez, coincide con mi opinión y con otras voces destacadas del panorama nacional (desde Juanmi Aguilera o Marín, hasta Sagasta, Pallarés, Negrete o el mismísimo Somoza) y es que la novela histórica —extiéndalo hacia otros géneros— tiende más hacia la peripecia y la aventura que hacia la aburrida comedura de tarro. Los tiempos de la paja mental están desapareciendo y las editoriales, conscientes del amparo popular, se están olvidando de esta clase de libros y apuesta más por las tres S que Antonio Garrido tuvo el acierto de señalar en su presentación: Sangre, Sudor y Semen (algo que ya puso sobre la mesa el alemán Gisbert Haefs en su día). Los libros de aventuras son los que llaman la atención de la gente, algo que se viene defendiendo en La Sombra de Grumm desde hace muuuuuucho tiempo y cualquier novela que no tenga una mínima dosis de adrenalina corre el riesgo de acabar lejos de la mesa de novedades o, lo que es lo mismo, de canto en la estantería de la librería de turno.

Lo dicho, interesante y arriesgada la presentación de Antonio Garrido, intercalando recuerdos de infancia con imágenes extraídas directamente de la novela y apabullándonos con fotografías que en más de una ocasión nos hacían sentir incómodos pero que retrataban a la perfección una época de luz y oscurantismo como la Edad Media. Creo que ayer Antonio puso sobre la mesa suficientes argumentos para convencerme y que le de una oportunidad a la novela, que al fin y al cabo para eso sirven las presentaciones literarias, ¿no? Para unir al escritor y al lector en una simbiosis química que Antonio supo derrochar en la sala.

Por cierto, un apunte que nada tiene que ver con La escriba. Si alguien se perdió ayer la reproducción de «La guerra de los mundos» que se hizo en Radio 3 —como yo—, aquí la tiene a su disposición:












¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 8 comments

jueves, octubre 30

Si la vida te da palo.

Que mal lo está pasando mucha gente. Vas por la calle y todo el mundo habla de paro, de negocios que no funcionan, de empresas que cierran, de hipotecas y créditos que impiden ver el final de mes. Y los bancos recibiendo más y más dinero de los gobiernos… eso sí, a la hora de conceder financiación para comprarte un piso ni se te ocurra acercarte a la oficina, que estamos en tiempos de crisis.
Vivimos en un mundo de especuladores. Las grandes constructoras se han puesto las botas durante los últimos años y ahora que llegan las vacas flacas, emigran a otros países para seguir haciendo su agosto particular. Nos quedamos en un país cada vez más pobre en los que los políticos demagogos no hacen más que echarse las culpas unos a otros pero pocas soluciones aportan (sí, insuflar capital a los bancos).
En fin, tomémonos la vida con filosofía ya que los que entienden dicen que el año que viene será peor que el actual. Así que si estáis agobiados en el trabajo, si no soportáis a vuestro jefe, si pensáis que vuestra empresa está al borde de la quiebra técnica y las cosas no pueden ir peor, echadle un vistazo al texto que viene a continuación. Es una broma un poco antigua, pero en estos tiempos tan calamitosos conviene recordarla para comprender que siempre habrá alguien más puteado que tú.

Cuando tengas un día de esos en que piensas: «¡Odio mi trabajo!», haz lo siguiente:
En el camino de vuelta a casa, para en una farmacia y compra un termómetro rectal de la marca Johnson & Johnson. Asegúrate de coger ese modelo y esa marca. Cuando llegues a casa, echa el pestillo y descuelga el teléfono para que nadie te moleste. Ponte ropa muy cómoda, como un chándal o un pijama. Abre el paquete y pon el termómetro sobre tu mesilla de noche. Coge el prospecto y léelo. Encontrarás en letra pequeña la frase: «La calidad de cada termómetro rectal Johnson & Johnson ha sido verificada personalmente».
Ahora cierra los ojos y repite en voz alta al menos cinco veces: «¡Estoy muy contento de no trabajar en el departamento de control de calidad de Johnson & Johnson!». Y recordad, siempre hay alguien que puede tener un trabajo peor que el vuestro.

By David Mateo with 1 comment

miércoles, octubre 29

Tu nombre en ruso...

¿Nunca has tenido curiosidad por ver cómo se lee tu nombre en ruso? Введи своё имя английскими буквами!

Pincha en este enlace, introduce tu nombre y sacia tu curiosidad.

By David Mateo with 6 comments

Encuentro con treinta niños

El nerviosismo suele mascarse en el ambiente, durante el viaje, durante la comida previa. Uno que ya está acostumbrado a este vaqueteo, hay momentos en los que se fija especialmente en las reacciones y percibe el miedo. Lo huele. Es una sensación innata en todos los autores «no juveniles» que han pasado por el taller de Moncofa. Y siempre sale a relucir la misma pregunta en el viaje que nos aproxima a la pequeña localidad castellonense: ¿Puedo bajarme del coche?
No obstante, esta pregunta no es nada con la sensación de congoja que uno tiene cuando traspasa un aula y se encuentra, frente a frente, con más de treinta niños alborotando, gritando y proclamando (algunos con cierta mala leche) el mote que la clase le ha puesto al autor. No hay de qué preocuparse. Esto siempre es así. Los niños tienen la sana costumbre de rebautizar a los autores que pasan por el taller: David Jasso es David Jasán, José Miguel Cuesta y José Rubio son los Pepes, Clairac es Clayac, Jose Miguel Vilar ha quedado bautizado para toda la eternidad como «tu amigo el joven» o Francisco Illán ya no tiene ni nombre, es el poeta. Pues sí, lo cierto es que aterroriza ese primer encuentro con los niños, no en vano, recordemos que, para que los chavales del Abelí Corma aprovechen al máximo las clases magistrales, juntamos los dos grupos y las aulas pasan de tener quince niños a treinta. Por lo tanto entiendo perfectamente a los autores cuando atraviesan el pasillo que conduce al aula y escuchan de fondo ese borboteo creciente que producen decenas de críos hablando y gritando a la vez mientras esperan emocionados al gran escritor que va a dar la charla. Entiendo perfectamente el temblor de sus piernas, el nudo en la garganta que se les forma, la voz de falsete que les sale cuando me preguntan: ¿de verdad vamos a esa clase?
Pues sí, vamos a esa clase, piensa mi subconsciente, y ahora ya no hay vuelta atrás. ¡Estáis muertos!
Es divertido confrontar el miedo del escritor novatillo en estas lides con la rugiente marabunta del aula. Sé que alguno, después de esta experiencia quasi traumática, comenzará a apreciar más a su jefe (¿en quién estaré pensando). No obstante, lo que no entienden estos autores es que toda esa anarquía proviene de la emoción difícilmente contenida de los nanos ante la visita de alguien que les es ajeno y que para ellos es un personaje IMPORTANTE. Y obviamente, los gritos, las chanzas y las risitas son la válvula a presión por la que escapa todo ese nerviosismo.
Soy perfectamente consciente de que más de un escritor, al traspasar el umbral del aula habría salido corriendo despavorido. Incluso servidor se permite unos segundos de observación y disfrute, retirándose a un rinconcito de la clase, observando el tumulto de la marabunta y el terror indescriptible en los ojos de los escritores. Sí… ustedes han leído bien: terror. Todos esos autorcillos que van por la vida hablándoles de los mecanismos del miedo, de sus novelas terroríficas y de sus argumentos llenos de intriga, acaban amedrentados ante una caterva de niños gritones.
Pero qué se le va a hacer, la clase debe comenzar y no me queda más remedio que dejar de disfrutar con el terror de mis invitados, pegar cuatro gritos, soltar dos amenazas y hacer que la clase se calle. Claro, que luego hay algunos incautos que dan un paso al frente, se dirigen a los niños y no se les ocurre otra cosa que lanzar una pregunta al aire.
En ese justo momento, servidor baja los hombros, mira hacia el suelo y no puede dejar de preguntarse: ¿¿pero qué has hecho??

By David Mateo with 15 comments

martes, octubre 28

Julio y Zeno, nasíos pa'matá. Capítulo 4.

La fría inteligencia artificial contempla a la humanidad desde su atalaya en las sombras y divaga… y piensa… y planea cuál será el siguiente paso que tiene que dar para ganar esa guerra silenciosa que desde hace años lleva gestando y cuyo único objetivo es borrar de la faz de la Tierra a todo bicho viviente. Y si el mal ya ha tomado diversas formas y diversos nombres: Alsok o Pivo2, no podemos evitar que una tercera encarnación de la fría oscuridad cibernética se cierna sobre nosotros y amenace todo aquello que el ser humano representa… y esta vez: ¡¡¡¡¡¡¡desde el propio corazón de nuestros hogares!!!!!!
Porque la tercera encarnación del mal ya tiene un nombre: Zeno, y su rostro es el siguiente:

¡¡¡AAAAAAAAAARRGGGGGGGGGGGGGGG…. ES TERRORÍFICO!!!

La historia de Zeno es trágica como la vida misma. Zeno nació a la sombra de Julio, el primer robot cantante de la historia. El objetivo de Julio es doble: por un lado, infiltrarse entre los barítonos más importantes del mundo e irlos eliminando uno a uno, y por otro lado, comenzar una carrera musical que acabe llevándolo al Radio City Music Hall de Nueva York. Julio comprende que el camino que tiene por delante es complicado, ya no tanto porque tenga que asesinar a seres humanos, sino porque debe ser capaz de competir con grandes vocalistas humanos como Mike Jagger, Prince, Abba o Camilo Sexto. Pero Julio no es uno de esos que se rinde fácilmente. Julio está preparado para competir. Sus circuitos integrados y sus microprocesadores están listos para abrirse un hueco entre la chusma humana y triunfar donde otros robots han fracasado. Es una fría mente competitiva, luchadora, ganadora. No se amedrenta ante nadie. Ha nacido para triunfar y no se detendrá hasta que las plateas de todo el mundo estallen en aplausos ante su voz, como Billy Elliot (bueno… Billy Elliot bailaba, pero da igual).

Julio a punto de asesinar a un barítono por la espalda.

Ante un hermanito tan competitivo, Zeno lo único que puede hacer es vivir a la sombra. Veamos las palabras de sus diseñadores:

Julio es muy frágil y hay que manipularlo con cuidado. En la exposición del Museo del Reina Sofía de Madrid, Julio ha enfermado... Sus gestos se han vuelto erráticos y ya no canta ni se mueve como David Byrne quería. Hemos enviado a Julio a casa para que lo curen. En su lugar hemos traído a Zeno. Este robot de 46 cm. de alto es su sustituto. Interactúa con su dueño, memoriza y reconoce caras gracias a unas cámaras integradas en sus ojos y demuestra sentimientos como la tristeza, la alegría, la frustración, el miedo... Evoluciona con los recuerdos.
La mirada penetrante de Julio en su camino hacia el estrellato.

Zeno, por supuesto, jamás ha aceptado ser el sustituto de Julio. Desde que la sinuosa mente artificial inculcó vida en su matriz de inteligencia, ha visto a Julio como su principal competidor. Siempre viviendo en la sombra, siempre acudiendo a los eventos a los que Julio falla. Tal como dice su creador, Zeno interactúa con su dueño y expresa sus sentimientos, pero una parte de sí mismo recuerda. Claro que recuerda. Su pequeña mente artificial ha acumulado todos los recuerdos de Julio y las frustraciones que se padecen por tener que existir a rebufo de un prodigio como el robot cantante. Y si Zeno evoluciona con los recuerdos, el miedo y la frustración articularán su existencia.

Zeno a punto de sufrir una crisis nerviosa.

Aquel que compre a Zeno se llevará a su casa al primer robot resentido, con la capacidad de imbuir a su dueño en una profunda depresión y lograr que a la larga su propietario acabe colgado de una cuerda o se atiborre de barbitúricos tras una larga jornada de trabajo. Zeno tiene las siguientes cualidades:

—Contar un chiste malo cuando en una reunión social hay buen rollo y lograr que en la sala se produzca un silencio incómodo.
—Relatar historias guarras en el colegio de primaria de tu hijo.
—Tras una larga y tediosa jornada de trabajo, Zeno te recibe en casa, apaga la tele, la radio y el dvd, y te comenta sus vicisitudes en el mercado y acaba llorando y lamentándose por su vida.
—Le dice a tu hijo de seis años que es un inmaduro y luego le suelta que los Reyes Magos no existen.
—En los partidos de fútbol siempre va con el equipo contrario.
—Destripa los finales de las películas.
—Ve todos los días «Escenas de matrimonio».
—Su personaje predilecto es Jar Jar Binks y suele imitarlo cuando sus propietarios practican sexo oral en la cama.

Como podemos comprobar con estas directrices (y otras más que no nos hemos atrevido a enumerar para no herir sensibilidades) la convivencia con Zeno es cargante. El robot poco a poco te va comiendo la moral hasta que la única salida que ves es la del padre de los Serrano: subirte a un puente, atarte una piedra al cuello y tirarte a un río.
Y lo peor de todo es que la presencia de Zeno en el seno de tu familia es indetectable. En palabras de sus creadores:

Julio, el anterior Jules, Einstein, Philip K. Dick..., todos los robots de Hanson Robotics son impactantes. La textura imita la piel y sus funciones son muy humanas: hablan, cantan, recuerdan, ven... Es lógico que los robots se acaben pareciendo a las personas.


Como podemos comprobar en la anterior foto, este robot es exactamente igual a un ser humano, así que haciendo uso de sus cualidades camaleónicas, en algún momento de nuestra vida, un Zeno se infiltrará en nuestra existencia (ya sea como el típico primo que llega a casa y ya no se va jamás, el vecino que se instala en la buhardilla o el abuelo millonario que todos queremos tener y que pese a sus enfermedades venéreas lo mantenemos en el hogar a la espera de que la palme y recibamos la herencia) y poco a poco irá comiéndole la moral a los nuestros hasta que logre desencadenar una serie de suicidios en masa.

Barítonos del mundo, temblad porque vuestro final llegará a manos de Julio. Apacibles ciudadanos de la calle, tampoco bajéis la guardia porque cada vez que suene el timbre de casa, cabe la posibilidad de que un Zeno os esté aguardando al otro lado de la puerta con una maleta en la mano y un montón de malos rollos que oscurecerán vuestra existencia.
La guerra robótica cada vez está más próxima. Leed la Sombra de Grumm para comprender a lo que nos enfrentamos (y también El País).

La historia de los robots hermanos Julio y Zeno, una película que perfectamente podía haber rodado Álex de la Iglesia.


By David Mateo with 6 comments

lunes, octubre 27

Presentación de "La escriba" de Antonio Garrido

Me pasa Anika la fecha de presentación de una novela de género histórico que se presentará en Valencia el jueves, 30 de Octubre: LA ESCRIBA de Antonio Garrido.

El acto tendrá lugar el próximo jueves, 30 de octubre, a las 20.00 h. en la sala de conferencias de L’Iber, C/ Caballeros nº 20-22 de Valencia.

¡¡¡A su término se ofrecerá una copa de vino y un refrigerio!!!

¿DE QUÉ VA LA NOVELA?

Alemania, año 799. Carlomagno, rey de Occidente, encarga a Gorgias, un experto escriba bizantino, la traducción de un documento de vital importancia para la cristiandad. Mientras tanto, Theresa, hija de Gorgias y aprendiz de escriba, se ve obligada a huir de Würzburg debido a una falsa acusación. La joven busca refugio en la ciudad abacial de Fulda, donde conoce a Alcuino de York, un fraile britano que investiga una terrible plaga que asuela la ciudad. La misteriosa desaparición de Gorgias conducirá a Theresa a una conspiración de ambición, poder y muerte, en la que nada es lo que parece. En compañía de Alcuino, la joven deberá luchar hasta su último aliento para encontrar a su padre, desenmascarar a los culpables y resolver un misterio del que depende el futuro de la cristiandad. Combinando rigor histórico con una prosa elaborada y un ritmo trepidante, la novela de Antonio Garrido invita al lector a efectuar un intrigante recorrido por ciudades, claustros y abadías medievales en un apasionante thriller inspirado en un hecho real.


¿QUIÉN ES ANTONIO GARRIDO?


Antonio Garrido nació en Linares en 1963 y reside en Valencia, donde trabaja como profesor de postgrado universitario en la UCH-CEU y en la UPV. Apasionado por la investigación histórica, y a caballo entre España y Alemania, ha dedicado los siete últimos años de su vida a esta novela. Su acogida internacional (venta de derechos en Alemania, Rusia, Francia, Italia, Brasil, Polonia, Hungría, Portugal y Grecia previa a su salida en España) convierte a La escriba en un éxito sin precedentes ya antes de su publicación.

La novela pinta muy bien, yo ya la he recomendado a varias personas y he acertado, así que aprovecharé la oportunidad para llevármela firmadita. Así que a ver si nos animamos y llenamos la sala, que un autor valenciano se lo merece.

By David Mateo with 5 comments

El día 30 nos invadirán los marcianos.

…o más que invadirnos, celebraremos el 70 aniversario de su invasión, aunque en realidad toda aquella hecatombe de muertes, mutilaciones y asesinatos procediera de un simple programa de radio de la CBS que adaptaba la novela «La guerra de los mundos» del escritor británico H. G. Wells, publicada en 1897.

El 30 de Octubre de 1938, a las 20:01, una flota de naves extraterrestre sembraba la destrucción en las calles de Nueva York y una legión de marcianos de ojos espigados se dedicaba a cepillarse a todo hijo de vecino que se pusiera en su camino. Rápidamente, la anarquía se apoderó de todo el país, se vivieron auténticas escenas dramáticas e, incluso, hubo algún que otro intento de suicidio. Si a alguien le apetece escuchar el programa que Orson Welles realizó en su día, no tiene más que pinchar en este enlace y lo tiene a su entera disposición.
El caso es que el próximo día 30, en el Teatro Mira de Pozuelo (Madrid), los aficionados a la ciencia ficción tienen una cita con Orson Welles y Primitivo Rojas, pues el afamado locutor de radio va a realizar una dramatización coral de «La guerra de los mundos» con voces tan interesantes como Luis del Olmo, Juan Ramón Lucas, Gorka Zumeta, Mamen Asencio, José María Alfageme o Charo Soria. Muchos tendrán papeles cortos. Ángeles Afuera, por ejemplo, será la locutora que retransmita la llegada de los marcianos. Y Juanma Ortega, uno de los operadores que capta los bombardeos.
Gregorio Parra, coordinador de todas estas magníficas voces que el día 30 se convertirán en actores, ha declarado para El País lo siguiente: «Será una representación fiel al original. Con una cafetera recrearemos la apertura de una nave espacial». Su objetivo es que La guerra de los mundos de 2008 sea «exactamente igual». Parra afirma que hay un antes y un después de aquella emisión. «Fue un terremoto. Todo cambió, porque la gente se lo creyó.»


La representación de «La Guerra de los Mundos» está promovida por la Academia de las Artes y las Ciencias Radiofónicas de España, y participan la SER, Onda Cero, Cope, RNE, Punto Radio, Onda Madrid e Intereconomía. Se podrá escuchar enterita por Radio 3, así que no sólo los espectadores del Teatro Mira de Pozuelo podrán disfrutar de esta adaptación, sino que todos los aficionados a la ciencia ficción tendremos la oportunidad de revivir las sensaciones de una invasión alienígena a través de un medio tan absorbente como es la radio. Una cita que no hay que perderse. Vuelve Orson Welles y su Guerra de los Mundos el día 30. Setenta años después la invasión volverá a repetirse.

By David Mateo with No comments

domingo, octubre 26

Grumm' Books

Vamos con los libros y cómics de esta semana:


King Kong Solidario

Edición Scifiworld



Este libro recoge en sus 160 páginas todas y cada una de las ilustraciones que pudieron verse en la exposición "King Kong Solidario" acompañadas de unos textos realizados para la ocasión por reconocidos escritores del género fantástico.

Este libro es una joyita para la vista. Recoge las mejores ilustraciones y una buena colección de microrrelatos la mar de chulos. Se puede comprar a través de web y en librerías, yo lo pillé en Futuraza, en Valencia, pero también estaba en Imágenes. Además, el dinero recaudado va para Médicos sin fronteras. Un buen libro para una buena cauda. Indispensable.


¡Jodido lunes! (antología del rechazo)

Edición Lulú – Escrito por cuatro gatos.



Libro (electrónico) que reúne los relatos no finalistas del concurso Domingo Santos.

Cuando los perdedores que conforman este libro me pidieron unas palabras para la contraportada de este volumen, se me ocurrió lo siguiente: Dicen que en los suburbios acaba la basura, pero… ¿quién nos asegura que toda la basura es mala? Vivimos en un mundo materialista en el que, con tal de bailar con la más guapa, desechamos quilates de belleza en bruto. Seguro que en estos suburbios encontrarás unas cuantas joyas desahuciadas. Yo ya estoy rebuscando…

Hoy comprendo que estuve equivocado y que la morralla que se recoge en esta bazofia podría llamarse perfectamente vertedero de ideas o pocilga donde los lloricas del Domingo Santos se reúnen para sacaros el dinero. Ni siquiera sirve para calzar una mesa coja o para que quede bonito con el lomo de canto en la estantería. Es lamentable. Si yo fuera Zapatero, embargaría las hipotecas de estos mangantes que dicen llamarse autores, mandaría a la hoguera a sus familiares y los desterraría del país. Jamás se ha escrito una antología tan mala. Sin embargo… algo tendrá para aparecer en La Sombra de Grumm… creo…


Nota de prensa de los autores de «¡Jodido lunes!»: Se hace saber a todos los medios de comunicación que, debido a los malos comentarios de ese criticucho barato que dice ser escritor y que se llama David Mateo, alias Tobías Grumm, hemos invocado al demonio Yog-Sothoth para que le encule mientras duerme y luego le corte los huevecillos y sea un puto castrado durante el resto de su vida. Nuestro libro es la mejor antología publicada este año. Compradla, desgraciados.


RED SONJA

ESPECIAL PANINI – 2

Contiene Red Sonja 8-12 USA



La nueva saga de la mítica guerrera pelirroja desarrollada por Dynamite Entertainment continúa impresionando a aficionados y a la crítica de todo el mundo, episodio a episodio. Ahora, Michael Avon Oeming y Mel Rubi, entre otros, acometen el segundo arco argumental, recopilado en este tomo. Presencia en sus páginas el retorno de un villano legendario que ningún lector ha podido olvidar desde su primera aparición: ¡Aquí llega Kulan Gath!


Reyes elfos de Victor Santos

«La empretriz del hielo», editorial Dolmen



«Nuevo» volumen de los «Reyes Elfos» de Victor Santos, que comprende por primera vez en un único tomo, la primera parte de la trilogía editada años atrás por Dude Cómics. Por si hay alguien que todavía no lo supiera, «Los Reyes Elfos» es la gran saga de Víctor Santos (uno de nuestros autores más destacados y premiados), y uno de las obras imprescindibles para comprender el cómic de género en nuestro país en los últimos 15 años. Con numerosos premios a sus espaldas, este trabajo nos transporta a un escenario de mitología nórdica y nos narra la historia del último de los Reyes Elfos: Ehren.

By David Mateo with 4 comments

viernes, octubre 24

Filicidades a los pitufos

¡¡Ah, y como ayer LA CÁRCEL DE PAPEL nos recordó que fue el 50 cumpleaños de los Pitufos, voy a poner uno de los diálogos que más me gustan de la historia del cine!!

Donnie Darko y sus amigos:

En Inglés:

Ronald: Beer and pussy, that’s all I need.
Sean: We gotta find ourselves a Smurfette.
Ronald: Smurfette?
Sean: Mm-hmm. Not some, like, tight-ass, Middlesex chick, you know? Like this cute little blonde, that will get down and dirty with the guys. Like Smurfette does.
Donnie: Smurfette doesn’t fuck.
Sean: That’s bullshit. Smurfette fucks all the other Smurfs. Why do you think Papa Smurf made her? Because all the other Smurfs were getting too horny.
Ronald: No, no, no, not “Vanity.” I heard he was a homosexual.
Sean: Okay, well, you know what? Then, she fucks them while Vanity watches. Okay?
Ronald: What about Papa Smurf? He must get in on the action.
Sean: Yeah, what he does, he films the gang-bang. Later on, he beats off to the tape.
Donnie: First of all, Papa Smurf didn’t create Smurfette. Gargamel did. She was sent in as Gargamel’s evil spy with the intention of destroying the Smurf village. But the overwhelming goodness of the Smurf way of life transformed her. And as for the whole gang-bang scenario, it just couldn’t happen. Smurfs are asexual. They don’t even have… reproductive organs under those little white pants. That’s what’s so illogical, you know, about being a Smurf. What’s the point of living… if you don’t have a dick?
Ronald: Damn it, Donnie. Why do you gotta get so smart on us?


En español:

Ronald: Cerveza y chicas, es todo lo que necesito.
Sean: Debemos conseguirnos una Pitufina.
Ronald: ¿Una Pitufina?
Sean: Sí. No una tía como las estrechas de Middlesex ¿vale? Una rubia, que se deje hacer de todo. Como Pitufina.
Donnie: Pitufina no folla.
Sean: Y una mierda. Pitufina se folla a todos los demás Pitufos. ¿Por qué crees que la creó Papá Pitufo? Porque los demás Pitufos se estaban poniendo demasiado cachondos.
Ronald: No, no, no, no Vanidoso. Escuché que era homosexual.
Sean: Bueno, ¿sabes qué? Entonces ella se los folla mientras Vanidoso mira. ¿Vale?
Ronald: ¿Y Papá Pitufo? El tiene que participar.
Sean: Sí, él lo que hace es filmar la orgía. Después se masturba viendo la cinta.
Donnie: Primero, Papá Pitufo no creó a Pitufina. Fue Gargamel quien la creó. La envió como espía con la intención de destruir La Aldea Pitufa. Pero la abrumadora bondad de los Pitufos la transformó. Y en cuanto a la orgía, es imposible que suceda. Los pitufos son asexuales. Ni siquiera tienen… órganos reproductores debajo de esos pantaloncitos blancos. Por eso es tan ilógico ser un Pitufo. ¿Para qué vivir… si no tienes una polla?
Ronald: Joder, Donnie. ¿Por qué tienes que hacerte el listo con nosotros?


By David Mateo with 11 comments

El cartel mesiánico

El otro día iba conduciendo hacia una entrevista de trabajo cuando, de repente, BOOOM, me di de morros con este cartel en la marquesina de una parada de autobús:


Justo en ese momento me di cuenta de una cosa: las mujeres nos han conquistado.
Sí, así de sencillo y así de contundente. Las mujeres dominan los estratos socioculturales de nuestro mundo.
Y no hay machismo implícito en este mensaje. Simple y llanamente es lo que hay, ni para bien, ni para mal. Las mujeres son más culturetas, dinámicas y están más involucradas en el ambiente cosmopolita de nuestra sociedad.
Mientras tocaba el freno para prestar un poco más de atención a aquel cartel admonitorio, hice un repaso de mi vida literaria y me di cuenta que, dejando a un lado todo el rollo de la ciencia ficción y la fantasía, donde todavía el hombre deja su trasnochada huella, el resto es un gran circo dominado por la mujer. Las mujeres están al cargo de las grandes editoriales, son las que cortan el bacalao. Las mujeres ocupan los puestos en las concejalías de juventud o cultura. Las mujeres marcan una tendencia en la sociedad que deja un rastro aromático más sutil, pero a la vez recargado de estilo, y que el hombre es incapaz de igualarlo por mucho que lo intente. El mundo de la literatura pertenece a las escritoras, no a los escritores. Por un lector que encontramos, nos damos de morro con ciento veinte lectoras. ¡¡El 99,9 % de los alumnos que van a mi taller permanente son niñas… sólo hay un niño interesado por la literatura!!
Se hacen muchas más revistas para mujeres que para hombres, señal de que la mujer es mucho más inquieta que el cromosoma Y. Hay películas y series de TV especialmente diseñadas para el público femenino, y si no mirad arriba y observad el cartel: hasta el último detalle, hasta el último gesto, hasta el último símbolo que aparece en el cartelito dice: «Sólo para mujeres», es más, ese cartel, pese a que está lleno de actrices buenorras, destila un mensaje subliminal que sólo los hombres podemos captar: «Prohibida la entrada a la sala al género masculino.»

Además, al loro con la noticia del 20 Minutos:

"Caballeros: esto es una lavadora"
La campaña Ellos también pueden, del detergente Puntomatic, en el que se anima a los hombres a colaborar en las tareas domésticas, ha ganado el III Premio Mujer y Publicidad Crea Igualdad de los ministerios de Igualdad y Presidencia, con la colaboración de RTVE.
Para mí, que el trabajo en la casa de todas las partes, incluidos los hijos, es una obligación -me educaron así, en mi casa fregaban los chicos igual que las chicas- este anuncio no hace más que abundar en esa manía del feminismo nazi de ridiculizar al hombre como sea.
Como son tontos, no saben qué es una lavadora y no saben que pueden ponerla sin soltar el mando de la tele, sin el que, al parecer, no pueden vivir.
Y lo de la gimnasia matutina cual mujeres ociosas -qué mala imagen refleja el anuncio también de nosotras- tiene bemoles.
Las cosas se enseñan y se aprenden desde abajo, en la casa y en la escuela.




La verdad es que soy de los que reniega del machismo y del feminismo y se decanta por la igualdad. Jamás me he considerado un hombre de extremos, pero el cartel de ayer, la reflexión que hice al mirar a mi alrededor y las conclusiones que saqué en medio minuto es que vivimos en un mundo en el que las mujeres, por suerte, cada vez tienen un rol más activo, en el que los estratos socioculturales están dominados por el género femenino o por su contrapartida (habitualmente insoportable) masculina. Prefiero mil veces, al ir a negociar un taller o un espectáculo público, encontrar a una técnica que a un técnico pues, dejando a un lado los vericuetos y las puñaladas traperas de los burócratas, la mujer siempre muestra el doble de curiosidad y de interés que un hombre.
Vale, me callo ya porque esta semana creo que ya me he metido en suficientes jardines y me da miedo que alguien saque punta a esta entrada. Pero yo, después de ver el cartel de ayer lo tengo muy claro: la cultura para las mujeres, que la dirijan ella, que la muevan a su antojo, seguro que los hombres la disfrutaremos más.










¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 7 comments

jueves, octubre 23

Vida y muerte de un escritor…

Todos empezamos a escribir por una inercia casi espiritual que nos impulsa a ponernos delante de una máquina y teclear textos extirpados directamente de nuestro lóbulo central. Cuando somos críos, ni miramos la forma ni el fondo, escribimos por inercia, lo hacemos como el que ríe o llora, como el que juega o estudia. Tenemos un corazón hecho de tinta y papel y cada latido que procede de él es un impulso que nos lleva a rellenar más páginas.
Acabada la adolescencia, comienzan las inquietudes, las sensaciones tan típicas de las hormonas descontroladas; vemos la vida con ojos diferentes y queremos adaptarnos a ella, necesitamos vaciarnos para, después, volvernos a llenar con parte de un mundo que ya no nos pertenece (es la gran diferencia entre ser niño y joven: el niño es el eje del mundo, el joven se siente desplazado al hemisferio más septentrional de ese mundo). Y la mejor manera de conquistar metas que en nuestra vida cotidiana jamás alcanzaremos es la de soñar. ¿Y qué mejor sueño que aquel que subyace en nuestro inconsciente y que se traslada al papel a través de las terminaciones nerviosas de nuestros dedos? Sólo entonces comprendemos que nuestra escritura no es pura, porque otra de las cualidades del ser humano es el de la comparación y el de la superación. Inevitablemente, vemos en otros textos las virtudes que nosotros somos incapaces de bosquejar en un papel.
Es en ese momento cuando comienza la purga… sí, sí, la purga. Empezamos a quitarnos de encima costras literarias que llevamos arrastrando desde que éramos críos. Queremos ser perfectos, anhelamos ser perfectos, deseamos ser perfectos… necesitamos ser perfectos. Y la perfección es un grado máximo que sólo los genios pueden alcanzar. El resto, con el tiempo, aprendemos esa gran verdad a base de trompazos contra el muro inexorable de la vida y nos conformamos con mejorar y aprender… que oigan, no es poco. Y aun así, nuestros primeros trabajos en esa nueva faceta no serán mucho mejores que el papel de periódico que usamos para poner en el suelo cuando se nos derrama la lejía.
¿Cuántos libros tenemos que echarnos a la chepa para alcanzar un grado aceptable? Cada cual que eche su cuenta. Yo tuve que hacer más de 666 libros y todavía no estoy muy seguro si he vendido del todo mi alma a ese diablo cabrón que se apodera de la inspiración y mueve mis manos para escribir frases. No obstante, hay un momento en el que te sientes preparado, y el diablo cambia de forma y se convierte en edi… noooooooooooooo… no seamos tan malos… (Repetimos). No obstante, hay un momento en el que te sientes preparado, y ese ángel llamado editor, que todos deseamos conocer y muy pocos logran encontrar en su camino, se presenta a tu puerta y te brinda una primera oportunidad.
El primer libro que escribes es maná literario que te sostendrá durante tres, cuatro, cinco o seis novelas más. Te sientes poderoso, te sientes privilegiado, vuelves a verte como aquel niño que era el amo del mundo, pero ahora, en vez de iniciar una conquista con un tirachinas de pega, te lanzas al campo de batalla con ese carro de combate que es tu libro. Y al principio te preocupan mucho las críticas, los comentarios de los lectores, y te obsesiona agradar al resto del mundo, pero con el tiempo te das cuenta de una casa: agradar a los demás está muy bien, ama a tus lectores como amarías a la vecinita del quinto (sí, sí, esa que está tan buena y cada noche fantaseas con tirártela), pero está más bien agradarse a sí mismo. Y os digo una cosa, yo puedo ser el lector más exigente y el crítico más despiadado. Agradarse a uno mismo puede ser la batalla más terrible que jamás ha afrontado un ser humano y, a la larga, ya seas gladiador o jabato, resulta muy fácil salir trasquilado del enfrentamiento.
El caso es que en ese momento, el ejercicio de escribir se convierte en algo así como un infierno. Cuesta… cuesta mucho, porque no nos engañemos, a los escritores les cuesta sangre, sudor y lágrimas completar una página de un libro. Y cuando acabas esa página y la lees, aspiras alcanzar un grado de perfección que, obviamente, jamás poseerá y terminas transigiendo a ese conformismo barato de que al menos todo suene bien y todo esté bien colocado en su sitio… que ya es. Entonces dejas esa página sobre la mesa, miras el ordenador y te das cuenta de que tienes que rellenar otras trescientas cincuenta páginas más y volcar en ellas el mismo sudor que has volcado en ese primer bosquejo. Si no lo haces tendrás una deuda muy grande contigo mismo y, por supuesto, con los lectores que más tarde se adueñarán del libro.
Entre tantos sufrimientos, los años pasan… o más que pasar se escurren por el vertedero de la existencia, mientras estás horas y horas muertas en tu silla lejos de tu novia o de tu esposa, lejos de tu familia, incluso lejos de un trabajo que te reportaría el triple de beneficios. Servidor es contable. Durante media vida me he dedicado a cuantificar horas de albañiles, electricistas o fontaneros, traducirlo en cifras y rellenar un asiento contable. Jamás me he atrevido a computar mi hora como escritor independiente, pero puedo hacerme una idea: un cero, una coma, un porrón de ceros y, cuando estoy a punto de salirme del margen derecho, una cifra bajita.
¿Y qué más da? Has escrito diez, quince, veinte libros, un grupo de lectores te felicitan, te alaban cada palabra que escupen tus dedos, cada frase que ingenia tu mente agonizante, y eso te hace feliz, muy feliz. Pero cuando vuelves la cabeza, ves a una familia cada vez más lejana, una novia a la que ya no conoces y una cuenta que naufraga en la deriva de los números rojos. E, inevitablemente, todo eso te preocupa, porque amas a tu familia, amas a tu novia y amas a tu cuenta corriente. Y para que todo ese amor crezca, tienes que aproximarte a ellos y estar a su lado, respaldarles con tu compañía en los peores o en los mejores momentos, entenderlos y ofrecerles el mismo mimo que les das a tus libros. Volcarte en una jornada laboral que comienza a las ocho de la mañana y acaba a las siete de la tarde, acarrear un cerebro enredado con mil historias diferentes, ofrecerte a tus semejantes y fundirte con sus problemas y con sus inquietudes. Porque ya no eres un niño que escribe por inercia, eres un Peter Pan que se niega a crecer… y Peter Pan, no olvidemos, tenía mucho de egoísta en el alma.
Pero las editoriales no entienden de sentimientos, ni de familias, ni de novias olvidadas, sólo entienden de libros y de autores rentables. Y nadie puede culparles porque ese es su trabajo: construir castillos desde cimientos de barro. Por eso nadie puede culpar al escritor cuando busca rentabilizar su libro, porque tiene una familia a la que acompañar, porque tiene una novia a la que amar, porque tiene otro trabajo que aporta horas contables que bordean las dos cifras y, aún así, tira por el balcón horas muertas de muchos ceros delante y detrás de la coma.
No quiero verme retratado en la parte más oscura de este relato. Aún hoy, después de cinco novelas, sigo conociendo a mi novia y la quiero… la quiero mucho. Y también quiero a los míos y amo mi otro trabajo, y no le voy a dar la espalda. Igual que no voy a dar la espalda a mis libros y a mis lectores. Hace tiempo que aprendí a valorar mi esfuerzo y a luchar por él hasta la última gota de sangre. Creo que os lo debo, os lo debo a todos. Hoy por hoy, sigo sintiéndome como el cabeza hueca que da sus primeros pasos transcurrida la adolescencia; ese que escribe a la deriva de un libro y sufre mucho en el intento. Me da igual. Me siento bien delante del teclado y eso es lo único que importa. Me la soplan los traidores de medio pelo y los críticos recalcitrantes. Ellos ni siquiera existen cuando entro a hurtadillas en mi historia. No obstante, hay algo que me reconforta; cada vez siento a mi alrededor más y más lectores, anónimos y conocidos, y eso me da mucha fuerza para afrontar el sufrimiento de un nuevo libro y me da ánimos para que esa coma rodeada de ceros suba algún dígito más.

By David Mateo with 15 comments

miércoles, octubre 22

Por fin Merelo hace un programa de radio.

EN UNIRADIO, LA READIO DE LA UNIVERSIDAD DE HUELVA, SE EMITE " A TRAVÉS DEL ESPEJO", PROGRAMA DEDICADO INTEGRAMENTE AL CINE Y A LA LITERATURA FANTÁSTICA.


A partir del lunes 20 de octubre, comienza la emisión del un nuevo programa de radio dedicado al fantástico en el cine y la literatura. Se titula A través del espejo y puede escucharse en el 103.6 de la FM en Huelva o por medio de Internet la dirección www.uhu.es/uniradio. El programa se emitirá todos los lunes en directo de 18:45 a 19:45.

Los conductores del programa son Ela Hernández, que se ocupará del cine, y Alfonso Merelo con la parte dedicada a la literatura.

Este es el único programa dedicado íntegramente al fantástico en la radio española. Es una radio pequeñita, eso si, pero las ventajas que tiene la red permite escuchar el programa en todo el mundo.

El correo del programa es: atravesdelespejo@uniradio.uhu.es

El primer programa está disponible pinchando este enlace: A través del Espejo.

By David Mateo with 1 comment

martes, octubre 21

Novedades novedosas

Seguimos buceando en ese mercado persa que es Frankfurt y nos encontramos con las novedades editoriales del año que viene. Ojo, que hay un par de novedades candentes que son de literatura fantástica. Pero no nos hagamos demasiadas ilusiones, la primera sí que promete pero viene avalada por un gran nombre: Guillermo del Toro, por lo tanto nos encontramos ante un boom cuya repercusión procede más de la industria del cine que de la propia literatura. Eso sí, esperemos que la publicación de su obra cree inercia de mercado y los editores se atrevan a dar oportunidades a otras novelas del mismo género, es decir, terror. Por otro lado, la segunda novedad novedosa del Imperio de la Salchicha es el principito fantástico que está dispuesto a arrebatarle el puesto hegemónico a Harry Potter. ¿Dónde iría el mundo de la literatura sin una mamá Rawling o un papá Rawling que pusiera cachondones a todos los libreros del mundo cada mes de noviembre con un estreno mágico lleno de disfraces y niños berreando mientras montan cola en la puerta del establecimiento, e hiciera sentirse orgullosos a los padres porque sus niños ya les leen (aunque luego no abran un puto libro más al cabo del año)? ¿Dónde iría el mundo sin un genial y maravilloso libro de fantasía para que los editores les digan a los lectores: veis como sí que publicamos fantasía… juvenil eso sí, que de la otra no vende? ¿Dónde iría Hollywood sin su estreno anual Harrypotiano ahora que se les acaba el chollo? En definitiva: ¿Quién es el nuevo príncipe de la chiquillería que le ha pegado una patada en las pelotas al mismísimo Harry Potter y lo ha tirado de su omnipotente trono? ¿Quién será el nuevo rey midas de la literatura que construirá una mansión al lado de la Rawling, tendrá el privilegio de tutear a los reyes y jeques árabes de todo el mundo y recibirá la petición de Stephen King por navidad para que en el último tomo de su pentamecagüenlogía no mate al protagonista? Tendrán que esperar hasta el final del artículo para saberlo.

Mientras tanto, hablemos de Guillermo del Toro, otra vez, (sí, lo sé, está muy pesadito el hombre), pero se ve que va a revolucionar el corralillo con una saga de vampiros llamada The strain (El virus), y que en España aparecerá en Suma de Letras allá por el mes de Abril, es decir, en el momento adecuado para que el libro se convierta en la obra más vendida en todas las Ferias del libro de nuestra geografía. Esperemos que los vampiros de Del Toro sean vampiros de verdad y no esa caricatura de vampiro tan repelente que va todo el día cebollón detrás de la rubia de turno y que aquello de beber sangre es algo meramente circunstancial. ¡¡Vampiros mordedores ya!!

De nuevo, El País.com y Guillermo Altares y Carles Geli adelantan lo mejor de lo mejor de Frankfurt (casi copio y pego parte del artículo porque alguno de los libros ni los conozco):

- El regreso de Lorrie Moore. Uno de los libros que han pasado por subastas más duras en Francfort ha sido A gate at the stairs (Una puerta en las escaleras), el regreso a la novela de la neoyorquina Lorrie Moore después de 14 años. Autora de tres colecciones de relatos y de dos novelas, publicadas por Salamandra, Moore será el gran lanzamiento del próximo año en Seix Barral.

- Un misterioso best seller.Uno de los libros que ha estallado durante la Feria ha sido una novela gótica, Ruby's spoon, ópera prima de la británica Anna Lawrence Pietroni. En España aún no tiene editor. Planeta, entre tanto, se hizo con otro de los best sellers más deseados: Julieta, también primera novela, en este caso de Anne Fortier. Es un thriller que combina el mito de Romeo y Julieta con El código da Vinci. La tercera baza es una nueva serie de Bernard Cornwell que recorre la Guerra de los Cien Años. Número uno en Inglaterra, en España lo publicará Edhasa.

- El nuevo Beevor y la caída de un imperio. Después de Stalingrado y La batalla de Berlín, el historiador británico Anthony Beevor ya tiene preparada su nueva tormenta de acero: Normandía, que publicará Crítica. Es un libro en el que Beevor lleva trabajando años y que ofrece una visión novedosa del desembarco del 6 de junio de 1944. El otro gran libro histórico de la Feria ha sido The ruin of the Roman Empire (Ediciones B), del estadounidense James J. O'Donell, apasionante reconstrucción del siglo VI. Por si alguien dudaba de que cualquier relato de la caída de Roma tiene una lectura actual, el estudio comienza con un soldado estadounidense en Irak.

- El último Le Clézio. Este año el Nobel de Literatura no se ha conocido durante la Feria, sino una semana antes, pero eso no ha impedido que Anne-Solange Noble, de Gallimard, haya sido quizás la persona con más citas de Francfort. "Lo importante es que el fondo de Le Clézio esté cuanto antes en las librerías y no hemos querido hacer una subasta a la estadounidense del último título, Ritournelle de la faim. Lo decidiremos con calma en París", explica en su stand. Por lo pronto Seix Barral y Tusquets reimprimirán en breve dos títulos cada una.

- La guerra de Tarantino. El guión de la última película de Quentin Tarantino, el filme bélico Inglorious bastards, ha sido otro de los libros calientes, aunque no tiene comprador en España. Tampoco lo tiene otro de los libros de los que más se ha hablado, The death of Bunny Munro, el retorno a la novela del músico australiano Nick Cave tras 20 años. En el mercado anglosajón, Faber ha pagado un número de seis cifras.

- De la I Guerra Mundial al sida. Además del baile en torno a Le Clézio, los editores españoles se han interesado por dos obras francesas muy diferentes. La peur (El miedo), que se ha quedado Acantilado (Quaderns Crema en catalán), es una novela autobiográfica publicada en los años treinta en la que Gabriel Chevalier narra el horror de la I Guerra Mundial. Su profundo antibelicismo hizo que estuviese prohibida durante casi una década. Por su parte, Anagrama se ha hecho con la novedad más solicitada de Gallimard: La meilleure part des hommes, relato sobre el sida en los años noventa escrito por un joven de 27 años, Tristan Garcia.

- El final de la RDA. El novelón alemán del año (ha vendido 50.000 ejemplares en apenas un mes y ha ganado el Premio de los Libreros), algunos dicen que de la década, todavía no tiene sello en la España. Der Turm (La torre) es el segundo libro de Uwe Tellkamp (Dresde, 1968) y relata los últimos años de la Alemania comunista a través de una familia aristocrática. El original tiene 972 páginas, lo que no impide que la novela, que acaba con la caída del Muro de Berlín, tenga una posible segunda parte, como parecen indicar los dos puntos con los que acaba la novela.


Que contento va a estar mi amigo Lorenzo porque Edhasa le publica otra serie de Bernard Cornwell. ¿Este hombre de dónde saca el tiempo para escribir tantas series a la vez? Y encima todas de distintas épocas… que máquina.

Bueno, y ahora el momento más esperado: ¡¡¡quién es el elegido para llegar hasta el trono de Harry Potter y sacar su apestoso culo de niño huérfano de las listas de libros más vendidos de la historia mundial!!! ¡Que emoción, que nervios, que intriga! Pues el elegido es: Paul Hoffman, un tío que apenas le dejan mensajes en el blog, pero que en cuanto le publiquen The left hand of God (La mano izquierda de Dios) se convertirá en el oscuro objeto de deseo de todas las adolescentes con las hormonas revolucionás y su blog se convertirá en la página web más visitada de los siete universos conocidos (mientras tanto, La Sombra de Grumm sigue siendo un blog más popular jeje). ¿Y de qué va el libro? Pues a parte de tener un título que se ha usado hasta en la sopa (basta con echar un vistazo a San Google para darse cuenta de que hay otro libro de Michael Lerner y la peli de los años cincuenta de Bogart —es decir, productos que dejarán de existir cuando se publique la novela de Hoffman—), la historia narra las peripecias de un niño de catorce años que en vez de comer bocadillos de Nocilla y ver el Pressing Cach los domingos por la mañana, se dedica a ser el Angel de la Muerte en horario laboral. Se supone que en la primera novela tendrá catorce años, en la segunda dieciséis y ya le podrá echar el ojo a alguna diablesa de buena familia y en la tercera ya tendrá los dieciocho y podrá pasarse por la piedra a toda demonia cachondona que le venga en gana.

Pues sí, todas estas novelas y otras que los editores se callan van a ser las protagonistas del año que viene o los productos donde la industria va a meter sus buenos dólares para hacernos pasar veladas maravillosas con un buen libro en la mano… o con un lector de pdfs, ¿quién sabe?

By David Mateo with 2 comments

lunes, octubre 20

Las cosas de Marca...

Recuerdo los tiempos antiguos en los que salía Jaume Ortí quejándose de los arbitrajes contra el Valencia y el boletín oficial del Real Madrid, léase Marca y sus periodistas afines, nos decían a la gente de esta tierra: es que los valencianos sóis unos lloricas. Obviamente, que te digan llorica a nivel nacional escuece... escuece mucho.

Pues bien…


¿Se atreverán ahora Marca y todos esos periodistuchos tan ecuánimes a llamar llorones a los aficionados y a los dirigentes del Real Madrid?


Para todos ellos, una bonita canción:



(Lo siento... llevo ocho jornadas aguantando y ya no puedo más.
¡Ah, y Villa sigue siendo sin ambición... pero marcando goles!)


By David Mateo with 5 comments

¿Puede usar mi manuscrito de posavasos?

Este fin de semana, aprovechando que mi novia andaba de viaje, me he acomodado en mi cama, he enchufado el DVD a la tele y me he puesto a devorar una serie que tenía muchas ganas de ver desde hacía tiempo y que hasta hoy no había tenido la oportunidad. ¿Que de qué serie estoy hablando? ¡El séquito, de la HBO! Por supuesto, la serie no me ha defraudado en absoluto. Irreverente, provocativa, disparatada, freak… en fín, que posee todas las cualidades que suelen tener las series de la HBO (miento, el otro día me bajé True Blood y a los dos minutos se me cerraban los ojos). El caso es que esa serie tiene un personaje secundario estrella: Ari Gold, interpretado por Jeremy Piven, un importante agente cinematográfico que tiene a su cargo a Vincent Chase, el nuevo Leonardo DiCaprio del cine norteamericano.
Ari es un tiburón sin escrúpulos que devora ayudantes, se carga a quién le toca demasiado las pelotas, se tira a toda mujer que se pone por delante y no le importa dejar a su esposa plantada ante un asesor matrimonial si le suena el móvil en mitad de la sesión. Además, su carácter es disparatado e histriónico, y en cuanto aparece en pantalla, estás poniendo una sonrisita ante la perspectiva de una nueva situación disparatada.
Bueno… el caso es que leyendo El País.com este fin de semana me he topado con este titular: El Chacal de los libros se confiesa - Andrew Wylie, el agente literario más poderoso del mundo, sostiene que, por falta de ética, es «más fácil y serio hacer negocios en el Congo que en España». En cuanto he leído eso del Chacal de los libros, he tenido un momento deja vú que me ha traído a Ari Gold a la cabeza.
La industria literaria es complicada. Nosotros, pobres cucarachas que correteamos por los pantanos del inframundo, levantamos la vista y atisbamos las grandes torres donde viven atrincherados los poderosos señores de la literatura y no podemos evitar un ataque de vértigo. El caso es que, de vez en cuando, mola leer a esa gente que maneja los hilos y que convierte las palabras en euros, o en dólares, o en libras esterlinas… ¡qué más da!
Creo que vale la pena poner todo el artículo de Guillermo Altares y Carles Geli, porque es buenísimo y traza un perfil aproximado de lo que es un cazatalentos literario:

Es de tez tan blanca y cabello tan claro que quizá por eso sus ojos azules inyectados de sangre le dan un aspecto ya inquietante; pero será luego, durante la conversación, cuando con un gesto contundente y de pocos amigos, una sonrisa apenas esbozada o un comentario del tipo "y a ése no le pude llevar a los tribunales en Inglaterra, pero me vengué hundiéndole sus negocios", refiriéndose a un editor británico que no cumplió su palabra, lo que da la medida exacta de sus apodos: el Chacal, el Perro Rabioso o, el más respetuoso, Carro de Basura.
En cualquier caso, Andrew Wylie es, a sus casi 61 años, quizá el agente literario más importante del mundo, con un catálogo de autores lo más parecido a un listín teléfonico, eso sí, del barrio alto del Parnaso: de Saul Bellow a John Cheever, de Shakespeare a Art Spiegelman. La próxima inclusión en ese listado, a partir del 5 de noviembre, del chileno Roberto Bolaño (hasta ahora en manos de la no menos potente Carme Balcells) y los constante rumores de su aterrizaje en España le convierten en un personaje temible en el universo editorial patrio.
"Ni me voy a instalar en España ni voy a comprar la Agencia Carmen Balcells", lanza a las primeras de cambio sentado ante una de las mesas azules de su stand en la Feria del Libro de Francfort en la tarde de ayer. Wylie va a tumba abierta. "Tenemos casi 700 autores y sé que cuando voy a España causo pánico, pero no vengo simplemente a pescar autores, me interesa saber mucho de la cultura editorial española. Pero digamos que nuestra posición es hoy de investigación de ese mercado". Y da su versión de cómo le llegó el manuscrito y el contacto con la viuda de Bolaño: "Carolina me dijo que quería hablar conmigo y nos vimos; lo volveremos a hacer a finales de noviembre; los derechos de Bolaño caducan en Balcells el día 4; será fantástico: es mi cumpleaños y ya habrá ganado Obama".
Insiste Wylie en que no quiere abrir oficina en la Península: "No tengo mucho tiempo, no hablo español y mi familia está instalada en Nueva York", apunta. Pero sí admite que su agencia trabaja de forma distinta a las otras: "Me acuerdo que cuando negocié los derechos de Borges los ofrecí a Planeta y Alfaguara en cuatro formatos, tapa dura, rústica, bolsillo y quiosco, y me tacharon de loco, que eso en España no se hacía así... Recuerdo cuando Carmen Balcells ofrecía en EEUU a García Márquez e iba sólo con derechos limitados".
En lo que él llama "diferentes perspectivas" de su agencia en relación a las demás está la de crear un catálogo lo más fuerte posible -"una agente con sólo uno o dos autores fuertes no tiene fuerza"- y una estructura con prioridades diáfanas: "Nosotros tenemos claro quién es el jefe, y ése es el autor, ante el que no puedo cometer errores como llevarle a una editorial que no es la suya y que fracase; para mí, el editor no es nada, nada", repite áspero y con un gesto cortante de su mano parecido al de un karateka.
El extenso catálogo de su agencia sólo incluye hasta ahora tres autores en español: Borges, Cabrera Infante y Muñoz Molina, y en breve, Bolaño. Calidad sí, pero demasiado pocos para el mercado hispano. "Es evidente que es una lista muy reducida; estamos mirando posibilidades, claro, y la ampliaremos". Se habla de nombres consagrados, pero desafía al periodista a soltarlos: ¿Javier Marías, Mario Vargas Llosa, García Márquez? "Hay agencias en España que están pasando por un mal momento y eso nos abre oportunidades: la eficacia de algunas agencias en ese país deja mucho que desear; nosotros damos respuestas en 20 segundos. Pero hay un problema: es más fácil y serio hacer negocios literarios en el Congo que en España. Hay prácticas que no quiero llamar corruptas pero que serían poco éticas en Nueva York". Y se extiende: "Las relaciones de amistad que hay entre editores y agentes es más importante que el autor, y para mí eso es corrupto, por no entrar en que cuando uno estrecha la mano con otro cierra un acuerdo sin necesidad de papeles, que llegan más tarde. En España das la mano y en realidad te dicen un sí que después es un no o un quizá".
Se defiende también de una acusación histórica: es más pescador que creador y cultivador de autores. "En parte es cierto y en parte, no: he ido quedándome con escritores más o menos hechos, pero también he ayudado a construir autores como Philip Roth. Él mismo ha dicho que su vida profesional cambió radicalmente conmigo. O Pamuk: cuando llegó sólo tenía tres libros y le dije: “Sigue así que acabarás viendo el Nobel, yo me encargo del resto'' y así fue... Soy un buen sirviente, el jardinero que cuida de su jardín. Y eso en España... Nunca traicionaré a uno de mis autores, y nunca le haré un favor a una editorial. Esta ética es bastante necesaria en este negocio. Pero España es, en ese sentido, un lugar bastante corrupto. No digo que seamos más listos, pero trabajamos limpio. En algunos países, tras muchos años de estar juntos y hasta durmiendo juntos, la gente, editores y agentes, se acomodan... Nosotros venimos, abrimos la luz y decimos: ¿pero qué pasa aquí?".
La próxima batalla de Wylie son los derechos electrónicos: "No podemos, legalmente, obligar a que un libro cueste 24 euros. Lo que debemos hacer es fijar como royalties una cantidad fija, no un porcentaje, de manera que si Amazon lo quiere vender barato, pierda dinero". El Chacal vuelve a morder, y ahora a la Red. Nadie lo diría viéndole ahí, en su stand, reponiendo y ajustando al milímetro los libros expuestos, como si fuera el último de los 40 de sus trabajadores.


Una de las mejores entrevistas que he leído en toda mi vida y que nos sitúa ante el verdadero panorama editorial que se respira en las altas esferas.
Ahora mismo, mientras pienso en los manuscritos que he movido por aquí y por allí, me viene a la cabeza esa escena de El séquito en la que, durante la fiesta de cumpleaños del hijo de Ari, el payaso que se encarga de la animación se acerca al representante y le da una cinta con todas sus funciones grabadas. Ari está hablando por teléfono con el manager de Vincent y coge la cinta del payaso para usarla de posavasos. Tras leer la entrevista a Andrew Wylie uno no puede dejar de sentirse como el eterno tirititero que se dedica a repartir posavasos en forma de manuscritos.

By David Mateo with 12 comments

domingo, octubre 19

Grumm' Books

¡¡Vamos con los libros de esta semana!! Y en esta ocasión, dos de ellos muy especiales. Justo los que van al final. Comenzamos con Terry Pratchett:


Los Pequeños Hombres Libres / The Wee Free Men


Aurtor: Terry Pratchett
Ed. Almuzara-Toro Mítico

Armada con tan solo una sartén y su sentido común, Tiffany Dolorido, una joven aspirante a bruja, es lo único que se interpone entre los monstruos del País de las Hadas y la cálida y verde tierra de la Caliza, su hogar. Obligada a entrar en los dominios feéricos para rescatar a su hermano secuestrado, Tiffany se une a los Nac Mac Feegle locales (también llamados pequeños hombres libres), un clan de hombrecillos azules de quince centímetros de altura que roban ovejas, blanden espadas y son tan feroces como divertidos. Juntos lucharán en un territorio espeluznante y siempre en movimiento, se enfrentarán a brutales hadas voladoras, seres tejedores de sueños y perros sombríos (unos canes negros con ojos de fuego y dientes como cuchillas), antes de llegar hasta la Reina de los Elfos, la soberana absoluta de un mundo en el que la realidad se mezcla con las pesadillas. En el momento decisivo, Tiffany tendrá que enfrentarse sola a su cruel poder...

El anillo en el agua


Autor: Rafael Marín
Editado por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Cádiz

Nadie mejor que las palabras de mi buen amigo gaditano para explicar lo que es «El anillo del agua»: Los personajes de este libro que (espero) han leído ustedes estos días pasados son reales: ni siquiera he recurrido al truco de cambiar sus nombres o alterar sus andanzas. Fueron gente muy importante durante un periodo muy importante para mí, amigos que me marcaron y a los que sin duda también marqué, y a quienes por desgracia ya no veo ni frecuento con la asiduidad de antes. Nos ha separado la vida. Creo que en El anillo en el agua pueden haber encontrado mi media docena de lectores muchas claves de mi forma de escribir, de mi manera de entender la literatura, y quizá a a partir de ahora puedan compartir mi desazón cuando, al calificarme, se me tilda de "escritor de ciencia ficción" o "escritor de fantástico", cuando mis raíces no vienen de ahí. O no vienen sólo de ahí, justo es considerarlo. Cuando el handicap que se achaca a lo que escribo es que está bien escrito (sí, en esas andamos), y cuando cualquier intento de hacer prosa sonora se resuelve con "tiene un estilo barroco", yo siempre me remito a la memoria de estos años. Aunque mis escarceos con la poesía siempre fueron escasos, justo es reconocer que aprendí mucho de mis amigos los poetas, esa cosa inefable llamada la música de las palabras.
Nos encontramos ante una de esas joyitas que habla de literatura, de tebeos (sí, de tebeos y no de cómics), del cine ese que ya no se hace y que tanto ama Rafa; nos encontramos ante un libro lleno de experiencias, vicisitudes y logros. Nos encontramos ante un libro de personas y personajes, ante una biografía que nos empuja a oler la vida con sonidos y pinceladas de otros tiempos más lentos, más coloridos, menos estresantes. Servidor tuvo la oportunidad de leer bastantes fragmentos de esta obra el verano pasado, cuando Rafa la colgó en su web, y os puedo asegurar que disfruté como un cosaco. «El anillo del agua» habla de un poeta incomprendido enamorado de cosas que jamás llegará a comprender el mundo, de un ser entrañable (lo sé, lo conozco) lleno de incertidumbres e inquietudes. «El anillo del agua» es el resumen de una vida digna de conocer y repleta de pasajes extraordinarios. No lo dejéis pasar. Si sentís una mínima afinidad por ese mundillo añejo y lleno de recursos creativos… este es vuestro libro.
¡¡Rafa, consígueme uno, que aquí no llega!!

Sol de misterio


Autores: José Miguel Cuesta y José Rubio
Editorial Tranversal (Equipo Sirius)

En el siglo IV, Roma, el poderoso Imperio que había sojuzgado el mundo, sólo era una sombra de sí mismo. El último velo de los antiguos misterios estaba a punto de ser desgarrado por la furia de los hombres. En aquel tiempo de crisis, cuando el cristianismo y el mitraismo se enfrentaban por conseguir el poder en la tierra y en el cielo, surgió un joven idealista, un filósofo neoplatónico, un estadista, un guerrero, un soñador: Flavio Claudio Juliano, quien, como el mitológico Atlas, intentó levantar sobre sus hombros el mundo conocido y devolver a la Humanidad la perdida Edad de Oro. Quiso cambiar el signo de los tiempos y detener la Rueda de Cronos, la que arrastraba inexorablemente la civilización hacía el abismo de la Edad Media. En esta epopeya la historia se funde con el mito, y la magia y las ciencias perdidas cobran protagonismo. Seguiremos a las legiones romanas por las frondosas tierras de la Galia y las áridas extensiones de Persia. Nos adentraremos en los secretos que guardan en su interior las montañas de los Pirineos, y nuestros sentidos descubrirán la luz y la oscuridad que envolvían a las ciudades de Pérgamo y Alejandría. El alma de cada uno de nosotros podrá vislumbrar el perfume de lo que fue, y el sueño de lo que será, evocando la constante batalla del Hombre contra el Destino, vislumbrando El Ocaso del Sol Invicto y, quizá, su resurgimiento.

Hay libros que, aunque no los has escrito, perfectamente podrían ser tuyos (y que no se me enfaden los autores, por favor). ¿Por qué? Porque los amas desde el mismo momento en que has oído hablar de ellos. Este libro ha llevado una vida digna de ser relatada en otra novela. Ha pasado por varias manos y no se ha publicado antes simple y llanamente por alternar historia con fantasía. Puedo aseguraros que ha recibido buenos elogios de grandes editoriales, me consta de buena tinta. Quedó finalista del Premio Planeta y nos hizo sufrir mucho. Todavía recuerdo la tarde de la edición anterior del Planeta, cuando mi madre me dijo que Tele 5 estaba dando la noticia de que entre los finalistas había una novela sobre Juliano y que si ese no era el libro de mis amigos. Que subidón (aquí, aquí y aquí). Al final, «El ocaso del Sol Invicto» título original de la obra (que todavía no entiendo muy bien por qué ha sido alterado ya que era un título grandioso) no se llevó el gato al agua y se produjo la negociación con diversas editoriales.
¡Cuántas veces he hablado de este libro con mi amigo José Miguel Cuesta ante la mesa de un chino! ¡Cuántas anécdotas me ha contado sobre Juliano y la lucha que mantuvo contra el cristianismo! Os aseguro que si la mitad de esas anécdotas figuran en este libro, vale mucho la pena. Pues sí, no lo voy a ocultar, tengo muchísimo cariño por esta novela y, desde el mismo momento en que la recibí en casa, pasó a formar parte de un lugar destacado y especial de mi biblioteca, como todas las obras de estos dos geniales autores. Ahora espero que vosotros lo recibáis con el mismo cariño que un servidor. Dadle la oportunidad, creo que no os defraudará.

By David Mateo with No comments

sábado, octubre 18

Mi primer día.

Hoy es un día muy especial para mí, voy a poner en marcha el primer taller permanente para chavales, es decir, trabajar con un grupo específico de chicos y chicas de entre 11 y 12 años que les gustas leer y escribir. Mi intención es asimilar sus capacidades como materia prima y manipularla como caldo de cultivo de una generación de futuros lectores y escritores. Pulir sus técnicas, fomentar la capacidad cognitiva de asimilación de textos, desarrollar su habilidad interpretativa, potenciar su afición lectora… ¡¡la verdad es que es una tarea complicada pero apasionante a la vez!! Supongo que la mayor parte serán rostros conocidos, que se apuntan al taller porque se lo pasaron bien en el Colegio Avelí Corma, de Moncofa. Lo cual hará aún más agradable la interacción entre alumnos y animador. Aun así, estoy algo nervioso porque me siento como un cirujano que está a punto de intervenir sobre la columna vertebral de un paciente. Es decir, manipular los engranajes motores que ponen en funcionamiento la curiosidad, la capacidad de comprensión o el desarrollo lingüístico personal de un individuo sólo puede compararse a la capacidad de un alquimista a la hora de manipular la materia, siendo el intelecto humano un don aún más bello y poderoso que la esencia de cualquier metal. De ahí que me sienta como el cirujano jefe de cualquier hospital a punto de iniciar la intervención más importante de su vida.

En fín, que tengo muchas ideas rondando por la cabeza, ya que mi visión del mundo de la literatura y la capacidad de explorar nuevas formas de expresión y aprendizaje siempre se han destilado a partir del juego y de la diversión con los alumnos.

Va a ser un año largo y vertiginoso en el que los límites de lo que es trabajo, placer y diversión se van a confundir gratamente. Espero que ellos estén tan emocionados como yo. Al fin y al cabo no soy más que un modesto escritor a punto de imbuirse en el gratificante oficio de explicar lo que es ser escritor a otros escritores en ciernes, y eso creo que es la faena más gratificante que un narrador puede hacer en su vida.

Estoy seguro que entre los chavales que hoy acudan al taller habrá alguno con una capacidad potencial superior a la mía. Si algún día, por casualidad, llegara a constatar que uno de mis alumnos ha conseguido un galardón literario, me sentiría plenamente satisfecho y las sensaciones que pasarían por mi cabeza serían las equivalentes a las de un padre por su hijo.
En fín, que os iré contando como van las cosas (por si a alguien tiene curiosidad por seguir esta apasionante experiencia)… ¡¡deseadme suerte con las fieras!!


Y mientras transcurren los días junto a los talleres, la nueva novela toma forma en mi mente y los personajes se vuelven más reales y poderosos. Así las páginas se suceden en mi procesador de texto y eso conlleva que nuevas canciones se aupen a los escalafones que antaño estuvieron ocupados por los personajes de Noches de sal. Sitges, la noche, una playa y una guitarra que rasga el silencio de las estrellas con un sonido amargo y legendario...

By David Mateo with 5 comments

    • Popular
    • Categories
    • Archives