martes, septiembre 29

Simplemente...


GRACIAS

¡¡Otra vez!!
Sois la gasolina que da fuerzas a este motor




By David Mateo with 5 comments

lunes, septiembre 28

¿Y la Tierra del Dragón?

En esta entrada voy a ser tremendamente realista y sincero, os lo debo. Tal vez haya gente a la que pueda enfadar o herir… si es así, lo siento con toda el alma, pero creo que la verdad debe prevalecer ante todo. En las últimas semanas, no entiendo muy bien porqué, me han llegado multitud de mensajes privados preguntándome por el cuarto volumen de LTDD. Alguno me ha llegado a través de Jorge, mi querido editor, otros me han llegado por el correo e incluso a través del messenger. Puede que incluso alguno más subido de tono, cosa que puedo llegar a entender pero no comparto.
Siempre que me reúno con mis chicos en clase y les hablo de cómo comencé a escribir (bufff… esto suena a entrada larga, así que los no interesados en LTDD descuélguense a partir de aquí) les cuento que ya desde su edad hacía mis pinitos con la Oliveti de mi padre. Pero hubo un momento crucial en el que decidí escribir con el afán de publicar y justo en ese momento nacieron Elvor, Galen, Jassmín, Ikra, sir Yavin, etcétera etcétera… Sucedió hace casi diez años, pasaba un momento laboral delicado y decidí evadirme a un mundo de ensueño con piratas, dragones y caballeros en donde los problemas diarios no fueran tan acuciantes. Entonces no tenía ni pajolera idea de escribir (ahora tampoco, pero diez años ayudan a pulir algunos defectillos), así que me limitaba a rellenar páginas y páginas contando las desventuras de La Dama del Este.
Creo que ya lo he comentado alguna vez: llegué a pulirme más de 1.500 folios de Tierra del Dragón. Llegado a ese punto, leí el principio, no me gustó (lo veía pobre y tosco), tiré el libro a la basura y comencé desde el principio. Así nació Nicho de Reyes, y después El último dragón y, más tarde, Encrucijada. Ya por entonces, Jorge comentaba en algunas webs que LTDD había sido un éxito, que la primera edición de los dos primeros volúmenes se había agotado y los libros, aún hoy, suelen pasearse por los primeros rankings de la editorial… después de tantos años.
Pero había un problema insalvable con la saga: mi mente, después de un lustro trabajando ininterrumpidamente en el mundo de Abisinia, estaba completamente saturada.
Imagínense que se ponen delante de un ordenador y desde la mañana a la noche invierten horas y horas en una historia tan larga. Muchos acabarían más quemados que la pipa de un hippie. Así que necesitaba tomarme un respiro, pero no un respiro de escribir, sino un respiro lejos de Abisinia.
Además, tenía otras historias en la cabeza que necesitaban salir, tenía más inquietudes que se habían apoderado de mí, otros personajes, otras historias tan importantes como las aventuras de La Tierra del Dragón… y tenía –y tengo- que escribirlas. Nadie nace para escribir una sola historia. El tiempo lo deja bien claro. Al menos yo me considero escritor de musas, escritor de historias, escritor de sueños. Necesitaba probarme a mí mismo en otros mundos, y considero que lo he hecho bien, pues cada novela que termino la analizan buenos amigos y escritores y todos ellos consideran que son historias interesantes. Pero el mundo editorial no perdona y es traicionero. No perdona al autor novel, no perdona al escritor anónimo, no perdona al escritor de fantasía, no perdona al escritor cuando los tiempos de la crisis estrangulan los planes editoriales.
A estas alturas, debo decir que me la trae al pairo publicar, llevo a la chepa seis o siete novelas, unas cuantas cuchilladas y el sinsabor de que en muchas facetas el mundo editorial es un mundo de putas. La ilusión y la inocencia han sido sepultadas por una ingente dosis de realidad. No importa. Como dice mi buen amigo Pallarés del que he aprendido muchísimo, uno solo escribe si se le pone dura, y no nos engañemos, a los escritores nos la pone dura los ingresos que te dan calidad de vida y te permiten seguir viviendo de un sueño y, si eso no puede ser, la caja que llega a tu casa con las muestras que te tocan del nuevo libro publicado.
Tras un par de años luchando desesperadamente por conseguir unos ingresos mayores y recibir unas cuantas puñaladas de ese mundo inalcanzable que es el profesional, decidí vivir de nuevo de la ilusión de recibir la caja. Comprendo que todavía no encajo en esferas mayores, no doy el perfil de escritor (entendiendo que salvo ocasiones contadas, en el mundo editorial no prima la historia sino el escritor que se esconde tras la historia y su capacidad de ventas), pero sigo pensando que mis historias han funcionado muy bien entre mucho público y no tienen porqué ser argumentos relacionados con La Tierra del Dragón. Creo en mis lectores, creo que mis lectores entienden lo que estoy explicando y creo que mis lectores siguen esperando historias de Tobías Grumm o de David Mateo. Pero si esa segunda ilusión, tan pequeña y tan intimista que es recibir la caja del nuevo libro también se trunca, definitivamente colgaré los hábitos. Tan realista y tan crudo como eso. Cualquier escritor sabe que escribir una novela, una buena novela que se mantenga en pie y funcione en todos los sentidos, conlleva grandes dosis de sacrificio, romperte los cascos delante del ordenador e invertir muchas horas en un procesador de texto. Le robo horas a mi familia, a mi novia, a mi trabajo, a mis amigos… y la vida no permite esa clase de concesiones. Zapatero no dice: «voy a mantenerle el IVA a los pequeños escritores porque invierten muchas horas no remuneradas en sus libros ».
Espero que el 2010 traiga muchos cambios en mi vida a nivel familiar y eso conlleva inversiones y esfuerzos quiméricos. Pretendo seguir escribiendo… pero pretendo seguir escribiendo con gasolina, sin gasolina y sin libros publicados lo mando todo a hacer puñetas y me dedico a acariciar a mi novia y a hacer prosperar mi negocio, que en los tiempos actuales ya es. Lo que tenía que demostrar en el pequeño mundo editorial fantástico ya lo he demostrado y si pierdo incluso el interés de mis editores de toda la vida… ¿para qué seguir escribiendo? ¿Que me queda: publicar dos o tres novelas más de La Tierra del Dragón y después si te he visto no me acuerdo? Pues sintiéndolo mucho no… no soy escritor de una saga, ni siquiera de un libro, soy simplemente escritor, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Si mis libros no van saliendo, si mis editores no renuevan la confianza en mí, si no encuentro nuevas salidas para las historias que surgen en mi cabeza… sintiéndolo mucho la gasolina se acabará y me dedicaré a vivir la vida por otros andurriales. Y si escribo, porque escritor una vez escritor toda la vida, escribiré de manera intimista y para los míos, que el mundo profesional ya me lo conozco y prefiero mirar para otro lado.
Dada toda esta explicación, ahora entenderéis el porqué de la demora de La Tierra del Dragón. Simple y llanamente estoy cansado. Son cinco años con la misma historia y otros tres recibiendo patadas en las espinillas. Y estoy dispuesto a seguir en la guerra… pero, amigos, con gasolina, porque sin gasolina el coche se para y se oxida.
Espero que tarde o temprano salgan los dos libros que he escrito en los últimos tiempos: ‘Heredero de la alquimia’ y ‘Noches de sal’. Si no salen, tampoco pienso estar acumulando novelas como un tonto en el escritorio. Puede que para algunos escritores redactar una novela sea fácil. Para mí no lo es, y ver esas historias morir en el armario es demasiado doloroso… sobre todo cuando mucha gente ha dicho que son historias buenas.
En mi cabeza, ahora mismo, hay una serie de prioridades: publicar esos dos libros que he citado antes, recibir la caja en donde se vean reflejadas las horas y horas de esfuerzo invertido a lo largo de estos dos años, volver a emocionarme, llorar un poco y volver a escribir. Ayer por la noche estaba pensando en cómo debía comenzar ‘La senda del hechicero’ y cada vez lo veo más claro, lo cual indica que no tardaré mucho en retomar La Tierra del Dragón… pero antes necesito probarme a mí mismo, probar a mi entorno y darle las gracias a mis lectores y a los lectores de este blog por su fidelidad. Y si las cosas no van por ese camino, sin ningún tipo de trauma, levantaremos el chiringuito y me dedicaré a leer otras historias… que gracias a Dios de historias buenas esta lleno el mundo y uno no tiene porque inventarlas.

By David Mateo with 80 comments

sábado, septiembre 26

Tajundrerías

Más Tajundra, aquí.

By David Mateo with No comments

viernes, septiembre 25

Así es nuestro mundo...

Cada vez entiendo menos nuestro mundo. Ayer saltan dos noticias importantísimas a la palestra. Por un lado:

El planeta del sistema solar y el satélite de la Tierra, que se creían absolutamente áridos, en realidad contienen agua, según revelan estudios de la NASA difundidos por la revista Science
Ver galerias de imagenes
En el caso de Marte, instrumentos y cámaras de una sonda indican que en cráteres de meteoritos -entre el polo norte y el ecuador marciano- podría haber, bajo su superficie, agua en un 99 por ciento pura.
Shane Byrne, científico de la Universidad de Arizona, encargado de la cámara de alta resolución instalada en la sonda, indicó que "el otro descubrimiento sorprendente es la pureza del hielo expuesto en los cráteres causados por el impacto de los meteoritos".
Larry Taylor, de la Universidad de Tennessee, y su equipo científico usaron un instrumento de la NASA montado en el satélite indio Chandrayyan-1 para analizar la luz que refleja la superficie lunar con el fin de determinar sus materiales.
Ese instrumento detectó longitudes de onda que indicarían un enlace químico entre dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno para formar la molécula de agua (H20).
Según el estudio, en la Luna existirían dos tipos de agua: exogénica, proveniente de objetos externos como meteoritos o cometas que han hecho impacto en la superficie, y endogénica, es decir proveniente de su interior.
Taylor y su equipo científico señalan que es muy posible que el agua que se ha detectado en la Luna tenga un origen endogénico.
"Los isótopos de oxígeno que existen en la Luna son iguales a los de la Tierra, por lo que sería difícil, si no imposible, establecer la diferencia entre el agua de la Luna y el agua de la Tierra", manifestó Taylor en el estudio.


Y por el otro:

Investigadores tailandeses y estadounidenses han anunciado en Bangkok el desarrollo de una vacuna que reduce un tercio el riesgo de contagio del virus del sida tras probarla en más de 16.000 personas.
La investigación, descrita como la mayor jamás realizada para una vacuna contra el sida a nivel mundial, ha sido dirigida por el Ministerio tailandés de Salud, el Instituto estadounidense de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) y el Ejército de los EEUU, y reduce el riesgo de infección de un tercio de los casos. En el trabajo también han participado las dos compañías que tienen la patente del producto (bautizado de momento como RV 144), Sanofi-Pasteur y Global Solutions dor Infectious Diseases.
En el ensayo, la mitad de los 16.402 participantes recibió seis dosis de la vacuna en el año 2006 y la otra mitad una sustancia inactiva, un placebo. Durante los tres años siguientes, a los voluntarios se les hizo regularmente la prueba del VIH. En el grupo vacunado se contagiaron sólo 51 individuos frente a los 74 del grupo control. Aunque la diferencia es pequeña, se trata de una cifra estadísticamente significativa, como cuenta en el diario 'The New York Times' uno de los investigadores, Jerome Kim.
"En el 32,1% de los casos, la vacuna redujo el riesgo de infección", se ha señalado durante una conferencia de prensa en Bangkok en la que se han presentado los datos.
"Este resultado representa un gran avance porque es la primera vez que hay pruebas de que una vacuna contra el virus del sida tiene un efecto preventivo", agregó el comunicado.
Entre el optimismo y la cautela
A pesar de este optimismo, el director del NIAID, el prestigioso infectólogo Anthony Fauci, se ha mostrado cauto a la hora de hablar de "hito; aunque no tengo dudas de que se trata de un avance muy importante".
"Es un avance científico que nos da la esperanza de que una vacuna eficaz en el mundo sea posible en el futuro", ha insistido el coronel del Ejército Jerónimo U. S. Kim, a través de video-conferencia .
La vacuna es una combinación de dos inmunizaciones probadas previamente, pero que no habían demostrado su eficacia de forma independiente en ensayos con humanos.
De hecho, en los últimos 20 años, la historia de las vacunas contra el virus del sida es una sucesión de fracasos encadenados, como ha reconocido el propio Fauci. Tan recientemente como en 2007, año en que un ensayo fue interrumpido antes de tiempo porque la vacuna no sólo no protegía sino que elevaba el riesgo de infección. "Ahora es como si una pequeña puerta se hubiese abierto y podemos empezar a preguntarnos acerca de algunas cuestiones importantes", ha señalado.
Flecos para estudiar.
A su juicio, es difícil pensar en que se comercialice una vacuna antisida si no demuestra antes una eficacia de al menos el 70% o el 80%, aunque admite que con el 30% de protección conseguido en este caso se puede empezar a investigar. "Habrá que analizar las muestras de sangre y dirigir nuestra investigación hacia los mecanismos de respuesta".
En este caso, los investigadores están sorprendidos porque los voluntarios que se vacunaron y que no obstante resultaron infectados, tenían la misma carga viral que el grupo placebo (los que no fueron inmunizados); cuando lo normal es que cualquier tipo de vacuna (como ocurriría contra el virus de la gripe, por ejemplo), dé algún tipo de protección parcial.
Por eso, el siguiente paso (y el más importante) es comprender el mecanismo de acción de la terapia y la reacción que genera R4 144 en el sistema inmune humano. Tampoco está claro si el producto tendría el mismo efecto, por ejemplo, en EEUU; donde circulan cepas del VIH diferentes a la más común en el sudeste asiático (VIH-1 subtipo E) que se ha usado en este caso.
RV 144 es una combinación de dos vacunas ya estudiadas previamente por separado: Alvac-VIH, de Sanofi Pasteur (que ya se había probado con poco éxito en Francia, Tailandia y Uganda); y Aidsvax. Esta última fue probada en varones homosexuales en EEUU y Europa, con idéntica frustración para su fabricante, la biotecnológica Genentech.


Hablamos de ciencia, de nuestra propia supervivencia, de nuestro futuro como especie... y ambas noticias quedan ensombrecidas por la última trifulca entre Zapatero y Rajoy y el berrinche de Carmele porque le ha insultado Jaime Ostos. Así es nuestro mundo. Así es nuestra España.

By David Mateo with 1 comment

Concurso Traición: última oportunidad



Desde Random House me informan que ya han participado 1.072 personas, todo un éxito. Enhorabuena a todos.
La primera fase del concurso terminó el 15 de septiembre y ahora hay una nueva. Para los que no hayan participado todavía, hay una última oportunidad. Será el 22 de octubre, a partir de las 17.00 h de la tarde, en el FNAC de Callao (Madrid).

¡¡Quedáis avisados!! Podéis ser el rostro que aparezca en la portada de la nueva novela de la saga Traición. Yo no me presento porque si apareciera mi careto no se vendería ni un solo libro, pero vosotros seguro que sí que podéis hacerlo. Ánimo y a por ellos, que son pocos y cobardes.

By David Mateo with No comments

jueves, septiembre 24

Diez cuentos de vampiros

Las historias de vampiros siguen enganchando a la gente. Cada poco veo que diversas entradas relacionadas con el tema reflotan en los comentarios o gente más joven entra interesada en los colorines de las portadas vampíricas (incluso hay quien la ha copiado en su propio blog citando la fuente, algo que me halaga muchísimo) o preguntando sobre los cuentos que he citado en tal o en cual entrada de blog. Hoy voy a satisfacer a unos cuantos curiosos que han entrado por aquí y se han interesado por los relatos vampíricos más famosos. Lo bueno de todos estos relatos es que son del año de la picor y los derechos están libres. Además, traductores generosos han cedido su trabajo para que el cuento en español pueda encontrarse al alcance de todos en la red. Así que por aquí os voy a dejar una buena colección de cuentos vampíricos, para que los podáis leer tranquilamente en casa.

-NO DESPERTÉIS A LOS MUERTOS, de Johann Ludwig Tieck.
-EL VAMPIRO, de John Polidori.
-VIY, de Nikolai Gogol.
-BERENICE, de Edgar Allan Poe.
-MORELLA, de Edgar Allan Poe.
-LA MUERTA ENAMORADA, de Théophile Gautier.
-LA FAMILIA DEL VOURDALAK , de A.Constantin Tolstoi.
-LA DAMA PÁLIDA, de Alexandre Dumas y Paul Bocage.
-CARMILLA, de J. Sheridan Le Fanu.
-EL INVITADO DE DRÁCULA, de Bram Stoker.

Aquí os he puesto tan solo diez ejemplos que os depararán unos buenos ratos de lectura. Faltan obras imprescindibles como ‘El extraño misterioso’, un cuento que muchos señalan como la inspiración del Drácula de Stoker, ‘Los últimos señores del Gardonal’ de William Gilbert, ‘El esqueleto del conde’ de Elizabeth Grey o ‘El misterio de Ken’ de Julian Hawthorne. Los que he citado podéis encontrarlos en inglés a vuestra disposición, sólo tenéis que investigar un poquito, o acudir a una biblioteca o a una librería para haceros con los libros de Valdemar. Por supuesto, hay muchos más cuentos, la mayoría posteriores a los citados aquí. Supongo que habrá tiempo para volver a ellos.

By David Mateo with 14 comments

martes, septiembre 22

Adiós al papá de Shin Chan

El cuerpo sin vida del creador de la popular serie de dibujos animados japonesa Shinchan, Yoshito Usui de 51 años, ha sido rescatado nueve días después de que desapareciera cuando hacía senderismo en una zona montañosa, según han informado los medios de comunicación nipones.
La policía de las provincias de Gunma y Nagano (centro del país) buscaba a Yoshito Usui en una zona accidentada, a la que había ido solo el pasado día 11 de septiembre a pasear y tras asegurar a sus familiares que regresaría aquel mismo día.
Según la televisión pública NHK, el cuerpo fue encontrado el sábado en la montaña Arafune, en la provincia de Gunma, al norte de Tokio, y tras ser rescatado se ha confirmado su identidad. La Policía cree que Usui cayó por un precipicio de 100 metros cuando paseaba por un sendero.
Kasukabe, donde residía el dibujante, adoptó la imagen de Shin-Chan como representación de la ciudad el pasado abril, ya que la famosa historia de animación transcurre en la localidad de la provincia de Saitama (al norte de Tokio).
Las aventuras del niño Shinnosuke Nohara en Shinchan, adaptadas a la televisión y al cine, han cosechado un gran éxito en todo el mundo tras ser publicadas por primera vez en papel en 1990. El personaje de Shinosuke, un niño travieso, fue un gran éxito televisivo en Japón en los 90 y ha sido doblado a numerosos idiomas.

Noticia de El país.

By David Mateo with 3 comments

lunes, septiembre 21

Esta noche he visto a Dios disfrazado de jugador de baloncesto


¡¡ENHORABUENA A LOS MÁS GRANDES!!

By David Mateo with 6 comments

domingo, septiembre 20

Un libro y un corto

Si a lo largo del fin de semana se aburren y no saben lo que hacer, les recomiendo: LA HORA DE LA SIESTA, de mi buen amigo Claudio Cerdán. Un cortometraje tarantiniano que seguro disfrutarán a tope.







Y por otro lado, mis buenos amigos de Scifiworld me remiten el libro: Paul Naschy, La mascara de Jacinto Molina.

Scifiworld publica la obra más completa realizada jamás sobre la figura de Paul Naschy.

Paul Naschy nació en La marca del hombre lobo, una película de 1968 que marcó un hito en la historia del cine fantástico español y europeo. Detrás de ese seudónimo se escondía Jacinto Molina Álvarez, un levantador de pesas, escritor, dibujante y actor que con el tiempo dirigiría sus propias películas y sería reconocido a nivel mundial como maestro del fantástico y del terror.

En los más de cuarenta años transcurridos desde el estreno de la película, han sido varias las ocasiones en que Jacinto se ha despojado de la máscara de Naschy para hablar de su vida, pero nunca de forma tan completa y sincera como en este libro.

Tras más de 60 horas de entrevistas con el cineasta, Scifiworld publica Paul Naschy, la máscara de Jacinto Molina, un volumen con más de 600 fotografías en el que los aficionados al cine de Paul Naschy podrán encontrar la obra más completa jamás editada sobre su figura.

Escrito por Ángel Agudo, Paul Naschy, la máscara de Jacinto Molina aborda de una manera única y detallada la vida del cineasta. Desde su nacimiento hasta sus logros más recientes, su vida deportiva, sus comienzos en el cine, el nacimiento del mito…

El libro se completa con una filmografía comentada por Ángel Gómez en la que da cuenta de todas y cada una de las películas, cortometrajes, series, obras de teatro, etc. en las que ha participado Paul Naschy.

Además Paul Naschy, la máscara de Jacinto Molina cuenta con la colaboración de Sir Christopher Lee que aporta, en un apasionado prólogo, sus impresiones sobre su amigo y colega.

La primera de las presentaciones de las que será objeto el libro, previa a su llegada a las librerías, tendrá lugar el próximo sábado 10 de octubre a las 12:30 horas en el marco del Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña, Sitges 2009, donde también se presentará Alaric de Marnac, la primera novela fantástica escrita por Paul Naschy e ilustrada por Javier Trujillo.

SOBRE LOS AUTORES

Ángel Agudo Vázquez

Licenciado en Comunicación Audiovisual por la UEM y diplomado en guión por la ECAM. Ha trabajado en la redacción de Academia. Noticias del cine español y actualmente compagina trabajos como guionista y la escritura de una obra de teatro con colaboraciones en Rock is Roll y Scifiworld.

Su devoción por el fantástico español se remonta a la primera vez que fue al cine, cuando en una sala de Carabanchel vio Serpiente de mar, una película de Amando de Ossorio en la que -casualidades del destino- Paul Naschy prestaba su voz.

Ángel Gómez Rivero

Escritor especialista en literatura y cine fantástico, es autor de los ensayos Drácula en el cine, Christopher Lee: El regreso de las tinieblas, Fantaterror italiano, La marca del hombre lobo, La marca del vampiro, La marca de la momia, Drácula versus Frankenstein, Casas malditas: La arquitectura del horror, El vampiro reflejado y Cine Zombi.

Novelista, incansable conferenciante y organizador de eventos cinematográficos, es profesor titular de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras y, asimismo, dirige el Aula de Cine EPSA de la Universidad de Cádiz (UCA).

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
Tamaño 170 x 240 mm - 448 páginas
Más de 600 fotografías en color y B/N
Cubierta rústica con solapas de 300 grs.
Encuadernación cosida
Páginas interiores 150 grs. mate
PVP: 25€

By David Mateo with No comments

sábado, septiembre 19

Tajundrerías

Más Tajundra, aquí.

By David Mateo with No comments

viernes, septiembre 18

Series

Ayer abrimos el tarro de las esencias al recordar una de las mejores series de televisión que jamás se han emitido: el Equipo A. Las nuevas generaciones se jactan de que vivimos una época dorada de las series americanas, pero si echamos la vista atrás rápidamente comprobamos que eso no es así. Que en los ochenta y en los noventa se hicieron grandes series y que a pesar de ellas… los que hoy tenemos más de treinta tacos, seguimos equilibrados.

Si algo tenían las series antiguas era buen gusto musical. Yo apenas recuerdo nada de esta serie… pero la música… la música es otro cantar. ¿Quién no recuerda al Sheriff Lobo?



En los noventa a alguien le dio por hacer un coche fantástico (tranquilos, que no os voy a poner la musiquita de Kit), pero tras el coche llegaron motos y helicópteros. Camiones no se hicieron porque Goliat ya se encargaba de tocarle las pelotas a Michael Knight.





Pero si había una serie que marcó a la gente de nuestra época y nos hizo volar, saltar, dar piruetas e incluso a alguno que otro le hizo saltar por la venta, fue la inigualable ‘El gran héroe americano’.


También había series que no necesitaban un malo que durase tres o cuatro temporadas. Antaño, los héroes eran tan mazacotes y listos que un capítulo les bastaba para cargarse al villano de turno. Eso sí, nunca lo mataban. Pero para clase clase, las intros de Remington Steel y Luz de luna.





Si hablamos de series de ciencia ficción y no queremos caer en las típicas, siempre podemos echar mano de ‘La fuga de Logan’ o ‘Starman’. Por cierto, ¿alguien recuerda si Starman y su hijo encontraban a la madre?





Pero si hubo una serie mítica que pudo hacerle sombra al Equipo A fue, por supuesto, McGiver. Antes de que Richard Dean Anderson se dedicara a cruzar puertas estelares, ya era capaz de ir a la Luna con un montoncito de palitos de helado y un par de gomas elásticas.




Pero habían más, muchas más. Series inolvidables que marcaron una época y que, aún hoy, sus estribillos nos hacen retroceder y recordar un pasado en el que las cosas, tal vez no fueron mejores, pero sí que eran distintas.








By David Mateo with 9 comments

jueves, septiembre 17

Ya tenemos Equipo A

Hoy el mundo luce un poquito más radiante.
Hannibal, Fenix, MA y Murdock se han vuelto a reunir.
¡¡Viva el Equipo A!!



(Y gracias a Dios nadie se ha acordado de Frankie Santana)


By David Mateo with 12 comments

Marvel vs Disney

By David Mateo with 2 comments

miércoles, septiembre 16

John Connolly: el otro negro

Mi amigo Juanjo Tena lleva algo más de seis meses recomendándome las novelas de John Connolly y lo cierto es que, aunque sus argumentos me convencían, el exceso de pila impidió hasta hace bien poco efectuar la compra de su primera novela: Todo lo que muere.
Ya llevo tres cuartas partes de la misma y puedo decir que el pulso que Connolly imprime a sus libros es poderoso y muy sugerente. La trama se desliza por el género negro puro y coquetea con lo sobrenatural, creando un binomio muy inquietante que te mantiene sujeto al libro. En ‘Todo lo que muere’ la historia gira entorno a un expolicía, Charlie Parker, que acaba de perder a su familia a manos de un asesino en serie. Eso le convierte en un ser atormentado y violento que trata de seguir el rastro de una joven desaparecida Catherine Demether a petición expresa de los magnates de una fundación muy poderosa —¿les suena el argumento?—. Sea como sea, cualquier tipo de coincidencia con el libro de Stieg Larsson acaba aquí, pues Connolly nos sumerge en el mundo de la mafia, el tráfico de drogas y de los asesinos en serie. Todo ello salpicado por unos toques sobrenaturales muy sugerentes que provienen de los médiums de Nueva Orleáns y la búsqueda de un asesino en serie que se divierte arrancando la piel de sus víctimas.
Francamente, la novela de Connolly me ha enganchado. Su voz seductora en la narración y su detallismo descriptivo lo convierten en un escritor muy interesante que ya tiene un buen puñado de novelas en su haber. No creo que sea la última vez que entre en el oscuro universo de Charlie Parker.

By David Mateo with 7 comments

martes, septiembre 15

Torchwood: Children of Earth

El primer recuerdo que tengo del Doctor Who proviene de mi infancia, concretamente podría definirse como ‘aquella serie tan rara en blanco y negro de extraterrestres que echaban por la TV3 antes de Bola de drac’. Dado que no podía verla siempre, porque llegaba justito del cole, acababa muy frustrado pues los episodios se continuaban unos a otros y muchas veces no me enteraba de nada. Pero los argumentos insólitos de aquellas historias y las excentricidades del buen doctor y de sus ayudantes me tenían pegado como un imán a la televisión.
Ese es el primer recuerdo que tengo del doctor Who… el último surge del spin-off de la serie madre, concretamente de la tercera temporada de Torchwood.
Hace cosa de una semana, Rafa Marín me dio un ultimátum: o ves la tercera temporada de Torchwood o te retiro la palabra. Un par de días después, Juanmi Aguilera también catalogaba esa temporada como un ejemplo encomiable de lo que debería ser la ciencia ficción. Obviamente, con tales referencias, sólo quedaba una opción: descargarla con la mula. Vaya por delante que Torchwood, hasta entonces, era una serie que me gustaba, simplemente. Alternaba capítulos chulos, con otros que me echaban para atrás. La estética cutrelux de algunos monstruitos me daba repelús, pero los personajes estaban bien construidos y deparaban historias la mar de divertidas. Sea como sea, nunca me había preocupado de verla en versión original, sino que aguardaba pacientemente a la versión doblada.
Pues bien, Torchwood: Children of Earth es, sin lugar a dudas, una de las mejores series de ciencia ficción que he visto jamás.
La tercera temporada de Torchwood está compuesta por cinco capítulos de una horita cada uno. No son independientes, sino que forman una historia común. Se puede ver de una sola sentada, como una macropelícula, y ni siquiera es necesario haberte papeado las otras dos temporadas. Los cinco capis forman una unidad independiente. ¡¡Pero qué cinco capítulos!!
Torchwood cuenta la historia del capitán Jack Harkness y de su equipo, dedicados a la defensa de la Tierra contra alienígenas. En el momento en que comienza ‘Children of the Earth’, el equipo está compuesto por Gwen Cooper, una expolicía, e Ianto Jones, el cerebrito, que mantiene una relación romántica con el propio Harkness (sí, al capitán le va tanto la carne como el pescado). El doctor Who dijo de Jack Harkness que es un punto continuo situado en el tiempo y el espacio, es decir, que no puede morir y siempre ha mantenido el mismo aspecto. Por lo tanto, Harkness es uno de esos tipos impredecibles que ha visto ‘demasiadas cosas’.
El comienzo de ‘Children of Earth’ es demoledor. Todos los niños de la Tierra comienzan a sufrir extrañas parálisis y anuncian la llegada de una entidad alienígena. Inmediatamente, las autoridades del planeta se ponen alerta ante el extraño comportamiento de sus hijos y desde la cúpula del gobierno inglés —de forma inexplicable— se pide la cabeza de los miembros del equipo Torchwood, los únicos preparados para hacer frente a este tipo de contingencias.
Ese es el comienzo de la aventura más trepidante y aterradora a la que se ha enfrentado el capitán Harkness. Pero lo peor todavía está por llegar, pues como resulta obvio hay muchos secretos guardados bajo los escritorios de las autoridades inglesas y los alienígenas, para empeorar aún más las cosas, hacen una terrible proclama: La humanidad será destruida si no se entrega al diez por ciento de los niños de la Tierra.
El dilema moral que se mantiene a partir de ese momento se vuelve crucial y demoledor. Nos encontramos ante un Primer Ministro superado por las circunstancias y ante una serie de decisiones que harán tambalear el equilibrio emocional de todo el mundo. Y ojo, los problemas a los que nos enfrenta la serie y que derivan de las exigencias de los alienígenas no son resueltos con actos heroicos ni vamos a ver al Primer Ministro de Inglaterra subido en un avión y enfrentándose a la nave nodriza alienígena… ni mucho menos, cada una de las posturas que toman los personajes de la historia entrañan un dilema moral y un dramatismo angustioso. Hay acción, mucha acción a lo largo de la serie, pero Torchwood, al igual que los antiguos capítulos del Doctor Who, propone encrucijadas psicológicas que deben ser resueltas con sacrificios y dolor.
Por otro lado, la tercera temporada de Torchwood acaba convirtiéndose en una escuela de cómo tratar a los personajes, sean secundarios o protagonistas. Cada rostro que aparece en la serie tiene un propósito o lleva a cabo una función específica a lo largo de la historia, sea positiva o negativa. Los personajes no están por estar, sino que todo forma parte de un plan maestro que los guionistas perpetran con una minuciosidad deslumbrante. Por supuesto, los guiones cargados de clichés y las situaciones tópicas tan manidas en las películas norteamericanas, aquí no aparecen. Es una historia adulta para público adulto. Incluso los personajes principales de Torchwood, arrastrados por las dimensiones de la catástrofe, acaban aplastados por los acontecimientos y ceden el protagonismo a todos esos secundarios que poco a poco van ocupando su lugar preponderante en el escenario global de la serie.
La tercera temporada de Torchwood es terrorífica, sobrecogedora y, sobre todo, impactante. En Inglaterra se convirtió en un fenómeno social que arrastró a muchísimos aficionados. Yo, por supuesto, no he aguardado a ver la versión doblada y mi consejo es que vosotros tampoco lo hagáis. Torchwood: Children of Earth es una joya de la ciencia ficción y una de las ideas más brillantes pergeñadas en los últimos tiempos.


By David Mateo with 13 comments

lunes, septiembre 14

Distrito 9


Vamos con la película controvertida de la semana: Distrito 9, una de esas historias enfocadas en varios niveles que te hacen reflexionar mucho.
Distrito 9 nos habla del Apartheid de Sudáfrica, de la violencia injustificada, de la segregación racial y de la violación de los derechos humanos. Es un retrato descarnado de una sociedad cada vez más globalizada que pierde sus instintos morales. Yo todavía recuerdo los problemas que tuvimos en mi barrio, la Malvarrosa, cuando tenía trece o catorce años; en él existía un gueto de gitanos en donde se mezclaba todo: racismo, violencia y delincuencia, y lo cierto es que ese inestable cóctel provocó que al final las relaciones con los vecinos se volvieran cada vez más tensas y estallaran en las trágicas circunstancias que pudimos ver por la mayoría de los canales de televisión: manifestaciones, cargas policiales, detenciones… en fin, violencia.
Mientras veía Distrito 9, en cierta forma, recordaba aquellos días de mi adolescencia. Sin entrar en el meollo de la película, vamos a hablar del argumento inicial: una nave extraterrestre que se posa sobre Johannesburgo y deposita sobre la Tierra toda una población de criaturas cucarachoides que se han visto obligadas a exiliarse de su planeta. Las autoridades deciden crear entonces el Distrito 9, un gueto alienígena aislado de la ciudad. Pero veinte años después, las costumbres de los nuevos inquilinos de la Tierra confrontan con los instintos raciales de los humanos y provocan todo tipo de situaciones vandálicas. Además, donde se establece la miseria también afloran las semillas más podridas de nuestra sociedad: venta de armas, prostitución, extorsión, etc etc…
Como he dicho antes, mientras veía el Distrito 9 recordaba aquellos tiempos en los que la Malvarrosa no era conocida precisamente por sus excelentes playas o por estar muy próxima al recinto de la Fórmula 1, si no que venían a mi cabeza las noches en los que los vecinos hacían rondas de vigilancia para detener a los yonquis que llegaban a las Casitas Rosas en busca de su chute, los altercados entre gitanos y payos, las cargas de los policías contra los manifestantes… es decir, todos los incidentes que convirtieron a la Malvarrosa en un polvorín. Pues más o menos eso es lo que refleja la película de Neil Blomkamp: un conflicto interracial que se vuelve insostenible, hasta el punto que las mismas autoridades que decidieron crear un gueto proponen trasladar a los cucarachoides a una campo de concentración donde mantenerlos aislados.
Justo en ese punto arranca la verdadera película. La Multi National United (MNU), empresa dedicada a la comercialización de armamento, es la encargada de llevar a cabo el traslado, para ello se confía en Wikus Van De Merwe, yerno del capo de la MNU; un tipo bastante torpe con hambre de fama. Creo sinceramente que lo mejor de la película es el principio, cuando a través de los ojos de Van De Merwe se ven los primeros pasos del desahucio. La situación se nos presente en forma de documental, salpicado de testimonios de la gente que rodea al protagonista y que nos hablan de un destino sedicionista del propio Wikus. Más adelante iremos viendo como tal sedición no existe y que la imagen pública que se transmite desde los medios de comunicación, una vez más, nada tiene que ver con la angustiosa realidad.
Sea como sea, aunque la historia de Van de Merwe es interesante, lo mejor ocurre en el gueto y en el tratamiento que Neil Blomkamp hace de este Apertheid tan especial. Tal como sucedió en Sudáfrica, vemos como las bandas de delincuencia se han establecido entre los alienígenas y que los nigerianos hacen su agosto vendiendo comida y armas entre una población cada vez más diezmada por las circunstancias. Incluso la prostitución ha llegado al Distrito 9 y, con ella, todo tipo de creencias y rituales. El documental que Wilkus va grabando durante su primera visita al gueto es impresionante, pues en él se capta con precisión la miseria en la que viven sumidos los cucarachoides debido a la diferencia de costumbres que los separan de la raza humana. En algunos instantes, las relaciones entre humanos y alienígenas son tan dispares que se desatan situaciones disparatadas.


En lo referente al CGI de la peli, Weta hace un buen trabajo, tanto en las escenas de acción donde intervienen los mercenarios de la MNU, como en toda la tecnología alienígena, como en los bichejos de marras. Quizás, en los primeros planos de los cucarachoides la cosa cante un poquito más, pero dadas las circunstancias, tampoco nos podemos quejar.
No obstante, la película a mí se me hizo un pelín larga y dejó de interesarme tanto a partir del ‘golpe terrorista’… y dejo ahí el tema para no dar más pistas a la gente que todavía no haya visto la película. A partir de ese momento, la acción prima sobre la historia y de alguna manera eclipsa todo lo bueno que Neil Blomkamp había relatado al principio. Creo que Distrito 9 exuda demasiada adrenalina a partir de ese momento, como si Blomkamp se hubiera quedado sin historia que contar y lo compense todo a base de tiros, armamento supersofisticado y robots cada vez más bizarros. Se olvida del buen ritmo que había impreso en la película y todo cuanto ocurre a continuación nos lo hace digerir con grandes dosis de acción. Las situaciones se repiten (Wikus pasa de manos de los nigerianos a las de los mercenarios de la MNU y luego otra vez a los nigerianos y luego otra vez a la MNU) y la relación empática entre el propio Wikus y los cucarachoides queda poco fortalecida, hasta el punto que las decisiones y las emociones de los personajes se me antojan un pelín forzadas.
Sea como sea, la extensión de las películas, hoy en día, es un mal endémico. Las pelis tienen que durar dos horas per se. Y si no llegan a esa extensión hay que rellenarlas. Yo creo que Distrito 9 no necesita esas dos horas y si Blomkamp se hubiera conformado con horita y media u horita y tres cuartos, habría obtenido un producto más redondo.
Tampoco creo que Distrito 9 vaya a recaudar lo mismo que en USA. Fui a verla el domingo por la tarde, en una sesión que teóricamente debería haber arrastrado al público en masa a la sala, y por lo que pude captar, la peña se decantó más por un San Valentín Sangriento, enésima adaptación de la requeteversionada Viernes 13. Y las pocas parejitas o adolescentes que se dejaron caer por allí se levantaron bufando y malmurmurando contra la historia. Supongo que en los tiempos que corren difícilmente puedes estrenar una película de ciencia ficción que no sea Independence Day. Además, hay que tener en cuenta que el señor Blomkamp no se corta un pelo a la hora de exhibir imágenes violentas o truculentas en la pantalla, y eso a mucha gente le va a echar para atrás.
Pese a todo, Distrito 9 es una pequeña joyita imprescindible en el género de ciencia ficción. Tiene momentos muy atractivos —como el mencionado desahucio de alienígenas— y las peripecias que sufren Wikus Van De Merwe y la ‘gente’ que lo rodea también engrandecen esta opera prima de Blomkamp. No seré tan osado como para decir que es la mejor película del año, pero sí que es de obligado visionado.

By David Mateo with 8 comments

sábado, septiembre 12

Tajundrerías

Más Tajundra, aquí.

By David Mateo with 2 comments

viernes, septiembre 11

Cine, cine, cine, cine.... más cine por favor.

Hace tiempo que no miramos la cartelera, así que vamos a echar un rápido vistazo a los últimos estrenos, aunque digo desde ya que en muchos casos vale la pena meterse a la sala de los G.I.Joes antes que aguantar algunos truños que han llegado con la vitola de megaproducción del verano.

Resacón en las Vegas

Pues qué quieren que les diga, me habían hablado tan bien de esta peli que me llevé un buen chasco. Odio las estupipelículas americanas. No aguanto chuminadas del tipo ‘Colega donde está mi coche’ ‘Vaya par de fumaos’ o ‘American Pie’. Me empacha ese tipo de humo. Con ver una o dos al año tengo suficiente para llenar el depósito de gamberradas chorras. Cuando empezó el verano tenía la sensación de que ‘Resacón en las Vegas’ era otra más, pero los programas de radio, que dejaban entrever que esta película no tenía nada que ver con otro tipo de producciones parecidas y que era divertidísima, me hicieron cambiar de opinión. En fín… una notable decepción. La peli tiene unos cuantos gags disparatados, les coges cariño a los personajes, pero conforme va transcurriendo la historia se vuelve un poco tostón. Coincido con todo el mundo en que lo mejor de la película son las fotos pasadas de vuelta del final, ahí sí que me descojoné vivo. Se olvida tan rápido como se ve.

GI Joe

Pues eso, soldaditos dándose de leches. Acción trepidante de principio a fin y muchos efectos especiales, que a veces cantan más que Raphael en Navidad. ¿Por qué se dice que vivimos una época dorada de los efectos especiales cuando en algunas pelis cuando los introducen da la sensación de que quedan como un pegote? Lo malo de esta peli es que no tiene a Meggan Fox, una baza que Transformers 2 sí que tenía. Así que no nos queda más remedio que conformarnos con las curvas de la Sienna Miller. Entre todo lo que se ha estrenado en verano es lo más visible. Francamente… vayan a ver Up.

Expediente 39 / Exorcismo en Conneticut

¿Y ahora se estarán preguntando: por qué este tío pone estas dos pelis juntas? Porque son dos grandes películas que vamos a tratar a la vez. Pero son grandes por la enorme cantidad de topicazos que los guionistas han metido en ellas. ‘Expediente 39’ es otro clónico de ‘La semilla del Diablo’ o ‘Damien’, lo que pasa es que aquí en vez de dar a luz al criajo de turno, lo adopta una asistente social. Concretamente este tipo de películas me superan, me parecen todas iguales, los niños acaban siendo insufribles (aunque tengan un demonio dentro) y el único aliciente es ver el modo retorcido en que morirá la siguiente víctima que le ha tocado los huevos (en este caso los ovarios) a la criaturita endemoniada de turno. ‘Exorcismo en Conneticut’ es otra peli de fantasmas que juega con el rollo del hectoplasma. Los personajes enganchan, sobre todo la relación turbulenta que se llevan la madre y el hijo afectado de cáncer, pero una vez más nos encontramos con miles de tópicos de las historias de fantasmas que poco a poco se van comiendo el argumento insustancial de la película. Estaría bien que alguna vez, algún director o guionista de Holliwú se sacara de la manga un guión que fuera más allá de ‘ésta es una casa encantada y sus habitantes murieron de una forma muy violenta’. La única sorpresa la ves venir desde lejos porque mientras se desarrolla la película no paras de decirte: ‘uys, pobrecito, ese no puede ser el malo, si es muy guapo y siempre pone cara de alelado’. Y, efectivamente, no es el malo.

Anticristo

Cansado del mal rollo que me han dejado todas estas pelis, fui a ver la gran esperanza del pirado de Lars von Trier para levantar un poco el ánimo. Admitámoslo de una vez por todas, éste tío tiene que estar muy mal de la chota para hacer este tipo de cine. Anticristo es una fábula sublime del mal gusto. Pero no porque sea una mala película, ni mucho menos, pero en ella se sintetiza todo lo oscuro, todo lo siniestro, todos los demonios y la vileza que puede albergar el alma humana. Por lo tanto, una película con las tripas tan podridas sólo la puede esbozar un pirado. Anticristo compagina paisajes inconmensurablemente bellos con fotogramas espeluznantes que te obligan a removerte inquieto o asqueado en la butaca. Cada toma del bosque deja sin aliento por la energía sobrenatural que desprende. Durante la película hay pequeños clips protagonizados por Charlotte Gainsbourg que te absorben simplemente por la fuerza de las imágenes y de los colores. Eso sí, abstenerse mentes depresivas o gente no acostumbrada al gore, porque lo pasarán francamente mal. Como he dicho al principio Lars von Trier ha dibujado una película enferma, y si no eres consciente de que vas a ver precisamente eso, puede que en ciertos momentos las imágenes te peguen una patada en el estómago. Los diez primeros minutos impresionantes: el salto del ángel del protagonista desde la ventana parece una loa a alguno de los poetas del Siglo de Oro. Los personajes no copulan ni practican sexo, ‘chingan’ como conejos. La escena de las raíces del árbol brutal. Y sólo me queda una duda: ¿de verdad Willem Dafoe enseña su cosita en primer plano?

Enemigos públicos

Michael Mann me encanta, puede que peque de ser un director en ocasiones un pelín lento, puede que la influencia política en algunas de sus producciones aplaste la acción, pero es un director que pocas veces me decepciona. Hizo lo imposible en ‘Corrupción en Miami’, poner al día las desventuras de Sonny Crockett y Ricardo Tubbs, en Alí se marca un retrato brutal de la sociedad americana de finales de la década de los sesenta-principios de los setenta, y si ya nos remontamos a ‘Heat’ o a ‘El último mohicano’ pare usted de contar. En enemigos públicos nos cuenta la vida de John Dillinger y su banda. Una vez más, las escenas de tiroteos, que tan bien retrata el tito Mann, se salen y la historia mantiene un hilo argumental bien hilvanado a través del romance entre Dillinger y Billie Frechette. Personalmente, la francesita Marion Cotillard y Christian Bale en su papel del agente Purvis, eclipsan al propio Deep, que mantiene el mismo gesto en toda la película. En general, ‘Enemigos públicos’ le da sopas con ondas a todas las películas que se han estrenado este verano. Imprescindible.

Por cierto, le tengo que dar las gracias a Pedro Cifuentes que me ha dedicado una de sus tiras en su maravilloso blog 'La Patrulla X siempre gana' y que encima está relacionada con 'Déjame entrar' y el bueno de Edward Cullen, casi na... ¡¡Gracias Cifu!!




By David Mateo with 7 comments

jueves, septiembre 10

Mis diez zombis

Admitámoslo, todos tenemos un zombi en nuestro corazoncito. Nos gusta tirarnos en el sofá a ver la tele, dormitar durante la hora de la siesta y babear como orangutanes en el pasillo cuando en la cocina se prepara un entrecot a la pimienta. Somos zombis, soñamos con zombis y mataríamos por tener una novia zombi. El mundo se divide entre los muertos y los no muertos, así que semejante diatriba nos lleva a reflexionar durante unos minutos y decidir: ¡¡¡¡¡¡¡nuestros diez zombis favoritos!!!!!!! Y esta vez no hay escapatoria posible. Aquí va mi lista.

La noche de los muertos vivientes: Es la película indispensable. El clásico de los clásicos. Romero llevó el cine de zombis a una nueva dimensión. Todos reverenciamos a Romero y le perdonamos estupipelículas como ‘La tierra de los muertos’ o ‘El diario de los muertos vivintes’ porque Romero es simplemente Romero y la obra de Dios es incuestionable. Romero nos enseñó que los zombis jamás podrán correr porque tienen los tobillos podridos y, pese a todo, incluso Usain Bolt acabaría destripado a sus pies. Sus personajes tienen la cualidad de encerrarse en una casa asediada por un ejército de resucitados y filosofear sobre la vida y la muerte, sobre la moralidad y la inmoralidad del mundo y de las gentes que lo pueblan. Por supuesto, Duane Jones sería la persona que yo elegiría para pasar un holocausto zombi porque es el héroe por excelencia y maneja como nadie el rifle. Para mí, la mejor de las cuatro películas, aunque ‘El amanecer de los muertos’ (la del 78) también es cojonuda.

El amanecer de los muertos: Ni Watchmen, ni 300, ni pollas en vinagre. La película de Zack Snaider es el ‘Dawn of the dead’ que ponía al día la antigua versión de Romero con la ayudita de James Gunn. Aquí los zombis corren que se las pelan (creo que en la versión de Romero ya lo hacían) y se trapiñan todo lo que se les pone por delante. La escena del tirador matando al zombi que se parece Charles Bronson es cojonuda (sí, Andy es la leche disparando) y la zombi gorda saliendo de debajo de la sábana también es descojonante. Esta peli recoge la esencia de los viejos zombis y la revitaliza con una puesta en escena bárbara. Yo la suelo ver una o dos veces al año porque me pone las pilas, sobre todo cuando los supervivientes se escapan del centro comercial en los furgones blindados y el tema comienza complicárseles. Si todavía no la has visto, no sé a qué estás esperando.

Resident Evil 2: ¿Quién ha dicho que sólo íbamos a hablar de cine? Recuerdo la primera vez que me puse en el pellejo de Leon S. Kennedy y me adentré en las calles de Raccon City en busca de la comisaría… ¡¡aluciné en colores!! Vale, llegué un poco tarde porque los STARS ya se habían perdido en la mansión en la primera parte del juego, pero luego hice acto de contrición pasándome los dos CD’s del Resident Evil 2, terminando el Resident Evil 1, el Resident Evil 3 (¡¡sobreviví a Némesis), el Code Verónica y el Resident Evil 4 (impagable los gallegos mexicanos). Creo que hasta aquí va a llegar mi idilio con los zombis de Umbrella, porque no tengo en mente pillarme ninguna consola más, pero no olvidaré fácilmente el día en que dejé seco a William Birkin después de que hubiera mutado en mil formas diferentes. Las pelis de la Jovovich son infumables, a excepción de la primera que se deja ver, pero los juegos… eso ya es otro cantar. Calidad de la buena, con litros de hemoglobina chorreando por la pantalla del televisor y mutaciones a mansalva. Inolvidable.

Guerra mundial Z: Supongo que este joyita de Max Brooks se hará superconocida en cuanto la productora de Brad Pitt ponga en marcha la cámara, el señor Extrañinsqui escriba el guión (jódete Quesada) y Marc Foster se dedique a dirigir. Es el libro de zombis, sin más. Minuto a minuto el avance de la pandemia, siempre desde el punto de vista de los supervivientes. Una colección de entrevistas y de narraciones inquietantes de aquellos que lograron evitar la catástrofe mundial que se produjo con el advenimiento zombi. Es el típico libro que recomiendas cuando alguien te pide consejo… ¡y siempre aciertas! Mientras uno lo lee cree que realmente puede llegar el día en que la epidemia se desate y todos nos convirtamos en zombis. La historia más fantástica vista desde el punto más realista. Si no lo tienes, ya puedes correr a comprarlo porque encima ya está disponible en bolsillo.

28 días después: Danny Boyle es capaz de lo mejor y de lo peor. Tan pronto te suelta un truñete como ‘Sunshine’ como arrasa en los oscars con una obra de arte como ‘Slumdog Millionaire’. Por supuesto, ’28 días después’ se puede contar entre sus aciertos. Aquí ya no encontramos al zombi carcomido, más bien nos enfrentamos al zombi rabioso, afectado -¡cómo no!- por un virus. El arranque de la película nos presenta escenarios vertiginosos completamente desiertos, las imágenes de Londes o Manchester convertidos en cementerios apabullan por su dramatismo. La muerte de Frank, ante la mirada estupefacta de Hannah, es una cuchillada por la espalda en toda regla. Y los últimos treinta minutos de película, en la que el ser humano demuestra un perfil psicológico más enfermo que el de los propios zombis, encajan perfectamente con la filosofía que engrandece este tipo de películas: el zombi puede ser un elemento catalizador muy interesante para evaluar las emociones humanas. Por cierto, su secuela, ’28 semanas después’ –igualmente indispensable- muestra las escenas de persecución zombi más acojonantes jamás filmadas.

La divertida noche de los zombis: Lo sé, lo sé, todos os estaréis preguntando: ¿y por qué esta película? Si es malísima. Todos tenemos nuestras películas zombis por una razón u otra, y esta entra en mi panteón por ser la primera peli de antropófagos de cerebros que vi en el cine y me dejó en estado de shock. Creo que tendría diez u once años cuando la vi en compañía de un amigo, esperábamos encontrarnos con una historia disparatada y, en cambio, asistimos a una suculenta sesión de desmembramientos y descuartizamientos que me hizo pasar media película con los ojos entrecerrados. Esa misma noche nos fuimos a Serra, a pasar el fin de semana en el chalet de mi amigo, y decidimos ir a un cine de verano que había a las afueras del pueblo. Lo malo es que para llegar al recinto había que atravesar un pequeño bosquecillo. De la película que vimos en aquel cine no recuerdo nada, pero tanto en la ida como en la vuelta, pensé que había un zombi amagado detrás de cada árbol dispuesto a arrancarme el cerebro a dentelladas. Por supuesto, esa noche no pegué ojo en el chalet de mi amigo y, desde ese momento, fui consciente de lo peligroso que podía llegar a ser un zombi.

Zombies Party: Repitamos todos ‘Edgar Wright es Dios y Simon Pegg su pastor’ porque a lo tonto a lo tonto estamos ante el mejor homenaje que jamás se le ha hecho a Romero. La película es disparatadamente buena. Una comedia inglesa, ácida y sarcástica, del conformista que pasa media vida en un bar hasta que el holocausto zombi le coge por los huevos y le hace comprender por las malas cual es su lugar en la vida. Simon Pegg (Shaun) y Nick Frost (Ed) forman la mejor pareja de actores cómicos desde Pajares y Esteso o Jackie Chan y Chris Tucker, y por supuesto el Winchester es el lugar donde todo ser humano querría refugiarse durante el holocausto zombi. ‘Zombies Party’ fue una de mis comedias preferidas hasta que llegó, cómo no, ‘Arma fatal’, pero esa ya es otra historia…

El ejército de las tinieblas: Es muy difícil decidirse por una de las películas de la trilogía ‘Evil dead’, así que voy a echar mano de mi corazoncito de escritor de novelas fantásticas y me voy a decantar por la última peli del señor Raimi. Por supuesto, la vi en el cine con un montón de amigotes, a la tierna edad de 16 añitos (aysss… quien los pillara), así que ya podéis imaginar la conmoción que provocó en mi cabeza esta película. Cuando salimos del cine todos nos hubiéramos cortada la mano izquierda para ponernos una sierra eléctrica y parecernos a Bruce Campbell. Por suerte, el sentido común prevaleció sobre nuestras neuronas adolescentes y nos conformamos con darle unos cuantos martillazos al coche para que se pareciera lo más posible al buga de Ash. Desde entonces, la frasecita ‘Klaatu verata Nikto’, a parte de usarse para arrancar los servomotores de los robots gigantes, es muy empleada para llevar a cabo toda clase de sortilegios resucitadores y siempre he soñado con ligar con una clienta pechugona del Carrefú con ese poema shakesperiano que viene a decir: ‘Me llamo, Grumm, electrodomésticos. Nena, dame tu cariño.’

Dead set: Hemos hablado de libros, cine, videojuegos y faltaba una serie de televisión. No me voy a extender mucho en esta referencia, porque a ‘Dead set’ o ‘Muerte en el plató’ (como creo que la han rebautizado en España) ya le dediqué una entrada. Como todas las cosas buenas que se emiten en TV, creo que aquí ha pasado bastante desapercibida, programándola en un horario infrahumano y en un canal de pago, así que no dudéis y echad mano de la mula para recuperarla porque es una de las mejores series que se han hecho en TV. Un Gran Hermano plagado de zombis, algo que todos soñamos con que pase alguna vez. Más información, aquí.

Los muertos vivientes: Y nos quedaban los cómics, ¿no? Pues nada, Robert Kirkman es el George Romero del noveno arte. Su saga ‘Los muertos vivientes’ es una lectura indispensable para todo aquel que se precie como amante del género. Desde el primer volumen ‘Días pasados’ seguimos las andanzas de Rick Grimes en la búsqueda de su familia, adentrándonos en los sórdidos recovecos de la mente humana. Viajamos con un grupo de supervivientes (¡cómo no!), sumergiéndonos en sus miserias y en sus desdichas. Una vez más, el germen que se fermenta en el cerebro del ser humano tras la hecatombe nos demuestra que podemos a llegar a ser más mezquinos que un zombi carcomido y básico. Lo bueno de este comic es que va más allá de lo que muestra cualquier película o cualquier serie. Se trata de una historia inacabada que va creciendo y enriqueciéndose en cada volumen. Una saga imprescindible para cualquier amante del género de terror o cualquier aficionado al cómic. Junto a ‘Y, el último hombre’ de Vaughan, una de mis series preferidas.

Pues nada, estos son mis diez zombis preferidos (por supuesto, toda lista tiene su lado injusto pues me he dejado muchas historias en el tintero); pero por una razón u otra, estos diez zombis que he escogido son los que mejores -¡y peores!- momentos me han hecho pasar. Ahora solo falta saber cuáles son los vuestros.


By David Mateo with 16 comments

miércoles, septiembre 9

La felicidad

Fíjense ustedes lo fácil que es hacerme feliz. El lunes por la mañana, sin ir más lejos, tenía una reunión en Onda, así que madrugué y, bajo un cielo encapotado, me desplacé hacia tierras de Castellón. Andaba con la mosca detrás de la oreja, porque en Valencia el sábado había llovido y las temperaturas se habían desplomado y el domingo había vuelto el bochorno… ¡¡horror!!
En cuanto salí de Valencia y crucé Sagunto, el cielo se cerró sobre mi cabeza y comenzó a llover en abundancia. Por la altura de Moncofa seguía lloviendo y en Onda el cielo encapotado dejaba entrever algun rayito de sol. Después de la reunión, el cielo se puso completamente negro y comenzó a jarrear agua. ¡Viva! El verano ha pasado a mejor vida. Llueve, el firmamento está gris, amenaza tormenta. ¡Adiós agosto indeseable! ¡Bienvenido septiembre, pregonero de tormentas devastadoras y de la gota fría! Soy inmensamente feliz.
A la altura de la Vall d’Uxó, lugar donde volví a hacer escala, la lluvia continuaba y el cielo estaba más oscuro si cabe. Por momentos me sentía el hombre más feliz de la Tierra. Casi podía ver las playas cerradas a cal y canto y el termómetro desplomándose por debajo de los veinte grados centígrados. Cuando hice mi tercera parada en Moncofa, no llovía: ¡el cielo se meaba literalmente sobre mi cabeza en un estallido de éxtasis!
Definitivamente, Levante había dicho adiós al verano.
Mi gozo en un pozo: dejo atrás la provincia de Castellón, paso Sagunto y a la altura de Port Saplaya, los cielos se abren y un sol de justicia cae a plomo sobre la carrocería de mi Mondeo. Adiós, frío querido. De nuevo el termómetro marca treinta grados centígrados y el sol diseca a los perros por las aceras. El infierno ha regresado y me vuelvo a sentir desdichado. Por un tiempo he sido el tipo más feliz del mundo, pero la felicidad es efímera. ¡¡Que pase de una vez el calor, por favor!!

By David Mateo with 17 comments

martes, septiembre 8

Septiembre

Dejé de currar en mayo, tras la Feria del Libro de Moncofa y los tropecientos talleres de la Vall d’Uxó… y ahora toca volver a ponerse las pilas en septiembre, eso sí, dejando a un lado el trabajo de campo y volcándome en aspectos presupuestarios. De momento parece que los viejos talleres renuevan: Moncofa, Xilxes y la Vall y otros tantos se están negociando con poblaciones más grandes como Onda o Villarreal. Todavía recuerdo con cariño cuando mi buen amigo Toni Casares me preguntó: ¿Te sientes con ánimo para meterte en un aula con tropecientos niños? … A día de hoy, sabiendo todo lo que sé y colaborando con empresas de primer orden a nivel educativo como Mon de Animació, estoy encantado de haberle dicho «sí» a Toni.
Nunca hubiera pensado que el trabajo con chavales en coles, institutos o bibliotecas pudiera suponer una satisfacción tan grande. Es verdad que por estas fechas me entra un poco el canguelo. Nuevo curso y nuevos alumnos. Y si no son nuevos, después de cuatro meses de vacaciones, cuesta igualmente dar un paso al frente y encontrarme de golpe con todo el maremagno de chavales. Por supuesto, Moncofa sigue siendo el lugar más mágico de todos. Son tres años ya trabajando en ese municipio, y el sentimiento de apego que tengo se cuantifica de forma infinita.
También ando con la vista puesta en la Feria del Libro del año que viene en Moncofa y ahora estamos tanteando la de la Vall, sería el premio gordo y un pasito más en el currículum. Pero hay otro premio aún más gordo que todavía no puedo contar. Gordo no… ¡gordísimo! Uno de esos eventos que dejan huella en la Comunidad y por qué no… en todo el país. No obstante, para que se concrete ese proyecto todavía queda mucho que andar y mucho que negociar, y hasta el 2011 no habría puesta en escena.
Septiembre para mí es un mes tedioso, ando revisando libros, preparando presupuestos y rememorando esas vacaciones que saben como el turrón fuera de Navidad. Lo que me mola es el trabajo de campo, ir a un aula o a la sala de una biblioteca y empezar a escribir con los chavales. Abrir el procesador de texto y, simplemente, sumar cifras y redactar palabrería técnica me resulta monótono. Prefiero mil veces la escritura creativa… probablemente por eso olvidé mi faceta administrativa.
Tengo miedo al mes de octubre pero a la vez ansío con toda el alma que llegue. Puede que este año sea crucial para mi pequeña empresa, que poco a poco deja de ser pequeña y comienza a desperezarse. Llevar la animación lectora de las poblaciones más importantes de la Plana Baixa puede ser una experiencia vertiginosa. Estoy en el impás de tomar importantes decisiones: crecer y multiplicarme o seguir llevando las riendas del proyecto y continuar siendo un pequeño autónomo. Para la primera opción tendría que empezar a contratar algún comercial y a algún animador social que me cubriera las espaldas, pero esa perspectiva me abruma y me resulta agotadora. Además, no dejo de darle vueltas a la cabeza de que estamos en período de crisis y que casi es un pecado que a uno las cosas le vayan medianamente bien mientras otros no pueden pagar la hipoteca a final de mes. Lo creáis o no, eso coacciona mucho mi visión de crecimiento, porque a veces tengo la sensación de que este dichoso país va a venirse abajo y voy a fallarles a mis futuros empleados. Y no me preocupa fallarme a mí mismo, pero sí que me preocupa fallarles a otras personas. Sin embargo, el trabajo administrativo, comercial y presupuestario cada vez me agota más, así que al final no me quedará más remedio que sopesar cual es el agotamiento que más pereza me produce: si el agotamiento de cargar con todas las responsabilidades de mi empresa o el agotamiento de pensar que voy a tener que contratar a una o a dos personas. Lo sé, casi suena ridículo, pero es una encrucijada que desde hace tiempo lleva comiéndome la cabeza.
Joder, vaya comedura de tarro os he metido hoy. Con historietas como ésta me extraña que sigáis entrando en este caótico blog. Pero bueno… son mis pensamientos, que en algunos momentos llegan a agobiar hasta a mi novia, así que si no os los cuento a vosotros… ¿a quién se los voy a contar?


By David Mateo with 12 comments

sábado, septiembre 5

Tajundrerías: ¡¡Las nuevas tiras!!


Más Tajundra, aquí.

By David Mateo with 2 comments

martes, septiembre 1

Impuestos

Sí, lo sé, lo sé… en la Sombra de Grumm nos asquea la política. Sí que es verdad que últimamente le estamos metiendo mucha caña a Camps y al PP valenciano, así que hoy toca meterle un capón a Zapatero. ¿Por qué? Porque ya ha avisado que moderadamente y temporalmente va a tocar nuestras carteras para ayudar a la gente que él ha dejado en paro y que la Gripe A va a provocar que lleguen muchas vacunas, vacunas que ni usted ni yo cataremos, y eso también lo tendremos que pagar con nuestros salarios. Sea como sea, aquí van unos cuantos vídeos orientativos sobre el equilibrio racional que nuestro muy amado presidente ZP ha demostrado en los últimos tiempos.



video



Impuestos sí, impuestos no, impuestos Zapa que te los pago yo. A TODOS los políticos españoles les vamos a dedicar una canción del Reno Renardo que, probablemente, sea la persona con más coherencia de este país.

By David Mateo with 5 comments

    • Popular
    • Categories
    • Archives