jueves, diciembre 31

El último mensaje del año

Es el último día del año… el día que en Vallecas se corre la San Silvestre (en Valencia se corrió ayer… y si no que se lo pregunten a Claudio Cerdán) y más de uno acaba cabeza abajo con un coma etílico (y si no que se lo pregunten también a Claudio Cerdán). A mí, este día me gusta hacer la lista de lo mejor del año (mentira cochina porque el año pasado no lo hice), así que voy a comenzar con las diez mejores películas del año:

10. Celda 211
La peli de Luís Monzón merece estar en esta lista con todo merecimiento. Es la mejor película de cine español del 2009 (con permiso de Agora de Amenabar), se ha arriesgado a hacer algo diferente y el reparto completo acompaña a la tensión del film. Merece el puesto que ocupa.

9. Watchmen
Alan Moore decidió repudiar sus obras cinematográficas, pero el señor Zack Snyder hizo lo que nadie esperaba: una adaptación genial de una obra cuyo lenguaje estaba destinado a permanecer oculto entre las páginas de un cómic.

8. Star Trek
Abrams es el nuevo Rey Midas de Hollywood. Todo lo que toca lo convierte en oro, así que tocó a una joven tripulación del Enterprise y… voilà ¡¡ya tenemos nueva y flamante Star Trek para los próximos treinta años!!

7. UP
¿Qué se puede decir de los estudios Pixar que no se haya dicho ya? Que en el plano de la animación, junto a los Estudios Ghibli son los mejores. En Up, como ya sucedió con Wall-E, nos encontramos con el mejor arranque de una película de animación de los últimos tiempos.

6. Los mundos de Coraline
Henry Selick es un auténtico cuentacuentos de historias tenebrosas. Su estética Burtoniana nos encanta, sus películas llenas de giros macabros y de seres grotescos nos hacen permanecer clavados en la butaca. Coralina tiene lo mejor de ‘Up’ y una pizquita más de mala leche.

5. Déjame entrar
Sin duda, esta película debería de estar en el podium de honor, pero gracias a las distribuidoras, el estreno en España de la joyita del señor Tomas Alfredson llegó un poco tarde porque todos tuvimos la oportunidad de verla en el 2008. Aún así, el impacto argumental de la historia entre Oskar y Eli es tan poderoso que permanece en nuestro subconsciente el tiempo que haga falta.

4. Malditos Bastardos
Sólo por el coronel Hans Landa esta peli merece todos los elogios que se ha llevado. Tarantino juega con los bastardos a pasárselo bien y perpetúa uno de los finales más orgásmicos de la historia del cine. Por supuesto, algunos de sus diálogos son magistrales y la capacidad de asimilar escenas del spaghetti western y de ponerlas a disposición de esta historia de nazis nos hace admirar aún más al genio de Knoxville.

3. 500 días juntos
¿Quién ha dicho que el cine ya está escrito? ¿Quién ha dicho que no se puede hacer algo diferente con los mismos clichés de siempre? La historia de Summer Finn y del desgraciado Tom Hansen nos hizo mirar hacia atrás y recordar esos trasnochados romances que todos tenemos en el armario y los sentimientos que en su día despertaron. Una historia bella, romántica, divertida y agria a la vez que se ha convertido en una de las películas del cine indie más alabadas de los últimos tiempos.

2. Gran Torino
Clint, con el permiso del señor Sidney Lumet, es el director veterano que mejor filma hoy por hoy en el mundo. En Gran Torino le dijimos adiós al cowboy de espuelas plateadas, gesto gruñón y corazón noble. Clint nos demostró en Gran Torino que los tiempos han cambiado, que los viejos héroes ya no pueden defenderse como lo hacían antaño, pero que aún, en los momentos más desesperados, saben como solventar una situación fea sacrificando lo que haga falta. Si el año pasado, el señor Eastwood ya rozó el cielo con ‘El intercambio’, este año lo vuelve a hacer con otra obra magistral que quedará como una muesca dorada en su maravillosa carrera como director.

1. Avatar
James Cameron prometió cambiar el modo de ver el cine y lo ha vuelto a hacer. El romance en 3D entre el humano y la na’bi en el remoto planeta Pandora ya ha recaudado 232 millones de dólares en la primera semana y 212 en la segunda en Estados Unidos y Canadá y los más entusiastas hablan de mil millones de dólares en todo el mundo. El cine es espectáculo y todos deberíamos disfrutarlo, desde el más empedernido fan de la ciencia ficción al espectador ocasional que se sienta en la butaca y espera que lo sorprendan… y Cameron nos ha dado una lección de cómo se debe de hacer una película y dejarnos con la boca abierta. Grande Cámeron y grande su Avatar. Para un servidor, la mejor película del 2010.

El 2009 ha sido un año muy laaaaaaargo y pesado para muchos españoles y este blog, en cierta forma, ha sido un reflejo de mi vida. Cada entrada es una porción de mi 2009, así que voy a rescatar las cinco mejores entradas que, por una razón u otra, han sido significativas para mí.

5. Los escritores pasamos malas rachas, de eso no cabe duda. Yo también tuve mi momento nublado que se reflejó perfectamente en la entrada del 28 de septiembre titulada: ¿Y la tierra del dragón? ¡Pero tras una discusión de ochenta mensajes y el apoyo de unos cuantos benditos amigos, uno levantó la moral y continuó adelante!

4. Si hay momentos malos en la vida del escritor, también hay momentos muy buenos. El ‘Xe que bo’ me ha permitido conocer otro tipo de lectores, otro tipo de actos, me ha llevado por las cadenas más importantes de radio de esta ciudad y me ha permitido vivir en primera persona una de las presentaciones más multitudinarias que jamás he visto. La experiencia fue en Viveros, durante la Feria del Libro de Valencia, el post del 2 de mayo. Que gran día el de aquel año.

3. A mi amigo Víctor Martínez y a mí nos mola ir cada dos semanas a la Fnac, aprovechando la quedada, y mirar las portadas de los libros. Hemos visto libros de espaldas, libros de torsos situados de costado y, por supuesto, libros de vampiros con portadas rojas y negras. Al final, me pareció tan curioso el tema, que decidí hacer una entrada ‘Rojo sobre negro’ allá sobre el mes de marzo e inoculé cierta ironía en el tema. Vamos, que surgió lo de Vlan Storque y la grandísima Stephanie Meyer… pues bien, aún hoy sigue entrando algún despistadillo a ponerme a parir por no saber nada de vampiros y por decir que Stephanie Meyer es mejor que Anne Rice. Al día entran decenas de visitas al blog a través de ese hilo, han copiado el artículo en alguna web y ha acabado convirtiéndose en la entrada más bizarra e hilarante del 2009.

2. Si ha habido un tema del que se ha hablado (y mucho) en este blog a lo largo del 2009 ha sido del libro electrónico. No sé por qué, pero muchos internautas cogieron la entrada ‘Mercado futuro’, publicada el 23 de marzo como entrada de referencia y la enlazaron en mogollón de blogs. Personalmente, me parece una de las reflexiones más básicas que he hecho (dentro de mi basiquismo… tampoco os creáis que doy para mucho más), pero el caso es que se ve que a muchos les moló el tema del Corte Inglés y el soplo que me dio Luís Rosales y la cosa prosperó por otras comunidades. ¡En la Sombra de Grumm siempre estamos encantados de servir al prójimo!

1. Para mí el mensaje del año fue el que se dio el 29 de octubre y que me transmitió el propio Jorge Ruíz Morales un par de días antes: la publicación de ‘Heredero de la alquimia’ durante el 2010. Si hemos empezado la recopilación de lo mejor del año con las penurias del escritor… ¿por qué no acabarlo con el mayor late motive de mi vida? Es decir, la publicación de un libro. En el 2010 volverá la fantasía a mi vida, después de un pequeño lapso de un año, lo hará con Neferet y Akbeth y con un montón de personajes que aún pueblan mi mente. Espero que ‘Heredero de la alquimia’ esté pronto en vuestras manos y todos podréis disfrutarlo.

Ha sido un 2009 complicado, lleno de talleres, de ferias, de Hispacones, de buenas películas y mejores libros (haceros YAAAAA con ‘Alarido de Dios’ y con ‘Día de perros’ y con ‘El dios de los mutilados’ y con ‘Sombras de honor’ y con ‘La red de Indra’ y con ‘Bebés jugando con cuchillos’ y con ‘Naturaleza muerta’ y con ‘El enviado’ y con ‘Metaversos’ y con ‘Noche cerrada’ y con ‘Sombras de una vieja raza’ y con ‘Mundo de dioses’ y con ‘La última noche de Hipatia’ y con ‘Rojo alma, negro sombra’ y con ‘Friki’ y con ‘La perra de Alejandría’ y con ‘Aquamarine’ y con ‘Mentiras’ y con ‘El tejido de la espada’ y con ‘El adepto de la reina’ y con ‘Sol de Misterio’ y con ‘Salamina’ y con ‘La cosecha de Samhein’ y con 'El legado del hechicero' y con 'El rey de las esfinges' y con ‘Cuentos de Bereth’ y con ‘Las caras del tigre’ y con ‘Porta Coeli’ y con ‘Alas de fuego’ y con 'El hombre divergente' y con 'La luz de Egipto' y con 'Las largas sombras' y con '¿Quién necesita Cleopatra?' y con 'La luz del diablo' y con 'El imperio contra dios' y con 'El mapa del tiempo'… y con… y con… mil novelas más de grandísimos autores españoles… y, por supuesto, haceros con el ‘Valencia CF, Xé que bó’), nos hemos pegado contra las nuevas tecnologías, hemos puesto a caldo a Quesadilla mientras intentábamos rescatar el romance imposible entre Peter y MJ (y no te pases ni un pelo Quesada que en el 2010 vas a seguir recibiendo), hemos hecho muchísimas tiras de Tajundra con un tío genial como Rafa Alonso, nos hemos peleado contra todo político viviente, hemos hecho una teoría de Perdidos que jamás se cumplirá, hemos ido al Cine de Barrio, visitamos Roma, hemos leído los primeros pasitos de 'Carne muerta'…
En total, este año, la Sombra de Grumm ha tenido 314 latidos de vida, en nada cumpliremos los cinco añitos (al menos en este blog), las mil entradas están al caer, ya hemos superado las 225.000 visitas y diariamente entran 450 tíos en alpargatas en su casa y comentan o no comentan… lo mismo da.
Y todo esto te lo debo a ti. Sí, a ti que estás al otro lado del monitor. Mil gracias por leerme.
Feliz Noche Vieja y un maravilloso 2010 para todos.


By David Mateo with 17 comments

miércoles, diciembre 30

Expojove 2010

Un año más, Expojove ha abierto las puertas y los chavales responden llenando los diferentes recintos y divirtiéndose en los diferentes estands participantes. Hay que elogiar a la organización, al ayuntamiento, a la televisión pública valenciana y a todas las marcas participantes por el buen rollo que se vive en el recinto ferial. El día que fui yo a Expojove, a las siete de la tarde, estaba a reventar, no cabía un alma, y la música y los juegos seguían sonando con una algarabía impresionante.
Por supuesto, el taller que organizó Codexval y que tenía como trasfondo la presentación en sociedad del ‘Valencia CF, Xé que bó’ fue todo un éxito, y hubo una masiva participación de nanos haciendo sus propios cuentos del Valencia e interesándose por los libros. Ahora le tocará el turno a los jugadores del Valencia CF, no me preguntéis el día porque todavía no lo sé. Pero según me dijeron los editores de Codexval, varios jugadores de la primera plantilla visitarán Expojove y firmarán los libros oficiales de nuestro club.
Lo dicho, enhorabuena a la organización de Expojove, porque este año el recinto ferial ¡¡¡se sale!!!

Os dejo unas cuantas fotos de la actividad:

Uys, esta última foto no es del Expojove, sino de mi novia-ayudante Yoli, pero como sale con un look muy twin peaks... ¡¡la dejo!!

By David Mateo with 2 comments

martes, diciembre 29

El año de Spiderman




Quesada dice: ¡¡El 2010 será el año de Spiderman!!
...
...
Los fans ya estamos temblando.
¿Será capaz Quesadilla de hacerle más daño al pobre Peter?

By David Mateo with 2 comments

lunes, diciembre 28

Las últimas del 2009 y Expojove 2009

Se ha puesto de moda que las películas de hoy en día duren dos horas, dos horas y medias y algunas incluso tres horas. A mí el metraje del film no me importa, siempre y cuando tenga una justificación. En este 2009 hemos visto muchísimas películas estiradas como un chicle (2012) o películas que verdaderamente precisaban de ese metraje (Avatar). Hoy vamos a hablar de dos películas que son, precisamente, lo opuesto. Aunque parezca mentira, vamos a hablar de dos películas cuya duración no llega a la media hora. Y la primera es…

Donde viven los monstruos

Que complicado es el film de Spike Jonze, basado en el álbum de Maurice Sendak. Voy a ser sincero, me costó horrores entrar en la película, puede que por el ritmo, puede que por el lenguaje demasiado infantil, no lo tengo muy claro, pero aún así me inclino a pensar que estamos ante un rara avis que podemos tildarlo de genialidad. ¿Y por qué rara avis? Voy a intentar meter el cuchillo hasta el fondo. Como he mencionado antes, el lenguaje, la estética, la acción, el desarrollo de la película tienen un marcado acento infantil. No hay una trama, no hay un argumento… en realidad, todo el desarrollo de la película se basa en los sentimientos que se establecen entre Max y los monstruos y, a partir de ahí, se construye una metáfora fascinante que no te deja indiferente. Además, la atmósfera y los personajes son calcados a la novela de Maurice Sendak, por lo que estéticamente redunda aún más en lo infantil. Lo malo es que la tremendísima moraleja del cuento no es infantil. ‘Donde viven los monstruos’ habla de familias rotas, de personalidades dañadas, de incomprensión, de heridas que no se cierran, de frustración, de la necesidad de ser comprendido y del miedo a ser borrado de la memoria. El mensaje de esta película es tremendo… y a la vez demasiado complicado para que un simple niño lo capte sin la intermediación de un adulto. Lo peor: que toda la película, visualmente, está dirigida a un niño. Mucho me temo que a los chavales más mayores y a los adolescentes les dejará frío (y son precisamente ellos los que más tendrían que aprender de ella) y los adultos nos puede llegar a resultar frustrante… aunque el final nos deje con el corazón encogido.
Si yo fuera profesor, creo que la borraría del DVD de tanto proyectarla durante el curso. Creo que ‘Donde viven los monstruos’ es una película con un mensaje tan bien trabajado y con una moraleja tan acusada que merece ser vista… sobre todo por aquellos chavales que se sienten oprimidos por la sociedad.
Repito, la película propone un mensaje muy claro con una estética muy clara. No hay peripecias, no hay ninguna aventura, apenas hay argumento… simplemente habla de emociones y de relaciones con un lenguaje muy infantil. Y ahí entras o no entras —a mí me costó entrar—, pero lo que no puedo negarle a la película es la capacidad de estrangularte con el mensaje que transmite.

Bienvenido a Zombieland

Zombieland mola. No es un peliculón, no es humor inteligente, tampoco es una película de chorradas, ni es ‘Desmadre a la americana’ con zombies… pero mola. Por establecer una comparación, si ‘Zombies partie’ es una comedia de delicioso humor inglés, ‘Zombieland’ es una comedieta con humor abigarrado americano. Una vez más, el camaleónico Woody Harrelson es el mejor icono que propone la película, con un personaje, Tallase, muy pasado de vueltas pero con un fondo muy entrañable. A él se le une una familia de personajes bastante entrañable.
Lo mejor de la película es que no tiene demasiadas pretensiones y Ruben Fleisher, el director, propone las paridas justas para llenar una hora y veinte que pasa rapidísimo… sobre todo si te interesa la temática zombie. Muy entretenida.

Por cierto, hablando de zombies, se les recuerda que sigue en marcha la página web: Carne muerta, donde están subidos los dos primeros capis de mi nueva novela.

Justificar a ambos lados
Y esta tarde, a eso de las seis, en Expojove, llevaré acabo un primer taller de animación a la lectura muy relacionado con mi último libro ‘Valencia CF, Xe que bó’, así que tenemos una cita con la lectura.



By David Mateo with 7 comments

sábado, diciembre 26

Tajundrerías


Más Tajundra, aquí.
Leer Carne muerta, aquí.

By David Mateo with No comments

viernes, diciembre 25

Carne muerta para Navidad

Me vician las historias de zombis, supongo que los habituales ya serán conscientes de eso. La verdad es que supuso un alegrón para mí que Álvaro Fuentes seleccionara ‘Marchitas por dentro’ para la antología que va a sacar Dolmen. Pero sinceramente, creo que es muy complicado hacer un libro solo y exclusivamente de zombis. Envidio a escritores como Carlos Sisi, Manuel Loureiro o mi buen amigo Victor Conde que tienen la capacidad de escribir un tocho tan consistente basándose en esa criatura.
Yo, cuando enfoqué mi libro —un libro que todavía me llevará cierto tiempo— necesitaba otra motivación, necesitaba otro elemento que diera vidilla a la novela… y os puedo adelantar que lo encontré en el lugar más inesperado. ¿Qué elemento es? No os lo puedo decir de momento porque creo que las historias deben seguir siendo originales hasta que el lector las lee. Si algún día tenéis la oportunidad de haceros con el volumen que incluye ‘Marchitas por dentro’ lo tendréis claro inmediatamente.
El arranque de ‘Carne muerta’ es el inicio de la pandemia y algo se deja entrever. En esta historia, como ya adelanté ayer, ha contribuido mucho Rafael Marín. Hay personajes que nacieron de su imaginería y, aunque en mis pensamientos originales no tenían cabida, creo que he contraído con él una deuda moral y van a seguir saliendo.
Respecto al lugar donde se desarrolla la acción, lo he localizado en España… al menos el primer capítulo. Pero soy de los escritores a los que les cuesta pensar que si se desatara una hecatombe mundial, las repercusiones sólo se sentirían en un lugar determinado. Es más, me producen cierto resquemor todas esas películas yanquis en las que el brote de virus se desata en Norteamérica y los protagonistas tienen que ir desde Washington hasta Toronto para encontrar la base secreta. Simple y llanamente no me lo creo. En cierto modo, estoy intentando focalizar la historia en España… pero no nos engañemos, la Península Ibérica no destaca por sus aportaciones científicas, así que llevaré la acción por el sur de Francia, la ciudad de Sintria en Portugal y, probablemente, acabe en Tierra Santa, lugar donde se desarrolla el segundo capítulo.
Tampoco os dejéis guiar por lo que leáis en el primer capítulo. Creo que el buen escritor es el que va de farol desde la primera mano… así que lo más obvio, probablemente, a la larga se convierta en lo más intrascendente.
Va a ser un libro largo… mis escritos nunca son cortos. Pallarés me dijo un día que una novela comercial necesita 250 páginas de presentación y psicología de personajes y otras 150 de aventura. Creo que tiene toda la razón del mundo y ‘Carne muerta’ va a representar otro viaje a la parte más oscura del corazón humano.
De momento el arranque lo tenéis a un solo clic. Huelga decir que vuestros comentarios para mí van a ser siempre valiosos y, en la medida que lo crea conveniente, los tomaré en cuenta.
¡¡Bon Nadal a tots y que disfruten de la carne muerta!!

By David Mateo with 2 comments

jueves, diciembre 24

¡¡Nochebuena!!

Hasta hace poco no sabía muy bien qué regalaros. Los que sois asiduos, sabéis de sobra que soy bastante celoso con mis escritos y no suelo hacerlos públicos hasta que salen a la luz. Pero qué caramba, es Navidad, y un año más me habéis ayudado a hacer de la Sombra de Grumm uno de los mejores portales ¿¿literarios?? de la blogosfera y, sinceramente, creo que os debo algo y sólo os lo puedo pagar de una manera: con mis escritos.
Ante todo una cosa, el título de ‘Carne muerta’ no es mío. Es de un maestro y buen amigo llamado Rafael Marín. Creo que este libro merece llevar ese título porque se lo adjudicó Rafa y hoy por hoy soy incapaz de cambiárselo.
Para mí el ejercicio de la escritura comienza el 1 de enero y acaba el 31 de diciembre, hay días que escribo más y días que escribo menos porque no estoy tan inspirado. Mucha gente me comenta: «¡Che, es que le dedicas mucho tiempo al blog!» Y yo pienso: «¿De verdad? Si para mí media horita al día, media horita que comparto con mis lectores, con mis amigos, con mis colegas escritores, supusiera demasiado tiempo… ¡¡no sería un digno escritor!!» Y es que sinceramente, sentarme delante del ordenador, día tras día, y ceder media hora, una hora u hora y media de mis pensamientos con vosotros creo que forma parte de mi trabajo… forma parte de la piel del escritor.
Y entre entrada y entrada ando escribiendo «Carne muerta», un libro de zombis del que hablaré un poquito más mañana… aunque tampoco me puedo estirar mucho porque tiene su miga. Probablemente deje accesible el blog de «Carne muerta» sólo por Navidad, así que si no tenéis tiempo de leerlo ahora y verdaderamente os interesa, copiadlo y leedlo cuando dispongáis de un rato. Otra cosa es que entren dos mil lectores en quince días y quieran más… pero eso ya son palabras mayores.
Los dos primeros capítulos del manuscrito estarán disponibles el día de Navidad junto a un pequeño prefacio que escribiré a continuación y subiré a este blog después de activar «Carne muerta». El arranque del libro sólo lo han leído tres personas, tres personas que considero lectores objetivos y buenos amigos. A partir de mañana todos vosotros también seréis críticos de mi trabajo… eso sí, tened en cuenta que es un primer borrador y hay cosas que puede que cambie sobre la marcha.
Sea como sea, los dos primeros capítulos de «Carne muerta» es mi regalo de navidad. Espero que los disfrutéis tanto como yo los disfruté escribiendo.
Que tengáis feliz Nochebuena. Os dejo con un villancico muy bonito.


By David Mateo with 5 comments

miércoles, diciembre 23

Mensaje navideño de paz, amor y armonía para todos los seres humanos

De pequeñito detestaba que me regalaran libros. No había calumnia o desplante mayor que abrir un regalo y encontrar un libro. Por supuesto un libro que yo no quisiera. Más que nada porque acababa en el armario cogiendo polvo y allí se quedaba por el resto de sus días. ¿Para qué os voy a engañar? Incluso de pequeño era muy selectivo con mis gustos. Ahora mi familia ha reducido a un 5% o a un 10% el libro como objeto de regalo… gracias a Dios. La elección de un libro es como la de una colonia. Tú no te puedes rociar con cualquier cosa y salir a la calle tan contento. Por desgracia, para muchos miembros de mi familia, ser un gran lector significa que vas a devorar con avidez el último título que está en la lista de éxitos…y no, francamente, por mucho que se empeñen en decirme en el hilo de los vampiros que soy un ultra de la Meyer, os puedo asegurar que ni se me ocurriría aproximarme a menos de diez metros a ninguna de las obras de Crepúsculo.
Con ese gracejo natural innato en mi persona, llegué a la edad adulta y, aún hoy, continuo siendo muy selectivo con las cosas que me gustan. Por eso, quizá, me repelen tanto los críticos: siempre diciéndote lo que tienes que leer y lo que es basura para ellos. Me causan un poco de repelús (pido perdón a los escasos amigos críticos que todavía me quedan en esta vida), así que normalmente me dejo llevar más por los consejos de la gente afín a mis gustos y, por supuesto, por mi propia intuición.
El caso es que en la última entrada hemos visto perfectamente la dicotomía que puede llegar a suscitar una simple película. Mientras que para un servidor y unos cuantos más es una joyita, para los talibanes Sim y Enric el señor Cameron ha hecho una pifia. Es más, con Enric —con el que todavía me une una profunda amistad pese a la equivocación de sus teorías— mantuve una conversación privada contrastando diferentes aspectos de Galáctica y todos sus argumentos (bien razonados pero indiscutiblemente errados) chocaban con los míos. Es decir, veíamos el mundo de una manera completamente distinta.
Ahora en serio: la crítica se reduce a simples puntos de vistas. La crítica siempre va a ser subjetiva, por muchos que algunos entronados quieran hacerla objetiva y sus palabras sean postulados escritos en piedra. Un lector o espectador entusiasta siempre podrá sacarle la vuelta a una opinión negativa. El otro día, en el programa radiofónico de la claqueta, Pepe Nieves dijo una verdad como un templo: cualquier película considerada mediocre será buena cuando haga disfrutar a una persona en el cine. Y eso es una gran verdad que perfectamente se puede aplicar a libros, comics y cualquier objeto de ocio. De pequeño odiaba que me regalaran libros no porque no quisiera leerlos, sino porque simplemente quería leer lo que me daba la gana.
Miren ustedes, la sociedad en la que vivimos apenas deja tiempo para disfrutar de los tiempos de ocio y como ese impás cada vez es más reducido, cualquier lector, cualquier espectador es libre de ver o leer lo que le salga de las pelotas, y lo digo así, en plan castizo, porque para eso pagamos con muchísimas horas de trabajo las pocas horas que tenemos de tiempo libro. Y si alguien critica este axioma y se cree con la razón absoluta de decirte/decirme lo que tenemos que leer o ver: ¡¡señores, repitan conmigo: que le den por el culo!!

Por cierto, hablando de Luís Besa, que se acaba de abrir una página web en la que ya anuncia INSULA AVATARIA, su próximo libro. Lo llama AVATARIA porque pese a todos sus reniegos, se sube descaradamente a la moda AVATARIANA que ha creado el señor Cámeron. Más de uno lo comprará pensando que es la segunda parte de la película. Tú sí que sabes, Luís.

By David Mateo with 19 comments

lunes, diciembre 21

Avatar de James Cameron

La película de los trescientos millones y de los ocho años de trabajo: el mejor halago que se le puede hacer es que cada uno de los céntimos y minutos invertidos, se perciben en este magno film de ciencia ficción. Ante todo, Avatar es puro espectáculo elevado a la enésima potencia. Es lo que todo amante de la fantasía desea ver en una pantalla de cine y más… mucho más. Les puedo asegurar que cuando entré en la sala estaba concienciado que iba a ver algo grande, pero lo que contemplé desde la butaca superó en mucho mis expectativas.
Han dicho de Avatar que tiene una historia subyugante, que su acción es trepidante y la construcción de cada escena es minuciosa hasta lo imposible… de acuerdo, pero yo me quedo con Pandora, el verdadero eje de toda la historia. Pandora es un edén que se mece entre lo místico, lo religioso y lo físico. Te deslumbra con la belleza de su vegetación, te sacude con el salvajismo de su fauna, te empapa con la luz que desprenden las enredaderas, las trepadoras, las cortinas que caen desde las copas de los árboles gigantes. Las grandes montañas flotantes, las cascadas que se precipitan en el vacío, las lianas que ascienden y ascienden hacia los peñascos donde viven los bansheerays… Cameron ha sido capaz de recrear un mundo primitivo con todo aquello que despierta el sentido de la maravilla y nos traslada al lugar donde se desarrolla la acción.

Obviamente, el 3D tiene mucho que ver. Con Terminator 2, Cameron dio un paso al frente y revolucionó la forma de hacer cine. Ahora, sinceramente, creo que con Avatar lo ha vuelto a hacer. Avatar va a ser el cine del mañana. El empleo del 3D no se limita al lanzamiento de objetos hacia el espectador, sino que hace un uso maravilloso de la profundidad de campo, de tal modo que espacios, salas y panorámicas realmente transmiten la sensación de amplitud. Los personajes surgen de repente frente a nuestras narices y se alejan. Las hojas parecen golpearte en la cara cada vez que el personaje se desplaza corriendo, el agua de las cascadas salpica de verdad y en más de una ocasión tienes la tentación de dar una palmada al aire para espantar a los mosquitos que revolotean por la selva. Todo ello potencia al máximo ese 3D que los creadores de Coraline y Up ya utilizaron en sus películas y lo hace protagonista de la acción en cada una de las escenas. Hay ciertos espectadores que ya han visto la película en 3D y en digital y se quejan de que las gafas restan algo de luminosidad al film. Yo todavía no he podido establecer esa comparación, así que ahí ustedes tienen la palabra.

El argumento de la película sí que es cierto que lo hemos visto muchas veces: es un western de indios y vaqueros. Es la leyenda de Pocahontas transformada en una historia de ciencia ficción. Pero créanme, ¿qué más da? ¿Es que acaso un día, después de comer hasta el hartazgo fresas, no les pusimos nata y el postre alcanzó una nueva dimensión de sabor? Pues eso es exactamente Avatar, fresas a las que se les ha añadido nata por encima y ya no saben igual. El romance entre Jake Sully y Neytiri es tan real y tan exótico que no lo pones en duda ni un momento. Además, la filosofía mística y primitiva de los na’vi te traslada a ese mundo mágico en donde todo se explica perfectamente con ciencia… ahí está nuestra maravillosa teniente Ripley para darnos la clave.
Por cierto, no quiero olvidarme del mensaje ecológico que transmite la película y que hoy, más que nunca, tan en boga está y que nuestra clase dirigente desestima una y otra vez. En Avatar, los humanos representan el anatema maligno que pudre las entrañas de cualquier planeta que toca con tal de lograr su salvación. Mientras Parker Selfridge, el burócrata, representa la frialdad del mundo racional, el coronel Miles Quaritch encarna la demencia del poder militar. En Avatar, una vez más, se entrecruzan los caminos de la globalización y los orígenes del hombre, la necesidad destructiva de una civilización avanzada y el esfuerzo de la naturaleza por conservar su virginidad. Y es precisamente en esa pugna de voluntades donde se desencadena la lucha por el alma de nuestro héroe tullido.

Avatar es una grandiosa película llena de leyendas, de imágenes remotas que nos trasladan a nuestros orígenes, de visiones oníricas que nos hacen soñar con mundos inalcanzables y con tecnologías con las que hoy solo fantaseamos. Es una película que te subyuga por la voluptuosidad de sus imágenes y transcurre tan rápido que al final perdura en tu subconsciente como los ecos de un sueño imborrable. ¿Que Cámeron se lo podría haber currado un poquito más en el argumento? ¿Que podría haber sido un poco más original a la hora de perfilar a los personajes? Pues sí, no se lo voy a negar. ¡¡Pero qué más da!! El cine, como decía el crítico Edmond Orts, se construye y se reinventa a partir de decenas y decenas de películas… lo que al final importa únicamente es la sensación que te deja. Y óiganme, Avatar hace válida esa frase que dice: ¡¡que grande es el cine!!
Enhorabuena por lo que ha conseguido de nuevo, señor Cameron.

By David Mateo with 91 comments

sábado, diciembre 19

La cumbre de Copenhague

Iba a ser la gran esperanza, el lugar donde se responderían a todos nuestros miedos...



Pero...



¿Y cuál es el resultado final?

Cumbre de Clima: los medios del mundo hablan de fracaso

Resaltan el sabor amargo dejado por el acuerdo mínimo de lucha contra el cambio climático maquinado por un grupo de potencias industrializadas y emergentes.

Los medios de prensa de todo el mundo ponían de relieve hoy el sabor amargo dejado por el acuerdo mínimo de lucha contra el cambio climático pergeñado en la Conferencia de la ONU en Copenhague por un grupo de potencias industrializadas y emergentes.

Muchos editorialistas sostuvieron que el acuerdo fue un "fracaso" y lo tildaron de "decepcionante", con medidas que apuntaban sobre todo a salvar la cara de los organizadores, por no haber logrado fijar objetivos de reducción de las emisiones contaminantes.

La Conferencia se conformó finalmente con "tomar nota" del Acuerdo de Copenhague, sorteando así la imposibilidad de una adopción consensuada.

"Objetivos reducidos, metas abandonadas: Copenhague acaba en fracaso", señaló en titular la edición en internet del diario británico The Guardian.

"La conferencia sobre el clima de la ONU alcanzó un débil esquema de un acuerdo global la pasada noche en Copenhague, que se quedó muy lejos de lo esperado por Gran Bretaña y muchos países pobres y deja por delante meses de negociaciones", indicó el diario.

"El 'histórico' acuerdo sobre el cambio climático en la conferencia de Copenhague acabó en caos después de que algunos países en desarrollo rechazaran el plan para luchar contra el cambio climático defendido por el presidente estadounidense, Barack Obama", recalcó el Daily Telegraph.

"Muchos objetivos sin cumplir", tituló por su parte el estadounidense The New York Times.

"El acuerdo incluye muchos temas que los líderes vinieron a tratar. Pero ha dejado descontentos a muchos de los participantes en las negociaciones sobre el clima, desde los europeos, que ahora son los únicos del mundo sometidos a un régimen de control de las emisiones, hasta los delegados de los países más pobres, que critican haber sido apartados de las negociaciones cruciales", agregó.

"Las potencias resuelven la Cumbre del Clima con un pacto insuficiente", tituló en portada el diario español El País, que añadió: "Las grandes ambiciones quedarán guardadas para mejor ocasión".
"Acuerdo de mínimos en Copenhague", destacó por su parte El Mundo.

La conferencia mostró que "las potencias de este mundo son incapaces de tomar las decisiones claras y voluntarias que se imponen y no lograr más que un acuerdo de mínimos que apenas salva las apariencias", valoró el diario francés Libération.

Le Figaro toma nota de la "inmensa decepción" provocada por la cumbre y concluye que "los últimos días muy tensos de Copenhague han mostrado hasta qué punto las fracturas eran profundas entre los países ricos y los países en vía de desarrollo".

En Italia, La Stampa calificó el resultado de "acuerdo de fachada", un "pacto firmado en el último minuto al final de un día frenético y con el objetivo de salvar la cara".

"La conferencia sobre el clima finaliza con un acuerdo flojo", tituló el diario holandés Volskrant en su edición en internet. Tan sólo el cristiano Trouw lo calificó de "un primer paso prudente hacia un tratado vinculante".

"La intransigencia de Estados Unidos y de China impidieron el éxito", escribió el diario polaco Gazeta Wyborcza. "El resultado real de las penosas negociaciones de la cumbre es lamentable", añadió.

En Dinamarca, país organizador, la prensa estimó que la cumbre dejó en evidencia la emergencia de un nuevo orden mundial, con China que rechaza ceder frente a Estados Unidos e impone su condición de superpotencia.

"La caótica reunión climática reveló que Washington no decide más y que ya no hay consenso político entre los países del mundo", estimó el diario Politiken, de centro izquierda, destacando que "China se afirma como superpotencia"

Pero no nos preocupemos, nuestro gran presidente del gobierno nos va a dar la solución...



¿Alguien sigue pensando que vamos a salvarnos cuando los que tienen que reaccionar no reaccionan y se quitan las pulgas de sus trajes de armani señalándonos con el dedo?
Eso sí, carriles bicis que no falten.

Y con esto y un bizcocho, los principales líderes mundiales de nuestro planeta le desean a todos sus habitantes felices navidades y feliz 2012... perdón, 2010. Que ustedes duerman tranquilos en sus camas.


By David Mateo with 9 comments

Tajundrerías


Más Tajundra, aquí.

Por cierto, el amigo y colega de andanzas literarias Juan de Dios Garduño se lo ha currado y acaba de publicar una entrevista a un servidor en su blog 'Solo en la oscuridad', podéis leerla aquí.
También los amigos de Nocte han preparado una terrorífica sesión de cuentos que podéis descargarlos y leerlos gratuitamente desde este mismo enlace.

By David Mateo with 3 comments

viernes, diciembre 18

El día que volvió James

Hoy se estrena la película que muchos dicen va a cambiar el modo de hacer cine. James Cameron se lo ha tomado con calma, pero tras ocho años de curro por fin llega a la gran pantalla su Avatar. Por supuesto hay muchos escépticos que antes de verla la tachan de bluf o copia insustancial de Pocahontas sin ningún tipo de reparo. Lo cierto es que si por algo se caracteriza Cameron es por sacar petróleo de donde solo hay barro. En Titanic construyó una gran historia romántica donde todo giraba alrededor de la espectacularidad de un trasatlántico que se venía a pique. ¿Se imaginan esta película realizada por Roland ‘disastermovie’ Emmerich? En Terminator asistimos a una persecución implacable en la que un robot asesino quiere aniquilar a los Connors. Otro por cierto: si Cameron es considerado uno de los grandes directores de la industria, su actor fetiche por excelencia, que ha protagonizado el 40% de sus películas, ¿no debería ser uno de los mejores actores del panorama mundial? … ¿Que de quién hablamos? Hagan cuentas: Cameron lleva ocho películas y tres han sido protagonizadas por este señor.
Lo cierto es que más allá de polémicas suscitadas por frikiliquis, la crítica general ha dictado sentencia y ha sido unánime: Avatar es lo que parece. Y los halagos no sólo han llegado desde el sector más moderado de la crítica, sino que las voces más recalcitrantes y clasistas también han dado su apoyo al señor Cameron.
¿Será la película del año? Recordemos que se enfrenta a grandísimos blockbusters como Watchmen, Up, Malditos Bastardos o las dos películas, que para un servidor, han dejado huella en este 2009: la inesperada ‘500 días juntos’ y la muy esperada ‘Gran Torino’ de tito Clint. Pero Cameron es Cameron, ya la armó con Titanic y, probablemente, la vuelva a armar con Avatar. De momento, el fenómeno Na’vi ha generado suficiente expectación como para que muchas de las salas 3D de Valencia ya estén repletas (adquirir entradas en Kinépolis Paterna es una utopía). Este tipo de reacción solo puede ser comparada con los estrenos del Señor de los anillos de Peter Jakson.
Por supuesto, el lunes, una vez visionada y asimilada, tendrán la crítica de la película y la despellejaremos o la ensalzaremos según merezca. Sea como sea, ¿se convertirá Avatar en la película con mayor recaudación de la historia del cine? Vistos los precedentes y poniendo el currículum de Cameron por delante, yo creo que sí. ¿Qué piensan ustedes?

Por cierto, si alguien todavía duda del actor al que nos referíamos, aquí la mejor escena de Terminator Salvation:


By David Mateo with 19 comments

jueves, diciembre 17

Coleccionaba tebeos

Mi primer contacto íntimo y duradero con el mundo de los comics se produjo en la Plaza Redonda. Tendría entonces cinco o seis años, y durante mucho tiempo ese mercadillo de compra-venta de animales, libros, cassetes de música y comics se convirtió en el mayor aliciente del fin de semana. Mi padre me solía llevar casi todos los domingos por la mañana, dábamos una vuelta y compraba esos paquetitos plastificados con siete u ocho comics que valían veinte duros a lo sumo. Así descubrí los tebeos de ‘Dartacán y los tres mosqueperros’, de ediciones Montena, primera colección que completé en las estanterías de mi casa, o los comics de Spiderman de Bruguera... y si algún domingo me sentía especialmente confiado, cometía la osadía de agenciarme algún paquetito de Creepy, aunque luego los leyera con tanto miedo que a mitad del tebeo lo tuviera que cerrar y guardarlo en la caja de los comics.
Ese es el primer recuerdo que tengo del coleccionismo: cálido y paternal, devocional y emocionante. Hasta el punto que el fin de semana que por cualquier circunstancia no podíamos ir a la Plaza Redonda, se convertía en un domingo triste y anodino.
Cuando tuve edad suficiente para emanciparme de la mano de mi padre (y de su coche, causa esencial de mi dependencia) y comencé a desplazarme en autobús, descubrí el santo santorum del comic en Valencia: Futurama. Imaginad a un chico de diez u once años, que hasta ese momento había dependido única y exclusivamente del kiosco del barrio para comprar el comic del mes, llegar a semejante catedral del noveno arte. Mis ojos no dieron crédito. Estanterías rebosantes de comics plastificados, perfectamente conservados y que nunca se acababan. En el quiosco del barrio había que entrar rezando para que algún santo no se hubiera olvidado de llevar el comic del mes o el despistado quiosquero no se lo hubiera vendido a otro chaval. En cambio, allí, en Futurama, estaban todos, los que te faltaban de la colección y los que ya tenías, incluso repetidos.
Yo empecé a salir tarde a las discotecas, así que durante mi preadolescencia mi mayor aliciente era coger la línea 19 el sábado al mediodía, ponerme los walkmans para escuchar el programa de cine de la Ser y parar en la plaza de toros para ir andando hasta Futurama y comprarme tres o cuatro comics con los que ir completando mi colección de Spiderman. Y si ese mes había ahorrado un poquito más, completaba mi compra del sábado con algún cartucho para la Super Nintendo de la tienda de videojuegos que está justo detrás de Futurama. Ese día, por supuesto, era el chico más feliz del mundo.
Luego me compré el Ford Fiesta, mi primer coche, y Futurama se convirtió en un quebradero de cabeza ante la imposibilidad de aparcar, así que de la Calle Guillén de Castro me mudé a Krypton comics y de ahí a Gotham City o a DcComics. Así completé mi colección de Spiderman —gracias a Dios, me llevó siglos—, y desde entonces la compra de comics para mí se reduce a las cuatro colecciones del mes. Los tiempos de mi niñez en que el sábado o el domingo se convertían en mi día preferido de la semana porque suponían mi encuentro con los tebeos pasaron a mejor vida. Ahora la mayoría de los viernes no hago más que despotricar porque incluso en Ruzafa el aparcamiento se ha convertido en un vía crucis y la mayoría de las semanas entro en Gotham con la cabeza más puesta en el coche que en los comics.
La semana pasada, sin ir más lejos, Toni me aconsejó que me llevara el último número de Ultimate Spiderman antes de que se agotara, porque luego ya no se reponía. Y es que incluso las librerías especializadas están perdiendo su magia. Cada vez es más complicado conseguir esas viejas reliquias que te faltan en la colección. Las distribuidoras son implacables en las devoluciones y las tiradas de las editoriales cada vez se reducen más a la necesidad del público. Ayer estaba en un foro y comentando estas circunstancias del coleccionismo, uno de los foreros me respondió: «Es que ahora la gente es práctica, pasa de coleccionar.»
Esa frase me dejó helado, sin habla. En la industria actual del comic, todos son números 0, todo tiene que dar la sensación de que se resetea y comienza de nuevo, los grandes Universos de superhéroes fenecen continuamente para volver a nacer, todo vale con tal de que el nuevo modelo de lector se enganche aunque solo sea por diez números. Luego ya meteremos otro reseteo o, como comentaba Julián Clemente en su artículo, una caída de caballo que vuelva a atraer al público en masa.
Que nadie me malinterprete, son estrategias comerciales con las que estaré o no estaré de acuerdo, pero son lícitas. Sin embargo, cuando miro la industria del comic de hoy, inevitablemente, pienso en el ayer y en esos días en los que iba de la mano de mi padre a la Plaza Redonda a comprar tebeos o los sábados que me iba yo sólo a Futurama en autobús a comprar los comics que me faltaban para completar la colección. No dejo de darle vueltas al comentario de ese forero que dejó entrever que hoy la gente es práctica porque renuncia a las largas colecciones. En cierto modo, tiene más razón que un santo, pero para mí, el coleccionismo de comics ha sido más que un hábito, más que una necesidad… ha sido una parte de mi vida que hoy, cuando vuelvo la mirada hacia atrás, contemplo con nostalgia porque sé que jamás se repetirá.


By David Mateo with 14 comments

miércoles, diciembre 16

La verdadera televisión

A estas alturas, hablar de piratería en los medios audiovisuales es poco menos que sinónimo de delito. Teniendo en cuenta esta premisa, me gustaría hacer una pequeña reflexión. Hace seis años, con la irrupción de Perdidos, House o Mujeres desesperadas, comenzó una época dorada para las series de televisión. Ese fenómeno no tardó demasiado en llegar a España, pero no lo hizo por los canales convencionales, sino que desembarcó a través de nuestros gestores de descarga. Comenzamos a ver las series de televisión en el ordenador o en los reproductores de divx.
Hasta hace muy poco, el proceder de los distintos canales a la hora de emitir una serie seguía una pauta común: se estrenaba en EEUU y al año siguiente se emitía en España, por lo que todo el mundo ya la había visto. Este último curso, parece que las televisiones nacionales se han puesto las pilas y, por fin, podemos ver casi simultáneamente series como Flashforward o las anteriormente mencionadas tanto en EEUU como en nuestro país. Gran avance. Sí, señor.
El caso es que hasta ahora todas estas series han pasado por los principales canales con más pena que gloria. No hay más que ver el caso sangrante de Perdidos, que vagó por el primer y segundo canal nacional como alma en pena, emitiéndose en distintos horarios hasta desaparecer de la parrilla. Ahora parece que los señores de Cuatro han dado por fin con la tecla adecuada y esta gran serie ha encontrado el lugar y el horario que le corresponde.
Teniendo en cuenta lo anterior, me atrevería a añadir que, pese a todo, las series de televisión norteamericanas no han dado con su nicho de espectadores en nuestro país. Sí que hay una gran masa que las sigue, pero la gran mayoría de televidentes todavía se decantan por el producto patrio como ‘Sin tetas no hay paraíso’ ‘Los Serrano’ o la última producción de la Anita Obregón. Tengo la sensación de que excelentísimas series como ‘The Shield’, ‘The wire’, ‘Carnivale’ o incluso, voy a ser un osado, ‘House’ en España no hubieran alcanzado ni una cuarta parte de la repercusión que han tenido de no ser por el mercado ilegal de la piratería. Lo cual, a su vez, ha favorecido la venta de dvd’s en las grandes superficies.
Si realmente este tipo de producto tuviera una alta cuota de espectadores, ¿no habrían proliferado más series nacionales con un trasfondo semejante a las americanas? Sí que se han llevado a cabo distintos intentos, por ahí pululan Pluton BRB Nero, con más pena que gloria, o ‘El internado’ y ‘Hay alguien ahí’, series de terror que explotan ese regusto culebronero patrio que tanto nos gusta. Pero ninguna ha alcanzado la trascendencia de cualquier producción anglosajona. ¿Falta de medios? ¿Falta de imaginación? ¿Falta de ganas? Yo creo, más bien, que falta de espectadores. Porque nos guste más o menos, el espectador español sigue prefiriendo una ‘Alquería blanca’ a ‘Mujeres desesperadas’, les pone más ‘Hospital Central’ que ‘Anatomía de Grey’, prefieren las andanzas rurales del ‘Doctor Mateo’ a las pajas mentales de ‘House’ o disfrutan más con ‘Los hombres de Paco’ que con cualquier capítulo de ‘The Shield’. En España, nos guste más o menos, existen mayorías que les pone más el mamoneo de Resines en ‘Los Serrano’ que las discusiones entre Loke y Ben en ‘Perdidos’ y, sin querer hacer apología de la piratería, lo que nos ha permitido el emule a muchos españolitos es encontrar una televisión alternativa (no voy a decir peor ni mejor) que nos hace el día a día un poquito más interesante.

Nuevo ezine: Revista PULP - Los zombis no saben leer.

Chusantros, el dios del delirio, murió diciendo estas palabras: «El pulp por sí mismo no es un género, no tiene unas directrices estipuladas, pero en cambio cuando alguien lo lee lo sabe reconocer muy pronto. A mí me gusta pensar que es porque se transmite la necesidad del autor de sacar sus monstruos de la mente, no porque los odie, al contrario. Los ama y quiere compartirlos. Por eso es tan divertido escribir pulp, se trata de delirar sobre el papel los propios delirios. Y creo que hay un público potencial para eso, aunque aún no lo sabe».
Eso dijo. Luego la palmó de un infarto asqueroso, inmediatamente después quiero decir. Fue como cualquier muerte que se precie, un poco trágico y un poco gracioso. Hacía glglglglg con la cara rojísima el tipo, retorciéndose y agarrándose el pecho... Lo que Chusantros no sabía mientras ocurría eso de diñarla es que aún hoy existiría un grupo de insensatos para dedicarse a recoger sus enseñanzas y hacer un nuevo material: una revista pulp pero asentada en nuestro tiempo, en pleno 2009, año en el que nace esta loca obra.
Así nace Los zombis no saben leer. Y si no les gusta, será su culpa, porque es culpa de todos ustedes que hayamos perdido nuestro tiempo en algo así. Les esperamos.

Descargar, aquí.


By David Mateo with 11 comments

martes, diciembre 15

Primeros auxilios

¿Qué harías en caso de que un zombi te mordiera un brazo?

Almas sensibles... abstenerse.



Y es que uno tiene que tener bien cubiertas las espaldas, porque siempre puede atacarte un ejérctio zombi nazi.





By David Mateo with 3 comments

Sol y sombra

Ayer parecía que se iba a acabar el mundo y hoy luce un sol majestuoso sobre la ciudad de Valencia. Podría decirse que hace una mañana fantástica, pero estando a mediados de diciembre, me niego a ser tan estúpido de pregonar a los cuatro vientos que este tiempo que vivimos pueda tener nada de extraordinario.


By David Mateo with 2 comments

lunes, diciembre 14

Sin respiración...

... o sin aliento, o sin lo que quieran ustedes nos quedamos todos ante el nuevo video de 'Furia de titanes'. La palabra impresionante adquiere una nueva dimensión.

By David Mateo with 7 comments

Literatura juvenil e infantil


Este fin de semana, en el Cultural, han hecho un repaso somero a uno de los nichos de mercado más importante dentro de la literatura: el infantil/juvenil. Mientras que el género para adultos sigue navegando a la deriva y es incapaz de reinventarse como literatura de masas, el juvenil/infantil vive una edad dorada que depara un mercado ingente. Carmen Blázquez escribe un interesante artículo que paso a reproducir a continuación. ¡Que lo disfruten!



Las conclusiones del Anuario del libro infantil y juvenil 2009 del grupo SM eran optimistas al cierre del 2008. El negocio del sector editorial seguía en expansión y las ventas de libros infantiles y juveniles habían crecido en proporción prácticamente el doble, hasta constituir el once por ciento del mercado del libro.

Con respecto a los lectores, también movían las cifras al optimismo al constatar que niños y jóvenes constituyen el sector de población con hábitos de lectura más consolidados; concretamente, los lectores más entusiastas son los que se encuentran entre los 10 y los 13 años. Y contra el tópico de la amenaza que para la lectura supondría la tecnología informática, consta que donde ésta tiene mayor presencia es en los hogares de los más lectores precisamente. Sin embargo, tal como ha discurrido el año, cabe esperar que los números que resumirán la economía del sector en 2009 no sean tan positivos y que, cuando menos, se registre un estancamiento. Pero cada cosa a su tiempo.

Al tender la vista hacia atrás no se advierten grandes cambios en el panorama de la LIJ. Editoriales grandes y pequeñas han buscado en 2009 la obra capaz de atraer lectores como un imán decidiéndose a menudo por el atractivo de lo fantástico, corriente que contra todo pronóstico sigue alimentando la mayor parte de las novelas juveniles. Y aunque con demasiada frecuencia se recorren caminos más que hollados, aún se descubren enfoques y tratamientos que sorprenden.

Lo más significativo de este fenómeno es que la fantasía abandona los espacios abiertos y se vuelve tenebrosa; se explora el lado oscuro, desde lo inquietante a lo terrorífico, como reflejan El Libro del Cementerio (Roca), del conocido Neil Gaiman; Vialla y Romaro, de Lilli Thal (Anaya); El mago de los huesos (Puck), de F. E. Higgins, y Ciudad de ceniza de Cassandra Clare, segunda entrega de Cazadores de sombras (Destino). Páginas pobladas de criaturas insólitas que con frecuencia alcanzan una segunda vida en el cine, refuerzo y reclamo del best-seller -Crepúsculo de Stephenie Meyer (Alfaguara) es el ejemplo más llamativo y reciente-. El predominio de autores extranjeros (autoras la mayoría) es evidente, pero ahí está el Réquiem de David Lozano que cierra la exitosa trilogía La Puerta Oscura (SM), Maite Carranza con Magia de una noche de verano (Edebé) y nuevos nombres, como José Antonio Cotrina, que con La cosecha de Sanheim inició la trilogía El ciclo de la Luna Roja (Alfaguara).

No obstante, frente a la poderosa corriente fantástica parece que tiende a afirmarse una realista que equilibra la balanza y logra efectos saludables en libros que reflejan lo arduo de crecer -como el Diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial de Sherman Alexie (Siruela)- y que con cierta frecuencia mira al pasado, como en OK, señor Foster de Eliacer Cansino (Edelvives), Lo que vi y por qué mentí de Judy Blundell (Molino) y en la impresionante novela de Antoni García Llorca El salvaje (SM).

Las publicaciones destinadas a los lectores fronterizos entre niñez y juventud ofrecen más diversidad y matices. La fantasía es la aliada natural de los cuentos tradicionales recopilados en cuidadas ediciones -Cuentos y leyendas de los masai (Kókinos), Cuentos y leyendas populares de Marruecos (Siruela)-y se tiñe de humor, misterio y aventura en las obras de autores modernos como Kirsten Boie -Los medlevingios (Siruela)- o Frank Cottrell -Cosmic (SM)-. Y no se puede dejar de mencionar a carismáticos personajes como la aventurera Rita (Macmillan), por el lado del realismo, y a Kika Superbruja (Bruño), Geronimo Stilton (Destino) y Bat Pat (Montena) por el de la fantasía.
Desde el realismo, ámbitos familiares y sociales relacionan a los lectores con el mundo, como en La canción de Shao Li, de Marisol Ortiz de Zárate (Bambú); Los O.T.R.O.S. (Sociedad Secreta), de Pedro Mañas Romero (Everest); En casa de Las Penderwick, de Jeanne Birdsall (Salamandra) y en Barro de Medellín, de Alfredo Gómez Cerdá, premio nacional 2009 (Edelvives).

Para los más pequeños abundan los títulos a la medida de su curiosidad, su capacidad de comprensión y manipulación. Las innovaciones provienen más bien de los ingeniosos desplegables, solapas, ventanas… resortes que divierten y estimulan la imaginación y alcanzan en la “ingeniería del papel” auténtica sofisticación. Por ejemplo. ¿Quién teme al cuento feroz? (Serres), de Lauren Child, y El arca de Noé (Combel).

Mención aparte merecen los álbumes, que rebasada la acotación de lo infantil ofrecen un festín visual a los amantes de los libros bien ilustrados. Un puñado de editoriales -Juventud (Tu cama grande), Corimbo (El oso y el gato salvaje), Kókinos (Popville), Barbara Fiore (El secreto de la garganta del ruiseñor), Libros del Zorro Rojo (Mis historias perdidas), Los cuatro azules (Rana, ¿dónde estás?)…- se esfuerzan por mantener publicaciones de calidad con una representación cada vez mayor de autores nacionales, como el siempre interesante Javier Sáez Castán (El Pequeño Rey, Ekaré).

En cuanto a los libros de conocimientos, junto a atractivos atlas, obras sobre el medio ambiente y biografías, este año han abundado las publicaciones en torno a la historia, como la Pequeña historia del mundo (Espasa-Calpe) del historiador García de Cortázar.

Todas las voces coinciden en la conveniencia de que niños y jóvenes lean, cuanto más mejor, y alienta comprobar que se avanza por ese camino. Pero desde todos los frentes habría que incidir mucho más en la calidad que en la cantidad de esos libros responsables de la formación literaria de los lectores. Si el mismo celo que se pone en la edición de libros que entran por los ojos se trasladara al contenido, qué distinto sería el panorama.

By David Mateo with 2 comments

domingo, diciembre 13

1es Jornades de Narrativa Gràfica de la Universitat de València

Leo en La cárcel de papel la siguiente noticia:

Los días 17 y 18 de diciembre se celebrarásn las 1as Jornadas de Narrativa Gráfica de la Universitat de València. El programa de charlas es el siguiente:


Jueves 17 de diciembre
10:00 Inauguración de les jornadas.
Decana de la Facultat de Filología, Traducció i Comunicació

10:15. Conferencia
“Superhéroes: anatomía de un género”
Jesús Jiménez Varea.
Universidad de Sevilla.

11:15. Conferencia
“La autorepresentación en la novela gráfica: Lourenço Mutarelli, Harvey Pekar y Art Spigelman”
Lucía Miranda Morla
Université Sorbonne III

12:15-12:45. Descanso

12:45 Conferencia
“Sin City, de la page à l’écran : les limites d’une transposition mimétique”
Gilles Menegaldo
Université de Poitiers

16:30. Conferencia
“Fisionomonía e historieta”
Antonio Altarriba
Universidad del País Vasco

17:00 Debate
“La edición de clásicos: una asignatura pendiente”
Participantes: Antonio Guiral y Antonio Martin. Modera Álvaro Pons

Viernes 18 de diciembre
10:00. Conferencia
“Metacómics y metahistorietas. ¿Postmodernidad o tradición?”
Rubén Varillas.
Teórico

11:00. Conferencia
“Cuadernos de viaje y cómic: cruzando fonteras”.
Juan Manuel Díaz de Guereñu
Universidad de Deusto

12:00-12:30. Descanso

12:30 Conferencia
“Los orígenes de la historieta en España”
Antonio Martín
Historiador

17:00 Debate
“Posibilidades de investigación académica en la historieta”
Participantes: Jesús Jiménez Varea, Antonio Altarriba, Manuel de la Fuente y Juan Manuel Díaz de Guereñu. Modera Adela Cortijo

19:00 Clausura de las jornadas

Coordinadores
Adela Cortijo (adela.cortijo@uv.es)
Álvaro Pons (alvaro.pons@uv.es)

Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació

Todas las actividades se desarrollarán en el Saló de Graus (1er pis) de la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació (Acda. Blasco Ibañez 32)
Entrada libre. Para la emisión de certificados de asistencia, es necesario inscribirse en las jorandas a través de la web http://www.uv.és/icgn (Tasas de 20€)

By David Mateo with 8 comments

sábado, diciembre 12

Tajundrerías: Homenaje a la 'Colina de Watership'


Más Tajundra, aquí.

By David Mateo with 8 comments

viernes, diciembre 11

No se me ocurre nada

Si hay una frase que me supera en mis talleres de literatura es: ‘no se me ocurre nada’. Frase que, por supuesto, esgrimen mis alumnos con una cadencia casi licenciosa. Ayer por la tarde realizamos una actividad más lúdica. Llegan las Navidades, se acaba el taller con el primer grupo, y deseaba poner en práctica el recurrido juego de escribir una carta anónima y que el destinatario fuese designado por el remitente mediante el azar. Obviamente, el resultado es dispar, pues el nombre surge de una bolsa y de un montón de papelitos arrugados, así que de la esperanza de sacar la chica o el chico de tus sueños pasas a la decepción de tener que escribirle una carta al compañero que peor te cae de la clase. Y como los grupos de hoy en día son tan… dispares (por calificarlos de alguna manera) la proporción de ‘amigo y enemigo’ se dispara respecto a la de ‘amigo y amigo’.
Y ya sabemos cuál es la frase más recurrente cuando tienes que escribir una paginita entera al tipo que te cae más gordo de la clase: ‘No se me ocurre nada’.
Lo peor de todo es escuchar esta frase cuarenta minutos después de comenzar la actividad. Los síntomas de que vas a enfrentarte a ella son evidentes: el alumno se aproxima a la mesa con aire abatido, como si acabara de recibir una paliza. Aunque parezca mentira, llega despeinado, resoplando, taciturno, con la mirada un poco perdida. Conforme se aproxima, reduce la velocidad y su gesto se vuelve descaradamente irritante. Entonces te planta un A4 pavorosamente vacío encima de la mesa con un gran título en letras devastadoras:

PARA MENGANITO

Y justo debajo: Feliz Navidad en unas cursivas que desbordan los márgenes y con un interlineado que haría sonrojar al ‘doble’. Entonces llega la fatídica frase: ‘Es que no se me ocurre nada’ o ‘No sé qué poner’ o ‘No sé qué decir’.
Mis respuestas suelen ser absolutistas: ‘Dios te dio una cabeza para pensar, haz uso de ese don divino’ o ‘A estas alturas del curso has redactado mil quinientos cuentos (mentira porque precisamente ese mismo alumno en cada actividad se ha aproximado a la mesa con la recurrida frase que me niego a reproducir otra vez), así que eso no me vale de excusa’ y si es la decimosexta vez que se aproxima al pupitre ya no me queda más remedio que argumentar: ‘Mira, si no pones ni siquiera el título el próximo día no participarás en el juego que vamos a hacer’.
Entonces el alumno da media vuelta, resopla como Moby Dick y retorna a su pupitre como San Pedro o San Pablo tras recibir sendos martirios a manos de Nerón.
Lo peor es que tras esta primera incursión del camicace de turno, se desata una ola de ‘No se me ocurre nada’ por toda la clase y te sientes desfallecer en un mar de ignominia.

Si la vida no fuese más que un sonido envolvente, Yann Tiersen sería moldeador de vidas.


By David Mateo with 4 comments

jueves, diciembre 10

Celda 211 y Paul Naschy

Variety ha informado que Celda 211 compite en los globos de oro con los últimos trabajos de Almodóvar y de Trueba, amén de un montón de películas más de distintas nacionalidades. Por desgracia no podrá ir a los Oscar por no haberse estrenado todavía en EEUU, pero sí estará en los Goya donde debería convertirse en la mejor película española del 2009.
Daniel Monzón realiza en esta película una crítica impecable al sistema y a la corrupción que salpica las altas esferas de nuestro país. La degradación de Juan Oliver te hace sentir cada vez más incómodo a lo largo de los cien minutos de metraje, además, los sentimientos que atenazan a los personajes, los distintos cambios de situaciones, la tensión que se va acumulando en la atmósfera del recinto penitenciario, incitan a que la película transcurra rápidamente y acabes con la sensación de que estás ante un film redondo.
No es una película carcelaria al uso. Es una historia imaginativa y original, que tiene en Luis Tosar (Malamadre) un pilar maestro que sostiene buena parte del argumento. La mirada de este actor es dura como el pedernal, inflige terror, te hace sentir inquieto. No es necesario que empuñe un arma para que comprendas que su alma esta manchada y eso, precisamente, es lo que más fuerza inyecta al personaje. La transición del Malamadre malcarado al Malamadre compasivo lo convierte en uno de los personajes más peculiares que han pasado por la gran pantalla del cine español. Por cierto, Antonio Resines en el papel del guindilla Utrilla está irreconocible, traspira violencia por cada poro de su piel.
‘Celda 211’ no es una película de género, tal como conocemos el género en este blog. Creo que los goyas perdieron su gran oportunidad de premiar el género como se merece con ‘El laberinto del fauno’. Celda 211 es una película negra, pero negra negra pura. Con personajes atrapados en una situación fortuita que conviven con la violencia y el declive de su humanidad. Se merece sin duda alguna el Goya y ojala reciba el Globo de Oro, de algún modo Daniel Monzón y todos aquellos que amamos un cine alternativo y de calidad que no se hace en este país saldríamos ganando. ¡A ver si hay suerte!



Por cierto, La Sombra de Grumm se une a la petición popular de que la Academia de Artes Cinematográficas Española se acuerde del señor Jacinto Molina (Paul Naschy) en la próxima gala de los premios Goya. El fantástico español, tan castigado y olvidado en los últimos tiempos, merece ese pequeño guiño.

By David Mateo with 11 comments

miércoles, diciembre 9

Más divagaciones electrónicas

Me gustaría hacer una pequeña reflexión a raíz de un comentario que dejó mi buen amigo Ismael ayer en este mismo blog. Ismael venía a decir que el lector electrónico, este año, se iba a comercializar con el simple objeto de convertirlo en un capricho tecnológico y que la industria del ebook sólo arrancaría cuando los editores llegaran a un acuerdo con sus lectores y comenzaran a distribuir esos libros. Si el mundo fuera coherente, estaríamos ante una gran verdad, pero mucho me temo que Ismael ha pasado por alto el principal factor que en los últimos tiempos ha desencadenado el avance de las distintas industrias tecnológicas: la piratería.
Basta echar un vistazo atrás para comprobar que el reproductor de mp3 se comercializó mucho antes de que la industria discográfica se decidiera a colgar descargas en los portales de música o que el reproductor de divx revolucionó completamente el mercado audiovisual. Todavía no existe una práctica habitual de adquisición de películas en este formato a través de webs legales, pero la mayoría tenemos en casa un reproductor que lee todos los formatos habidos y por haber.
Hoy en día muchos sabemos que existe una buena cantidad de páginas dedicadas a la descarga de libros electrónicos (y ojo, que nadie me hable de formatos exclusivos para lectores digitales porque con un archivo de Word se puede conseguir cualquier cosa); casi el ochenta por cien de los títulos que están en las mesas de novedades de las librerías también están en Internet para su descarga ilegal. En el momento en que se comercialice de manera masiva el lector, todas estas páginas proliferarán y el mercado ilegal del libro electrónico se potenciará. Y una vez más, la culpa la tendrán los profesionales del sector, porque todos ellos sabían de antemano que la irrupción de este aparatito era inminente (y hablamos de inminente en términos de un par de años) y han permanecido apáticos, a verlas venir. Ya tendría que existir una alternativa real al libro analógico porque ya existe la posibilidad de comprar un lector de libros electrónicos. Una vez más, la piratería va por delante del negocio. No existe una alternativa seria que establezca un precio competitivo al libro ilegal. Yo no soy editor ni pretendo serlo, por lo tanto no sé cuál debe de ser el precio del producto, no sé qué factores entran o no entran en juego, lo que sí sé es que el consumidor, nos guste o no nos guste, tiene la posibilidad de conseguir ese mismo producto a un precio de coste cero, así que los editores tendrán que envainársela y asumir que el importe del producto tendrá que ser muy bajo, al menos hasta que nuestros gobiernos se sensibilicen a la necesidad de proteger la propiedad intelectual en la red.
Por desgracia, también tengo la sensación de que llegamos tarde. Hay algunas editoriales preparadas, cierto, pero la inmensa mayoría sigue enclaustrada en la época de las cavernas mientras sus libros están colgados en miles de servidores y quién más quién menos ya los tiene descargados en su disco duro. El otro día, sin ir más lejos, vi ‘El imperio contra Dios’ de mi buen amigo Andrés Díaz, publicado por Equipo Sirius/Transversal, en un portal bastante importante… ¡agüita lo que se nos viene encima! El pistoletazo de salida ya se ha dado, en menor medida estas navidades y en mayor medida a lo largo del año que viene, pero la carrera ya ha comenzado y los lectores electrónicos irrumpen en los hogares españoles. A partir de ahora, cada mes de discusión, cada mes de postergar la decisión de crear un mercado del libro electrónico coherente y encuadrado dentro de la legalidad, será un mes de bonanza para el mercado ilegal.
Por cierto, al lorito con esta página, me la pasó el otro día mi buen amigo Toni de Moncofa. Libros electrónicos a nueve, doce y quince euros. Esperemos que éste no sea el futuro y que alguien entre en razón antes de la hecatombe. Aquí, en este blog, ya lo hemos advertido muchas veces: tras ver las barbas de tu vecino quemar, pon las tuyas a remojar, porque a esta paso nos cargamos la industria.
Y ojito porque tras la música, el cine o la literatura, que a nadie le quepa duda que también los comics tendrán que pasar su reconversión al formato digital, con el handicap añadido de que el formato cbr está muchísimo más extendido que el formato de libro electrónico. La tecnología no es pasiva, si no todo lo contrario, es activa y, en estos casos, contraproducente para la legalidad. Y nuestros ministros siguen pensando en vender más ADSL’s que en proteger la propiedad intelectual, así que mucho me temo que la época de las tinieblas va a continuar durante muchos años mientras la industria profesional no pegue un giro de ciento ochenta grados.


By David Mateo with 30 comments

martes, diciembre 8

Una de las compras estrellas de Navidad: el lector de ebook

Lo dijimos aquí hace diez meses: ojito a la campaña del Corte Inglés a favor del libro electrónico. En cuanto comercialicen su propia marca, se va a convertir en uno de los regalos indiscutibles de esta navidad. Pues bien, hay veces que una imagen vale más que mil palabras. Alrededor del minuto dos del video habla el responsable de la sección electrónica del Corte Inglés y...

By David Mateo with 6 comments

lunes, diciembre 7

El carril bici en Valencia

En Valencia nos estamos volviendo locos por momentos. Nuestra excelentísima alcaldesa de Valencia, aprovechando las ayudas del Plan ZP, le ha dado por ensanchar las aceras de nuestra ciudad para incluir carril bici o para que los peatones puedan ir más anchos. Me parecería muy bien que el ayuntamiento abordara este proyecto si Valencia tuviera un trazado de calles apropiado para hacerlo o, lo más importante, si Valencia tuviera una red de transporte público acorde a las necesidades de nuestra ciudad. Pero Valencia ni está preparada para ceder plazas de aparcamiento ni mucho menos tiene una red transporte público adecuada. El transporte público de nuestra ciudad es tercer mundista. Da la impresión de que las necesidades del ciudadano se cumplen con tener un autobús que vaya desde su casa al Centro, pero cuando la cuestión es ir de un punto de la periferia a otro punto de la periferia, el viaje puede convertirse en un vía crucis que implica hacer varios trasbordos y pagar un pastón en billetes. El precio del billete de autobús en Valencia creo que ya supera ampliamente el euro y ni siquiera sirve para hacer trasbordo.
Hay puntos de Valencia que están más aislados que la isla de Robinson Crusoe, intenten ir de los poblados marítimos a Tres Cruces o de la Ciudad de las Artes y las Ciencias a Campanar… los pateos pueden ser de aupa. Cuando una ciudad tiene una red de transporte público adecuada a las necesidades de la ciudadanía, implica que hay varias alternativas que aseguran que desde una distancia ínfima de tu casa accedes al punto exacto donde te diriges sin tener que darte el gran pateo de tu vida. Tener un transporte público digno en una gran ciudad significa no tener que rezar porque llegues a la parada del autobús cinco minutos tarde y este ya se haya ido, significa no tener que darte la gran caminata desde la parada de destino hasta tu lugar de trabajo, significa que el extrarradio de Valencia también está comunicado, significa no perder toda la mañana de un domingo en hacer un viajecito al Centro porque el transporte público está bajo mínimos y significa no tener que destinar doce euros de la economía semanal al desplazamiento porque tienes que hacer cuatro trasbordos durante la jornada.
Uno se parte la caja ante el eslogan de: ‘deja el coche en casa y coge el transporte público’. Mi novia esta en el Parque Alcosa, a veinte minutos en coche de la Malvarrosa. ¿Ustedes saben el tiempo que tendría que invertir servidor para ir a verla cada día si tomase el transporte público? Una hora y media entre trasbordo de autobuses y trenes… ¡y si es domingo o fiesta de guardar, mejor me quedo tranquilito en la cama porque el tiempo destinado a estar con ella lo perdería en el desplazamiento!
Teniendo en cuenta todo eso: ¿qué está haciendo ahora la alcaldesa? Ampliar las aceras para los peatones y para implantar el carril bici. Pero no solo lo está haciendo en el centro de la ciudad, donde lógicamente transita más gente, ¡¡también lo está haciendo en los barrios pequeñitos como la Malvarrosa!! Barrios en el que el tránsito de gente es moderado y donde la proliferación de coches ha aumentado en los últimos años. ¡Señores, aparcar hoy en día en un barrio del extrarradio de Valencia, tranquilo y apartado, se está convirtiendo en una odisea tan memorable como meter el coche en el Centro de Valencia en hora punta! Estos señores del PP están convirtiendo Valencia en una suerte de laberinto urbano restringido al tráfico… cuando la vida cotidiana, desenfrenada y exigente, cada vez implica justo lo contrario.
Ahora quieren introducir más carriles bicis a costa de ensanchar las aceras y quitar plazas de aparcamiento. No tengo nada en contra de los cicloturistas, pero me da la impresión de que en una ciudad de 800.000 habitantes, tú no puedes hacer la vida más complicada a la mayoría para satisfacer las necesidades de una minoría. Si Valencia tuviera un trazado más espacioso, todos estaríamos encantados de que la gente circulara en bici (dichosos aquellos que se pueden permitir el lujo de ir con una bicicleta al puesto de trabajo… a mi novia desde luego no la dejarían, más que nada porque no tiene lugar donde meterla), seríamos más ecológicos y más felices, pero la inmensa mayoría de los ciudadanos no pueden permitirse ese lujo (y si no que se lo pregunten a la gente que trabaja en un polígono industrial). Así que lo que tendría que hacer el ayuntamiento es mejorar el transporte público (es decir, aumentar la flota de autobuses y trabajar a destajo para que el metro y el tranvía una más puntos de la ciudad), bajar los precios de los billetes y hacer parkings públicos y gratuitos. Ya que se están comiendo las plazas de aparcamiento, hagan parkings públicos para que uno no tenga que subirse el coche a casa cuando llega a las diez y cuarto de la noche. Hagan PARKINGS PÚBLICOS, pero no de esos que hay que pagar treinta mil euros por treinta años, que eso es una aberración en los tiempos que corren, señora alcaldesa, haga PARKINGS PÚBLICOS gratuitos. No pague la deuda contraída por su consistorio con las exiguas rentas del contribuyente… que estamos en crisis. No de la orden a sus policías locales para que hagan batidas por los barrios a las doce de la noche para multar los coches mal estacionados, porque la mayoría de las ocasiones están así porque usted se ha cargado todas las plazas de aparcamiento. Haga PARKINGS PÚBLICOS, señora alcaldesa, haga PARKINGS PÚBLICOS, que es lo que necesita esta ciudad.
Se lo voy a repetir por si no le ha quedado claro: HAGA PARKINGS PÚBLICOS, Sra. Barberá Nolla, que los necesitamos. Y si la situación no mejora con el tiempo, señores, yo ya tengo muy claro a quién le voy a retirar mi voto en las próximas elecciones. Que aquí todo el mundo se queja por el caos circulatorio de la ciudad, pero a la hora de la verdad, todos nos bajamos los pantalones. HAGA PARKINGS PÚBLICOS, señora alcaldesa, se lo agradeceremos de corazón.

By David Mateo with 14 comments

    • Popular
    • Categories
    • Archives