miércoles, octubre 13

Hispacon 2010 (2)

Se acabó la Hispacon de Burjassot y como siempre nos ha dejado cosas buenas y malas. En realidad, malas muy pocas y buenas demasiadas. Lo mejor, la asistencia: el sábado la casa de la cultura bullía de gente, las mesas redondas y las tertulias estaban abarrotadas y las tiendas no dejaban de vender libros. Otro mérito destacable de la Hispacon ha sido la organización. La gente de AVANT se lo ha currado muchísimo y ante cualquier duda o imprevisto, siempre había por los alrededores alguna persona de la organización dispuesta a echarte una mano con la mayor afabilidad.


¿Cosas malas? Muy pocas, la verdad. Quizás hemos echado en falta a dos de los invitados de lujo, aunque sus razones para no acudir eran imperiosas. Pilar Pedraza andaba mal de salud y Paco Plaza se encontraba en Sitges. También puede que la acumulación de actos haya provocado que alguna mesa desluciera. Pero creo que todos estos incidentes son minúsculos comparados con el buen rollo y la disparidad de criterios que han imperado en Burjassot a lo largo de estos cuatro días. Incluso ayer, en las postrimerías de la Hispa, había un montón de gente aguantando el chaparrón bajo las carpas y haciéndose las fotos de última hora.
Ojalá todo esto haga revivir un evento que en los últimos años había perdido buena parte de su fuelle. Lo cierto es que este año la junta rectora de la AEFCFYT ha sido la encargada de montar la Hispacon, cuando debería de ser otro grupo el que se hiciera cargo del proyecto y la junta se limitara a la organización de los eventos ordinarios de la Hispacon, es decir, entrega de ignotus, Domingo Santos, etc etc… Este año, los chicos de Avant se lo han echado todo a la espalda y, además, lo han hecho a contrarreloj, lo cual conlleva que el mérito acumulado se multiplique.



Sea como sea, tanto la asociación como la Hispacon han perdido parte de su idiosincrasia, algo que muchos dicen en petit comité y que pocos se atreven a argumentar en voz alta. La asociación nació en una época determinada, en un contexto histórico en el que el asociacionismo era la base fundamental a la hora de agrupar aficionados y mucho me temo que ese tiempo ha pasado. Hoy en día, Internet y las redes sociales le han comido terreno al asociacionismo, que ha quedado relegado a sectores con intereses comunes que utilizan la fuerza del grupo para sacar adelante proyectos o dar a conocer sus ideas, tal es el caso de NOCTE.


Las páginas webs dedicadas a la literatura, los foros con miles y miles de participantes, los macroportales de Internet en los que tienen cabida montones de contenidos que van más allá de la literatura fantástica, son la verdadera fuente donde se encuentra la riqueza del fantástico y relegan el significado más radical de la palabra fandomita a un contexto que los más jóvenes, la savia nueva, ni siquiera conocen.
Otro factor a remodelar es el tema de los ignotus. Este premio debería convertirse de una vez por todas en el PREMIO (y con mayúsculas) del fantástico, transformándose en algo popular y mediático. Este año hemos dado un paso adelante y nos hemos alejado de la época endogámica y ridícula que se vivió en el pasado. Sin embargo, los premios siguen decidiéndose por un reducido número de votos, tanto en la primera vuelta como en la segunda. Me consta que desde dentro de la asociación ha habido miembros que han luchado por abrir la intención de voto a gente que no formara parte de la asociación, abrir el voto a otras páginas webs, a otros portales, a otras redes sociales que, en definitiva, son los que pulsan con mayor cantidad de aficionados la actualidad del fantástico. Ha habido proyectos que han pasado por mis manos realmente interesantes. Y no, ya no vale el abrimos unas modalidades y otras no, como han propuesto algunas facciones. O se abren todas o ninguna. Es decir, o se hacen unos ignotus populares o se hacen unos ignotus profesionales, otorgados por un grupo de miembros decididos por la AEFCFYT y que valore criterios comerciales, criterios literarios y criterios mediáticos.
Lo que no puede ser es que la señorita Laura Gallego, paradigma del fantástico español, a la que los organizadores tuvieron que prepararle una mesa especial fuera del recinto de firmas ante la avalancha de aficionados y con la que todos querían hacerse una foto, no tenga ningún ignotus y otros autores puedan forrarse de estatuillas el salón de su casa. ¿Dónde están los ignotus de gente como José Carlos Somoza, Pilar Pedraza o Manel Loureiro? ¿Dónde están los ignotus para sagas popularísimas como Tramorea o novelas como «El tejido de la espada», según nielsen, uno de los libros de fantasía épica más vendidos el año pasado? Lo que no puede ser es que con dieciséis votos se decida una precandidatura y haciendo un poco de campaña en la Hispacon se decida un premio.
Y ojo, que nadie vea fantasmas donde no los hay. Todo esto es algo que se ha mascullado desde siempre y se sigue mascullando, no va en detrimento de los galardonados este año, muchos de ellos amigos. Pero como autor y aficionado al fantástico, prefiero unos ignotus mediáticos y fuertes, que atraigan las miradas de otros aficionados, que unos ignotus minoritarios, aunque eso signifique no ganarlo en la vida.
Volviendo a la hispacon de Burjassot, nos deja otra lectura positiva. La diversificación del mercado español. Prefiero mil veces el panorama actual que el erial que teníamos cinco años antes. El fantástico se desmiembra, se reinventa y se magnifica a través de sus escritores. Llegarán libros de autores nacionales mejores o peores, como en cualquier género, pero al menos los hay.


Parte de la crisis por la que hoy transita la literatura fantástica deriva de la escasez de cantera patria. Hasta ahora, apenas existían escritores que firmaran en ferias o autores que defendieran en charlas y mesas redondas las excelencias del fantástico. Y si los había, eran mínimos. Ahora, por fin, es fácil ver por toda la geografía española eventos dedicados al fantástico y autores de mayor o menor envergadura que luchan por sus libros y por un género que debería ir en expansión. El fantástico necesita más voces positivas que hablen de diversión, de buen rollo, de calidad y de un panorama en expansión que atraiga la curiosidad de otros lectores.
Otro factor que ha determinado esta hispacon es el auge electrónico. Y es que en las mesas y en las presentaciones se ha hablado cada vez más del libro electrónico, de la publicación a través de Internet y de la proliferación de editoriales dedicadas al eboock. Este tema lo tocaremos en otra entrada, porque sino eternizaríamos este texto hasta lo imposible. Pero lo cierto es que las editoriales, ante la crisis, están dispuestas a arriesgar menos y, a la vez, a apostar por modalidades de publicación alternativas.


Como ya dije en la primera entrada, en esta Hispacon hemos convivido con multitud de grupos venidos de toda la geografía española: madrileños, sevillanos, maños, catalanes, asturianos… También ha sido la Hispacon de la diversidad. Bajo su regazo hemos visto como cantidad de empresas, asociaciones y colectivos se unían para generar un marco común. Sin duda, ha sido una Hispacon divertida y notable… sobresaliente, diría yo.
Mi enhorabuena a todos los que la han montado y a ver si el año que viene disfrutamos de otra Hispacon tan interesante como la de Burjassot.


Otra de las noticias importantes de la Hispa, y que a mí me dejó un poco triste: dimitió el presi de NOCTE. Se nos fue el alma de la asociación. Sus razones no pueden ser más nobles: no quería que la asociación se personificara en él. Un diez para David Jasso.
Descansa, revitalízate, mineralízate y vuelve pronto al que debe ser tu cargo
.


By David Mateo with 40 comments

40 comentarios:

Me sumo a la enhorabuena a la organización.

David, estoy de acuerdo en algunas cosas de las que dices sobre los Ignotus. Dos puntualizaciones: A) Pedraza tiene un Ignotus (personalmente creo que merecería más, pero uno tiene), y Somoza quedó en puertas con la magnífica "La dama número 13"; B) en la asamblea de la AEFCFT de este año se ha planteado el convenio con varias asociaciones y uno de los puntos del acuerdo sería la participación en los Ignotus. Supongo que para el año que viene se verán los resultados. Creo que va por buen camino.

Con todo, para que el tinglado (premios, certámenes, etc) se mantenga -a todos los niveles, incluido por supuesto el económico; no olvidemos que la asociación financia el coste del premio y que también subvenciona las hispacones desde hace varias ediciones- es crucial que aumente la masa social.

Yo también pienso que los Ignotus deberían ser unos premios "más rotundos". Ahora, como aficionado se me hace muy difícil ni siquiera leer las cinco nominadas, y reconozco que en alguna ocasión voté sin haberlas leído todas. Tal vez si se redujera a tres... Tal vez un buen jurado profesional, pero claro, entrás ahí en un terreno siempre polémico.
Gracias por tenernos informado y felicidades... Lamento un huevo no haber podido ir este año.

Negrete ha ganado el Ignotus de novela en 1998, 2004 (éste con La espada de fuego, primera parte de la saga de Tramórea) y 2008. Así que mal provisto de monolitos no va precisamente :-)

Yo creo que la asociación debe hacerse más popular y ese es, en gran medida, el caballo de batalla que debe afrontar esta junta u otras que vengan detrás.
Y una de las medidas que debe afrontar es la de dar notoriedad a los ignotus... y mucho me temo que la vía actual ya no es válida.
Lo mejor que podría hacerse, hasta alcanzar una masa crítica importante, es buscar un jurado profesional formado por libreros (¿David de Cyberdark?) y administradores de webs en la que no haya intereses literarios; gente como la de Fantasymundo, Stardust o Literatura Fantástica. Críticos más gafapasta y críticos con criterio más popular... y sistema de votación cerrado entre ellos.

Otra alternativa es votación popular. Yo tuve amigos que lucharon por ese sistema en la última reforma de los premios ignotus y al final salieron de la asociación cansados y agobiados de luchar contra molinos de viento.

Sea como sea, este sistema actual ya no vale simplemente porque el método de votación se reduce al mínimo exponente, siendo a veces ridículo. Ese no es el camino a seguir, y lo ve gente que está dentro de la asociación, gente que ha estado en la asociación, como yo, y gente que no está en la asociación.

Ya, Nuxlum, pero la novela que rompió esquemas dentro del fantástico no fue La espada de fuego, sino El espíritu del mago, que es una novela mucho más ambiciosa y más profunda.
Ójala que las medidas que expne Pablo sean las acertadas. Desde luego abrir la votación de los ignotus a otras asociaciones que aviven desde la primera ronda la vidilla de los ignotus es una buena medida.

Bueno, seguro que si le dieran el Ignotus dos años seguidos por la misma saga, alguien también protestaría :-D

Ya, pero ese año no fue ni finalista. Supongo que no le gustaría a nadie :))

Os estáis armando la picha un lío y estais personalizando demasiado en este o aquel autor.
Un premio debería representar un consenso mayoritario o común y no una decisión particular. Si el premio recaba la opinión de unos pocos, no es representativo de nada. Si el premio recaba la opinión de unos cuantos cientos, entonces estamos hablando de algo representativo.
Si es el primer caso, los ignotus son una cuchufleta y lo mejor es cambiar. Si es el segundo caso, larga vida a los ignotus tal como están.

Bien dicho, Anónimo :p
Por cierto, mañana crítica en exclusiva en la Sombra de Grumm de El sueño de los dioses, o lo que es lo mismo: Tramorea 3.

Los nuevos medios, Internet especialmente, pueden dejar anticuados muchos aspectos de una Hispacón al ofrecer otras vías de colaboración y exposición de proyectos. Sin embargo hay algo fundamental, que es el contacto humano. A veces hace falta que la gente se conozca, que podamos ver ese lenguaje corporal, que sea posible discutir alrededor de una birra, saber si nuestro interlocutor sonríe al escuchar una idea... Mil detalles que la Hispacón permite que ocurran. Parte del modelo puede agotarse, y habrá que cambiar lo que sea, pero es conveniente que haya alguna "excusa" para que la gente de tanto en tanto se reuna y pueda verse las caras.
Por cierto me sigues debiendo una firma en el libro, que cuando regresé ya no estabas. (Mira que cuesta pillarte...)
Sobre los ignotus no opino por ahora; a mi este año me han parecido bien ;-)))

Yeeeh, que el que se perdía eras tú y solo nos encontrábamos en el bar :))
Por cierto, hablando de novelas sin firmar, yo también tengo la vuestra a la espera de rúbrica... ¿o no? Ya ni me acuerdo, tengo que revisar la biblio.
Otro por cierto, que conste que el tema de los ignotus no va por los ganadores de este año. Es más, la novela de Vaquerizo la compré en su día porque es un escritor al que sigo fielmente. Lo mismo se puede decir de otros escritores premiados como Rafa Marín, David Jasso o dos autores que se llamaban... mmmm... ¿Eduardo Sánchez y Guillem Gallego? No lo recuerdo muy bien.
Tercer por cierto, la literatura de género nacional ya podría competir en un cuadrilatero de catch por parejas. Gallego y Sánchez vs Rubio y Cuesta. Mesa redonda yaaaaaa sobre autores siameses nacidos para tener cuatro manos.

Ayer escribí un comentario más largo aun, pero se perdió, así que voy con la segunda versión...

Un par de matizaciones a lo de los Ignotus. Primero, no son los premios del fándom, son los premios de la AEFCFT (que es la que los apoya con recursos materiales y humanos). Segundo, participar es tan sencillo como asociarse (lo cual proporciona, además, otras ventajas). Si todos los que se quejan de la falta de representatividad lo hicieran, estoy seguro de que el panorama cambiaría muchísimo (y habría recursos para seguir apoyando el fantástico en otras muchas áreas).

No soy partidario de conceder derechos a quienes no asumen obligaciones.

Respecto a los no premiados que lamentas (algunos ya te los han rebatido); es una opinión, tan respetable como cualquier otra. Tan sólo quisiera apuntar que creo que confundes éxito comercial con calidad (parámetros que no tienen el porqué ir parejos). No creo, por ejemplo, que ninguna de las novelas de Laura Gallego alcance el nivel requerido para un premio Ignotus (otra cosa sería un premio Gabriel... pero habrá que esperar, que aún le queda mucha carrera).

Además, está la competencia. El año de "El espíritu del mago" los candidatos fueron "Mundos y demonios" de Aguilera, "Danza de tinieblas" de Vaquerizo, "Perros bajo la piel" de Cofiño, "Esperando la marea" de Revuelta y "Sherlock Holmes y las huellas del poeta" de Rudy. Un año muy, muy fuerte (mi preferido entre los que he leído, incluyendo "El espíritu del mago", sería "Perros bajo la piel"). Además, Tramorea ya había sido premiada dos años antes, y eso marca.

En resumidas cuentas, todo premio es intrínsecamente polémico. Los Ignotus no se libran (y en ocasiones con razones de peso), pero no sufren de ningún mal que no solucione un aumento y diversificación en la masa social (y, por ende, de votantes... votantes comprometidos).

Vaya, acabo de meter un macrotocho y blogger se lo ha tragado...

Yo fui de la asociación, estuve un par de años, y al no sentirme identificado, decidí marcharme. Y me parece que no he sido el único que ha tomado esa postura. Sergio, no es la primera vez que alguien desde dentro lucha por cambiar los ignotus y la situación no cambia. Es más, hasta donde sé, hace dos o tres años, se acometió una reforma de los ignotus que acabó en posturas irreconciliables y llevó a la salida de algún miembro del comité. La postura de ‘abrimos algunas candidaturas y otras no’ no es algo que me saco de la manga.
A mí me parece muy bien que tu postura sea la de no conceder derechos a quienes no asumen obligaciones, pero también tienes que entender que vivimos en un estado de libre expresión, que hay tribunas cuya opinión despierta interés (ayer, sin ir más lejos, este blog recogió más de 500 lecturas), que hay gente que conocemos los vericuetos de la asociación (los positivos y los negativos), porque tenemos amigos ahí dentro, y tenemos todo el derecho del mundo a dar nuestra opinión. Es más, creo que la postura de ‘entra en la asociación o cierra la boca’ (permíteme que lo exprese de una manera más mundana) es una postura extrema. Es como decir que para criticar a Zapatero hay que estar dentro del PSOE.
Además, quien más y quien menos, tiene un casal cerca de casa y sabemos que para cambiar la política del presidente y de su junta, no basta con apuntarse en la falla.
No me malinterpretes, con todo esto no quiero decir que la organización lo esté haciendo mal, ni mucho menos. Creo que durante la prehispacon hemos hablado mucho, hemos luchado mucho por llevar el nombre de la asociación a los coles de Burjassot y pienso sinceramente que vuestro trabajo al frente de la asociación merece todos mis elogios. Creo que vosotros mejor que nadie podéis alcanzar esa pluralidad que se solicita desde esta página.

Continuo...


>>Primero, no son los premios del fándom, son los premios de la AEFCFT

Hombre, puntualizas algo que se dice en esta página, Sergio. La crítica viene en ese sentido. Es decir, los que criticamos el actual método de votación de los ignotus lo hacemos porque pensamos que no es el método idóneo. Es decir, partimos de la base que la Asociación ‘se nutre’ de unas siglas que representa a un gran colectivo: Fantasía, Ciencia Ficción y Terror.
Desde ese momento, de alguna manera la asociación quiere representar a un grupo de aficionados cuya mentalidad y su manera de ver el fantástico ha ido cambiando muchísimo a lo largo del tiempo. También por filtraciones (sin ir más lejos este año ha habido un par de filtraciones no deseadas en la lista de la asociación) nos enteramos de que las nominaciones son ridículas en algunos casos. ¿Cuál ha sido el índice de votantes en la primera ronda de los ignotus? ¿Y en la segunda? … … Bueno, no hace falta que me lo digas. No pertenezco a la asociación y no soy quien para pedirlos. Pero tú sabes tan bien como yo, que el nivel de intervención es bastante pobre, lo cual indica el peso específico de los ignotus.
Lo que queremos muchos es que los ignotus representen el verdadero sentir de un colectivo, no de una parcialidad. Y por las luchas que ha habido dentro de la asociación para reformar las bases y que no han llegado a buen puerto, muchos no nos sensibilizamos con la mano que nos tiende la asociación. Es más, el mensaje de ‘pasa por caja, paga cuota y después opina’ no nos puede calar, porque es demasiado radical y porque no atiende a una realidad, lo siento.

Espero que no te tomes a mal mis críticas porque son simplemente eso… críticas que pretenden ser bienintencionadas. Desde este blog se ha alabado el modo en que habéis hecho la Hispacon, el éxito de la misma y el trabajo que desempeña la actual junta directiva. Es más, pienso que vosotros sois las personas adecuadas para lograr una mayor pluralidad en el tema de los ignotus.
Por lo que se ha dicho allá arriba, de momento, los premios de la asociación ya no son sólo de la asociación, porque se han abierto a otros colectivos… algo estaría fallando cuando se tiende la mano a otros grupos. Y ojo, me parece perfecto, ese es el camino y eso es lo que desde aquí se está pidiendo.

>>No creo, por ejemplo, que ninguna de las novelas de Laura Gallego alcance el nivel requerido para un premio Ignotus.

Ya, lo que pasa es que la literatura se basa en puntos de vista. Al final, la colectividad, nos guste más o menos, es la que encumbra premios y asociaciones. Es decir, si buscamos la pluralidad de la Asociación y la entrada masiva de socios para convertir la Asociación en algo grande (porque supongo que se busca eso), y teniendo en cuenta que se ha llamado a Laura Gallego para que fuese la invitada de honor, que se sentara al lado del alcalde/concejal de cultura como una de las mayores representantes de la literatura de género fantástico de España y, a parte, a su firma acudieron decenas de chavales y adolescentes… ¿merece Laura Gallego un Ignotus? Estoy seguro de que si la Asociación representara a la totalidad de un colectivo, Laura ya tendría más de un ignotus.

Las propuestas de reforma (yo mismo estuve metido en un par) no murieron sólo por falta de consenso. La situación interna de la asociación, a dos pasos de disolverse, volvía poco práctico gastar energías en algo que bien podía acabar en cuestión de meses (de hecho, aún no nos hemos recuperado y, además, no existe a día de hoy relevo para cuando abandonemos la junta en el 2011, por lo que la situación bien podría repetirse).

En cuanto a las filtraciones, llegaron cuando el proceso aún estaba en marcha, y te aseguro que mucha gente espera a votar a última hora (yo entre ellos), así que no se registró una participación tan paupérrima (de hecho, estos dos últimos años se ha experimentado cierto repunte, en particular si tenemos en cuenta que contamos con apenas 150 socios (hemos pasado por un bache muy duro).

Defiendo los Ignotus, desde dentro de la AEFCFT, porque considero que son un patrimonio nuestro (y bien que está costando la restauración).

Nadie impide a otros grupos montar sus propios premios, dando entrada a quienes deseen para hacerlos plurales. Lo que no me parece correcto es querer coger de los Ignotus parte (el prestigio que, pese a todo, les confiere su trayectoria) y desechar el resto porque no conviene.

Imaginemos que ocurre lo peor y la AEFCFT se disuelve en el 2012 (como ya he comentado, es una posibilidad nada remota). ¿Surgirán voces para pedir que se abra el censo de votantes de los Xatafi-Cyberdark de modo que se transformen en los premios de los aficionados? ¿O quizás del Celsius?

Y, lo siento mucho, pero a tenor de lo que he leído de Laura Gallego, no me parece que su obra sea merecedora de un Ignotus. No quiero restarle méritos, tan sólo señalar que cualquier año podría apuntar a varias obras fantásticas de superior calidad literaria (en subgéneros menos populares). Otra cosa sería si habláramos de un premio Gabriel (galardón honorífico concedido a quienes realizan una aportación significativa al género fantástico), aunque ya habrá tiempo para eso, que aún tiene mucha carrera por delante (en ese sentido, hace ya unos años que abogo por conceder un premio Gabriel a Joan Manuel Gisbert).

Otra cosilla:

No defiendo que para criticar se tenga que estar dentro. Sino que no es de recibo pretender que, como algo no gusta, se puede abogar por despojar de ello a su propietario aduciendo que, en realidad, es de todos.

Vamos, siguiendo tu símil, puedes criticar a Zapatero, pero en unas hipotéticas primarias socialistas sólo votarás si estás afiliado al partido.

En el fondo lo que David quiere es que los Ignotus sean una cosa diferente de lo que son, votada por gente distinta de la asociación, y que el resultado sea el que a él le gustaría que fuese, pero manteniendo el nombre y por tanto el prestigio actual de los Ignotus.

Está en su derecho de quererlo, pero no saldrá bien. Son los premios de la asociación, tienen el prestigio que tienen gracias a ello y si se está hablando de reconocer a tal o cual escritor con ellos, y de lo injusto que es que fulano no lo haya recibido, es señal de que la asociación a realizado un buen trabajo para convertirlos en un referente.

Ninguna variación de la masa de votantes, ningún cambio de las formas de votación dará jamás un resultado que alguien pueda suscribir a largo plazo. Siempre habrá quien no está de acuerdo, considere injustamente ignorado a tal o cual autor, o que la obra X era mejor que la ganadora.

Tener un premio con distintas masas de votantes a lo largo del tiempo solo serviría para hacer inviables las comparaciones. Mejor un premio distinto, nacido para una función diferente y con las normas claras desde el principio. Pero claro, eso es mucho más difícil que cambiar uno que ya tiene trayectoria y prestigio ganado a lo largo de los años, precisamente por ser como es, y no creo que nadie se ponga a ello.

No creo que en el fondo David quiera eso. Los Ignotus ya los votan gente ajenos a la Asociación. Sólo basta inscribirse en la Hispacón y listos. El problema que saca a relucir es la cantidad exigua de votos tando en las nominaciones como en la votación final.

Pueden plantearse de dos maneras:
- Votación
- Jurado

Por lo que le leo, David plantea que si no hay suficientes votos:
A) Se abre la votación a algo más popular, es decir, más participativo. Según leo, se quiere extender este privilegio a otras asociaciones, así que muy equivocada no estará la idea.

B) La Asociación nombra un jurado fijo, interno o externo, como en otros muchos premios (y si cambia cada año, mejor que mejor).

Si en la asociación votaran los 150 socios, yo creo que no habría mayor problema. Pero cuando la participación es escasa, esa votación pseudopopular puede dar resultados poco representativos, tanto dentro como fuera de la Asociación.

¿Mejor hacer un premio distinto? Puede ser. Sin embargo al ser la Asociación una entidad a nivel estatal (Asociación Española de...) estaría bien que, de algún modo, los resultados fueran representativos, siempre y cuando en el ánimo de la Asociación esté el integrar y aglutinar a todo lo referente al fantástico español. Si no es éste el caso, entonces no he dicho nada.

Tradicionalmente, los Ignotus (y la AEFCF) han estado más escorados hacia la ciencia ficción (que creo que es una de las cuestiones que lamenta David). Esto no puede cuestionarse. También es cierto que los últimos años se está haciendo un esfuerzo integrador, y ya no resulta en modo alguno raro encontrar obras de fantasía y terror entre las candidaturas y en la lista de ganadores. Se llegó a plantear el crear categorías diferenciadas por género (mejor novela de CF, mejor novela de fantasía, mejor novela de terror), pero no creo que haga falta llegar a eso. La misma dinámica natural se ha encargado de volver las tornas (tenemos que retroceder al 2005 para encontrar la última novela ganadora claramente de cifi, pues en 2006 ganó una ucronía, subgénero metido en el saco por motivos puramente anecdóticos).

Otra reclamación habitual tiene que ver con el presunto elitismo y cerrazón del núcleo "antiguo" del fándom, que supuestamente sigue siendo mayoría en la asociación. Pues algunos sí y otros no, pero no es nada que no se "arregle" con la entrada de savia nueva (y si de paso surge quien se haga cargo de la junta, mejor que mejor).

Vamos, que como dice Guillem, el prestigio hay que ganarlo (y mantenerlo, y si es posible acrecentarlo). Personalmente, pienso que se están dando pasos en la dirección correcta. Lo que no puede esperarse es un doble salto mortal sin red... o que la gestión del proceso se dicte desde fuera (nadie impide opinar, pero aquí lo que cuenta son las opiniones de los socios).

Por supuesto que no se puede orquestar desde fuera. Desde fuera sólo podemos opinar. Y la opinión de los socios es la que realmente manda, faltaría más. Lo cual no quiere decir que la voz de los no-socios, los simples aficionados, los que asisten a las hispacones, los que disfrutan de esto, sea completamente irrelevante.

Vamos, espero que no, Sergio. Porque si es así, apaga y vámonos.

Vamos a ver: Los premios ignotus son premios de la AEFCFyT, no son premios populares mas allá de la participación de los asistentes a la hispacón. ¿Por qué demonios los premios de otras entidades no son criticados cuando los otorgan cuatro y los ignotus lo son cuando los votan 100? No lo entiendo.

Otra cosa: si lo premios no gustan como están cambiense desde dentro. Es decir con afilicación. Desde fuera me parece poco operativo pretender que alguien cambie algo. Si no gustan tal y como están, basta con rechazarlos cuando se concedan, cosa que no recuerdo que haya hecho nadie. Aunque tal vez alguna vez se haya hecho no estoy seguro

Te lo estamos diciendo, anónimo, porque desde dentro ya se ha intentado cambiar y no se ha podido.
Miembros de la asociación han mantenido posturas inamobibles y rígidas que no han permitido llegar a ningún acuerdo. Así de sencillo.
Si lo que estamos buscando es ampliar el número de asociados, a lo mejor las posturas no debían de ser tan rígidas y ver la asociación desde otra perspectiva.

>>¿Surgirán voces para pedir que se abra el censo de votantes de los Xatafi-Cyberdark de modo que se transformen en los premios de los aficionados? ¿O quizás del Celsius?

Perdona, Sergio, a día de hoy yo no me identifico de igual forma con el colectivo Xatafi o el Celsius de la SN como con la Asociación de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror. ¿Que las tres son instituciones que se deben a sus socios? Bien, me parece muy bien. Pero la AFCFYT debería velar 'además' por los intereses del fantástico porque de algún modo siempre ha sido visto como la asociación madre de todas.

>>Personalmente, pienso que se están dando pasos en la dirección correcta. Lo que no puede esperarse es un doble salto mortal sin red... o que la gestión del proceso se dicte desde fuera.

Sergio, nadie pretende dictaros desde fuera lo que tenéis que hacer. Te conozco algunos años y he visto el modo de trabajar de la gente de AVANT y me parecéis tipos lo suficientemente capacitados como para gestionar la Asociación.. ¡¡y levantarla como la habéis levantado!!. Pero tampoco tenéis porque cerraros en banda. Es decir, en gente como Victor de Sedice o como un servidor tenéis aliados y amigos que os estamos ofreciendo una postura contraria, pero no para fastidiaros ¡¡Dios nos libre!!, sino para que la tengáis en cuenta porque somos observadores indirectos y que probablemente entraríamos en la asociación si las cosas fueran de otra manera.

Hay una contradicción en vuestra postura cuando decís que solo votan los socios de la asociación y ahora abrís el abanico. Vale, me parece un paso interesante. Ójala ese sea el nuevo camino que tomen los ignotus y la asociación prospere de esa manera.

Todos estaríamos encantados con ello.

Irrelevante no, Víctor, pero evidentemente no cuenta con el peso que otorga la implicación directa.

En cuanto al último comentario de David, sólo una matización:

Hace más de una década que existen acuerdos de colaboración, que incluían el derecho a votar en los Ignotus, con otras asociaciones afines (STE y AGASF, para ser precisos). Son acuerdos basados en la reciprocidad, en la asumción de compromisos mutuos, bien regulados según el actual (y el anterior) reglamento de los Ignotus y que, por desgracia, no han aportado mucho. En este momento, con la inclusión (en proceso de negociación) de NOCTE, FESFE y TerBi, no se hace sino ampliar este mecanismo que ya estaba en vigor. Y, por supuesto, los miembros de estas asociaciones, si no lo son también de la AEFCFT (varios hay en esta tesitura), no tienen ni voz (oficial, luego cualquiera puede opinar en foros abiertos, ¡faltaría más!) ni voto en la gestión de los premios.

Para saber si los premios merecen prestigio: Una buena pregunta sería ¿El libro ganador -la novela, por ejemplo- es más buena que el resto que se ha publicado o incluso... es la mejor que ha publicado el autor y por eso lo gana con esa precisamente? (doble pregunta, en realidad)

(Y como el ejemplo de la novela, serviría el resto)

Saludos :)

Sergio, seguir dándole vueltas a este tema es irrelevante porque por definición estamos situados en dos posturas opuestas.
El tema de los ignotus es un 'pero' que muchos apreciamos, pero que tampoco tiene demasiado que ver con la Hispacon del pasado fin de semana. Creo que tu postura ha quedado perfectamente definida y la nuestra también.
Estar dándole vueltas a este tema eclipsa lo bueno que ha tenido la hispacon:
a) Asistencia.
b) Satisfacción por parte de los libreros y editoriales.
c) Supongo que satisfacción por parte del consistorio de Burjassot.
d) A nivel personal, como autor, satisfacción por el escaparate que ofrece la Hispacon.
e) Y satisfacción porque la pequecon funcionó bien y dejó a muchísima gente contenta.

Hoy he tenido la oportunidad de compartir mesa con varios periodistas desplazados para la Mostra y me han preguntado por la Hispacon. Y, obviamente, mi respuesta ha sido positiva.

Y con eso hay que quedarse.
Los ignotus, mucho me temo, seguirán levantando polémica por posturas irreconciliables.

>>¿El libro ganador -la novela, por ejemplo- es más buena que el resto que se ha publicado o incluso... es la mejor que ha publicado el autor y por eso lo gana con esa precisamente?

Yo no he leído la novela de Hipatia, aunque me la compré en su día. Tampoco tengo la capacidad moral para valorar a un colega escritor. Es decir, considero a Vaquerizo un amigo con el que he compartido más de una cerveza y desde aquí, desde esta tribuna popular que es la sombra de grumm, me siento incapaz de criticar negativamente (si fuera el caso) esta novela o la de cualquier otro autor nacional.
Para mí la sombra de grumm no es el sitio desde el que ejerzo la crítica, sino es el lugar desde donde apoyo la literatura de género.
Críticos en España ya hay muchos y muy buenos.
Así que la de Hipatia no la he leído, pero Vaquerizo tiene una obra maravillosa que se llama 'Danza de tinieblas', que ganó el ignotus en el 2006.
¿Hipatia debía correr la misma suerte? De momento apareció en las quinielas de los Celsius, de los xatafi y de los ignotus. A partir de ahí, le toca a la crítica comparar y valorar.

Hola a todos: llego tarde a la discusión pero entro rápidamente en el tema y doy unas cuantas opiniones.
1. Hispacon: este año estupenda, la organización de lujo y hasn superado con sobresaliente el tema. Lo que no me ha gustado de la Hispacon no es achacable a los organizadores, sino a nuestro instinto gregario y a, a mi juicio, demasiada dispersión de los asistentes (gupos cerrados y eso)
2. Ignotus: Pues que quereis que os diga; son premios de la asociación y semi populares. Así que se premian los nombres, indudablemente, pero tambien las obras. ¿Que hay errores? supongo porque todos los premios son así. ¿Que hay que modificarlos? No veo por qué. Hay que mejorarlos, pero sigo pensando que siendo los premios que otorga una asociación privada el tema lo regula esa asociación. Como decían por ahí arriba: si el premio no te gusta basta con rechazarlo cuando te lo den. Aunque parece que ese no es el caso.
¿Son prestigiosos? Lo son y mucho ya que en caso contrario nadie hablaría de ellos.
Y sólo recordaros que Hipatia está nominada en varios premios diferentes por lo que algo tendrá de bueno.
El Ignotus lleva varios años coincidiendo con otros premios en sus nominaciones, así que no creo yo que estén tan desprestigiados.
Y nada mas que volver a felicitar a los organizadores. Por cierto que le pregunte al Alcalde de Burjassot ¿por qué no hacer la hispacon aquí todos los años? Y me contesto que se admitían sugerencias :) Y está grabado, que conste.

Hombre, Alfonso, yo lo de los grupos cerrados no lo vi así.
Tuve la oportunidad de ir a varias comidas y cenas y ahí se juntaba to quisqui. Es decir, los de xatafi estaban con los de Nocte, los de Nocte con los de Sevilla Escribe, los de Sevilla Escribe con los Anikianos, los Anikianos con los escritores, los escritores con los editores, los editores con los ngcianos, los ngcianos con los sedicianos, los sedicianos con los...
No vi tanta separación de gremios. Además, ya se sabe que en una Hispacon puedes hablar lo que puedes hablar ya que hay muchísima gente a tu alrededor.
Que hay gente que se aisla... allá ellos, pero yo no obtuve esas sensaciones de la gran mayoría.
Ya desde el viernes hubo una cena comunal y muchas cervezas a compartir.

>>¿Son prestigiosos? Lo son y mucho ya que en caso contrario nadie hablaría de ellos.

El Celsius se otorga en la SN y a los diez minutos todas las cadenas de tv y radio están hablando de los ganadores de los certámenes de la Semana Negra.
El Ignotus se otorga y la información no pasa más allá de las webs de género.
Para mí eso no es mucho prestigio. Pueden ser premios prestigiosos en el ramo, pero ni mucho menos se pueden comparar al celsius o a los premios del salón del comic.
Y ójala lo fueran y la cosa cambiara a corto plazo, pero de momento no lo son.

>>Y sólo recordaros que Hipatia está nominada en varios premios diferentes por lo que algo tendrá de bueno.

Ya, pero lo que yo no quiero es personalizar en Hipatia. Este debate se abre año tras año.

A mí me parece muy bien la postura de la asociación: estos son nuestros premios, son premios privados y quien no esté dentro no tiene derecho a rechistar. Pero cuando te pones ciertas siglas en el nombre y te conviertes en abanderado del género, estás expuesto a recibir comentarios y críticas constructivas.

El problema, insisto, es que ya han habido intentos de cambiar el proceso de los ignotus y hacerlo más global y hay facciones que no están dispuesto a eso. En ciertos momentos incluso se habló de abrir ciertas candidaturas y otras seguir manteniéndolas bien amarraditas. Este no es un debate que yo me estoy sacando de la manga, sino que ya ha existido y seguirá existiendo.
Si en ciertos aspectos la asociación mostrara una actitud más flexible y los mensajes que se transmiten desde dentro no fueran tan rígidos, estoy seguro que el colectivo aumentaría.
Lo que no puede ser es: ¿no te gustan las lentejas? Pues te las comes y luego te quejas.
Pues oiga, no me las como. Al fin y al cabo, voy a pagar por comérmelas.

Sobre los grupos mis sensaciones son diferentes, pero supongo que es una cuestión de percepciones. Efectivamente yo no tuve ningún problema en hablar e irme de copas con cualquiera, pero no soy representativo.
Y respecto a los Ignotus no tengo mas que decir que lo que ya he dicho. De todos modos, sí te recalco que cuando se entra en una organización se entra sabiendo lo que hay y aceptando las reglas del juego. Si no te gusta la organización, y lo que hace, no tiene sentido afiliarse. Yo nunca me afiliaría según que partido. Ni aunque me juraran que podía cambiarlo desde dentro. Y los premios, pues son los que son, y además son una referencia parta el entorno del fantástico. ¿No son publicitados como los celsius? evidentemente no. Diferencias de presupuesto hacen que esto sea así. La semana negra mueve millones de euros y las hispacones 1.500, euritos que no millones. En realidad, y ya puestos, las Hispacones son productos mucho mas interesantes para el mercado que, pongamos, la Semana Negra en relación a su calidad-precio. Lo que se hace con 5.000 o 6000 euros, ya quisieran muchas organizaciones poder hacer siquiera la 10ª parte.

No sé, Alfonso, aquí cada uno tenemos nuestro punto de vista. La SN comenzó siendo una carpita donde se reunían cuatro o cinco autores de género negro para hablar de sus cosas y ha sabido reinventarse y volverse mediática. Hasta el punto que se ha convertido en la fiesta popular de Gijón.
Para hacer una verdadera valoración, vayámonos a los orígenes de ambos festivales y comparemos su crecimiento a lo largo del tiempo.
Pero es que tampoco es cuestión de establecer comparaciones entre la Hispa y la SN, que sería irnos por las nubes. Si la SN ha sabido reinventarse, crecer, ganar simpatías políticas y afianzarse en el acervo popular de un pueblo, obteniendo buenos presupuestos... por algo será. Hoy en día todo el mundo quiere ir a la semana negra.
La gente de Burjassot ha emprendido su camino, lo ha hecho muy bien y ójala les vaya mejor en un futuro.
Lejos de mi intención es desmerecer la Hispacon. Sería estúpido querer hacerlo, sobre todo cuando dos semanas antes de inaugurarla, me recorrí todos los coles de la localidad con la ayuda de Fernando García. ¡¡Sería de locos!!
Lo que intentamos decir algunos afines a la asociación es que no nos gusta el proceso de los ignotus. A partir de ahí, la cosa no tiene más historia.

Para empezar, mis felicitaciones al grupo que ha montado esta Hispacón, casi sin medios, y que a pesar de ello ha conseguido una de las mejores hispacones en la que he estado. Bien por ellos.
De todos modos, tengo que decir, como autor y no como fan (que también lo soy) que la fórmula está un poco agotada, pero no por culpa de los organizadores, sino por la idiosincracia del fan de ciencia ficción. Un par de semanas antes de la Hispacón, Rafa Marín y yo estuvimos en las jornadas de Abretelibro, en Madrid, y fue muy interesante. La gente que organiza Abretelibro son un fandom de... ¡todo tipo de libros! Son frikis de la lectura. Sin más. Y me parece que ese es el camino.
No se puede comparar una Hispacón con la Semana Negra, y no sólo por la asistencia o los medios de cada uno. La Semana Negra es un festival de géneros, de todos los géneros. La riqueza de los contactos entre autores de novela histórica, negra y ciencia ficción no se parece a ninguna otra convención en lo que haya estado, en España o Francia. La Semana Negra está cargada de vitalidad y de amor por los libros "populares", de intercambio de ideas y de contactos con editores de diferentes géneros. Es algo increíble, lleno de buen rollo y amplitud de miras, y cada año mejora un poco más. Y esto lo detectan también los periodistas que acuden a cada edición, y por eso es tan popular en los medios.
Las hispacones, por otro lado, son un reflejo de cómo se hacen las cosas en el fandom. Cada grupo es exclusivista, se cree con la razón absoluta, y se dedica a menospreciar el trabajo de los demás desde cualquier pequeño podium en el que logre situarse. Tradicionalmente, los aficionados a la cifi "literaria" menosprecian a los autores de cifi "de ideas", por mucho éxito y reconocimiento que estos obtengan. Es "la verdad" de cada uno. Y esto tenía su sentido cuando éramos más, pero ahora que quedan cuatro gatos, ya es ridículo seguir atomizando más y más el conjunto.
Yo soy tan culpable como el que más, porque apenas leo fantasía (aunque cuando no me gusta algo con tanto éxito como "El señor de los anillos" me encojo de hombros y pienso que será problema mío, no que los que lo leen son unos tarados).
Creo que es difícil que esta mentalidad cambie, porque se ha cocido en la soledad y el menosprecio que ha tenido que soportar cada aficionado a la cifi. Ante lo suele haber dos reacciones: la del que se atrinchera en sus posturas de forma inamovible, y la de los que pretenden ser los "negros" con la piel más clara en un guetto de negros, y miran a los demás por encima del hombro.
Dicho esto, lo pasé muy bien en los ratos que estuve en la Hispacón, no pude estar más tiempo por motivos personales, y sigo disfrutando de una buena discusión friki. Pero, la verdad, como las nuevas generaciones no traigan ideas (y actitudes) frescas, a esto le veo mal futuro.
Joder, que rollo he largado.
Que me gustó mucho esta Hispacón, vamos.

Juanmi

En cierto restaurante de lujo de Burjassot todavía siguen flipando por la oportuna invervención de Juanmi :)):))

Por cierto, se han leído y se han visto muy buenas críticas de la Hispacon por toda la blogosfera: Rescepto, Literatura prospectiva, la de Alfonso Merelo en Memorando, pero ésta se lleva la palma:

http://libros2.ciberanika.com/desktopdefault.aspx?pagina=~%2Fpaginas%2Fhispacon2010%2Fhispacon2010.ascx

¡¡Impresionante el recorrido fotográfico de Anika!!

Como dice Rafa Marín (que siempre habla con sabiduría), la Hispacón pone la cama, pero el polvo se lo tiene que conseguir cada uno.

Juanmi

Si queremos que la hispacon prospere mas allá de lo que hay ahora tenemos que ir pensando en una sede estable de la misma. La continuidad ha de ser un marchamo. Imaginaos una semana negra cada año en un sitio, inviable.
Hay que convertirla en "feria de muestras" con sus peculiaridades. Pero la sede estabal es, a mi juicio, imprescindible. Eso sería profesionalizarla y sacarla del amateurismo, pero...

Estable, puñetas

La Semana Negra y la Hispacón se parecen tanto como un huevo a un castaña (por presupuesto, enfoque, amplitud, apoyo institucional, especialización...). No le veo sentido a tratar de compararlas.

En cualquier caso, se podrían realizar comparaciones con la AsturCon, que es la parte fantástica, pero ¿para qué? Como si no pudieran coexistir o satisfacer necesidades diferentes (¿De verdad piensas, David, que se puede montar un tinglado como aquel para beneficio exclusivo de un mercado que mueve tiradas de entre 500 y 1.500 ejemplares?).

¿Pero quién está comparando la SN y la Hispacon?
A ver, voy a hacer un copia y pega...

>>Pero es que tampoco es cuestión de establecer comparaciones entre la Hispa y la SN, que sería irnos por las nubes.

Aquí podemos darle mil vueltas a un tema estéril que no tiene nada que ver con lo que se está hablando.
Aun así, Sergio, todo depende del enfoque. Los libros de género fantástico para adultos lanzan tiradas de entre 1000 y 2000 ejemplares. Los libros de género fantástico infantil/juveniles entran en el ámbito profesional porque sus tiradas se multiplican. A lo mejor, la Hispacon tendría que empezar a mirar hacia nuevos nichos de mercado para desarrollarse. Si se hizo la pequecon y se invitó a Laura Gallego, creo yo, que es porque se trata de abarcar más público, como decía más arriba Juanmi Aguilera.
Sea como sea, es otro debate muy diferente al de los ignotus y que conlleva mil complejidades adheridas.

    • Popular
    • Categories
    • Archives