domingo, junio 29

¡¡¡¡Somos campeones, COJONES!!!!


YO SOY ESPAÑOOOL

ESPAÑOOOOOOOOOL

ESPAÑOOOOOOOOOOL


¡¡GRACIAS LUÍS!!




By David Mateo with 178 comments

sábado, junio 28

Heath Ledger, ¿el mejor joker?


Josep Parera en la Claqueta (Radio Marca):

«Hay que verla en versión original. Impresionante su voz, cómo se expresa, los sonidos que hace con la lengua, con los dientes…»

«El caballero oscuro es El silencio de los corderos de los superhéroes.»

«La mejor película del verano junto a Wall-E»

«Un dechado de interpretaciones de grandes estrellas. Un gran guión. Lo que menos importa son las escenas de acción. Oscura, siniestra, macabra…»

¡¡Que ganas!! ¡¡Que llegue ya agosto!!


By David Mateo with 6 comments

Multiglobalidad

Hoy he tenido una de las pesadillas más inquietantes de mi vida: que se juntaban todas las clases de 4ºA, 4ºB, 5ºA, 5ºB, 6ºA y 6ºB y tenía que lidiar con 120 niños. ¡¡Dios mío, menos mal que entonces he despertado y me he dado cuenta de que estoy de vacaciones!!

By David Mateo with 3 comments

jueves, junio 26

¡¡¡A por los teutones!!!


Ese lunar que tienes, cielito lindo
junto a la boca, no se lo des a nadie
cielito lindo que a mi me toca


Ay, ay, ay, ay, canta y no llores
porque cantando se alegran
cielito lindo los corazones


Ay, ay, ay, ay, canta y no llores
porque cantando se alegran
cielito lindo los corazones

De la sierra, morena
vienen bajando
un par de ojitos negros
cielito lindo de contrabando


Ay, ay, ay, ay, ay vienen bajando

un par de ojitos negros

cielito lindo

de contrabando


A las morenas quiero

desde que supe, queeeee

morena es la virgen

de Guadalupe


Ay, ay, ay, ay, ay es bien sabido, queeeee

el amor de morena

nunca es fingido


Ay, ay, ay, ay, canta y no llores
porque cantando se alegran
cielito lindo los corazones














¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 9 comments

Sobre Tierras de acero MGZN

Este blog sigue creciendo, y no sólo lo hacen grande sus lectores habituales (si os fijáis en el contador de la derecha ya estamos muy cerca de los ochenta mil y cada día se dejan caer más de trescientas personas), sino que también se hace grande gracias a los trolls (o troll… tampoco me considero tan importante como para atraer a una manada entera) que de vez en cuando se deja caer por aquí.

Normalmente me limito a borrarlos sin más, como haré a partir de ahora en este mensaje. Para mí, el cobarde que se oculta tras un Anónimo y no se atreve a dar la cara, no es más que un enfermo, con graves problemas de personalidad, que puede que haya intentado abrir su propio blog y haya visto con desilusión que no le entran más de dos personas al día y tiene la necesidad de ir saltando de blog en blog, jorobando las comunidades en las que hay buen rollo y tratando de encontrar una pizca de protagonismo en su triste y mísera vida.

Pues bien, ayer hubo una acusación bastante grave en esta web, que no sólo me afecta a mí, sino también al equipo de Scifiworld y a mi anterior compañero en Tierras de Acero Mgzn. Luis Rosales y servidor lo hablamos durante un tiempo y creímos que es necesario una aclaración, y no por darle carnaza al troll, sino porque, gracias a Dios, este blog es cada vez más visitado y no queremos que quede el más mínimo atisbo de sospecha.

Ayer apareció un usuario Anónimo (por supuesto) que después de tres años pregonaba a los cuatro vientos que le debíamos tres números de TDAMGZN ya que se había suscrito para ocho y alentaba a la gente a que no se suscribiera a Historias Asombrosas. Casualmente, una hora después, aparecía un segundo individuo entonando el mismo discurso. Yo traté de explicarle que la suscripción a TDAMGZN era por 6 números (un año), nunca por ocho. Claro, explicarle algo así a un troll es como tratar de decirle a un río que va a llover. Cuando uno se plantea hacer mal, hace oídos sordos a todas las explicaciones.

Vamos con las pruebas empíricas:

Como veis éste es el boletín de suscripción de TDAMGZN. En él se refleja claramente que la suscripción anual era por SEIS números. Ni ocho, ni cinco, ni tres. Cuando TDAMGZN echó la persiana con cinco números en el mercado, Ruben Sousa (por el que pondría la mano en el fuego ahora mismo), administrador de Tierras de acero, habló con los suscriptores de Tierras de acero MGZN para aclarar lo de ese último número no publicado. Servidor jamás llegó a saber cuánta gente estuvo suscrita a TDAMGZN, ni sé cuánta gente esta suscrita ahora mismo a Historias Asombrosas. Ni lo sé, ni me importa. Mi principal función en TDAMGZN era el trabajo editorial de la revista, es decir, el mismo que realizo en Historias Asombrosas. Aun así, me siento tan corresponsable como Rubén de todo movimiento económico que se hiciera en TDAMGZN y, conociéndolo como lo conozco, asumo que hizo fantásticamente su labor de gestor.

Por lo tanto, ayer este blog fue objeto de un ataque injustificado y vil (y ya van unos cuantos) de un desgraciado/a que probablemente no se aguante ni a sí mismo; y no sólo cometió la osadía de jugar con la credibilidad de servidor, sino también involucró indirectamente a otras personas que no tienen porque verse implicadas en estas estupideces. Al tipo se le soportó la murga durante un tiempo. Oigan, si yo me siento defraudado por una revista, acudo directamente al editor y le canto la gallina en vez de empezar a malmeter en su blog después de casi tres años, repito, tres años, de la desaparición de la revista. Y, desde luego, no me creo un clon que repite como un loro mis tics a la hora de escribir y mis faltas de ortografía escandalosas. Por supuesto, no le borré el primer mensaje ya que hubiese sido tendencioso. El tío, por muy troll que sea, me acusaba de algo directamente y había que responder. El mensaje en el que se me insultaba llamándome defraudador, por supuesto, fue fuera, al igual que fueron borrados los sucesivos mensajes que el tío fue dejando a lo largo de toda la noche y que delatan su mentalidad esquizofrénica.

Por supuesto, su modus operandi concuerda con el de otros trolls ya viejos del lugar. Individuo que abre un documento de word, escribe la parrafada, se la guarda, la copia en el mensaje, espera el borrado pertinente, y la va poniendo cada poco tiempo. Lo dicho, toda una personalidad susceptible de pasar por el diván de un psicoanalista para extraer todas sus filias y fobias.

Dejando ya a un lado el tema del troll, que tampoco quería que fuese el eje de la entrada, me gustaría hacer una aclaración. TDAMGZN, lejos de generar beneficios, supuso una deuda brutal para nosotros. Por un lado más de mil euros de pérdidas, que se dice rápido. Innumerables quebraderos de cabeza a la hora de cuadrar los números, sinsabores (¡¡y anécdotas impagables!!) cada vez que Rubén y yo cogíamos el coche y comenzábamos una batida en busca de publicidad. Por supuesto, promociones aquí y allá, presentaciones para dar vidilla a la revista y un largo etcétera que sólo llegará a comprender aquél que haya tratado de subvencionar una revista a través de capital privado. ¿Y por qué reemprender la labor con Historias Asombrosas? Creo que ya lo dije en Huesca y, si no, lo vuelvo a decir aquí: por amor al arte. Porque me gusta el formato revista, porque aunque en mi vida seré editor (me siento más escritor que editor) sí que disfruto echándole una mano a los autores noveles; disfruto trabajando con autores más consagrados, disfruto dándole la tabarra a Eliá Barcelo o a Pilar Pedraza para conseguir un cuento suyo, disfruto con la salida de cada revista al mercado, disfruto viendo como mucha gente agradece el esfuerzo y se ilusiona entregándonos sus cuentos; en resumidas cuentas, disfruto haciendo lo que me da la gana. E Historias Asombrosas, una vez más, generará más pérdidas que beneficios, pero mientras dure (esperemos que muchos años) nos lo seguiremos pasando de puta madre y disfrutando con la salida de cada nuevo número. Y soportaremos que el troll de turno de vez en cuando se deje caer por aquí y cuestione mi labor profesional, y que me diga impunemente que soy un defraudador sin que se le caiga la cara de vergüenza por poner en tela de juicio la moral y la profesionalidad de un modesto escritor. Este mundillo es así, con su parte buena y su parte mala. En realidad el mundo de Internet es así, mientras la legislación ampare los anonimatos, cualquier desgraciado puede ocultarse tras un nick e insultar como le venga en gana.

Mi amigo Juanmi suele decirme que este tipo de gente son terroristas, que dan el golpe, esconden la mano y luego suplican aquello de Liberté, Égalité, Fraternité (ahora que se aproxima julio esta frase viene que ni pintada) y lo cierto es que a mí me gusta tratarlos como tales. Sin contemplaciones y borrándoles los mensajes sin detenerme a leerlos, algo que seguiré haciendo en esta entrada si se da el caso.

Pues nada, lamento esta perorata, pero creo que era necesaria. Sé que los habituales a este blog y los antiguos compradores de TDAMGZN no la necesitaban, porque ellos más que nadie conocieron todo lo que supuso esa revista, pero por aquí hay mucha gente nueva y no me apetece que la palabra de un Don Nadie prevalezca y no se aporten las pruebas necesarias para limpiar el buen nombre que tuvo en su día TDAMGZN.

By David Mateo with 15 comments

miércoles, junio 25

Respecto a Historias Asombrosas.


Debo pedir disculpas porque en los últimos meses no he podido atender debidamente el correo de recepción de relatos de Historias Asombrosos. Debido a un fallo en el disco duro de mi ordenador perdí la totalidad de los cuentos seleccionados para la revista, así que ruego a todos aquellos que me enviaron material, ya fuese seleccionado o no, vuelvan a remitírmelo. A partir de ahora, el email david@scifiworldmagazine.com vuelve a estar operativo y mantendré comunicación con todos aquellos que quieran enviar sus textos para que aparezcan en la revista.

Además, ponemos en vuestro conocimiento que en breve podrán adquirir o recibirán los suscriptores el número 2 de Historias Asombrosas. Debido a la huelga de transporte, hemos tenido serios problemas tanto en las tareas de imprenta como en las de distribución, pero a lo largo de la semana que viene comenzarán a salir los envíos a nuestros suscriptores. Disculpen la demora.

Historias Asombrosas número 3 a partir de septiembre en sus librerías especializadas.

By David Mateo with 16 comments

Be Happy


Volvía ayer de casa de mi novia cuando escuché un anuncio por la radio que comenzaba, más o menos, de la siguiente manera:

«La sociedad contemporánea exige unos cánones de presencia que tenemos que cumplir para sentirnos verdaderamente integrados en ella…»

El anuncio, por supuesto, era de una clínica de dermoestética que trataba de crucificar a los calvos y ponerlos en la picota, simple y llanamente, porque sufrían alopecia. La verdad es que inmediatamente se me encendió un pilotito en la cabeza y recordé los siguientes párrafos del libro que me estoy leyendo ahora mismo:

La única regla que entendía la aprendí de un profesor de Historia en Wharton, no de uno de Economía. «El miedo —decía—, el miedo es la mercancía más valiosa del universo. —Eso me dejó pasmado—. Encended la televisión —decía—. ¿Qué veis? ¿Gente vendiendo productos? No: gente vendiendo el miedo que tenéis a vivir sin sus productos.»

Joder, tenía toda la razón: miedo a envejecer, miedo a la soledad, miedo a la pobreza, miedo al fracaso… El miedo es la emoción más básica que tenemos, es primitiva. El miedo vende; ése era mi mantra: el miedo vende.

…… …

Ahora entiendo por qué era ilegal gritar «fuego» en un cine lleno de gente; la reacción normal no es decir: «Oye, no huele a humo, ¿de verdad hay un incendio?» No, la reacción es: «¡Mierda, hay un incendio, corre!»

El tío que dice esto es un cabronazo que ha hecho el agosto a base de vender una vacuna preventiva contra la rabia durante el período inmediatamente anterior a la plaga zombi que azotó los EEUU. Un período incierto en el que la gente vivía de la desinformación.

Gracias al cielo, no hay cura para la rabia, porque una cura sólo la compraría la gente que se creyese enferma. ¡Pero la vacuna es preventiva! ¡La gente no dejará de tomársela mientras tenga miedo de que la enfermadad esté ahí fuera!

… … …

¿Quién iba a dar la voz de alarma? ¿Los profesionales médicos? Nos aseguramos de que fuese una medicina con receta, de modo que los médicos tuviesen tanto que perder como nosotros. ¿Quién más? ¿La FDA que permitió su comercialización? ¿Los congresistas que votaron para aceptarla? ¿El ministerio de sanidad? ¿La Casa Blanca? ¡Era una situación en la que todos ganaban! Todos podían ser héroes, todos hacían dinero.

Obviamente, me estoy refiriendo al recomendadísimo libro de Max Brooks: Gerra Mundial Z.
Estas palabras, inmediatamente me traen a la memoria, la película documental: Bowling for Columbine, en donde Michael Moore nos mostraba una panorámica de una América obsesionada por el miedo confrontada con una Canadá que no se preocupaba ni de cerrar la puerta de casa.

Si hay un infierno… [se ríe entre dientes mientras habla]… no quiero pensar en cuántos de esos imbéciles me estarán esperando allí. Sólo espero que no me pidan que les devuelva el dinero.

Por favor, si eres calvo, gordo o feo que le den por culo a la clínica dermoestética y a esta puta sociedad que intenta dictar reglas. Vive feliz. No te dejes avasallar por el miedo.


By David Mateo with 8 comments

martes, junio 24

Salamina, de Javier Negrete

¿Qué se puede decir a estas alturas de Javi que no se haya dicho ya? ¿Que es uno de los mejores prosistas nacionales? ¿Que es uno de los tipos que mejor conoce el mundo griego? ¿Que es un contador de historias genial? A uno se le acaban los elogios de tanto repetirlos, pero es que tienen que estar ahí porque el libro los merece. Sea como sea, vamos a ir por partes.

Tras coquetear con el mundo griego, pero escribir sobre él de manera soslayada en «Alejandro y las águilas de Roma», Javi decide zambullirse de lleno en ese periodo histórico en su último libro. Para ello, nos traslada a la Antigua Grecia y construye los pilares de nuestra civilización: una Atenas que acaba de sobreponerse a una tiranía y abraza los valores que la distinguirán en un futuro, la democracia y la filosofía. Y en medio de este paisaje político surge la figura de Temístocles, un idealista con una moral muy singular que lucha por el bien de Atenas pero, inevitablemente, también lucha por alcanzar una cima política y ser un referente en la historia de toda Grecia.

Temístocles es un personaje dual que se convierte en la clave de la novela. Por un lado es un político sabio, inteligente, manipulador, incluso cruel. Por otro lado es un soldado en toda regla que no duda en coger el escudo, alzar la lanza y situarse en la primera fila de los ejércitos hoplitas mientras arenga a los más temerosos. Es un superviviente nato, aunque, a su vez sea uno de los mayores cabrones a la hora de defender sus intereses y los de Atenas. Queda una tercera virtud de Temístocles que enlaza directamente con otra de las cualidades narrativas de Javier: nuestro héroe es un imán para las mujeres. No hay griega que no se abra de piernas ante el magnetismo de este individuo. Y es que los políticos tienen una vena erótica que los destaca entre la masa gris de nuestra sociedad, y si no que se lo pregunten a Aznar o a Fraga.

La novela nos describe con todo detalle las Guerras Médicas, desde la primera incursión de Darío el Grande y su derrota en Maratón, hasta la segunda campaña de Jerjes, con la batalla en Termópilas y la grandiosa refriega naval en Salamina. Es un retrato histórico exquisito y ameno. Javier no se conforma con ofrecernos la visión de los griegos, sino que salta de bando y a través de una belicosa amazona llamada Artemisia, reina de la sometida Halicarnaso, nos muestra la grandeza de un imperio que dominaba el mundo desde los tiempos de Ciro y que, en absoluto, eran los bárbaros que algunos nos han hecho ver.

La novela en sí nos describe el instinto de supervivencia de un pueblo que está condenado a su sometimiento por el imperio más grande de la antigüedad. Y, una vez más, las virtudes de Javi salen a relucir desde la primera página. Puedo decir sin equivocarme que las primeras 275 páginas son épica pura. Desde la dramática caída de Eretria hasta la sangrienta batalla en las playas de Maratón, el autor no nos concede ni un solo segundo de tregua. En estas 275 páginas Javi demuestra porque es el mejor prosista épico de nuestra época y porque está llamado convertirse en uno de los mayores escritores de nuestro tiempo (y el que no lo quiera ver a estas alturas o está ciego o simplemente no le interesa). Casi trescientas páginas trepidantes en las que nos metemos en el pellejo de un grupo de refugiados que tratan de huir de una ciudad que está al borde de la destrucción, asistimos en primera persona a la carga de la caballería persa contra un reducido grupo de griegos que trata de proteger a sus familias y, lo más impactante, nos metemos en el yelmo de un hoplita y, mientras empinamos la lanza, vemos en el horizonte una borrasca de persas que amenaza con convertir en ruinas y cenizas nuestro mundo. Creo que leí la primera batalla de Javi en «El espíritu del mago», desde entonces ha ido a más y a estas alturas sólo pueden compararse a las de Bernard Cornwell o Steven Pressfield.

A destacar en la novela la figura de Jerjes, la antítesis de Temístocles y de todo lo que éste significa. Jerjes es un animal con instinto de dominio. Tan sediento de poder como su padre Darío, pero el doble de ambicioso y obcecado. Por supuesto, se aleja del mito de los 300 de Miller —¡¡impagable el momento 300 en la tienda de Jerjes!!— y se muestra como un verdadero semidios en vida, intocable y casi sobrenatural, pero sobre todo humano. Entre el propio Jerjes y Artemisia se producen las escenas más «intensas» de la novela.

Y es que las mujeres son el motor interno del libro; por un lado Apolonia, refugiada de la denostada Eretria, llega a Atenas como la favorita de Temístocles y rápidamente se destapa como una mujer fiel —a pesar de que Temístocles la mantiene como su amante y es Arquipa, la esposa del ateniense, la que se lleva el reconocimiento del pueblo—, conservadora y protectora de sus hijos. Y por otro lado Artemisia, que representa el espíritu de la contienda. Su sed de poder la lleva hasta el trono de Halicarnaso y al mismo lecho de Jerjes en Babilonia, ama a su hijo, pero no acepta su rol de madre. Es una amazona con instintos ferales que no duda a la hora de calmar su lívido con cuantos hombres haga falta y se obstina en situarse en las primeras filas de los hoplitas que sirven al Gran Rey de Reyes.

Como toda novela histórica que se precie, destaca una recua de personajes secundarios que da profundidad a la trama: desde Milcíades —general de los ejércitos atenienses— y su hijo Cimón, a Leónidas, Segundo Rey de Esparta y talón de Aquiles de Jerjes en el famoso paso de las Termópilas. Por supuesto, el enfrentamiento de intereses entre una Esparta tradicional y absolutista y una Atenas demócrata y liberal sale a relucir en el libro. También merece especial hincapié la obsesión de Temístocles, descendiente de una familia de mercaderes, por convertir a Atenas en una potencia naval que, a su vez, desembocará en la sangrienta batalla de Salamina.

Esta es la propuesta de Javier Negrete para este año: Salamina. Un tocho de casi 600 páginas que nos abre las puertas a la Antigua Grecia, cuna de la civilización, y nos adentra en un recorrido épico por las principales contiendas entre atenienses, espartanos y persas. Y sobre todo ello, el violento encuentro entre dos formas de pensar antagónicas: el totalitarismo de Jerjes y el racionalismo de Temístocles, dos figuras relevantes en la cuna de nuestra Historia que determinarán el futuro del mundo moderno. Ya se habla de que el siguiente libro de Javi versará entre el conflicto de Atenas y Esparta (¿alguien lo dudaba?) o quizás será la segunda parte de la tan ansiada Tramorea. Francamente, a mí me da igual. Mientras Javier Negrete siga dejándonos perlas tan emocionantes como Salamina… ¿qué más da el cómo y el dónde?

By David Mateo with 14 comments

lunes, junio 23

M. Night Shamalayan: ¿mitificamos o desmitificamos?

El otro día fui a ver «El incidente» de M. Night Shamalayan y me pareció una buena peli de terror, con un inicio arrollador que no deja indiferente. Impagables los momentos «Its raining men» y «Opá, voy a dar de comé a los leones». Este señor tiene un estilo de cine inconfundible que, a pesar de que se ha vuelto un pelín más espeso con el paso del tiempo, sigue siendo marca de la casa.

Es cierto que ninguna de sus tramas ha bordado la excelencia del «Sexto sentido» o «El protegido», pero siguen rallando un nivel muy bueno. Shamalayan peca de ser demasiado empalagoso en los diálogos; de dotar a sus personajes de una intensidad pastelera que, en algunos momentos, llega a atragantar. En las pelis de Shamalayan, Bruce Willis es menos Bruce Willis que nunca; Mel Gibson, en «Señales», parece autista; el Joaquin Phoenix de «El bosque» vive en un estado de apardalamiento permanente y Paul Giamatti es la obsesión personalizada. En «El incidente» volvemos a reencontrarnos con dos personajes (Mark Wahlberg y una guapísima Zooey Deschanel) que cargan con un buen capazo de filias y fobias que les hace pecar de pasteleros mayores del reino. En ocasiones me da la sensación de que es el propio Shamalayan el que habla en boca de los actores y nos retuerce los cerebros con tantos sentimientos mal curados y con tantas vueltas y revueltas a los misterios del mundo.

Además, en «El incidente» se equivoca en algo en lo que no había errado en producciones más redondas como «El sexto sentido» o «El bosque» y es querer justificarse desde el principio; buscar teorías kafkianas (o no tan kafkianas), que entran con calzabotas, pero que nos adelantan parte de la resolución final (y sí, me estoy refiriendo a la manida teoría de la desaparición de las abejas).

Sea como sea, no deseaba orientar esta entrada de blog hacia una crítica a «El incidente», sino quería hablar del M. Night Shamalayan director y guionista. Ya hay voces críticas que demandan que deje los guiones a un lado y se limite a dirigir, que sus películas están cayendo en picado. Yo, personalmente, no lo creo. Este señor tiene su estilo de cine personal, muy propio, que salvando las distancias podría compararse al de Woody Allen o al mismísimo Hitchcock. Y ojo, no me monten la martingala que les veo venir. No establezco comparaciones de calidad, sino de manera de hacer cine. Películas que llevan firma de autor y que son inconfundiblemente personales, con sus aciertos y sus errores.

Lo que sí que creo es que Shamalayan es uno de los directores más interesantes que hay en la escena cinematográfica de hoy en día. Está haciendo un emporio del cine fantástico y se aleja de una serie de tópicos que abundan en las producciones de terror. Shamalayan transmite una sensación sobrenatural que acaba poniéndote los pelos de punta y hace que te estremezcas; pero, sobre todo, es un superdotado a la hora de manejar la cámara. Mi duda viene cuando pienso en la posteridad. Es cierto que si hoy hiciésemos una encuesta, Shamalayan quedaría muy por debajo de Hitchock o Kubrick, pero no creo que seamos nosotros los que vayamos a determinar los mitos del mañana. Es decir, nosotros vivimos integrados en una sociedad nostálgica, nos hemos vuelto frígidos al cine que pasa por la gran pantalla (y en parte, la culpa la tiene el propio cine por bombardearnos con aberraciones) y difícilmente nada de lo que veamos hoy podrá compararse con el ayer. Estamos predispuestos a desmitificar, por lo tanto difícilmente abordaremos con objetividad la tarea de mitificar. Tengo la sensación de que serán nuestros hijos o nuestros nietos los que, con algo más de criterio, desbrozarán la mala hierba de la buena y se quedarán con la buena simiente. Y creo que Shamalayan, si continúa filmando igual, si mantiene el nivel argumental de «El bosque», «La joven del agua» o «El incidente» podría convertirse en un futuro Hitchcock, con pedigrí propio, aunando defectos y virtudes. Sé que muchos de los habituales no estarán de acuerdo con esta afirmación, pero creo en ella a pies juntillas. Shamalayan está predestinado a salvarse de la quema y, no seremos nosotros los que lo coronaremos, sino la sociedad a la que le daremos el relevo.

By David Mateo with 5 comments

domingo, junio 22

¡¡¡A tomar por culo Italia!!!


By David Mateo with 9 comments

Entrevista de la feria del libro


Hace unas cuantas entradas comentaba que durante la Feria del libro de Madrid, Manolo, un alumno de Escuela de escritores, me hizo una entrevista en vivo y en directo. Pues bien, podéis ver la trascripción en su página web.

Además, desde hace un tiempo, tienen el audio de la mesa redonda de Onda en Crónicas desde Sepelaci.

¡¡Que ustedes disfruten esta calurosa mañana de verano con una sonrisa!!





By David Mateo with No comments

sábado, junio 21

Próxima: una nueva peli de cifi española

José Manuel Serrano Cueto me pasa la siguiente información:

PRÓXIMA, UN INSÓLITO LARGOMETRAJE ESPAÑOL DE CIENCIA-FICCIÓN, SALE A LA VENTA EN DVD.

Marta Timón y Manuel Masera, productores de Próxima, sacarán a la venta el DVD de la película de Carlos Atanes el próximo 30 de junio.

El 30 de junio, FortKnox Audiovisual y Ciberpsique Audiovisual, productoras independientes, lanzarán en DVD Próxima (2007), segundo largometraje del director barcelonés Carlos Atanes. La película, protagonizada por Oriol Aubets y con intervenciones de Abel Folk y Anthony Blake, cuenta el periplo del joven propietario de un vídeo-club para llegar a la estrella Próxima tras seguir las indicaciones de un escritor del género que supuestamente ha encontrado la forma de viajar a las estrellas. Las secuencias que transcurren en la estrella Proxima fueron filmadas en la Corte Atalaya, una de las minas abiertas más grandes del mundo. El cráter tiene un diámetro de 1.200 metros y posee un lago de ácido sulfúrico. Por primera vez, un equipo de filmación consiguió descender a esa mina de Riotinto, en Huelva.

La película, que fue seleccionada en festivales como el Fantasporto y Montevideo Fantástico, ha recibido excelentes críticas internacionales. Ahora se presenta su edición en DVD (disponible en PAL y NTSC), que cuenta además como material extra con el documental Made in Proxima, un “making off” que desvela algunas de las claves de una película insólita dentro de la cinematografía española. El DVD se pondrá a la venta a través de www.welcometoproxima.com, sitio donde también se puede adquirir la extensa memorabilia de la película: desde relojes a pósteres pasando por chapas.

Carlos Atanes (Barcelona, 1971) se ha destacado por ser uno de los directores independientes más interesantes del cine de género en España. Su primer largometraje, FAQ (2004), también inscrito en la ciencia-ficción, consiguió el premio a la Mejor Película en el Panorama Internacional de Cine Independiente de Atenas.

Argumento: Un famoso escritor de ciencia-ficción acude a una convención para hablar de su trabajo. Al subir al estrado declara que no tiene ningún sentido seguir escribiendo ciencia-ficción, porque ha descubierto una manera real y sencilla de viajar a las estrellas. "Escuchen mi nuevo audiolibro y compruébenlo ustedes mismos", proclama. Como era de esperar, esta extraña declaración no es bien acogida por sus fans. Pero Tony, el propietario de un pequeño videoclub de cine fantástico, está sentado entre el público. Y este soñador sin prejuicios va a comprar el CD para probarlo.

¿Son reales las extrañas visiones que comienza a experimentar? ¿Ha descubierto un grupo selecto de humanos un atajo hacia la estrella PROXIMA? ¿Realmente una amenazadora flota extraterrestre de acorazados está dirigiéndose hacia la Tierra? Y la armadura espacial que viste Tony ¿es de verdad invisible o sólo es producto de su imaginación?

By David Mateo with 3 comments

viernes, junio 20

Manolo sigue siendo Manolo


Y es que año sí, año no, Manolo García le dice hola al verano en la plaza de toros de Valencia y ayer volvió a reventar. Desde «Nunca el tiempo es perdido» tenemos una cita inexcusable con el de Poblenou, y creo que ya son tres conciertos. El de ayer, paradójicamente, fue el más vibrante de todos. No es que sienta una predilección especial por este cantante, pero en estos casos ya saben ustedes quién lleva los pantalones puestos y lo cierto es que Manolo no defrauda en sus directos. Decía yo aquello de paradójicamente porque «Saldremos a la lluvia» no es precisamente un dechado de ritmos vibrantes, por lo que cuando entré en la plaza de toros no las tenía todas conmigo. Yolanda dice que en estos dos años, desde «Para que no se duerman mis sentidos», Manolo se ha enamorado; yo, en cambio, digo que le ha salido el disco más moñas de todos. Por eso andaba con la mosca detrás de la oreja.

Lo más interesante de un concierto de Manolo García es ver el tipo de público que se reúne. Desde hipporros ataviados al más puro estilo barricada, a cuarentonas de buen ver que aparecen en la platea con mucho escote y con ganas de guerra. También hay una buena parte de público que los cincuenta ya no los cumple, ni los sesenta y si me apuran los setenta tampoco. Y lo más alucinante es que también hay gente muy jovencita, no mucha, pero sí la suficiente para pensar que no todo está perdido, y todavía en el mundo hay chavalería que no ha sido abducida por triunfitos y triunfitas prefabricados.

Mis sospechas se hicieron realidad con las cinco o seis primeras canciones. No sentí ese síndrome de estupicidad que a uno le embarga cuando se integra en la masa y ve que todo Cristo canta menos tú. Y es que, a base de machacarlas, uno tararea igual «Prendí la flor» que «Zapatero», pero como la gira suele comenzar al poco de salir el disco a la calle, mi cerebro llega a la plaza de toros sin memorizar las letras y se da cuenta de que el resto de los mortales saben hasta la última coma. Pues bien, ayer no sucedió eso. Decía mi cuñada que «Saldremos a la lluvia» da más para un acústico en una sala cerrada y no para una plaza de toros en la que todo el mundo está deseando dar botes y bailar (sí, aunque os parezca mentira en los conciertos de Manolo acabas dejándote llevar por las influencias exóticas y las guitarras eléctricas), y lo cierto es que ninguno de los dos andábamos mal desencaminados, porque a las seis canciones, Manolito tuvo que echar mano de repertorio y meter en el concierto «Pájaros de barro», «Rosa de Alejandría», «Somos levedad», «A San Fernando, un ratito a pie y otro caminando», «Sobre el oscuro abismo en que te meces» y, por supuesto, algo de El último de la fila. Y es que la catarsis suele llegar con «Insurrección», y uno que se la sabe de pe a pa, no puede dejar de sentir que todos los pelos se le ponen como escarpias cuando en los albores de la madrugada, más de seis mil gargantas entonan aquello de pequeñas tretas para continuar en la brecha.

Por otro lado, y es lo que más dignifica al poeta, es que sigue entregándose a su público como en el primer concierto que le vi. A este hombre no le pesan los años; todo lo contrario, le dan alas. Carreras por el escenario, poses, bailoteos al más puro estilo cañí y paseillo por la grada para mezclarse con su público y zambullirse, literalmente, con los miles de brazos que se elevan hacia las estrellas. Y todo ello sin dejar de cantar, con esa voz que parece que sube y baja y se va a romper en cualquier momento pero que sobrevive a todo lo que le echen, retorciendo versos a la manera García, abriendo senderos que no van a ningún sitio y a todos a la vez, con mucha guitarra española y poderosas mixturas árabes que sacan a la luz la mejor fusión que se puede escuchar en el pop español, con una diosa al violín que desborda de sentimiento la noche, con mensajes ecologistas y de solidaridad a bocajarro, con una performance que desafía las leyes del movimiento y, por supuesto, rematando la velada con una ranchera, marca de la casa y con chuleta incluida.

Manolo, pese a mis temores iniciales, volvió a dejar el pabellón muy alto y salí encantado del concierto. Como artista no defrauda, y en estos tiempos en los que grupos de la vieja guardia deben echar mano de revivals para reivindicarse entre la bazofia musical de la radio fórmula, Manolo demuestra que él no necesita de un retorno porque desde Los Rápidos no se ha ido.


By David Mateo with 3 comments

jueves, junio 19

Chalalalalaaaa.... uh-oh-oh... chalalalalaaaa... uh-oh-oh....


Paso a reproducir a continuación el comunicado oficial de los seleccionadores del Fabricantes de sueños 2008:

Tal y como comentábamos hace unas semanas, terminó el proceso de selección de la Antología Fabricantes de Sueños 2008, editada por Pórtico: Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror. Por ello, porque finalmente se está materializando este sueño, una vez más queremos volver a expresar nuestra gratitud por la confianza depositada en la mencionada antología (por extensión, también en el grupo seleccionador del año 2008: léase Carlos Alberto Gómez, Juan José Parera, Juan Manuel Santiago, Magnus Dagon, Miguel Puente y Pily B.).

Y sin más preámbulos, pasamos a haceros partícipes de los relatos (ordenados alfabéticamente), que compondrán la selección soñadora:

- Aduya, de Sergio Parra (publicado dentro de la antología "Mensajes perdidos").

- Blackout, de Jordi Armenol (publicado en la web de Libro Andrómeda).

- Chalala, de David Mateo (publicado en MiasMa).

- El comienzo de la partida, de J. E. Álamo (publicado por Grupo Editorial AJEC).

- El hombre infalible, de Carlos Duarte Cano (publicado en Axxon).

- El mazo, de José Mª Tamparillas (publicado en MiasMa).

- Erundina salvadora, de Mª Concepción Regueiro (publicado por Alfa Eridiani).

- Historia de Alexei, de Juan Antonio Fdez. Madrigal (publicado por Grupo Editorial AJEC).

- La apertura Slagar, de Alfredo Álamo y Santiago Eximeno (publicado por NGC 3660).

- La ciudad de los muertos, de Antonio J. Cebrián (publicado en Sinergia).

- La mancha, de Laura Ponce (publicado en Aurora Bitzine).

- La muerte interior, de Claudio Amodeo (publicado en Axxon).

- Por siempre otro, de Laura Quijano (publicado en NGC 3660).

- Procedimiento de rutina, de Ramón San Miguel Coca (publicado en El Sitio de Ciencia Ficción).

- Servir al hombre, de Domingo Santos (publicado en Bem-Online).

- Vlad, de José Ignacio Becerril (publicado en Ocio Joven).

- Yamata-no-Orochi, de Sergio Mars (publicado en MiasMa).

Asimismo, hemos creído oportuno hacer mención de aquellos otros relatos y autores que se quedaron a las puertas de la selección. Ellos son:

-Anticuerpos, de Sergio Alejandro Amira (publicado en Alucinaciones.TXT).

- El mejor de los nombres, de Néstor Darío Figueias (publicado en NGC 3660).

- Nacimiento, de Raelana Sagan (publicado en Ocio Joven).

- Palabras robadas, de Manuel Mije (publicado en Aurora Bitzine).

Al resto de los colaboradores, gracias nuevamente por la confianza depositada en nuestro equipo y, sobre todo, por vuestras respuestas positivas tras la notificación definitiva. ¡Ese es el espíritu!

Y eso es todo por el momento.

Agradecidos saludos:
Los Seleccionadores de Sueños.


¡¡La verdad es que la moral a uno le sube por las nubes con este tipo de noticias!! Cuando escribí Chalala lo hice para una antología que jamás llegó a salir a la luz llamada Sepulcralia. En mi mente estaba hacer un relato morboso en el que hubiera sexo interracial (sí, soy así de elemental... qué le vamos a hacer), luego lo vestí de seda e introduje trasfondo sobrenatural y, aunque Sepulcralia jamás llegó a ver la luz, Chalala se ha convertido en uno de mis relatos más recurridos. Ahora, recibir el reconocimiento de aparecer en el Fabricante de Sueños, provoca en mí un gran regocijo y orgullo.

Muchas gracias a los seleccionadores.

Por otro lado, me siento inmensamente feliz de salir junto a autores que suelen dejarse caer por este blog o con los que tengo muy buena afinidad como Sergio Parra, el Big Joe 'Enviado' Álamo, el Tampa, Juan Antonio Fernandez Madrigal, Fredo y Santi (esta es la antología de los álamos), Laura Quijano, Sergio Mars y el irrepetible Domingo Santos. Al resto de los compañeros de antología no los conozco directamente (creo), pero desde aquí también les transmito la enhorabuena.

¡¡OE OEEE OEEE OEEEEE OEOEOEOEOEOEOE OE OEEEEE!!

PD: Esta entrada va dedicada a todos esos puñeteros que dinamitaron la antología de Sepulcralia y que todavía tienen sus relatos criando malvas en el fondo de un cajón y a aquellos autores noveles que padecieron la no publicación de la antología y que todavía se lamentan. Para estos últimos, el espíritu de Sepulcralia sobrevive en Chalala y siempre sobrevivirá.


By David Mateo with 18 comments

¿Se parecen Fringe y Expediente X?

La nueva serie de Abrams se llama Fringe y se estrenará el 26 de agosto en Estados Unidos, pero por la red ya rula el piloto y servidor ha tenido la oportunidad de verlo. Una vez visionado el capítulo, la pregunta es inevitable: ¿se parecen Fringe y Expediente X?

La protagonista de la serie es la agente Olivia Dunham, miembro del FBI, que anda liada emocionalmente con el agente John Scott, compañero del departamento. Ambos se verán envueltos en el caso del vuelo 627 (sí, a Abrams le ponen los aviones), un avión procedente de Hamburgo que aterriza en Boston con todos los tripulantes reducidos a cadáveres descompuestos.

Scott y Dunham siguen la pista de un laboratorio clandestino cuando dan con el supuesto asesino, que empleará la misma arma bioquímica en el agente Scott. A partir de ese momento, Dunham comenzará una búsqueda desesperada para salvar a su noviete que le llevará hasta el Dr. Walter Bishop, un científico medio loco que colaboró en el pasado con el gobierno estadounidense y que parece la única persona capaz de contrarrestar el mal que degenera el organismo de Scott. ¿Lo malo? Que Bishop esta ingresado en un hospital psiquiátrico del gobierno, acusado de varios cargos por haberse extralimitado en sus experimentos, y el único que puede acceder a él es su hijo Peter Bishop, un nómada de la vida que no guarda muy buenos recuerdos de su padre.

El primer capítulo es bastante flojo, para qué nos vamos a engañar. Empieza con mucha fuerza pero poco a poco se va desinflando y el único que mantiene el tipo es esa especie de Doctor Frankenstein que es Walter Bishop.

Lance Reddick, en el papel de Phillip Broyles, el jefazo de la prota, adopta el rol de tipo dual que sabe más de lo que parece, pero calla más de lo que dice. El papel le viene como anillo al dedo. Ya en Perdidos, el halo de misticismo que envuelve a este actor lo hace especialmente misterioso, pero en aquella serie se comporta como un fantasma que aparece y desaparece y en Fringe se pasea por la pantalla cada dos por tres (una especie de Director Adjunto Skinner), por lo que pierde parte de esa aureola magnética.

Se deja entrever que habrá una saga central relacionada con megacorporaciones todopoderosas, implicadas en asuntos sobrenaturales (¡¡en la serie interrogan incluso a los muertos!!), pero al igual que sucedía en Expediente X, el equipo de protagonistas se dedicará a hacer frente a los casos más aberrantes y delirantes. La serie tiene su componente gore y su parte de humor, pero no sé si el binomio entre Bishop Jr. (Joshua Jackson) y la agente Olivia Dunham (Anna Torv) tendrá tanta química como Mulder y Scully. Desde luego, lo que sí parece es que Fringe difícilmente va a estar a la altura de Perdidos, y es que la serie de los losties presenta un escenario tan enigmático y, a la vez, tan exótico, que la convierte en un producto único e incomparable. Fringe vendría a ser a Perdidos, lo que Millenium a Expediente X.

De momento parece que tenemos nueva serie de agentes del FBI pasando las de Caín para resolver enigmas misteriosos. La serie no ha comenzado con el empuje que se le presuponía, pero tiempo tiene para remontar el vuelo. Esperemos que no decepcione.

El juego de las diferencias:

A ver si son capaces de ver siete diferencias entre estos dos trailers.





By David Mateo with No comments

miércoles, junio 18

El niño berraco quiere el Dios de los mutilados

¡¡Impagable la adaptación de Claudio Cerdán del video del niño berraco!!
Los subtítulos son superfrikis.


By David Mateo with 5 comments

Niños literatos

El otro día andaba por Moncofa, tratando de convencer a los chavales para que se apuntaran al taller de literatura de los fines de semana y aleccionándoles sobre lo bien que les vendría desarrollar un hábito de la escritura regular -que si les ayudaría a madurar como personas, que si el uso de la imaginación desempolvaría las telarañas de su cerebro, que la lectura es un elemento indispensable para su madurez personal, etc etc…- cuando uno de ellos levantó la mano e hizo la pregunta clave:

—¿Cuánta pasta voy a ganar escribiendo?

(¡¡Angelito!!)

Obviamente le contesté que una fotrecá, y le puse los ejemplos más habituales: que si Stephen King, que si J.K. Rowling, que si Zafón —por cierto, ayer me confirmaban que la tirada inicial de un 1.000.000 de ejemplares del «Juego del ángel» ya estaba completamente vendida a las librerías y que para el verano iban a reimprimir otros 500.000… ¡¡impresionante lo de este señor!!— y toda esta gente que a base de libro vendido se ha convertido en los amos y señores del Universo.

El caso es que el taller ha sido un éxito y hay cola para apuntarse. No obstante, hemos hecho una puesta bastante arriesgada y que no se yo si me saldrá muy rentable. Me he jugado una comida con el grupo a que en menos de dos años, si siguen el taller, alguno de ellos habrá ganado un premio de escritura nacional de cuentos. La apuesta no les ha hecho mucha gracia, son más agarraos que un chotis, pero al final han aceptado. Si gano yo y hay un agraciado en el grupo, toca comilona en un restaurante. Si, en cambio, ganan ellos y no se comen un colín, cosa nada descabellada, me toca invitar a una recua de quince enanos a una comida. ¡¡Gracias a Dios que se inventaron los Burger King!!

By David Mateo with 15 comments

martes, junio 17

La vida de Antoñito el Fantástico: Primeros dilemas presocráticos.

La vida de Antoñito el Fantástico: Primeros dilemas presocráticos.
Un serial en el que Betty el Feo no se convierte en guapo, pero sí en escritor (I)

Antoñito ya se gustaba a sí mismo cuando era niño.


¿Que cuándo cogí por primera vez un lápiz? Supongo que en primero o en segundo, como todos los otros cenutrios con los que compartía aula. Aunque os puedo decir que mientras ellos se conformaban con hacer unos cuantos garabatos en el papel, yo ya me dedicaba a entrelazar las primeras frases de lo que años más tarde sería la banda sonora de mi vida. Ya no lo recuerdo muy bien, pero debía destacar mucho en las clases de lengua, porque en vez de traer una manzana a la seño, era la seño la que me la traía a mí. Supongo que ya a esas edades núbiles comenzaba a despuntar mi vena de lolailo revienta corazones.

Os estaréis preguntando qué significa para mí escribir, y debo deciros que la palabra escritura no tiene un único significado. En absoluto, mi percepción del noble arte de menear la pluma ha ido cambiando a lo largo del tiempo. Voy a haceros un breve esquema de mi percepción de la escritura durante los primeros años de mi vida para que lo entendáis:

De los 0 a los 5 años: Especie de símbolos cuneiformes sin ningún significado concreto, pero por los que ya sentía una grata curiosidad.

De los 5 a los 7: El lenguaje estaba ensamblándose en mi cabeza como la compleja estructura de la doble hélice del ADN.

De los 7 a los 8: Hacía historietas de los superhéroes que más me gustaban.

De los 9 a los 10: Seguía haciendo historietas de los superhéroes que más me gustaban, pero incorporé los conceptos de inicio, nudo y desenlace.

A los 11: Me desentendí completamente de los conceptos inicio, nudo y desenlace y me dediqué a describir destripamientos y sangrías.

De los 12 a los 14: Mis héroes dejaron de tener rabo entre las piernas y se convirtieron en heroínas.

A los 15: Sólo escribía historias guarras para cascármela luego en el baño.

De los 16 a los 17: Descubrí que hacer el amor era más interesante que cascármela, así que comencé a emplear mi habilidad como prosista para llevarme a las chicas al catre.

De los 18 a los 20: No escribía. ¿Quién escribe en la adolescencia habiendo chicas en el mundo?

De los 21 a los 24: Se produce en mí una revulsión intelectual que me aparta de las discotecas y me hace pensar: ¿y si llegara a ganarme la vida escribiendo?

De los 25 a los 26: Veo la luz. La literatura se convierte en una expresión idealista de conceptos y costumbres a la que muy pocos pueden tener acceso. Yo sí.

A los 27: La literatura es una puta mierda. Nadie me entiende.

A los 28: Acabo mi primer texto interesante. Pues no se me da tan mal.

A los 29: El concepto de literatura que tiene la plebe es incomparable al mío. Nadie está a mi altura. Soy incomparablemente soberbio a la hora de escribir. He publicado mi primer libro.

De los 30 a los 31: Soy un escritor mediocre, mi libro no lo compra ni el tato.

De los 31 a los 34: ¿No os decía que soy cojonudo? ¡He logrado publicar mi segunda novela que me hará inmortal!

A los 34: Ya no leo los manuscritos de los autores noveles. Todo párrafo que perciben mis ojos y que no ha sido escrito por mi propia mano es basura residual.

De los 35 a los 38: Crisis intelectual. Mis libros no se venden ni en la sección de saldo. Soy un asco como escritor. Me voy a pegar un tiro en la cabeza a ver si así consigo que el precio de una palabra que salga de mi procesador de textos valga algo más de medio céntimo.

A los 39: La editorial Mundo ha comprado mi última obra. La que presenté a aquel concurso que era imposible ganar. ¡Dios, que bueno soy!

A los 40: Mi libro corre de boca en boca, sale hasta en la portada del AS, justo encima de la foto de Raúl. ¡¡No soy bueno, soy la hostia!!

A los 41: La editorial Mundo compra los derechos de todas mis novelas publicadas anteriormente y las reedita. ¡¡¡No soy la hostia, soy el copón bendito!!!

A los 42: Ahora sí que soy DIOS. Mis libros tienen más virtuosismo literario que los Diez Mandamientos escritos por la mano de Yavé en el Monte Sinaí. Soy el Grande de España. Soy Antoñito el Fantástico.

Pues sí, esta es más o menos la historia de mi vida resumida brevemente. Pero entre mi época de Antoñito a la de Don Antonio hay un largo periplo que me gustaría contar, así que si tengo tiempo y ganas, iré esbozándolo poco a poco para que vosotros, anónimos lectores, descubráis las excelencias de cómo un niño apestoso de Caravaca de la Cruz se convirtió en el escritor megalómano más importante de la historia española.

By David Mateo with 6 comments

lunes, junio 16

¿Dónde están las Perversas?


Aclaración importante: Al referirme a la distribuidora en esta entrada de blog, jamás he querido señalar a Scifiworld, que está realizando una excelente labor de venta a través de su portal y a cuyo responsable, Luis Rosales, me une una gran amistad, y mucho menos a Inquedanzas, la editorial que ha sacado el libro y a la que le estoy muy agradecido por la confianza depositada en mí. Siempre me estoy refiriendo a la distribuidora física, cuyo nombre, permitidme, no voy a desvelar en ningún momento.

Pues sí, ya estamos con que la abuela fuma, pero es que esto es la misma historia de siempre, la misma canción que se repite una y otra vez. El confiado que pone la pasta y el mangante que se la mete al bolsillo y se dedica a silbar una de Sabina.

Alguien tendría que ir a las puertas de la distribuidora de Perversa y cantarles aquella de:

Dónde están las Perversas,
matarile, rile, rile.
Dónde están las Perversas,
matarile, rile, ron chimpón.

En el fondo del almacén,
matarile, rile, rile.

En el fondo del almacén,

matarile, rile, ron chimpón.

Han pasado casi noventa días desde que el libro salió a la calle y los señores de la distribuidora, en un incumplimiento fragrante del contrato (por el tiempo que ha transcurrido pueden añadir con alevosía y nocturnidad… porque han transcurrido un buen puñado de noches), se han dedicado a amontonar cajas en un almacén perdido de Matalascañas y no han movido el producto por ninguna librería. Y si lo han movido, que alguien se pase por aquí y que lo diga, que yo no lo he visto por ningún lado.

¿A estas alturas me extraña esta clase de judiadas? Pues no. ¿Me mosquean? Sí, pero qué le vamos a hacer. Las distribuidoras pertenecen a esa clase de estirpe que tanto abunda en este país, que se dedican a poner exigencias, tienden la mano por adelantado cuando hay que cobrar y luego, a la hora de la verdad, se dedican a comerle el culo a los poderosos y el resto del día a tocarse la barriga, que viene siendo un trabajo muy estresante. Las distribuidoras suelen ser la piedra de toque del ochenta por cien de los pequeños editores. A la hora de vender sus servicios prometen un seguimiento constante, análisis de ventas, presentaciones e, incluso, campañas publicitarias con los medios de comunicación. Desde el momento en que firmas el contrato con ellos: si te he visto no me acuerdo. Las buenas intenciones se convierten en desidia. Los libros acaban en un rincón cogiendo polvo, igualito que el Arca de la Alianza en el Área 51, y comienzas a ver los análisis de venta cuando seis meses después llega un camión a la puerta de la editorial y deja los palets en el patio, amontonados unos detrás de otro.

A estas alturas a uno no pueden hacerle comulgar con ruedas de molino. Que venga alguien y que me diga que mil ejemplares se disipan en las estanterías de las librerías de este país, sólo me produce risa. Que la primera tirada de «Nicho de reyes» estuvo entre los mil y mil quinientos ejemplares y, aun así, se podía encontrar hasta en algunas librerías de barrio. Lo que pasa es que la faena de editor no sólo requiere sacar un libro bonito, sino también ver cómo lo mueves y percibir en qué clase de cloaca metes las narices, y desde luego, la cloaca a la que ha ido a parar Perversa, huele muy mal.

Y es una pena, porque hay relatos en la antología que con un poco de difusión y en caso de haber hecho una campaña de marketing decente, podrían haber tenido cierta resonancia, pero a estas alturas, servidor, ya tiene la sensación de que Perversa es un libro muerto, que por desidia de la distribuidora esta criando malvas en un almacén a la espera de que el tiempo del contrato expire y las cajas regresen a casa. ¿Se apuestan algo conmigo a que encuentran antes un ejemplar de la primera edición de «Nicho de reyes» que un ejemplar de Perversa? En fin, lamentable…

Sea como sea, el libro sigue recibiendo halagos aquí y allá, en este caso el del escritor J.E.Álamo. Esperemos que los editores recapaciten, vuelquen su interés en el libro y podamos verlo en alguna librería de este país.

By David Mateo with 43 comments

domingo, junio 15

Para jugar a Tajundra The Game Versión 1.1.

Respecto a Historias Asombrosas, sé que se está demorando mucho, pero la huelga de transportistas también nos ha dejado con las bragas al aire. Supongo que en cuanto la situación se normalice, tendréis el número dos en todas las librerías especializadas y lo recibiréis en casa puntualmente. Disculpad las molestas.

Por cierto, si os apetece echar una partidita a Tajundra, the game:

Necesitamos tener instalados Python y PyGame. (Esto nos permitiría incluso modificar el código fuente).

En Linux es muy sencillo instalarlo (apt-get, emerge, o lo que proceda)

En Windows, es muy sencillo también. En la web oficial de Python y PyGame hay ficheros MSI descargables, que se pueden ejecutar y instalan los programas necesarios.

Eso sí, primero tenéis que instalar Python y luego PyGame.

http://www.python.org/download/ -> Windows 2.5.2 Installer
http://www.python.org/ftp/python/2.5.2/python-2.5.2.msi

http://www.pygame.org/download.shtml -> pygame-1.8.0.win32-py2.5.msi
http://www.pygame.org/ftp/pygame-1.8.0.win32-py2.5.msi

Una vez hecho esto, podéis disfrutar de Tajundra The Game, y por supuesto, no necesitaréis volver a instalar nada en las próximas actualizaciones.

Una vez hecho esto, podéis disfrutar de Tajundra The Game, y por supuesto, no necesitaréis volver a instalar nada en las próximas actualizaciones.

La página donde se publican los últimos cambios es:

http://repo.or.cz/w/tajundrathegame.git

(Si alguno entiende de repositorios, puede utilizar ese sistema para obtener Tajundra, es mucho más rápido)

Veréis un listado abajo. Eso son las modificaciones recientes. La que está más arriba en la lista es la última. El enlace de la derecha de todo que dice "snapshot" permite bajar esa versión en un tar.gz; los tar.gz se pueden descomprimir con el WinRAR, 7-ZIP y muchos otros programas.

Y en fin, cuando se descomprime el tar.gz, veréis que aparece una carpeta "tajundrathegame". Al entrar en ella hay una serie de ficheros, entre ellos uno que se llama "taju.py". Ese es el "ejecutable". Se le hace doble click, y si instalásteis Python+PyGame, debería aparecer una ventanita gráfica con Tajundra.

Los cursores para moverse y saltar, espacio para disparar. Puedes mover rocas, el disparo si aguantas tiene más potencia, si te pegas a ti mismo te quita vida... etc.

Le he robado vilmente a mi amigo David las instrucciones de Sedice. ¡¡Que ustedes lo disfruten con salud y muchos hijos!!


By David Mateo with No comments

viernes, junio 13

House: ¡¡adiós Zorra Implacable!!

La verdad es que a algunas series, la reducción de capítulos les ha sentado la mar de bien. Perdidos y Héroes han mejorado muchísimo respecto a la temporada anterior. Y House, después de seguir una tónica invariable a lo largo de las últimas temporadas, ha sabido romper esa fórmula repetitiva para mostrarnos caras nuevas en el reparto.

Debo decir que la última temporada de House, con permiso de la primera en la que todos nos quedamos alucinados con el médico cabrón, me ha parecido soberbia. Muchos médicos profesionales alegan que en esta serie se realizan aberraciones médicas que ni en la época del oscurantismo, es decir, que para curar un catarro antes aplican el serrucho que la aspirina, pero qué quieren que les diga. ¡¡A mí me encanta!! Yo House lo suelo consumir en dosis concentradas, como la vicodina, a razón de seis o siete dosis diarias, así que una temporada viene a durarme tres o cuatro días, el resto del año sufro el síndrome de abstinencia Housediana. Ya todos sabréis lo que me gustan los culebrones y House presenta la particularidad de haber encontrado la fórmula más sencilla y a la vez más efectista: un tío que putea a todo Cristo y encima te cae bien. El ochenta por cien de los casos contienen los mismos chascarrillos: las tetas Cuddy, que si el paciente tiene lupus, vamos a hacerle una resonancia magnética y un poco de filosofía barata entre los asistentes del jefe. Ya está. ¿Y para qué más, si la fórmula funciona y crea síndrome de abstinencia?

Pues no. Esta temporada ha sido la mar de especial. Empecé pasándomelo pipa viendo como House hacía pasar las de Caín a los candidatos a los puestos de Cameron, Foreman y Chase y la temporada ha acabado soberbiamente con la desaparición de escena de Zorra Implacable y la terrible situación en la que ha quedado la amistad de Wilson y House. La serie ha sabido reinventarse y, además de andar rebuscando lupus en el organismo de sus pacientes, House ha visto como una nueva etapa de su vida ha sufrido un serio revés. De la risa al llanto. Del descojono a la patada en el estómago más descarnada. Así es House. Apenas trece o catorce capítulos dan para tocar todas las teclas que componen la amalgama de sentimientos del ser humano.

Ahora a sufrir el síndrome de abstinencia Housediana hasta la temporada que viene.

Enlace recomendado: Si House ejerciera en España... (del Blog MedTempus)










¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 12 comments

¿Dónde acaban los derechos fundamentales del ser humano?

Cuando a un pobre diablo lo sacan de un camión ardiendo, con el veinte por cien del cuerpo quemado y aullando que no estaba trabajando.

By David Mateo with 4 comments

jueves, junio 12

Spiderman: Un día más

Lo prometido es deuda y desde que salió la semana pasada «Un día más» de Spiderman (a partir de ahora: el engendro genético), prometí una reseña pormenorizada de la historia y de sus patéticos creadores. No nos engañemos, «Un día más» es la última vuelta de tuerca que se ha sacado de la manga un grupo de tiburones financieros famélicos de dólares que le importa tres cominos todo lo que representa Marvel Cómics y mucho menos el personaje de Peter Parker y toda la historia que engloba. Si esto fuera un juicio, al banquillo de los acusados tendrían que subir: Joe Quesadilla, el editor de tebeos guays, Extrañisqui (para mí este tío no merece el esfuerzo de levantarme del asiento para escribir bien su apellido) y Bendis «eternizo las historias hasta sacar de quicio al personal»; todos sospechosos de pervertir a un personaje inocente, querido por su publico y respetado desde 1962 e integrado en una continuidad que más o menos se ha sostenido a lo largo de las décadas.

De todos estos villanos: ¿Cuál es el que más daño le ha hecho a Spiderman en los últimos tiempos?

Vamos con el principio: ¿Qué es «Un día más»?

Es un quiero y no puedo. Es la consecuencia reaccionaria de una etapa que se volvió delirante a partir de que dos individuos sospechosos de ser unos ineptos a la hora de crear un guión decidieron meter mano en las aventuras de un escritor que estaba haciendo una etapa inolvidable dentro de la continuidad de Amazing Spiderman. Obviamente, estamos hablando de Quesadilla y Bendis, y en segundo término de Extrañisqui. Recuerdo que este último, antes de coger las riendas de Amazing Spiderman, proclamó a los cuatro vientos: «a mí nadie me cambia ni las comas de los guiones.» Pues no sólo le han cambiado las comas, señor Extrañisqui, sólo le ha faltado que se postrara a cuatro patas y permitiera que le dieran por donde la espalda pierde su casto nombre.

El señor Extrañisqui dejó de hacer sus guiones de Spiderman y recibió un sopapo en los morros de Quesadilla cuando le tocó convertir a los hijos de Gwen y Peter en los hijos de Gwen y Norman. El señor Extrañisqui perdió los papeles cuándo Spiderman, por orden del guayón de Bendis, quedó integrado en los Vengadores y empezó a crear historias que ni se le habían pasado por la cabeza. El señor Extrañisqui perdió los papeles cuando Spiderman se quita la máscara en Civil War en vez de en Amazing Spiderman (en ese momento, ya podemos ver hasta qué punto a Quesadilla le importa el personaje. En el fondo estaba más interesado en una macrosaga que a día de hoy ya casi se ha olvidado que en la idiosincrasia de un personaje con más de cuarenta años de vida), y el señor Extrañisqui acaba arrodillado cual fiel vasallo a los pies del editor jefe cuándo éste se levanta por la mañana y tiene la genial idea de cambiar el estatus quo del personaje y tirar por la borda los últimos veinte o veinticinco años del vida de Peter Parker.

Aun así, Extrañisqui es tan buen escritor, que la serie mantiene el tipo. Gwen es traicionada como personaje, Amazing se convierte en una serie subsidiaria de Civil Wal, Spiderman deja de ser independiente y pasa a formar parte del grupo más importante Marvelita, ¡¡se está traicionando todo lo que representa la mitología de Spiderman!! y Extrañisqui mantiene el tipo. Incluso lo mantiene en el engendro genético escribiendo una despedida muy emocionante entre Peter y MJ, pero una vez más está obrando contra todo lo que representa Marvel y el personaje.

Igual que cayó el muro de Berlín, también caerá el muro que Quesadilla ha interpuesto entre MJ y Peter.

Centrémonos en el engendro pergeñado por Quesadilla. Pese a todos los descalabros y salidas de pata preprogramadas a base de improvisación por Bendis y Quesadilla, tenemos a Peter en una situación memorable para crear una serie de aventuras antológicas y llenas de emoción: desenmascarado y perseguido por la ley antirregistro, con la vieja a punto de palmarla y MJ pagando las consecuencias de sus actos. Creo que a cualquier guionista de cómics le dan este planteamiento inicial y las orejas le hacen palmas ante las innumerables posibilidades que se plantean. Pero no, una vez más, el editor jefe de Marvel, haciendo gala de su inutilidad manifiesta a la hora de crear una historia, decide meter las narices donde no le llaman y llevar a cabo el deseo que lleva en mente desde que entró en la Marvel: acabar como sea con el matrimonio de Peter y MJ. Y no es que quiera hacerlo de modo natural (vaya por delante, que servidor JAMÁS se hubiera decantado por esa decisión, pues si por algo se han caracterizado los personajes de Marvel han sido por una evolución constante y no por un proceso involutivo) en el que la vieja la diñe y Peter y MJ, agobiados por la culpa, decidan separarse. ¡No! Tiene que ser por las bravas: reseteo al canto, hacemos un pacto con el diablo y en la vida de Peter Parker todo cambia. El personaje vuelve a vivir con la vieja, es un solterón recalcitrante y trabaja para el Daily Bugle. ¿Y cómo lo explicamos? Magia. Que Harry Osborn ha vuelto… magia. Que el Spiderman de Nuevos Vengadores y el nuevo Spiderman no se parecen en nada… magia. Que MJ se ha convertido en una suerte de superheroína que da vergüenza ajena de sólo verla… magia. Todo se explica con magia.

Quesadilla: A ver si aprendes un poquito del respeto que tiene la competencia hacia sus personajes más carismáticos.

Y lo peor de todo es que Quesadilla emplea para perpetrar su engendro el recurso que le ha negado a todos sus guionistas y que sin duda hubiera deparado las mejores historias de Spiderman de los últimos quince años: la hija perdida de Peter Parker y Mary Jane. Y no sólo es que la utilice, sino que nos la restriega de manera vil por los morros mientras la pareja está haciendo el pacto con Mefisto y la realidad que todos amamos y conocemos se desvanece para crear ese universo aberrante que a Quesadilla le vino a la cabeza una vez que se fue de farra con sus excompañeros de instituto. ¡¡Es que hay que ser inútil!! Diez años diciendo que la niña estaba muerta y ahora la saca en la aventura más intrascendente de los últimos tiempos de Spiderman y la arranca de la continuidad como un cirujano psicópata que debería estar incapacitado para practicar la medicina. Quesadilla, con todos mis respetos: como guionista y escritor eres más malo que mi abuela diseñando coches último modelo.

¿Y a qué conduce el engendro genético? Pues a un montón de alucinantes y maravillosas historias que jamás hemos visto los lectores de Amazing Spiderman:

-Peter Parker, Harry Osborn y Flash Tompson yéndose de fiesta.

-Peter sacando fotos para J.J. hasta que le da el telele y el equipo de guionistas tiene la maravillosa idea de darle unas vacaciones.

-Peter flirteando como Betty Brand y con cualquier pibón que se le pone por el medio.

-¡Sacando una nueva e innovadora línea de enemigos!

¡¡El antiveneno, el decimocuarto simbionte, y el vigesimoquinto hijo bastardo de Kraven el Cazador!! Innovadora lista de nuevos villanos.

-Spiderman inmiscuyéndose en la enésima guerra de bandas.

-Spiderman haciendo equipo con Lobezno… ¡waw! ¡waw! ¡waw, Quesada, que ideas más guapas tienes! (Por cierto, ¿Spiderman y Lobezno no salen todos los meses juntos en los Nuevos Vengadores?)

¿Qué se apuestan ustedes conmigo de que a aquí a unos meses nos presentan al nuevo y mejorado Buitre? ¿O al Doctor Octopus más sediento de venganza que nunca? Incluso puede que a Quesadilla se le ocurra la guayona idea de incorporarle dos nuevos tentáculos para hacerlo más peligroso si cabe. ¿Y por qué no una historia oscura de Spiderman? ¿Con un vampiro? ¿Con un hombre lobo? ¿Con un reptil gigante? ¡Ah, no, coño, que todo eso ya existe y en «Un nuevo día» estamos innovando! Pues crearemos al anti-vampiro-hombrelobo. ¡¡No, no, esperad! ¡Se me acaba de ocurrir una idea fantástica para un número conmemorativo de «Un nuevo día»… ¿y si Harry Osborn… ¡¡se convierte en el Duende Verde!!? ¡¡Dioss… que historia más mega-ultra-genial!!

Ahora en serio, ¿saben a qué me suena todo esto? A un querer y no poder. Quesadilla ve cómo la gallina de los huevos de oro comienza a quedarse estreñida y ahora se agarra a la conversación entre MJ y Mefisto como última vía de escape. Es imposible que un tío tan patético como el editor Marvel tenga un plan cuando no tiene ni guión. Quesadilla es el hijo de una sociedad mercantilista, mediática y artificial que sólo se preocupa por llenarse los bolsillos de pasta y llamar frikis a los lectores de toda la vida que le advierten que lo que está haciendo es una locura, que ya otros lo intentaron en la segunda etapa del clon y acabaron de patitas en la calle. Como ya he dicho antes, si algo ha hecho especial a la Marvel a lo largo de estos cuarenta años ha sido la evolución de su universo particular y no la involución. Que otros guionistas nefastos ya intentaron dar un paso atrás para revolucionar el panorama arácnido (¿acaso hay que recordar «Spiderman: capítulo uno» o la fatídica segunda etapa del clon?) y todos acabaron de patitas en la calle. Que lo que más nos jode a los lectores de cómics es que se nos tome por tontos y que se nos diga que la revolución es la única respuesta a la pasividad; ¡¡no, señor Quesada, está usted muy equivocado!! Contra la pasividad y el estancamiento de una serie no hace falta montar la de San Quintín y poner la casa patas arriba, basta con hacer un BUEN GUIÓN DE COMIC, y eso es algo que usted, a estas alturas de la corrida, ya debería saber muy bien, pues en su día permitió que el señor Extrañisqui se pusiera al frente de los guiones de Spiderman y comenzara a escribir sus historias con plena libertad y con un verdadero plan en el bolsillo de la gabardina. Entonces fue cuando realmente vimos y disfrutamos del mejor Spiderman de los últimos tiempos. Pero usted, señor Quesadilla, es como un presidente malo de fútbol, que no se conforma con prescindir del consejo del secretario técnico a la hora de formar un equipo, sino que también le gusta hacer la alineación y, si no le sobraran cuarenta kilos, se pondría las medias y saldría al campo a meter goles.

¿Se le ocurriría en este memorable momento a Quesadilla la historia de "Un día más"?

¿Recuerdan lo que sucedió con la Marvel en los años 90? Macrosaga tras macrosaga, macroevento tras macroevento, un salto más grande todavía, una pirueta más imposible, una situación más kafkiana e increíble, la saga del clon, el regreso de Norman Osborn, la muerte de Ben Reilly (todo esto un juego de infantes comparado con la conspiración que Quesadilla se ha sacado ahora de la manga) y al final ¿cuál fue el resultado?: aire, humo, espejos y fuegos de artificio. Historias que no tenían sentido y que no conducían a ningún lado. Los lectores enfurecidos y abandonando el barco como si éste se fuera a pique. Una crisis galopante que acabó afectando la industria del tebeo norteamericano de superhéroes. Eso es lo que usted, señor Quesada, va a conseguir. Porque sólo va a haber una minoría interesada en su engendro genético 2, porque usted no tiene ningún plan y sus historias se escriben a golpe de efectismo y no a golpe de buen guión. Porque ahora que ve que las ventas son un desastre y el barco escora a la deriva, tiene la cara de decirnos que todo estaba controlado, y una vez más recurre a la serie de moda del momento (en este caso Perdidos) para pregonar que su ejército de guionistas ya tenían un plan alternativo y entre engendro genético 1 y engendro genético 2 hay un flashback, o un falshforward, o váyase usted a saber qué paja mental se le ha metido esta vez en la cabeza para seguir nadando y salvando la ropa. Señor Quesada, que palabras textuales suyas fueron que engendro genético 2 iba a durar como poco treinta años, que los lectores acabaríamos plegándonos al buen hacer de los guionistas de Marvel, que acabaríamos enganchados a los nuevos personajes y que los amaríamos como si fueran los de toda la vida. ¿Recuerdan ustedes a Sherly, Devon o Buzz del Daily Grind? ¿Recuerdan a Jessica? ¿Verdad que no? Pues a los secundarios magníficos del señor Quesadilla les pasará lo mismo dentro de veinte años.

Servidor aguanta un año más a que el engendro genético 2 acabe en los USA y, si no acaba, me bajo del tren y allá Quesadilla y sus marcianadas. Que estamos en una crisis económica y yo no me gasto la pasta en capulleces y en pajas mentales de un tío que se cree que está descubriendo la penicilina. A servidor le gusta la coherencia y, sobre todo, los guiones inteligentes, no los vislumbramientos de un payaso que se cree un profeta.

¿La solución más adecuada? Puede que no sea la más digna, pero sí la más rápida. Que Quesada saliera a la palestra, dejara atrás su orgullo de mercachifle barato, pidiera perdón a los lectores de Spiderman por el desastre que ha cometido, jurara sobre la Santa Biblia que jamás volvería a meter la zarpa en un guión y dijera que el último año vivido en Amazing Spiderman formaba parte de una macrosaga con fecha de caducidad, que Peter vive en un universo de bolsillo creado por Mefisto y que su verdadera vida le aguarda en el universo normal. O que Peter despierta después de una pesadilla y todo lo ocurrido en «Un nuevo día» es parte de ese mal sueño, como en Dallas. Volvemos a la continuidad lógica del personaje, seguimos adelante con una evolución coherente, con un buen guionista que tenga algo más de personalidad que Extrañisqui y aquí paz y a Dios gloria. Esto va a ser muy complicado que pase, porque el ser humano es tan estúpido que antes de recular y admitir su error está dispuesto a perder la cabeza… esperemos que en el caso de Quesadilla no tarde mucho en rodar por los suelos.

¡¡MJ y Gwen forever!!
Te cargaste el buen nombre de Gwen, Quesadilla, pero no podrás con MJ.


Un último apunte para olvidarnos de engendro genético para siempre: terrible el grado de chocheo y de servilismo que ha alcanzado Stan Lee. Con palabras como: «imagina las narices que han debido tener Joy Q y sus locos de Marvel para separar a Spidey y MJ después de años de felicidad conyugal» o «El bullpen se merece una medalla» o «A veces los lectores olvidan que una serie no puede seguir por el mismo camino» proclama su sentencia de muerte. No, señor Lee, los lectores no olvidamos nada. Los que parecen olvidar el verdadero significado de lo que es Marvel son ustedes, las cabezas pensantes que dirigen una empresa que no es ni la sombra de lo que fue en otro tiempo. Antaño las cosas no se explicaban con magia, sino con buenas historias que no rozaban el ridículo extremo.



¡¡Por mucho que lo intenten, jamás nos robarán al verdadero Spiderman!!



By David Mateo with 20 comments

    • Popular
    • Categories
    • Archives