lunes, enero 24

Más allá de la vida de Clint Eastwood

Tras ver «Más allá de la vida» me viene un pensamiento demoledor y terrible a la cabeza: envidio la versatilidad de Clint Eastwood. Este señor es capaz de rodar cualquier cosa con un nivel más que óptimo y pasar de la épica del deporte a una crítica social de nuestro entorno o a una historia tormentosa con psicópata de por medio. Del western al biopic, del belicismo de Iwo Jima al cuadrilátero de un ring o a un amor imposible en los puentes de Madison. ¿Tiene límites la imaginación de Clint Eastwood? Pues de momento no lo demuestra, pues con «Más allá de la vida», nos da una lección de sentimientos mezclados con grandes dosis de elementos sobrenaturales que constantemente te ponen la piel de gallina. Que nadie se lleve a engaño: no es una película de terror, ni cuenta con elementos de acción. Ni es «Visiones del más allá», ni «El sexto sentido», si acaso podemos hallar una mezcla de «Desde mi cielo» de Peter Jackson con «La rueda de la vida» de Elisaberth Kübler-Ross. Eastwood hace lo que mejor sabe hacer: trenzar vidas de personajes y extirpar sus emociones y ponerlas al servicio de la cámara. Si en Matt Damon encontramos a un médium fatalista y con tendencias depresivas por el don que le ha otorgado el destino, en la periodista Cécile De France (excelentemente interpretada por una guapísima Marie LeLay) encontramos a una mujer polifacética y dinámica, estigmatizada por el tsunami que arrasa Indonesia (¡¡Ojito con el arranque de la película!! Ya quisiera Roland Emerich hacer lo que el señor Eastwood monta en apenas diez minutos) y por una experiencia que la aproxima a la muerte. Conforman el contrapunto perfecto el uno del otro. El creyente que quiere huir y la escéptica que siente curiosidad, y en el medio un niño mutilado que necesita desesperadamente contactar con el otro yo que desapareció bajo las ruedas de un automóvil.
No creo que Clint Eastwood juegue a adoctrinarnos con esta película. El más allá se presenta como un nexo que va aproximando a los personajes y, a la vez los enfrenta a pruebas cotidianas que van mermando su capacidad de relación con el entorno. No es una película fantástica, aunque el elemento fantástico está, es una película romántica que sin llegar a la intensidad de «Los puentes de Madison» puede llegar a tocarte bien, sobre todo si en los últimos tiempos has visto marchar a alguien muy cercano.
El mensaje que Eastwood nos da del más allá, aunque liviano —no podría ser de otra manera— es positivo, lo cual en unos tiempos catastróficos y apocalípticos puede suponer una bocanada de aire fresco. Sin embargo, repito, el elemento sobrenatural pasa a ser secundario y coyuntural, y por encima de él está la valiosa esencia de los personajes, con un Matt Damon que demuestra que es capaz de hacer cualquier cosa y una Marie LeLay elegante, guapa en su madurez y ¡¡qué cojones!! muy francesa.
Por cierto, me quedo con la escena entre Damon y Bryce Dallas Howard en la escuela de cocina, cuando ella tiene los ojos vendados. Eastwood no necesita desnudar a la chica para filmar una de las escenas más eróticas que he visto en el cine en los últimos tiempos.
¡¡Señor Eastwood, acabe pronto la peli de Edgar Hoover con Leo que ya le echamos de menos!!

By David Mateo with 16 comments

16 comentarios:

Por cierto, le dedico esta entrada a otro de los viejos rockeros de Eastwood que amenudo sufre la intolerancia de gentes como Vanesa o Rafa: va por ti, Oscar.

Hombre, intolerantes, intolerantes...Si bueno, tal vez un poquito. En fin, ahora que has hecho que me sienta así de mal tendré que llevarle al cine para que la vea...Pero mejor me voy con Rafa y nos metemos a otra. ¡Ja!

Pobrecito Oscar,cada vez me da más penita. Es como ese capítulo de 'Cómo conocí a vuestra madre' en el que Ted vive agobiado por la felonía de sus compañeros que solo piensan en asistir a la batalla de los robots y él tiene que refugiarse en un ático de ilustrados para encontrar su lugar en el mundo :)):)):))

A mí me pareció flojita, y soy el fan nº1 de Clint. Podría haber explotado mucho mejor tanto el drama como la parte sobrenatural. Me quedo con la escena en que le hace la lectura a su compañera de clases de cocina.

Por cierto, ¿vístéis el cameo de Clint? Genial por donde se mire :D

Yo no lo capté, tío. ¿Cuándo sale?

Esa escena que señalas también es genil. A mí se me puso un nudo en el estómago.

Hombre, el cameo de Clint está clarísimo.

AVISO DE SPOILERS COMO CATEDRALES

La escena del metro, cuando el niño está medio borracho, se ve de refilón a Clint vestido de vaquero entrando al vagón con una metralleta, granadas y cartuchos de dinamita. ¿Por qué creías que explotaba? En los extras del DVD se verá como se cepilla el metro entero, jua jua!!

Con Clint no somos intolerantes, sólo pasamos de él. Y en el episodio que mencionas acuérdate donde acaba encontrando Ted su lugar en el mundo.

Intolerantes éramos con Perdidos, pero eso es otro tema..

Hippie, comunista...

Eso también, ala.

Aún no la he visto pero ardo en deseos de visionarla cuanto antes. Según tu reseña, es otra peli memorable del viejo Clint, el maestro.

Voy a verla esta noche. A ver qué tal.

Sintiendome aludido por el tema, tan solo tengo que dar la razón a David. Mi mejor amigo y mi esposa no me dejan acercarme a nada que tenga que ver con Clint. Y de Perdidos mejor ni empezar. Tendré que ir a ver la película solo mientras Rafa y Vanessa se van a ver otra...

Grandes sacrificios en tiempos difíciles, Oscar.

Cecile de France es el nombre de la actriz. Marie LeLay es el nombre del personaje.

Peliculón.

RM

¡¡Es que al pensar en los ojos de esta moza se me va la cabeza !!

No entiendo porque a Clint Eastwood le están dando palos por esta película. Aunque creo que mucha gente ha visto una cinta paranormal donde el sr. Eastwood, simplemente, quería hablarnos de sentimientos.

    • Popular
    • Categories
    • Archives