jueves, diciembre 27

Para Historias Asombrosas

Podéis enviarme todos los cuentos que queráis. Yo encantado de la vida. Mientras sean buenos, todos estaremos contentos. Pero pensad que el nivel de exigencia será alto porque se reciben muchos trabajos y el espacio de la revista es finito. Así que, en vez de montarme la martingala cuando rechace un cuento, lo mejor es asumir que no ha habido suerte, no perder la esperanza y probar con otro cuento mejor. Es lo que hacía yo cuando probaba suerte en las revistas y… oye, con un poco de sacrificio y afán de superación, al final conseguí publicar en casi todas.

Muchas veces, el criterio de selección se realiza conforme a los gustos del seleccionador (osea yo). No me preguntéis qué género me gusta más, porque mi gusto se determina por:

a) una historia entretenida, buena y agradable de leer.

b) que no tenga faltas de ortografía.

c) se emplee un estilo acorde a la calidad mínima que pedimos a la revista.


En Historias Asombrosas vale cualquier historia relacionada con el género fantástico. Relatos épicos, de espada y brujería, high fantasy, light fantasy, ucronías, terror, misterio, góticos, de casquería, con más gore, con menos gore, con alto contenido sexual, cyberpunk, hard, soft, space opera o de cerditos voladores. Vale todo mientras el relato sea de calidad y tenga COMPONENTE FANTÁSTICO.

Podéis mandar relatos cortos y largos. Pero pensad que cuanto más largo sea el trabajo, mayor será la exigencia pues consumirá mayor proporción de la revista.

Pensad que al cabo de una semana puedo recibir diez textos y mantener correspondencia con otras tantas personas. Como mi vida no se centraliza en leer cuentos (tengo que currar, escribir, comer, salir de vez en cuando con la novia y tratar de llevar una vida normal), puedo tardar en responder. No esperéis una contestación inmediata porque no la habrá. En ocasiones, si dudo, puedo incluso pedir una segunda opinión, para que el rechazo no cuente con un solo criterio, así que eso puede demorar aún más la respuesta.

Si no ponéis vuestros datos en el documento, no respondo del relato. Vale que me contéis la vida en el cuerpo del mensaje (soy un puto cotilla, lo sé), pero incluid vuestro NOMBRE y vuestro E-MAIL en el cuento, DENTRO DEL DOCUMENTO. Estoy recibiendo cantidad de relatos sin estos dos datos esenciales. Cuando tenga una montaña de cuentos, no voy a dedicarme a hacer el Tetris con los correos que tengo en la bandeja. No abro los relatos en el mismo momento en que los recibo (también soy un puto vago, lo sé), me limito a contestar y a darle a la teclita de guardar en la carpeta correspondiente. Si al cabo del tiempo abro un trabajo y no veo los datos mínimos, lo sentiré mucho pero el cuento recibirá el mismo trato que María Estuardo en el Castillo de Fotheringhay.

A estas alturas, que nadie me envíe un correo diciéndome que quiere salir en el número 2 (o en el 3, o en el 4, o en el 5…) porque a mí también me gustaría salir en El País el día 24 de diciembre y, por ello, no le doy la tabarra al editor de turno. En serio, muchas veces, los criterios de publicación de cuentos se hacen atendiendo al género y a las necesidades del número en cuestión, para crear un balance equilibrado y que no todos los cuentos tengan la misma temática. Así que tened paciencia, por favor.

Mi madre, mi novia o mi padre no tienen la culpa de que rechace un cuento. Por favor, no los mentéis demasiado. Es duro ser rechazado, pero a veces es más duro tener que rechazar, así que un poquito de por favor… Además, si mentáis a alguien de mi familia, probablemente, la próxima vez que me mandéis un cuento no lo veré con los mismos ojos afables que la primera vez. Mi memoria es colosal.

No vale empezar un correo diciendo: «Oye, te acuerdas que tenía un relato pendiente de Tierras de acero MGZN…». Tierras de acero MGZN cerró hace un año y a saber en qué lugar del ciberespacio profundo andan todos esos cuentos. HISTORIAS ASOMBROSAS es un proyecto completamente distinto, con otro equipo de trabajo y otra forma de publicar y de seleccionar los cuentos, así que evitad nombrarme embolaos de la otra revista porque, en estos casos, mi memoria ya no es tan colosal.

Siempre respondo y si tenéis alguna duda no me importa mantener correspondencia. Si veis que me demoro, vuestro cuento puede haberse extraviado (oyes, intentaré que no, palabrita del niño Jezú) o todavía puede estar en cola de selección. En ese sentido, no me importa que me deis la tabarra.

Por favor, no utilicéis mi cuenta personal para este tema. Los chicos de Scifiworld (muy apañaos ellos) me han creado este e-mail: david@scifiworldmagazine.com que como veis es muy mono y fácil de recordar.

Dicho todo esto, creo que no me dejo nada en el tintero. Así que suerte y al toro.


By David Mateo with 8 comments

8 comentarios:

Oye compañero, ¿recibes historias del otro lado del charco?

Claro que sí.

Jajjajja Has contestado TODAS las dudas que pudiera tener (me rio porque no he pasado por tu blog hasta DESPUES de preguntar) Y tranquilo por lo de la madre, si no te acuerdas tú de la mia al leer algo mio XD

Un saludo,

Pedro.

Hola Pedro,

la verdad es que he intentado sintetizar todas las dudas que me han hecho en los mensajes y aclarar los errores habituales. También he tratado de meter algo de humor, porque a ver quién se traga este tochazo.
Por cierto, sí que es verdad que cuando era editor de contenidos de TDAMGZN, algunos me pillaban rebotes. Espero que aquí la cosa se suavice :-s

CONSEJO (que no tiene nada que ver con Historias Asombrosas): si os vais a cagar en los ancestros del seleccionador, hacerlo lejos del ordenador en vez de en el email. Es igual de efectivo y vuestro siguiente texto tendrá una oportunidad de ser seleccionado :D

Me declaro culpable de casi todos los delitos capitales que mencionas en el artículo... Gracias por la paciencia y el trabajo extra.

Aunque, si nos ponemos a buscar el lado positivo, la menos, que unos pocos seamos así de torpes, te ha servido para una nueva entrada...

Un abrazo, David.

Bueno, yo para poner entradas en el blog me lo pinto sólo. No necesito mucha ayuda :D
Todos cometemos errores hasta que alguien nos explica cómo se debe hacer y, a partir de ese momento, lo hacemos bien.

Muy bueno lo de "lo sentiré mucho pero el cuento recibirá el mismo trato que María Estuardo en el Castillo de Fotheringhay". Esa referencia histórica le da aún más valor a tus argumentos. :D

Seguiremos tus instrucciones al pie de la letra. ;)

Por cierto, enhorabuena por entrar en la familia de Historias Asombrosas con un buen relato de cifi hard.

¡¡Ah, y ojito con el número dos porque va a ser espectacular!! De momento hay dos grandísimas (pero grandes, grandes) escritoras medio apalabradas, un escritor decano, un muy muy buen escritor de género y, para mí, la que ha sido la sorpresa de este 2007. En breve creo que daremos más pistas.

    • Popular
    • Categories
    • Archives