domingo, noviembre 30

Grumm’s books

Para empezar, una novedad muy especial, el ya anunciado regreso de David Jasso, uno de los mejores autores de terror de nuestro tiempo. Autor de «La silla» y coautor junto a Santi Eximeno de «Cazador de mentiras». Su nuevo libro:

Día de perros
de David Jasso
Editorial Hegemon.
ISBN-13: 978-84-935639-4-3


A veces los sucesos más importantes de nuestra vida llegan sin que nos demos cuenta. El destino nos agarra por las solapas de forma inesperada y nos lleva por caminos imprevistos. A veces el miedo hace que ya nada vuelva a ser igual.
Esa calurosa tarde de verano de 2010 un par de adolescentes descansaban aburridos sobre la hierba de un parque; un perro pasó a su lado y uno de los chicos se puso en pie. Ya no había vuelta atrás. Desde ese momento sus vidas cambiaron. Lo que en principio parecía un plan sencillo para conseguir algo de dinero se convirtió en un infierno de amenazas y tensión. Todo se complicó, nada resultó tan fácil como imaginaban. El destino les arrastró y, para evitar las consecuencias que se les avecinan, emprendieron una tortuosa huída hacia delante con un resultado inimaginable.
Día de perros es un subyugante relato de suspense, amistad y miedo, en el que la tensión va aumentando progresivamente hasta llegar a un inesperado desenlace. Una novela realista que podría suceder mañana mismo.
Día de perros es un subyugante relato de suspense, amistad y miedo, en el que la tensión va aumentando progresivamente hasta llegar a un inesperado desenlace. Una narración que se siente en la piel, que se vive con los protagonistas, que emociona e impresiona. El autor, manejando con maestría los recursos de la intriga, arrastra a sus personajes, y con ellos al lector, hacia un destino incierto, en una historia compleja y de una terrible humanidad.
David Jasso, el autor revelación de la actual literatura española de misterio y suspense, ofrece en esta novela una historia que atrapa al lector, involucrándole en una espiral de miedo y de errores. Una narración que se siente en la piel, que se vive con los protagonistas, que emociona e impresiona. El autor, manejando con maestría los recursos de la intriga, arrastra a sus personajes, y con ellos al lector, hacia un destino incierto, en una historia compleja y de una terrible humanidad.
Un diabólico cruce entre los hermanos Coen y Alfred Hitchcock. David Jasso, el nuevo maestro del suspense, nos ofrece una historia trepidante, absolutamente realista, llena de fuerza y tensión. Te hará vibrar.



Donnie Darko
de Richard Nelly
Editorial Grupo AJEC


La crítica y el público han encumbrado a «Donnie Darko» como uno de los films de culto de todos los tiempos. Su oscura ambigüedad ha hecho que el público visione una y otra vez la película para intentar desentrañar sus misterios. Este libro brinda a sus lectores la oportunidad de sumergirse en el mundo de «Donnie Darko» y su creador Richard Kelly. En sus páginas se puede encontrar una profunda entrevista con Kelly, quién recrea la gestación de «Donnie Darko»; el guión completo; un extracto del libro «La Filosofía de los viajes en el tiempo», así como fotos y dibujos de la película y basados en ella.Puede que «Donnie Darko» nunca desvele todos sus misterios, pero este libro será una guía indispensable para adentrarse en este desconcertante mundo.
El libro cuenta con un prólogo del protagonista del film, Jake Gyllenhaal.
Richard Kelly, nacido en 1978 en Virginia (Estados Unidos), se granjeó el reconocimiento de los cinéfilos de todo el mundo gracias a su primera película, «Donnie Darko». Con tan sólo dos cortometrajes a sus espaldas, rodados mientras finalizaba sus estudios en la Escuela de Cine de California, esta película supuso su reconocimiento mundial y una gran cantidad de proyectos que rechazó en beneficio de convertirse en guionista.
Ha desarrollado esta labor durante los últimos años, adaptando incluso la novela «Cuna de Gato» de Kurt Vonnegut, pero en el 2006 volvió a dirigir la película Southland Tales, estrenada en el festival de Cannes de 2007, con una tibia acogida.
Ahora está centrado en su nuevo proyecto como director, «The Box», se trata de una cinta de horror basada en un relato corto del escritor Richard Matheson.
¿Recordáis lo de los pitufos? Si os gustó, éste es vuestro libro.

Y, para acabar, un cómic superpasado de vueltas, como no podría ser de otro modo siendo Garth Ennis su guionista, y muy divertido.

Wormwood
Garth Ennis, Jacen Burrow
Editorial Glenat


¡Un Garth Ennis desatado, audaz y muy irreverente!
Wormwood es el Anticristo, el hijo de Satanás, y vive en Nueva York produciendo películas para televisión. Uno de sus mejores amigos es un tal Jesús, un rasta no muy espabilado que lleva ya unos siglos sin hacer ningún milagro.
Uno de los secretos de su amistad es que ambos se han hartado de las intrigas de sus padres y los han mandado a hacer gárgaras. La situación entre padres e hijos se va poniendo cada vez más tensa a medida que se acerca el Apocalipsis.
La obra logra atraparnos gracias a los brillantes diálogos de Ennis, a su mordaz ingenio, y al impresionante dibujo a todo color de Jacen Burrows.

Por cierto, la semana pasada se entregó el Premio Maracena y la agraciada fue la autora valenciana Valeria Sabater, con “Los lobos de la aldea Serieva”. Enhorabuena a la premiada. Entre los semifinalistas se encuentra un buen amigo de la casa: Alfredo Álamo, con el libro Maginot. Conociendo la calidad de Fredo, esperemos que alguna editorial se anime pronto y publique sunovela.

By David Mateo with 3 comments

sábado, noviembre 29

El anillo de diamante y la luna.


Mi novia quiere que le regale un anillo de diamante. Yo le digo que no.
Mi novia insiste en que le regale un anillo de diamante. Yo le digo que cuando gane el Planeta.
La verdad es que me gustaría comprarle un anillo de diamante a mi novia, si con eso consigo hacerla un poco más feliz, desgraciadamente los exiguos números de mi cuenta corriente dan fe de que ni siquiera puedo comprar un anillo (sin diamante).
El otro día, confidente colorao me pasó esta noticia: Abramóvich regala a su novia una parcela de 40 hectáreas en la Luna.

El multimillonario ruso Román Abramóvich ha regalado a su novia, la ex modelo Dasha Zhúkova, una parcela de cien acres (cerca de 40 hectáreas) en la Luna, informó hoy el diario digital News Ru.
El terreno, situado en el hemisferio sur del satélite, puede verse perfectamente desde la Tierra con un telescopio no muy potente, por lo que su propietaria podrá controlar cuando lo desee el estado de sus "propiedades".
Zhúkova, de 27 años, podrá llevar a cabo con su parcela lunar las mismas operaciones como si fuese una de la Tierra, es decir, venderla, dejarla en herencia o regalarla.
Las inversiones en la Luna están sujetas a la legislación internacional y, según la compañía que se encarga de organizar las mismas, únicamente se requiere garantizar el apoyo económico para la regulación de las actividades en ese satélite.
El Space Settlement Institute (Instituto de Colonización del Espacio) señala que el Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre de 1966 no prohíbe a inversores privados poseer propiedades en otros planetas y sus satélites naturales.
Una de las organizaciones más conocidas que representa los intereses de los inversores en el cosmos es la compañía 'Lunar International', que vende parcelas en la superficie lunar e invierte el dinero obtenido en financiar investigaciones en la Luna.


Inmediatamente, me viene a la cabeza el capítulo de los Simpsons en el que Apu desea conquistar a su novia y Homer y sus colegas de Springfield le sabotean todos los planes por envidia.
Luego me quedo pensando: ¿Abramóvich y su novia serán felices? No lo sé.
Sigo pensando: ¿Mi novia y yo somos felices? Eso sí que lo sé: sí.
Entonces todas las tonterías se me van de la cabeza.
Mi novia sigue pidiéndome un anillo de diamante. Yo sigo diciéndole que no.
Da igual, los dos vivimos muy felices sin el anillo de diamante.

By David Mateo with 8 comments

viernes, noviembre 28

El juego de las cartitas

En el taller, hay una sesión especial que me permite ver el grado de «madurez» que existe entre mis alumnos y eso, a su vez, denota muchas de las reacciones de los chavales ante la vida y su implicación en las clases. Es algo que lo he comprobado con los profesores y no falla. Normalmente utilizo como cobayas a los de cuarto de primaria (alrededor de nueve años), no muy pequeños para que demuestren algo de desinhibición, ni demasiados grandes para que la sesión se convierta en la fiesta nacional de Moncofa. Es una clase muy divertida. Se trata de escribir una carta anónima dirigida a un compañero de clase. Obviamente, cada alumno tiene que recibir su carta, por lo que todos los nombres tienen que estar metidos en una bolsita y el escritor anónimo debe coger un nombre al azar.
Cuesta mucho llevar a cabo esta actividad manteniendo la sorpresa. ¿Por qué? La primera reacción del chaval es mirar al que le ha tocado y reírse. En ese caso tienes que estar encima de él o ella diciéndole que en cuanto saque la bolita se ponga a escribir. Normalmente, los más mamoncetes suelen lanzar andanadas al aire, para poner a prueba a la clase: a Menganito le ha tocado Fulanito. Animador, no temas. Son disparos de fogueo de los alumnos que quieren hacerse destacar por encima del grupo, el secreto suele estar bien protegido y, excepto en casos muy puntuales, suelen ir bastante desorientados.
Normalmente, antes de empezar a dar los nombres a los anónimos escritores, les dejo bien claro dos cosas: RESPETO AL COMPAÑERO (incidir muchísimo en esta cuestión e incluso amenazar con dejar sin recreo, porque los niños suelen ser muy crueles) y buena letra para que el lector de la carta la entienda (luego sale lo que sale… imaginaros si no les advirtiese desde el principio). También les hablo del cada vez más obsoleto uso del correo postal (una práctica que, sorpresivamente, no solo sirve para mandar facturas y propaganda), les hablo de la elaboración de una carta e incluso les digo que escriban en vertical por un lado del folio (por lo que todo el mundo se lleva las manos a la cabeza. ¡¡Dios mío, rellenar toda una cara de un folio... eso es INHUMANO!!) y luego lo pongan en horizontal y ahí hagan un dibujo para que el papel se convierta en una bonita postal. Normalmente, hacen lo que les da la gana, escriben en horizontal y dibujan en vertical, mezclan dibujos y letras para rellenar antes la página o, directamente, pasan de todo y se quejan de que no saben qué decirle a la persona que les ha tocado.
Esta actividad es un poco injusta, ya que algunos se esfuerzan mogollón y al receptor le llega una misiva muy chula. Y esos mismos escritores reciben un castañón de carta porque el escritor que les ha tocado es un pasota. En fín, gajes del oficio que difícilmente puedes controlar. Yo procuro pasarme mucho por las mesas y alentarlos, pero cuando un niño se pone cabezón y no quiere escribir, ya puedes llamar a Cristo que no lograrás ponerle las pilas.
El caso es que la actividad es mogollón de divertida, ya que todos/as sueñan que les toque el niño/a que les gusta y poder escribirle los veros de Juan Tenorio. Pocas veces eso sucede, el azar es así de cruel. Aunque hay veces que más de uno, cuando «enviamos» la carta a su destinatario y éste sale y la lee en la pizarra, se derrite en sus propios jugos y no puede separar los ojos del pupitre. Ayer una de las niñas era más roja que blanca mientras el chico guapo de la clase leía en voz alta su carta. Normalmente, los chavales no suelen desbarrar demasiado, pero como se de el caso de que les toque la persona que les gusta, sí que dejan entrever alguna insinuación romántica en el carta… entonces todo el mundo se pone a gritar y a silbar y es cuando más divertida se vuelve la clase.
El caso es que esta actividad, como he dicho al principio, es indicativa del grado de madurez de la clase. En uno de los cuartos, chavales despiertos, que son más revoltosos pero más participativos en las explicaciones, todo el mundo estaba pensando en amoríos, cartas románticas y posibles relaciones. En esta clase había mucho inmigrante, mucha problemática social, pero también mucha sagacidad. En el otro cuarto, en cambio, me sorprendió que si no les alentaba yo con insinuaciones inocentonas o gastaba alguna broma, los niños eran bastante apocados y pensaban más en felicitarse la Navidad que en tener la suerte de recibir la carta del chico o la chica de sus sueños. La maestra constató mis temores: este grupo es más manso, más retraído, incluso, sacan peores notas en clase. Son niños que no saben lo que es la vida porque viven bajo el abrazo protector de sus padres, no tienen cultura de calle, por lo tanto les falta madurez psicológica e intelectual.
Fue un experimento supersorprendente que queda ahí, como anécdota. Lo mejor fue el desarrollo de la clase en ambos grupos, lo bien que nos lo pasábamos mientras repartía los nombres por las mesas y las caras de algunos chavales mientras salían al encerado y leían en alto sus cartas. Es cierto que en algunos momentos, la clase se desbandaba mucho y yo me decía: Dios mío, esta actividad es terrible. Pero luego reflexionaba y me unía al jolgorio. ¡Qué le vamos a hacer, soy un tipo de altos riesgos, un poco masoca y a prueba de bomba!









¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 3 comments

jueves, noviembre 27

La generación del setenta tiene hambre…

Escritores jóvenes, con ganas, muchas ganas, que no viven acomplejados por el estilo y sí con la forma, con la historia y con los personajes. Supervivientes en un mundo realista que se ríe del fantástico y sólo tiene ojos para esos grandes panteones en donde se dan la mano el costumbrismo obsoleto y el sentimiento rancio. Autores cansados de vivir entre historias que giran alrededor de menopáusicos que tratan de rebelarse a un mundo que ya las acepta.
Algunas veces trasgresores, belicosos, inconformistas, orgullosos e, incluso, pedantes; siempre batalladores frente a un ambiento hostil. Rodeados de medios de comunicación que sólo tienen ojos para las viejas glorias y para los agraciados con la sonrisa del euro, y se olvidan de que el relevo viene detrás con mucha fuerza, quitándose de encima complejos ridículos que aún hoy escandalizan a muchos sectores. La del setenta es una generación que no entiende de cifras y de números, tampoco de contratos, entiende de historias bien hechas, de sentimientos humanos, de personalidades esquizofrénicas y de conductas inquietas y bulliciosas.
Dedos que no dudan en teclear palabras como gore, platillo volante o momia. Mentes que imaginan coños y penes que se besan. Satanás en el Cielo y Jesús en el Infierno. Todo vale con tal de sorprender al lector, con tal de llevarlo hasta el paroxismo de las letras.
Sólo precisan dos cosas: oportunidad y confianza. Pues cualquier autor de la generación del setenta vendería su alma a Mefisto por recibir la oportunidad de encarar una carrera literaria a largo plazo, aunque para ello haya que sudar tinta y lagrimear sangre.
Vivimos en una jungla de mastodontes mediáticos, de rancios reyes con rancias coronas que jamás tendrán fuerza suficiente para levantar el cetro. Vivimos en junglas con diminutos editores sin indulgencia que recitan a bocajarro: «No a los autores españoles» y no se dan cuenta de que lo español es el futuro. La historia ya se encargará de borrarlos, porque cuando niegan al autor español y sí publican al amigo, no hablan de calidad, sino de miserables ejemplares vendidos.
La generación del setenta respeta la literatura de sus mayores, y como ya ha dado muestra de ello en numerosas ocasiones: la lee, la cita y se mezcla con ella en una osmosis incesante que genera nuevos caminos y nuevas paradojas cósmicas. Aman los clásicos y comparten espacio en sus habitaciones con la novia y la mesita de noche. Les da igual que sus libros tengan lomos nuevos, sean viejas ediciones de los años cuarenta o todavía desprendan el olorcito del libro nuevo. Leen en el ordenador, en la butaca o en los brazos de Morfeo. Eso da igual, lo importante es leer… leer y escribir, escribir y leer, porque la lectura y la escritura son los principales mecanismos de su alma.
La generación del setenta aprieta con mucha fuerza. Algunos ya están dando guerra, mucha guerra, están subiendo la ladera con el fusil al hombro y conscientes de que pocas trincheras podrán detenerlos. Playa Omaha está empapada con su sangre, pero que no se preocupe nadie, al final conquistarán Normandía.

By David Mateo with 7 comments

miércoles, noviembre 26

Autómatas esquizofrénicos con carencias de diván

En la conferencia de Huesca sobre mecanismos del terror, David Jasso sembró el germen de una pequeña inquietud a la que llevo dándole vueltas desde entonces y que viene a colación de la entrada del vampiro del otro día. No sé si estaréis muy de acuerdo conmigo, pero es algo que creo percibir en las películas y en los libros de terror (sobre todo con un marcado toque comercial) que acaparan las grandes salas cinematrográficas y las estanterías de las principales librerías.
El señor Jasso expuso soberbiamente, al menos para mí, que el 11 de septiembre de 2001 cambió nuestra forma de percibir el miedo. Todos los terrores que antaño nos inquietaban pasaron a un segundo orden y prevaleció el terror a lo “real”. Un terror físico, palpable, que puede aguardarte a la vuelta de la esquina y no tiene nada que ver con lo sobrenatural.
Si echamos un rápido vistazo por las mesas de novedades, nos damos cuenta de que el terror sobrenatural se concentra en la familia King (Stephen, Joe y Tabita) y, de vez en cuando, en autores muy concretos que asoman un poco el morro para hacer un fugaz escarceo. Por otro lado, las películas como Saw se convierten en fenómenos de masas que superan a otros films como Reflejos o La Niebla. Vale, tampoco vamos a generalizar y quizás en el cine ese fenómeno de terror “real” no sea tan agudo como en la literatura. Sin embargo, sí que vemos un fenómeno curioso: que el monstruo tiende a humanizarse. Que el fenómeno sobrenatural debe esconder una moraleja en vez de un asesino en serie con pocos escrúpulos. Es decir, démosle una explicación a lo inexplicable. Ya es algo que he tratado en este blog: fantasmas buenos, espectros con mensaje (ejemplos claros son los de Góthika de Mathieu Kassovitz, el Sexto sentido de Shyamalan, El último escalón de David Koepp o la reciente El orfanato, de Antonio Bayona). Si a todo esto le sumamos la imparable ola de vampiros románticos, nos encontramos con una moda en la que el terror más extraño, incómodo o paranormal, llámenlo como quieran, se viste con trajecito rosa y se vuelve modosito.
Si volvemos al mensaje que lanzó mi querido David Jasso en Huesca, aquello de que el terror real se impone sobre el terror paranormal, y nos damos cuenta de que una parte de nuestra sociedad disfruta edulcorando a nuestros monstruos más legendarios (¿Qué será lo próximo? ¿Zombis podridos a los que todavía les queda una pizca de amor en el corazón? ¿Una saga de alienígenas xenoformes que han heredado las capulladas casposas de E.T.?), algunos convendrán conmigo que vivimos en una sociedad esquizofrénica, puede que, incluso, en una sociedad cínica en la que ya no podemos despegarnos de la realidad y que necesitamos de psicópatas, veteranos nazis y pederastas para sentir verdadero miedo. Suena escalofriante, ¿verdad? El grado de civilización que hemos alcanzado nos ha convertido en autómatas esquizofrénicos con carencias de diván.
Y si encima, para más inri, necesitamos burlarnos, desacreditar o rebajar aquello que antiguamente nos daba miedo (fantasmas, vampiros y monstruos), podríamos llegar a la conclusión de que estamos tan acomplejados que hemos preferido quedarnos con nuestros terrores mundanos a seguir desarrollando un género ancestral (tengamos siempre presente que sobrenatural casi podría ser un sinónimo del pasado) por temor a lo que pudiéramos desatar o a lo que pudiéramos ver en una gran pantalla.
Vivimos acomplejados. El terror cada vez es menos una válvula de escape para la tensión diaria y más un látigo con el que golpearnos como masocas. Deseamos explicar lo inexplicar, en vez de seguir ahondando hacia ese abismo insondable que hizo tan popular Lovecraft. El otro día, releyendo Las montañas de la locura, cuando los dos protagonistas llegan a la ciudad de los Antiguos y deciden seguir adentrándose en los laberintos y galerías de la urbe, no pude evitar preguntarme: ¿de verdad, nosotros, ahora mismo, obedeceríamos al instinto del explorador voraz que antepone la curiosidad al miedo? ¿O huiríamos con el rabo entre las piernas?
Querer explicar lo inexplicable no es bueno… no debe serlo. Lo oculto mola porque está oculto. Si derramamos una luz o queremos ridiculizarlo o menospreciarlo —a veces no de manera instintiva— estamos queriendo ridiculizar la raíz de nuestras propias obsesiones, de nuestros propios miedos. Sólo un incauto se bajaría de un jeep en pleno safari, rodeado de leones. Sólo un incauto ridiculizaría aquello que debería ser sagrado y que forma parte de nuestro subconsciente: el respeto a lo que no comprendemos. Quizás, algún día, nuestra sociedad se quite complejos de encima, o puede que seamos menos miedosos, y estemos preparados, otra vez, para caminar por la senda de lo paranormal, mientras tanto no nos quedará más remedio que seguir caminando con vampiros románticos y fantasmas con moraleja. En fin, así es la vida.

By David Mateo with 8 comments

martes, noviembre 25

Nos queda mucho camino por andar

Al lorito con la información que saca la agencia EFE y publica el Semanal: Sólo el 4 por ciento de los 7 millones de libros digitales en internet son en español‏.


De los más de siete millones de libros digitalizados que existen en internet, sólo un 4 por ciento está en español, lo que evidencia que "a las empresas editoriales todavía les queda un largo camino para hacerse visibles en la red", ha dicho este martes el responsable de Libros Google España y Portugal, Luis Collado.

Además, sólo la cuarta parte de los usuarios que utilizan la red para buscar libros se interesan por los que están escritos en español, según ha afirmado Luis Collado ante los medios de comunicación poco antes de intervenir en el I Congreso Internacional del Valor Económico del Idioma Español, que organiza la Junta de Castilla y León hasta este miércoles en Salamanca.

Luis Collado ha destacado que "el mundo anglosajón se ha incorporado más rápido y de forma más intensa" a la red, lo que ha conllevado que "sus contenidos dominen en internet", por lo que ha animado a "trabajar para corregir esa descompensación" y aumentar la presencia de libros en español. Collado ha explicado que Google Libros es una "herramienta de promoción de algo que originalmente no estaba escrito, ni editado para este nuevo medio digital" y lo que se hace es "incorporar algo tangible, que estaba en papel, a un medio que no tiene fronteras geográficas, posibilitando que muchas personas puedan conocerlo y usarlo".

Collado ha recordado que "internet ha roto el panorama internacional", y ahora "cualquier persona con una línea telefónica, en el lugar más remoto, puede buscar un libro para aprender español sin salir de casa", por lo que ha animado a "aprovechar ese potencial, que ha cambiado el concepto de la enseñanza". En ese sentido, ha resaltado que el uso de la red ha "cambiado el papel del estudiante, que ahora es mucho más determinante porque lo que busca es lo que va a usar y le interesa".

Además, ha recordado que se calcula que en la actualidad "unos 22 millones de personas pueden estar aprendiendo un idioma a través de la red" y ha resaltado el auge del contenido audiovisual que "está permitiendo, sobre todo en Latinoamérica, que personas analfabetas aprendan español gracias a que lo escuchan o lo ven en internet".

El presidente de la Asociación de Usuarios de Internet, Miguel Pérez Subías, ha recordado que "existe un debate en plena ebullición sobre la gestión de los derechos de propiedad en internet", lo que a su juicio esta retrasando la incorporación de libros a la red. Pérez Subías ha explicado que "los usuarios de internet tienen la percepción de que la red es una y de todos mientras que los dueños de los derechos tienen otra visión" y ha aclarado que "las dos son legítimas pero deben encontrar un punto de encuentro porque tienen a los contenidos apalancados".


Pues nada... a recorrer camino, que queda cuesta.

By David Mateo with 3 comments

Grandes frases para el porvenir

Verónica Velásquez, candidata a Miss Colombia.


Atención pregunta: ¿Usted cree que la mujer es complemento del hombre?
Atención respuesta: El hombre se complementa al hombre, mujer con mujer, hombre con hombre y también mujer a hombre del mismo modo en el sentido contrario. Y... estamos para darnos cariño, para darnos amor y... ¿La mujer es el complemento del hombre?... en un sentido muy bello, porque le da amor; también le da el cariño; el mundo esta evolucionando y cada vez le damos más amor a los hombres, que en el caso colombiano alguna vez fueron machistas!

Nadie jamás dijo una verdad tan compleja o una verdad tan absurda. Decidan ustedes.

By David Mateo with 14 comments

lunes, noviembre 24

Por los verdaderos derechos de los vampiros cabrones, obscenos y desgraciados.

Hola, soy un vampiro anónimo,

Le he pedido un pequeño espacio a David Mateo en su blog porque últimamente tengo muchas inquietudes que no me dejan dormir por las noches y, de alguna forma, siento que ha llegado el momento de liberarlas o, definitivamente, explotarán en mi interior. Se estarán sorprendiendo por el lenguaje modélico que estoy utilizando (o dadas las circunstancias actuales, circunstancias que paso a exponer a continuación, no se estarán sorprendiendo), pero en realidad soy un vampiro malo. Soy un vampiro muy malo. Un vampiro malísimo. Lo que podría decirse un vampiro malo, malo de la muerte. Cuando era vampirito soñaba con ser un vampiro como los de Stocker, o como los de Lord Byron, o como los de Brian Lumley. También soñaba con vivir en Jerusalem’s Lot, o en Barrow, incluso si me apuran soñaba despierto con que la civilización humana se desintegrara a causa de un virus y, con una panda de amiguetes, montáramos fiestorros en el jardín del último hombre vivo sobre la tierra y nos lo pasáramos pirata mientras le gritábamos: ¡¡Sal Neville!! He tenido sueños eróticos con un bareto llamado «La teta enroscada», situado en la frontera con México, en el que me follaba todas las noches a la Salma Hayek con una serpiente. Incluso alguna vez he querido montar una banda callejera de jóvenes ocultos que tuviera como líder espiritual a Jan Valek.

Pero hoy los tiempos han cambiado, eso de que los vampiros seamos lascivos, tengamos vampiresas que nos la pongan dura y nos dediquemos a sodomizar vírgenes hasta que se vuelvan locas de deseo, ya no se lleva. Y mucho me temo que con Obama en la Casa Blanca y Zapatero en la Moncloa va a seguir así durante mucho tiempo. Ahora entre los vampiros se ha puesto de moda una cosa que mis abuelos no entienden muy bien: el cortejo. Cagüenmipenanegra. Tengo un antepasado del siglo XI, que está medio sordo, que cada vez que le digo: Voy a cortejar a una virgen. Me responde: ¿Y para qué te la quieres llevar al cortijo? Si con desvirgarla y desangrarla sobra.

Y es que en esta perra sociedad moderna, en la que todo está mal visto, tienes que pedir perdón hasta por salir a la calle. Antes violábamos, mutilábamos, arrancábamos la carne a mordiscos para que la sangre chorreara a borbotones por las venas y nos atragantáramos como cerdos con ella... y no pasaba nada. Ahora a la moza hay que hacerle ojitos, darle un par de vuelos por la ciudad en las noches de luna llena, buscando el maravilloso fulgor de las estrellas, la vía láctea y su puta madre. Y luego ni mojas. Total… ahora se ha puesto de moda el romanticismo. Cagüenmipenanegra.

¿De qué te sirve ser un No Muerto si al final estás compitiendo con un humano por el amor de una chavala y no puedes dejarlo seco a mordiscos y quedarte para ti la perra gorda?

Los vampiros del Siglo XXI no somos románticos… somos gilipollas. O nos estamos pegando de hostias con los hombres lobo (al menos eso mola) o nos dedicamos a vivir durante un montón de siglos sólo para llegar al XXI y subnormalizarnos ante la primera guarrilla con cara de Candy Candy y tetorras de silicona. Y la culpa la tiene toda Anne Rice por crear a ese mojigato de Louis Pointe Du Lac. Si al menos la cosa hubiera quedado ahí como anécdota, pero noooooo… que bah… todos a seguir su ejemplo, que mola eso de ser vampiro atormentado, de respetar al ser humano, de comer sangre de ratas y sapos, de no forzar a las vírgenes y no tener una recua de vampiresas que te calienten la cama todas las noches. Ahora lo que se lleva es el vampiro guaperas con gomina, que se queda mirando a las tías en la discoteca (ojo, todas adolescentes, que eso le va más al público) y las corteja como si fuera un humano más. ¡¡¡PUAJJJJ… que asco!!! Que si Moonlight, que si True Blood, que si Blood Ties, que si los vampiros de la Stephenie Meyer… ¡Ánda y váyanse ustedes a cagar! Aquí tenía que venir Barlow y poner firmes a todos.

¿Pero saben cuál es el colmo de todo esto? ¿Lo que me ha llevado a pedir este espacio a David Mateo y desahogarme antes de verme obligado a acudir a la psicólogo de Tony Soprano y empezar a contarle todas mis penas? La campañita de Canal Plus:


¿Pero cómo qué 4 de diciembre día del vampiro? ¿Pero qué es eso de los derechos de los vampiros? Pero si en una sociedad normal, vosotros, piltrafillas humanas, tendríais que estar agonizando entre ríos de sangre. Pero qué derechos, ni qué derechos. Si nosotros somos la raza superior y vosotros sois simple ganado. Si está dicho que en el Apocalipsis seremos nosotros los que habitaremos las ciudades y ustedes los que se arrastrarán por las cuevas como meras lombrices. ¿Veis? ¡A eso nos han reducido todos estos años de romanticismo, delicadeza y feminidad! A esto nos han reducido todos esos autorcetes y directorcillos de Hollywood que nos ven con buenos ojos y no como lo que realmente somos: putos cadáveres con vida, No Muertos que se dejan arrastrar por la lascivia, cabrones usureros que viajamos de Transilvania a Londres para propagar la corrupción y ponernos ciegos con sangre de virgen. Nosotros luchamos contra Van Helsing, licántropos y Blade, no contra mierdecillas adolescentes con las hormonas desatadas.

Somos vampiros, somos malos, damos miedo, pertenecemos a la banda de los zombis, los engendros, los mutantes, los monstruos y los alienígenas carnívoros. No necesitamos de vuestra piedad, porque no sois más que los entremeses. ¿De qué vais? ¡Pasad de nosotros! ¡Olvidadnos! ¡Dejad de utilizarnos como si fuéramos el príncipe de Blancanieves!

Viva Drácula.
Viva la Condesa Sangrienta.
Viva Nosferatu.
Viva Christopher Lee.



Con cariño,
El Vampiro Cabrón.

By David Mateo with 17 comments

sábado, noviembre 22

Salón del comic de Valencia: ¡¡Otra buena noticia comiquera!!

Y es que ya tocaba, ya. Con la afición que hay al comic en la ciudad de Valencia, ya era hora de que un proyecto, del que se viene hablando desde hace muuuucho tiempo, comenzara a tomar forma. Os paso la información de Las Provincias:

Valencia tendrá en mayo su anhelado Salón del Cómic. Ayer se anunció la gran noticia para los amantes de la viñeta en la rueda de prensa que organizó la conselleria de Cultura en San Miguel de los Reyes. Pero la buena nueva no la comunicó Trini Miró, consellera de Cultura, ni Silvia Caballero, directora de la Biblioteca Valenciana. Fue Paco Camarasa, de la alicantina Editorial de Ponent, quien desveló que la gran cita tendrá lugar el año que viene... gracias a la financiación privada. Ni Trini Miró ni Silvia Caballero se dieron por aludidas. Camarasa explicó que una aseguradora valenciana (este periódico ya ha confirmado que se trata de Divina Pastora) ha sido la que ha confiado en la gran reivindicación de dibujantes, ilustradores y editores de la Comunitat. A la consellera de Cultura la noticia se le salía del guión, pese a que el martes el valenciano Paco Roca se alzaba con el Premio Nacional de Cómic y exigía un salón para su ciudad.

Todo esto ocurría en la entrega de los galardones a los Premios a los Libros Mejor Editados que entrega la conselleria de Cultura desde hace ocho años. Trini Miró quiso estar presente -gesto que valoraron los distintos premiados, "va a ser la primera vez que la veamos en persona", susurraba uno de ellos- y los promotores del Salón del Cómic aprovecharon su presencia y la de Silvia Caballer -anfitriona del acto- para 'soltar la bomba' en presencia de los medios de comunicación.

Sin compromiso público más allá de un "nos han llegado varios proyectos para un Salón del Cómic", Camarasa quiso indicar a la prensa que la cita se celebrará en el mes de mayo y realizará un "circuito" por distintas sedes de la ciudad. "La Biblioteca Pública de la calle Guillem de Castro, así como el edificio de La Nau de la Universitat de València y el Octubre Centre de Cultura Contemporània acogerán el Salón del Cómic. Queremos hacer un circuito por todos ellos. La filosofía estará más próxima a la línea del de La Coruña más que al de Barcelona. Vamos a hacer exposiciones, traer autores de todo el mundo...", subrayaba Camarasa, quien añadía que Álvaro Pons -presente en el acto- formaría parte de los impulsores del festival.

Pons, calificado por Camarasa como "uno de los mayores teóricos del cómic en Valencia", comentaba que en menos de un mes se hará oficial el nacimiento del Salón del Cómic, cuya organización recaerá en una productora "especializada en eventos culturales" y que el dibujante Sergio Bleda se perfila como firme candidato para dirigir el salón. Bleda (Albacete, 1974) conocido por sus trabajos dentro del género de terror y de la viñeta erótica, también ha coqueteado con la todopoderosa industria americana. Cuando dibujó Li'l Vamp hace ocho años un editor de Marvel le pidió unas páginas de prueba de Lobezno.

Además del patrocinio privado a cargo de la aseguradora valenciana Divina Pastora, Camarasa subrayó que se van a llevar a cabo próximamente reuniones con responsables de la Administración para recabar más apoyos. El primero de ellos será el director de la Biblioteca Pública de Valencia, Rafael Coloma.

Igualmente, el editor declaró que está ya en conversaciones con el Ayuntamiento de Onil para crear en esa población -posiblemente en el Monasterio de Montserrat, donde también se proyecta habilitar un lugar de homenaje al artista plástico Eusebio Sempere- un Centro de Documentación del Cómic, que contaría con los fondos que posee el propio Camarasa, así como de otras colecciones particulares, y con la colaboración de entidades como las universidades de Alicante y Valencia.

El responsable de Edicions de Ponent destacó que en su colección hay piezas "muy importantes", como cinco originales valorados en unos 250.000 euros. "Será un centro potente de estudio del mundo del cómic, que integraremos en la red de festivales como San Sebastián. La voluntad es realizar jornadas en la Univesidad de Alicante en la Universitat de València", dijo.

La directora general del Libro, Silvia Caballer, destacó algunas acciones a favor del cómic a cargo de la Conselleria de Cultura, como la amplia representación de historietas que se guarda en los fondos de la Biblioteca Valenciana o la edición de un cómic sobre Jaume I que el dibujante valenciano Santi Tena presentará el lunes en San Miguel de los Reyes.

By David Mateo with 6 comments

viernes, noviembre 21

Sevilla hace las cosas bien

Vivir en Sevilla es una maravilla, y es que la Junta ha comenzado a sancionar a los cines con multas de hasta mil euros cuando los empleados de la sala impiden al público entrar con su refresco, sus palomitas o sus chucherías. El Reglamento General de la admisión de personas en los establecimientos de espectáculos públicos y actividades recreativas del año 2003 establece que no se permite la entrada de alimentos cuando no se puedan consumir en el interior, si en el recinto hay puestos de venta, confiscar la bebida o las palomitas sería ilegal.
La verdad es que ya se podían poner las pilas otras Comunidades Autónomas porque pagar el abusivo precio de seis euros por una entrada de cine y que, encima, estés sujeto a la dictadura de comprar las chuches en el recinto me parece una cacicada. Nosotros hace mucho tiempo que no lo hacemos (y más desde que en los Kinépolis de Valencia han puesto un Opencor que vende el mismo producto por casi un euro menos), aprovisionamos fuera del recinto y lo guardamos todo en el bolso de la novia.
Lo dicho: que el resto de las Comunidades Autónomas tomen ejemplo y copien lo bueno de la Junta de Andalucía, que en estos tiempos de crisis, estas pequeñas cosas, son las que van salvando la economía doméstica.











¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 6 comments

jueves, noviembre 20

La amante que todos queremos.

Recuerdo que hace seis o siete años, cuando tomé la firme decisión de que quería ponerme a escribir y publicar, la percepción general de mi entorno era la de: «¡¡Estás loco, si sólo logran publicar cuatro afortunados en esta vida!!». Ese era el tufillo que se respiraba en Internet, cuando publicar no estaba de moda, y todo el mundo sabía que ponerse a llamar de puerta en puerta y de editorial en editorial era un sacrificio brutal.
Entonces las cosas eran mucho más sencillas; de género fantástico había cinco editoriales, tres o cuatro inaccesibles y las otras dos saturadas de libros. No había más. Todas estas pequeñas editoriales que hoy florecen en Internet y que nadie sabe de dónde vienen o a dónde van, no existían. Era sota, caballo y rey… y ya está. No había riesgo de equívoco: o no publicabas, que era lo más normal, o se producía el milagro de Lourdes y el editor de turno te hacía caso… y entonces ya podías dar gracias a todos los santos por haber conseguido un milagro.
Así me sentí yo con «Nicho de reyes» y Jorge de Equipo Sirius. Y aún hoy me sigo sintiendo un privilegiado cuando una pequeña o gran editorial me llama para decirme que les interesa mi trabajo. Porque soy un hijo del «Nuestro plan editorial está completo, pruebe el año que viene», porque he escuchado los terribles sacrificios que asumían escritores más veteranos, porque soy descendiente del NO y el SÍ era esa amante voluptuosa que siempre te daba la espalda.
Ahora los tiempos, gracias a Dios, han cambiado. Los autores españoles no están tan mal vistos, existen muchas editoriales pequeñas (incluso se las recompensa) y parece que el discurso de que los escritores españoles de género somos inmaduros se queda relegado a pequeños reductos con sabor a rancio. Pero permítanme ponerme el disfraz de abuelo cebolleta y recordarles algo que ningún autor debería olvidar: «Publicar es un privilegio.» Con ese pensamiento en la cabeza, seremos realistas y, sobre todo, lógicos a la hora de encarar una oferta de publicación. Cuando tengamos un contrato delante, pensemos mucho en la distribución, en la tirada lógica para abastecer un mercado, en los beneficios adecuados para un trabajo tan colosal como escribir un libro.
Vivimos en una época materialista y engañosa, en donde clonar un libro profesional es sumamente fácil… pero luego encontrar los canales de distribución adecuados ya es otro cantar. Hemos pasado del «Publicar es difícil» al «Publicar es fácil», Internet nos inunda con empresas profesionales falsas y mensajes cuyo único objetivo es atraer al incauto. Por favor, pensad en lo mucho que os ha costado escribir ese libro que tanto amáis y, una vez tengáis las cosas claras, afrontad el mundo editorial con la cabeza bien asentada. No permitáis que nadie os venda la burra, que no os ciegue el ansia de publicar. Huid de cláusulas leoninas que apenas os aportan nada. Que la ilusión de ver el primer libro publicado no os ponga una venda en los ojos. Las tiradas minimalistas, los beneficios exangües, ni permiten llegar a editoriales más grandes, ni compensan vuestras horas de trabajo y, con el tiempo, ni siquiera satisfacerán vuestro ego. Al contrario, puede que traigan más lágrimas que sonrisas. Con todo esto no quiero desalentaros, ni mucho menos, ya sabéis que el mensaje que se lanza continuamente desde este blog es apoyo y aliento para los nuevos escritores, pero tratad de superar la bisoñez, que una comadreja con pocas ínfulas no os tome por pardillos, no os dejéis arrastrar por el consumismo fácil. Publicar profesionalmente sigue siendo un privilegio. El «Publicar es fácil» es una gran mentira. Sólo existe el «El publicar es difícil». Si atendéis a esta norma, esquivaréis muchas trampas y llegaréis a buen puerto, tardéis más o tardéis menos, pero llegaréis. El tiempo nos hace a todos escritores y nos espabila el alma.
Recordad, la literatura comercial es una amante caprichosa que pide mucho y da poco. Pero no araña, ni muerde, ni clava sus colmillos hasta desangrarte. Es amante, no gata celosa. Ni hiere, ni es dolosa, ni provoca lágrimas en sus inicios. Es una amante seria y formal que si le correspondes adecuadamente, siempre estará ahí para volver a abrirse de piernas. Y puede ser más guapa o más fea, fiel o promiscua, pero en ciertos aspectos siempre es honrada y, aunque te pida sacrificio cuando empiezas, siempre te da más a cambio, sino no habría escritores.

By David Mateo with 4 comments

miércoles, noviembre 19

Tandem, la artesanía valenciana hecha literatura.

Tandem tiene un nombre propio y es Rosa Serrano. Ayer tuve la enorme suerte de pasar buena parte del día con esta editora valenciana que lleva la friolera de 20 años publicando en valenciano y en castellano. Debo admitir que mi propensión a publicar con editoriales nacionales me ha impedido ver en su magnitud la grandeza y el buen trabajo que realizan los editores valencianos. Ya en su día tuve la ocasión de departir durante un buen rato con uno de los propietarios de Bullent y ayer tuve la suerte de compartir mesa y mantel en el Güano con los dos Tonis de Moncofa (Concejalía y Juventud) y una conversadora aguerrida y avispada como Rosa.
Rosa Serrano, como ya lo hicieron José Rubio y José Miguel Cuesta en su día, pasó por el taller literario y dejó el pabellón muy alto. Los niños quedaron encantados con la charla de Rosa y a través de sus palabras servidor comenzó a conocer el funcionamiento de una de las empresas dedicadas a la creación literaria más antiguas de la Comunidad Valenciana y con mayor prestigio internacional. Y es que escuchando a Rosa, sintiendo el cariño que vuelca en sus libros y que tan bien supo transmitir al aula, conocedor de la calidad contrastada que sus obras demuestran en el siempre complicado mercado valenciano y plenamente consciente de la importancia estratégica que sus obras tienen tanto en colegios como en institutos de la Comunidad Valenciana, uno no puede más que quitarse el sombrero ante el buen hacer de Tandem y de la familia Serrano.
No suelo aventurar ciertas cosas, quien me conoce sabe que soy extremadamente prudente a la hora de anunciar futuros proyectos, pero creo que mi vida literaria está abocada a encontrarse, tarde o temprano —espero que sea más temprano que tarde— con esta editora entrañable y batalladora. Estuvimos conspirando contra el mundo en mi Mondeo de camino a Valencia, y es que Rosa es de esa raza de editores de la vieja escuela, de los que ya quedan pocos y con los que da gusto trabajar. Editores que crean lazos afectivos con los autores. Editores que llevan a Valencia en el corazón, que luchan por Valencia, que sangran por Valencia… ¡y qué quieren que les diga, a mí esas cosas me llegan al alma!
Me siento afortunado por conocer una editorial más, una editorial de mi tierra y sobre todo una bellísima persona que ha luchado hasta la extenuación por la cultura valenciana. Muchas gracias, Rosa, por poner esa nota de calidad en la sesión de ayer del taller de Moncofa.

By David Mateo with 2 comments

martes, noviembre 18

¡¡Enhorabuena a Paco Roca!!

Estamos todos contentos, muy contentos, el autor valenciano Paco Roca, creador del cómic «Arrugas» se acaba de llevar el Premio Nacional del Cómic, entregado por el Ministerio de Cultura y dotado con 20.000 euros.


La noticia completa en El País.

By David Mateo with No comments

Seguimos en la guerra.

Vale, he aguantado dos o tres horas desde que me he levantado, he enviado tropecientos mil emails a diferentes personas, he desechado una entrada de página y media para el blog y al final tengo que decirlo: mi apoyo incondicional a los agraviados por el presuuuuuuuuuuuunto caso Maikalili-Grup Senar. Como nadie todavía ha acudido a denunciarlo y ningún juez ha dictaminado contra la editorial, toca ser prudente, sin embargo los hechos hablan por sí mismos. Sigan los enlaces y háganse cargo de la situación:

El caso Senar en Sedice.
Extraños mensajes.
Comunidad biblioteca virtual.
Ovelles elèctriques.
Ratones de biblioteca.
Nudo de piedras.

Creo que cualquier autor español dedicado al género fantástico debería sentirse cuanto menos sensibilizado por lo que han pasado estos chicos y estos currantes.
Yo siempre me he considerado activista de autores y no de editoriales. Me la sopla que un autor publique con este o con aquel editor. No creo en fobias y filias editoriales, creo en los autores. En este blog se han promocionado libros de Parnaso, Bibliopolis, Ajec, Factoría de Ideas o de Rita la Cantaora sin que me haya detenido a mirar en ningún momento la etiqueta del libro. Como dice mi buen amigo Pallarés, el triunfo de un autor nacional es el triunfo de todos. Por lo tanto, reitero, me considero activista de autores y me frustra y me indigna y me jode y me repatea el higadillo hasta lo indecible ver que a alguien le han presuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuntamente choteado su obra.
Dicho todo esto, debo añadir que si hemos llegado a una situación tan complicada, es porque nosotros, los autores, nos lo hemos buscado, porque no ha existido un asociacionismo real de escritores nacionales de fantástico, pero no un asociacionismo profano en el que sean beneficiados unos y perjudicados otros, sino un asociacionismo puro, llevado por autores patrios exentos de complejos, amiguismos y filias fandomitas, y que luche igual por autores importantes que por autores noveles.
El problema es que no existe un foro adecuado al que acudir para exponer nuestras quejas y se tiene que ir a la página más importante de la literatura fantástica nacional, léase Sedice (sí, para lo bueno y para lo malo, que no se me caen los anillos en decirlo bien claro) para exponer un caso que entra dentro del ámbito privado y que puede atentar contra el buen funcionamiento del portal. Aunque también debo admitir, y así se lo he hecho saber a sus administradores, que en absoluto estoy de acuerdo con el proceder de algun administrador.
Probablemente ya sea demasiado tarde para crear un asociacionismo coherente. La literatura fantástica perdió su momento de auge y, ahora mismo, es uno de los hijos tontos de la literatura. La fuerza de una asociación se ejerce desde la cúpula de la pirámide (algo que Jasso y yo hemos discutido miles de veces en Nocte) y cuando los grandes autores, aquellos que son mediáticos, se sienten desencantados —por el motivo que sea, no importa— y prefieren hacer la guerra por su cuenta, difícilmente se puede ejercer un asociacionismo de presión y fuerza.
Lamento desde este blog que los autores de Grup Senar se vean más solos y desvalidos que nunca. Lamento desde este blog que todos los trabajadores de Grup Senar que se han visto privados de sus puestos de trabajo se encuentren en una situación tan complicada. Repito, creo en los autores noveles porque yo también soy un novel. He aquí mi granito de arena que amplia la información que ya se vertió en su día, ahora solo cabe esperar que la ley actúe, si los implicados lo creen conveniente, y que se llegue a una solución ecuánime y coherente.
Pero, por favor, basta ya de jugar con las ilusiones de los escritores.

By David Mateo with 18 comments

lunes, noviembre 17

El trailer de Star Trek de Abrams

La verdad es que tenía mucha mucha curiosidad por ver cómo iba a ser el nuevo Star Trek de Abrams. El teaser dejaba entrever un Star Trek clasicote, pero esto… esto es la leche. ¿Es Star Trek o Star Wars? A mí me gusta, pinta bien. ¿Vosotros que pensáis?



¡¡Atención que hay escenita de cama... jurl... jurl!!

By David Mateo with 10 comments

Las dos literaturas, la nuestra y la otra.

Me pasa informador colorado un par de enlaces de El cultural que nos muestran las grandes diferencias —o no tan grandes— entre la literatura nacional e internacional.
Tal como hemos destacado por aquí varias veces, vivimos una época importante en el signo de la literatura; el lector ha dejado de lado la estética y busca puro entretenimiento. Las diferencias entre best-seller y superventas se reducen y para desgracia de aquellos que escribimos entelequias, nos encontramos con que: vivimos el declive del postmodernismo, acelerado por una ficción de corte realista, que ofrece el contenido ausente del entorno de imágenes superficiales que nos rodean. Los experimentos narcisistas del postmodernismo son sustituidos por relatos llenos de mundo y personajes, de personas.
Aun así, creo que la sociedad todavía no está preparada para consumir sólo una literatura de corbata y café. Si le damos la vuelta a la tortilla y buscamos lo que más se vende, escrito por españoles, nos encontramos con una predilección por la novela histórica, aunque tal como apunta el artículo, muchos de los lectores, paradójicamente, buscan en esa vía de escape un posible reflejo de la actualidad y de los signos vitales que nos rodean.
La novela negra también tiene mucho de denuncia social y los exigentes lectores no sólo quieren una historia en la que el detective encuentre al asesino, sino que buscan un retrato que exhiba sin pudor las miserias y el oscurantismo de nuestra sociedad. Hemos pasado del punto de vista aséptico de una novela con fuertes matices negros, a una novela social en la que la corrupción y la visión de una cosgomonía que conocemos de inicio prima sobre todo lo demás.
Permítanme, además, resaltar la clasificación de literatura española contemporánea que señala Ricardo Sanabre en su artículo:

Porque hay dos historias posibles, o, si se prefiere, dos panoramas, resultantes de enfoques diferentes. Si se atiende a la lista de los libros más vendidos –esos top ten de la letra impresa–, a las apariciones televisivas o radiofónicas de ciertos autores, al número ingente y a todas luces excesivo de premios literarios dotados con cantidades planetarias que recaen siempre, indefectiblemente, en obras extraordinarias, imprescindibles, seleccionadas por jurados solventes entre centenares de originales meritorios (y esto incluye a los desorientadores premios concedidos a obras ya publicadas); si se acogen, en suma, todas las sutiles formas de publicidad que actúan sobre el desprevenido lector, nos hallamos en una especie de Siglo de Oro de la novela. Con esta historia, con este panorama optimista y triunfal, se podría hacer lo mismo que hizo el gran Luciano de Samosata al publicar en el siglo II su Historia verdadera: anteponerle un prólogo para confesar paladinamente que, a pesar del título dado a su obra, nada de lo que ella se contaba era cierto. Ésta era la única verdad del libro.
La otra perspectiva, muy diferente, surge de la lectura directa de las obras, hecha sin lentes de aumento, sin dejarse impresionar por las reseñas –a menudo complacientes en exceso–, por los premios o por cualquier forma de publicidad. En este caso, el paisaje es menos brillante y luminoso, pero más cercano a la realidad, y no necesita de prólogo admonitorio alguno. Frente a un panorama embellecido, los hechos erigen ante nosotros otro más modesto –pero en absoluto desdeñable– que se impone. Es un paisaje en el que predomina una planicie seca y monótona, donde surgen de vez en cuando, sin demasiada continuidad, inesperadas elevaciones del terreno. […] Y, entre esas elevaciones súbitas que rompen la monotonía de una llanura austera y sin relieves, cabe citar algunas obras aisladas de autores que se han prodigado poco y cuya trayectoria es aún imposible adivinar, al menos en el terreno de la narrativa.

Creo que ambos artículos realizan una radiografía aproximada (no perfecta) de los textos que hoy en día preocupan más a los lectores españoles. Está claro que nos encontramos, una vez más, ante una visión generalista que no se detiene a contemplar la minuciosidad del mercado, pero tengamos claro que los pequeños detalles tienden a perderse y a desaparecer en una sociedad tan cambiante como la nuestra. La literatura de hoy ya no tiene nada que ver con la del pasado. Viene impuesta por un público exigente que busca espejos y reflejos del mundo cotidiano y aún en la aventura más exótica o en el paraje más apartado (geográfica o históricamente) busca señas de identidad de un mundo que ya conoce o de situaciones que pertenecen a su entorno social.
Es cierto que vivimos en una edad dorada literaria, pero es una edad dorada mediatizada y explotada hasta el infinito, definida por mesas de novedades saturadas de novelas destinadas a pasar desapercibidas y títulos con un semblante argumental en ocasiones idénticos.
Y los indicios es que todo esto va a cambiar aún más en los próximos años, que las exigencias van a ser mayores y el desgaste de autor se va a producir más rápido. La literatura que viene deber ser más potente que la que hay hoy. Las exigencias editoriales obligan al autor español a competir con el autor extranjero con menos medios, con menos armas y en una desigualdad de condiciones casi aberrante. Y aun así competimos y nos estrellamos, pero el mercado en épocas de crisis también nos hace ver que el autor español siempre es más rentable que el anglosajón o, cuanto menos, que el autor de origen patrio puede dar más dividendos que una firma extranjera anónima.

Novela extranjera. Cambio de signo. Artículo de Germán Gullón.
Novela española. Mirando hacia atrás. Artículo de Ricardo Senabre.

By David Mateo with 4 comments

domingo, noviembre 16

Grumm' Books

Si ya estás cansado de ver en la mesa de novedades los mismos libros de siempre y te apetece leer otras cosas, al loro con las dos novelas que van a continuación y una pequeña pieza de terror que he descubierto a raíz de andar indagando para el borrador que me llevo entre manos.

EL MAPA DEL TIEMPO
de Félix J. Palma
ALGAIDA EDITORES, S.A.


Londres, 1896. Innumerables inventos hacen creer al hombre que la ciencia es capaz de conseguir lo imposible, como demuestra la aparición de la empresa de Viajes Temporales Murray, que abre sus puertas dispuesta a hacer realidad el sueño más codiciado de la humanidad: viajar en el tiempo, un anhelo que el escritor H.G. Wells había despertado un año antes con su novela La máquina del tiempo. De repente, el hombre del siglo XIX tiene la posibilidad de viajar al año 2000, como hace Claire Haggerty, quien vivirá una historia de amor a través del tiempo con un hombre del futuro. Pero no todos desean ver el mañana. Andrew Harrington pretende viajar al pasado, a 1888, para salvar a su amada de las garras de Jack el Destripador. Y el propio H.G. Wells sufrirá los riesgos de los viajes temporales cuando un misterioso viajero llegue a su época con la intención de asesinarlo y arrebatarle la autoría de una novela, obligándolo a emprender una desesperada huida a través de los siglos. Pero, ¿qué ocurre si cambiamos el pasaqdo? ¿Puede reescribirse la Historia?
En El mapa del tiempo, XL premio Ateneo de Sevilla, Félix J. Palma teje una fantasía histórica tan imaginativa como trepidante, una historia llena de amor y aventura que rinde homenaje a los comienzos de la ciencia ficción, y transportará al lector al fascinante Londres victoriano en su propio viaje en el tiempo.

LÁGRIMAS DE LUZ
de Rafa Marín
GIGAMESH BOLSILLO


Un cantar de gesta arropado con la imaginería del space opera. Tercera Edad Media: la humanidad languidece en la vieja Tierra mientras las naves de la Corporación llevan la Conquista a otros sistemas. Los mundos alienígenas son arrasados y explotados en nombre de la expansión humana, y estas gestas bélicas son cantadas por los poetas, hombres que a bordo de las naves componen sus poemas épicos acerca de las grandes hazañas guerreras, debidamente embellecidas, exaltadas... y deformadas. Favorita indiscutida de la ciencia ficción española, la novela Lágrimas de luz y los relatos «A tumba abierta» y «Ébano y acero» (recogidos por primera vez de forma conjunta en un solo volumen) trasladan al mundo del space opera los elementos que dieron gloria a los cantares de gesta medievales. Partiendo de las imágenes más tradicionales de ambos géneros y haciendo gala de un estilo virtuoso rayano en lo poético, Rafael Marín dio forma a un ciclo que se ha convertido en verdadero referente para los aficionados españoles desde su publicación original en la década de los ochenta.


Me detengo en este libro para hacer un pequeño inciso, al fin y al cabo tengo en gran estima a su autor y esta novela me trae añejos recuerdos que me devuelven al pasado. Mi hermano tenía la colección completa de Orbis. Ahora él ya está casado, roza los 50 y tiene su propia familia. Se llevó todos sus libros de casa, entre ellos esa colección azul con lomos plateados que tanto me fascinaba cuando era un crío. Tendría diez u once años, me plantaba delante de la estantería y me dedicaba a sacar libro por libro para quedarme embobado durante varios minutos con las maravillosas portadas de naves espaciales surcando el espacio. Por aquel entonces yo nada sabía de space operas, ficción especulativa o ciencia ficción hard. Simplemente me impresionaban las portadas. Incluso de vez en cuando hice el amago de incluir entre mis lecturas alguna de aquellas novelas, pero nunca podía pasar de la tercera página. Eran muy complicadas para un crío con una edad tan prematura.
Con el tiempo, comencé a escribir, me empapé de este maravilloso mundillo y conocí al señor Marín con el que ahora comparto una buena amistad. Se que para muchos «Lágrimas de luz» es su obra más importante. Más de una vez la he tenido en mis manos con la intención de comprarla, pero recuerdo con tanta añoranza aquellos libros de Orbis, despiertan en mí sentimientos tan cálidos, anhelo tanto tener el libro de un amigo que pasó por las estanterías de mi hermano, que, al final, siempre he optado por devolver la edición de Gigamesh a la estantería e insistir a mi hermano para que me la traiga. Por desgracia mi hermano mucha mucha memoria no tiene y yo, consciente de que en cualquier momento puedo ir a su casa y cogerlo, tampoco he insistido demasiado.
Ayer, cuando vi la nueva edición de bolsillo de «Lágrimas de luz», opté por no concederle más tregua a la nostalgia y desembolsar los ocho euracos que vale el libro. Todavía no he renunciado a conseguir la edición de mi hermano, porque esa novela, para un escritor que ha dejado de ser niño, representa lazos con la infancia, olores de viejas librerías repletas de obras con las páginas ennegrecidas y los cantos repelados. Representa una parte de mi niñez en donde todavía no era lo que soy, pero «Lágrimas de luz» ya estaba allí, esperándome, como una premonición que adelantaba que amaría aquel género y que tendría un buen amigo al que considero un maestro.
Libros grandes son aquellos que llevan a su espalda historias personales, recuerdos imborrables, miradas al pasado cargadas de añoranza. «Lágrimas de luz» es historia viva de la ciencia ficción española, pero lo que lo hace aún más grande es que su autor habrá escuchado muchas historias como la mía, eso es lo que convierte la opera prima de Rafa en un libro inmortal.

LEGIÓN
de Salvador Sanz
EDITORIAL IVREA


Llueve sangre sobre la ciudad de Buenos Aires. El cielo se abre para vomitar demonios. Son la Legión; son la muerte y la destrucción; arquitectos infernales que construyen una desmesurada torre hecha restos humanos sobre el horizonte urbano. ¿Por qué han venido? ¿Qué quieren? Nadie lo sabe. Sólo Felix, el guitarrista de una banda de barrio, tiene la clave para averiguarlo.
Comic gore con un componente estilístico y gráfico que te sin respiración. Recomendable 100%.

By David Mateo with 2 comments

viernes, noviembre 14

Sí, cirujía se escribe con G, pero me la sopla porque es fin de semana.

Hay semanas y semanas. Semanas en las que te hundirías en la inquina y no desearías volver a sacar más la cabeza, y semanas gloriosas en las que no echas la quiniela no vaya a ser que malgastes la buena suerte del resto de tu vida. Mi semana ha sido de estas últimas. Todo lo que he hecho ha salido bien. Todas las noticias que he recibido han sido buenas o esperanzadoras: en lo personal, en lo literario, en lo laboral. Parece increíble, pero casi da la sensación de que estos días tienes a alguien o a algo de cara que te sonríe y atrae buena suerte. Son días en los que te apetece estar rodeado de compañeros y amigos para compartir lo positivo que hay en ti. Días en los que coges el teléfono simplemente para efectuar una llamada a alguien a quien quieres y contarle todo lo bueno que tiene tu vida. No voy a invocar más a la suerte, no vaya a ser que desaparezca sin más y todavía quedan grandes guerras por ganar. Aun así, este tipo de semanas positivas suelen traer diatribas importantes y situarte ante situaciones en las que tienes que decidir una cosa u otra. Y en ocasiones esas decisiones jugarán un papel importante en tu futuro, por lo que también provocan ansiedad… mucha ansiedad.
Hoy es viernes, el mundo se detiene, todo cristo piensa en el fin de semana, en sazonar sus dichas o en olvidar sus desdichas. Hay quien saldrá a bailar, hay quien se irá al fútbol a gritar como un condenado y a animar a su equipo, hay quién irá de caza mayor y quién simplemente se reunirá con los amigos para tomarse unas cuantas copas.
A mí me apetece desconectar de todo, estar con mi gente, con los chavales del taller, celebrar el éxito de Vicent, mis propios éxitos y dejar que el mundo siga rodando, y esperar la nueva semana con ansias, pues hay veces que el fin de semana se convierte en un interludio a algo mejor, a algo más grande, a algo que podría suponer el todo, aunque eso conlleve mucho trabajo. Entonces ese fin de semana que hay entre cinco días guerreros se convierte en el momento más dulce que puede experimentar un ser humano.
Que bien que hoy sea viernes y mañana fin de semana.

¡¡VIVA LA MÚSICA DESCOTEQUERA!!
¡¡VIA LA MÚSICA DEL FIN DE SEMANA!!

















¡¡¡Os recordamos que hoy toca actualización de Tajundra!!!

By David Mateo with 7 comments

jueves, noviembre 13

Camillas, brazos articulados y cirugía

La peor pesadilla de cualquier ser humano en estos tiempos de crisis que se avecinan es tenderse en una camilla, sentir como la anestesia entra poco a poco en tus venas, entrecerrar los ojos, ver como un médico se te aproxima y comprender que se trata del… ¡¡Robot Da Vinci!!



Nos encontramos en un momento propicio para que la Mente Maestra realice su primer movimiento estratégico para colocar al ser humano en la picota. Y la mejor manera de atacar a la humanidad es desde su propia indefensión, desde la máxima minusvalía: cuando se encuentra en estado de máxima indefensión sobre una camilla.

«Se llama Da Vinci, en honor al gran artista e inventor, y es un sistema operativo completo», dice el Dr. Dagoberto J. Garcés Milanés, cirujano vascular afiliado al Cedars Medical Center, de Miami y quien se especializa en cirugía laparoscópica mínima invasora.


A continuación podemos ver una serie de fotografías en las que aparecen los mutantes que han pasado por los brazos articulados de este enfermizo cirujano:



El revolucionario robot dirigido por computadora, permite a los cirujanos operar en áreas muy pequeñas del cuerpo por medio de incisiones radicalmente más pequeñas. El sistema está programado para eliminar los temblores asociados con la respiración y los latidos cardiacos del médico.
El robot Da Vinci, que cuesta un millón de dólares, tiene tres componentes: un robot de cinco pies de alto con brazos mecánicos articulados, un centro de comando y un monitor de computadora.

Es decir, no sólo va a dejar tu cuerpo hecho un mapa, sino que te va a arruirnar cuando lo compres.

A corta distancia de la mesa de operaciones, el cirujano dirige desde la consola del centro de comando todas las acciones del robot. Desde allí ve las imágenes tridimensionales que envía una cámara introducida dentro del cuerpo del paciente. Esas imágenes muestran el área operatoria y los dos instrumentos quirúrgicos montados en las puntas de los brazos articulados del robot. Una barra de controles similar a la de los videojuegos, ubicada debajo de la pantalla, es usada por el cirujano para manipular los instrumentos quirúrgicos. Cada que esa barra se mueve, la computadora integrada al robot envía señales electrónicas a uno de los instrumentos, los cuales se mueven en sincronización con las manos del cirujano.


La gran pregunta es: ¿la señal de la cámara introducida en el cuerpo del paciente pasa a través del robot? Recordemos que la Menta Maestra siempre está alerta, su capacidad de interacción con otras máquinas y cerebros cibernéticos le permite interactuar con otras máquinas. ¿Ve el cirujano la realidad o ve lo que Da Vinci quiere que vea?

De cualquier forma, aclara el especialista, hay que tener en cuenta que la máquina no lo hace todo sola, sino que simplemente asiste al cirujano para brindarle mayores beneficios.


Eso es lo que usted cree, señor especialista, eso es lo que usted cree…


Información sacada de Lostiempos.com

By David Mateo with 6 comments

miércoles, noviembre 12

Los cantares épicos de la Edad Grummosadaviloña

Suenan cantares de guerra en el horizonte, quizás más cercanos de lo que yo mismo podría esperar. Jorge, de Equipo Sirius, creó una mala bestia llamada Tobías Grumm y mañana, o pasado, o puede que dentro de tres o cuatro días, mi particular Richard Bachman se revolverá contra David Mateo y le arrojará el guante a la cara. Siento que va a ser un conflicto fraticida, entre hermanos, igual que una guerra civil, pero creo que llegados a este punto es inevitable. Hace poco un editor en Barcelona me preguntó: ¿para esta novela Tobías o David? Yo, que suelo nadar y guardar la ropa, respondí que lo que él quisiera, aunque en mi cabeza rondaba Tobías como una fiera agazapada dispuesta a dar un zarpazo en caso de verse obligada a permanecer en el ostracismo. Creo que en ese libro triunfará Tobías, porque es un libro más de Tobías que de David Mateo.
Ahora ha salido una nueva posibilidad y creo que es David Mateo el que debe poner el nombre, pero Tobías no se conforma, quiere más y más el muy cabrón. Aun así, me da la sensación de que esta vez David Mateo no cederá su testigo (ya lo ha cedido una vez y no volverá a hacerlo), ¿y a qué nos aboca esa circunstancia? ¡A la guerra entre hermanos! ¡A la guerra en mi yo interior! Un subconsciente separado en dos: Tobías Grumm y David Mateo; un cambio de disfraz según qué circunstancias y según qué lugares. Un rostro para un libro, otro rostro para otro libro. Una sonrisa para un tipo de público, otra sonrisa para otro público. Porque Tobías y David son celosos, quieren a su gente y no están dispuestos a compartirla, aunque esa gente sí desee ser compartida. Es el ego del autor elevado a la máxima potencia; dos cerebros en ebullición que planean clavar su particular banderita en la terreta del otro y proclamar a los siete vientos que han conquistado el cerebro del Escritor Padre.
Y si se diera la circunstancia de que las dos novelas salieran al mismo tiempo (¡¡Dios quiera que no!!), yo triste bloguero que nace al alba y se quita el mono de trabajo con el primer rayo de sol, me vería sometido a la tiranía de la dupla de césares que ostenta el liderazgo sobre estos dominios y me trata cual vasallo anclado a un puñado de teclas. Ya oigo sus órdenes: ¡¡Como se te ocurra hacer un artículo del libro de David con cuatro palabras más que el mío, te remojaré los testículos en agua hirviendo!! ¡¡Como hables de la novela de Tobías y utilices dos frases más que en mi discurso, te clavaré la lengua a un árbol y te colgaré a más de veinte metros de altura!! Serán cabrones, ni que me pagaran una fortuna por rellenar cada día este blog. Pero así son los autores, putos caciques a los que no puedes ni mirarles a la ca… sí, sí, sí, ya vale… ya vale… sigo escribiendo.
Pues eso, que en el aire rezuman vientos de guerra, que se escuchan los alaridos allá, de fondo, dos poderosos guerreros que atrincherados en armadura de acero y mandoble en ristre, se miran a los ojos a través del yelmo, dan vueltas alrededor uno del otro, se miden a sí mismos y la distancia que les separa. Casi puede captarse la tensión que, desde ayer, se respira en el aire. Basta un simple jadeo, un simple estornudo, para que uno se lance contra el otro y comiencen a aporrearse como dos locos. Es la vida. Tobías nació como un feto concupiscente y ahora, en su adolescencia pletórica, no va a desaparecer de la noche a la mañana. Y David lleva muchos años en esta cabeza y, desde luego, no va a permitir que un recién llegado se apodere de los restos.
¡Si ha de ser, que sea, pero que gane el mejor y que Dios reparta suerte!

By David Mateo with 7 comments

Cosas curiosas: Los susurros del susurro del bosque.

¡¡Hasta en tres lugares han salido sendas reseñas del susurro!! Todas ellas elaboradas por buenos amigos y mejores escritores… ¿o serían buenos escritores y mejores amigos? Bueno, da igual, tanto monta monta tanto Isabel como Fernando, o Sofía como Juan Carlos, que es un remake del viejo dicho y lo del remake se lleva mucho últimamente.
El caso es que Enric, en Nudo de Piedras y en Sedice, Joe en Letras para soñar, y JM Vilar en El diablo me dijo, han dedicado sus espacios a esta novelita que salió editada a principios de año y que parece que anda un poco desaparecida en el limbo de los libros. Sea como sea, me siento muy orgulloso de ella. Creo que la aventura de Tomás y Ariza es una de las más bellas que he creado. Y como no voy a hablar de mi propio libro, mi ego no llega hasta tal punto, mejor os dejo tres pantallazos y picando sobre ellos iréis directamente a las críticas. Vaya por delante mi gratitud hacia los tres autores (Enric, Joe y José Miguel) que se han currado estas reseñas.

El diablo me dijo, de José Miguel Vilar.

Letras para soñar, de J.E. Álamo.

Nudo de piedras, de Enric Herce.

By David Mateo with 3 comments

martes, noviembre 11

Sí, tan pequeño, y ya es uno de los nuestros

Ha ocurrido más pronto de lo que yo esperaba. El otro día, regresando de Huesca, recibí la llamada de Rocío, la chica que me suple en el taller permanente de Moncofa: David, que Vicent ha ganado un concurso de terror de Halloween. Os puedo asegurar que fue como si me hubieran dicho en ese mismo momento que publicaban mi último libro. Fue una sensación de bienestar grandísima. Bienestar porque uno de mis chicos conseguía su primer premio. Bienestar porque Vicent es una mente delirante a la que es imposible poner freno… ¡¡y eso que no tiene ni once años!! Bienestar porque el taller ha generado frutos mucho antes de lo que era de esperar.
Vicent me demostró el primer día que tenía dotes, o al menos podía presumir de algo que otros chicos de su edad no tienen: imaginación. Es charlatán, rollero e interactivo, hay veces que pone nerviosas a las más mayores que tratan de encerrarse en la introspección a la hora de escribir y fundirse con la historia. Vicent no. Vicent te atropella con sus ideas, las elucubra muy deprisa y te sacude con ellas. Es un portento de imaginación. Y no sólo eso, sino que posee un acervo cultural superior al de un chico de su edad y lo aplica a la hora de escribir, lo cual deja aún más impresionados a sus tutores. Palabras como hipogrifo o licántropo provocaron que pusiera mi atención en él el año pasado. Se llevó el Premio Isaac Asimov al mejor relato de ciencia ficción en el concurso municipal de Moncofa. Recuerdo que en las jornadas de Valdeavellano me llevé los cuentos para leerlos durante la noche y Marc R. Soto observó la portada que hizo para su cuento y me comentó que tenía un buen puñado de detalles ciferos que aludían a películas espace opera o a videojuegos retros de los tiempos del Spectrum y el MSX. No me preguntéis como un chaval de 11 años posee esa información, pero lo cierto es que la tiene y la usa en sus relatos. Es asombroso.
Este fin de semana toca celebración en el taller. Vicent ha sido el primero de mis pequeños escritores en hacerse con un premio literario a nivel nacional. Personalmente creo que tiene muchas cualidades que lo distinguen de los demás. Si sigue adelante en esta singladura literaria, será un autor friki, de esos a los que les gusta escribir ciencia ficción o fantasía por vocación y no pueden separarse del género. Me motiva tener un chaval así en mi taller porque es como ver a esos buenos amigos que tengo desperdigados por toda la geografía nacional y que siguen sus convicciones a rajatabla, por encima de comercialidades y ventas. Pero como he dicho antes, Vicent es diferente a los demás, tiene un marcado instinto de la maravilla que hay que enfocar hacia el papel y ayudarle, de alguna manera, a que no lo despilfarre por la boca antes de plasmarlo. Aún así, no creo que Vicent sea mejor o peor que los otros, es diferente. Es un hijo de la ciencia ficción, uno de esos visionarios que conviven con naves especiales y expediciones científicas que acaban atrapados en conspiraciones demoníacas. No obstante, el taller permanente de Moncofa tiene otros valores en alza que igualan a Vicent en imaginación y destreza. Creo que podremos llevarnos algún otro premio nacional más. Estoy seguro de ello. De momento, hemos alcanzado la gloria. Lo hemos conseguido, tenemos un triunfito entre nosotros y eso es digno de alabanza.
La literatura te da mucho: desengaños, frustraciones, dolor, pero también… ilusión, esperanza y tesón. La literatura inculca valores que difícilmente vas a encontrar en otros aspectos de la vida. Y lo mejor es que la puedes gozar en grupo. El sábado que viene tenemos fiesta en el taller: Vicent ya es uno de los grandes. Viva Vicent.

By David Mateo with 10 comments

    • Popular
    • Categories
    • Archives